priligy espanol

El Papa suspende al obispo derrochador alemán

OBISPO DERROCHADOR NOLKDespués de haber escuchado sus explicaciones durante una audiencia privada el lunes, el Papa Francisco suspendió el miércoles al obispo de Limburg, Franz-Peter Tebartz-van Elst, quien lleva ya gastados 31 millones de euros en su residencia y centro diocesano, presupuestados inicialmente en 5,5 millones. El Papa adelantó el nombramiento de un nuevo vicario general, a quien otorga las funciones de administrar la diócesis en ausencia del obispo.

Según el comunicado del Vaticano, el Papa «ha estado continuamente informado de modo amplio y objetivo sobre la situación de la diócesis de Limburg». Técnicamente, su decisión consiste en autorizar al obispo «un período de permanencia fuera de la diócesis», ya que ante el enorme escándalo creado «no puede ejercitar su ministerio episcopal».

La duración es indefinida, y la «ausencia» del obispo se prolongará mientras dure la investigación de la Conferencia Episcopal Alemana o bien hasta que el interesado presente su dimisión, como le han sugerido personas autorizadas.

Cuando la prensa alemana sacó a la luz el enorme aumento del gasto, que Tebartz-van Elst había ocultado a su consejo diocesano mediante la fragmentación en diez proyectos, la Conferencia Episcopal Alemana reaccionó apoyando al obispo, pensando que se tratase de informaciones difamatorias. Sólo después se dieron cuenta de la realidad.

El pasado mes de septiembre, el Papa envió a Limburg al cardenalGiovanni Lajolo, antiguo jefe de la diplomacia vaticana y antiguo nuncio en Alemania, a informarse sobre lo acontecido. El pasado jueves 17 de octubre, Francisco recibió a Robert Zollitsch, presidente de la Conferencia Episcopal Alemana que, entretanto, había ya puesto en marcha una investigación oficial sobre los gastos desmesurados.

Este lunes, justo antes de recibir al obispo, Francisco recibió al cardenal Joachim Meisner, arzobispo de Colonia, cuya archidiócesis incluye la diócesis de Limburg. Como es lógico, Tebartz-van Elst no hizo comentarios después de la reunión con el Papa, pero la página web de su diócesis anunció en un breve comunicado que «el encuentro ha sido muy animante».

Ya en el 2011, durante su último viaje a Alemania, el Papa Benedicto XVI pidió una Iglesia que no se dejase desnaturalizar por las estructuras organizativas, la burocracia y el dinero. Sus discursos en Friburgo son el prólogo teológico al proyecto de «Iglesia pobre para los pobres» que ahora impulsa el Papa Francisco.

Desde hace tiempo, cardenales y arzobispos de diócesis importantes, sobre todo en Estados Unidos, han vendido sus enormes residencias y se han trasladado a estudios mucho más funcionales, creados adaptando dos o tres habitaciones libres en los seminarios. Son ambientes mucho más adecuados, y tienen la ventaja de la proximidad a los seminaristas, que son el futuro de cada diócesis.

Use Facebook to Comment on this Post