Connect with us

Orlando Jorge Mera

Rafael Percival: La muerte del “Jefe” y la cuartada de Zacarías: 30 de mayo/1961 (Primera parte)

PERCIVAL DNCLK.,El sátrapa se enfundó su casaca de guacamayo verde olivo, aquella noche gloriosa. Embardunado hasta el tuétano de arriba, abajo de perfume francés de gerdain. Al jefe lo mataron los mismos que se asociaron a él, creyéndolo un patán para llevar a cabo la conspiración contra Horacio Vásquez.
La muerte del jefe estuvo a cargo del mismo sector de clase que ha emprendido todos los procesos de la vida republicana, siempre con coraje y determinación, pero sin consistencia política para controlarlos.
Su uniforme entorchado en el pecho, bicornio emplumado lucia majestuoso para impresionar a la presa cautiva en la arena del desfiladero entre las montañas del sur.
No sentía el peculiar aroma del cangrejo podrido del mar Caribe, acariciando las espumas con sus entrañas, repleta de yodo. El último hilo de su vida colgaba de aquel aroma fétido, donde iban a rociar con plomo su cuerpo “untao” por una hechicera Haitiana. Vaina que no le sirvió para nada en su prolija vida de abusos
Lucubraba en sus cavilaciones lasciviosa al paroxismo lujuriosa de formación castrense. EL festín sexual, puesto en un pedestal en lo más recóndito en la Mansión de la Caoba, como si quisiera desorbitar el aire para discurrir el gemido de las ganas de la adolecente, al excitar su pasión desbordada en cascada de manantial de la agonía de salir de allí, lo más pronto posible.
Ella meditabunda espera al viejo zorro, dueño completo del coral, y su mano flexible y alargada se extendía por toda América. Ella estaría esperándolo para tenerlo entre sus brazos y recibir las dadivas que él, acostumbraba a pagar por esos encantos. Y se inclino reverentemente ante las ingles y los glúteos de una vagina juvenil de virgen, con senos protuberantes en forma de barquilla.
El deseo carnal pudo más que la razón. Lucubraba en sus cavilaciones lujuriosas el festín sexual que aquella noche le brindaría en su vida licenciosa.
No era miércoles, sino martes como el acostumbraba a ir semanal a su cita, a reponer sus fuerzas seniles.
Pero el manjar femenino de aquella noche era una cita que no se podía desperdiciar. La doncella era un verdadero “bombo” de los dioses.
El cerco tendido de sus allegados acólitos, fue premeditado y con alevosía en la misma trayectoria que Mon encontró la oscuridad de su vida y se lo lambieron un 19 de noviembre del 1910.
Los hombres de la avenida fueron Antonio de la Maza, Antonio Imbert Barrera, Salvador Estrella Sadhalá, Amado García Guerrero, Pedro Livio Cedeño, Huáscar Tejeda Pimentel y Roberto Pastoriza Neret, los cuales, por lo menos en tres ocasiones (los días 17, 24 de mayo), intentaron fallidamente enfrentarse al dictador, que extrañamente varió su itinerario en cada ocasión>.
Por eso, se judío, por creer en políticos. Y dejarse arrastrar por los glúteos protuberantes de formas onduladas de una mujer joven y bella. Y para colmo de Mao.
Sello su destino, en los ampulosos casos: De Galindez, la encíclica de la iglesia, el atentado a Betancourt, y las muertes de las Mirabales. Se fue demasiado lejos donde los mortales no pueden ir.
Fueron vainas de los lambones, cipayos y pazguatos que le dieron cuerda, y él la cogió. Varios de sus adeptos, que habían recibido dadivas de favores, mal agradecidos contribuyeron a desplumar el bicornio majestuoso que posaba entre sus sienes por más de tres décadas.
Tres Santos se juntaron esa noche en su camino el martes 30 de mayo de 1961 (San Cristóbal, San Rafael y, San Fernando) se confabularían, para cobrarle tanta sangre derramada en 30 anos, cuatro meses y 15 días de oprobio. Él era el producto de tres intervenciones (Su abuela era descendiente de un oficial haitiano, su abuelo Trujillo Monago vino cuando la anexión a España, y el fue producto de la intervención norte americana del 1916)
El mandamás del patio, dueño de “horca y cuchillo”, y de todas las hembras del coral, se sentía prolijo con su cordón viril extenso, y varonil. Dispuesto a desflorar a cualquier muchachita que le pasara por el medio, y echar la pelea con la doncella de la línea noroeste que le esperaba en la Caoba, bien acomodada en su estancia de San Cristóbal.
Días antes había externado a un corresponsal extranjero: “Después de mi, otro igual que yo. Y después de ese: La debacle”.
Sin lugar a duda, era un verdadero zahorí, y pronosticó con acierto, lo que se le venía encima al pueblo dominicano con su desaparición física, en la cantinflesca democracia implantada después de su desaparición.
Tras su muerte, el pueblo dominicano ha recibido el embate de una dictadura amortajada en la “Cacocracia”, vulgar, empadronando todos los aspectos del robo y el latrocinio vitrificado en el soborno putrefacto de los medios.
Nunca antes, se había visto en todos los ámbitos del tiempo y el espacio tal desfachatez, pudiendo decirse que han sido verdaderos actores y maestro del engaño, aventajando, y superando al perínclito Barón de San Cristóbal en su obra de “lobbismo” y comprarle el alma al mismo diablo, si fuera necesario (medios de comunicación, periodista opositores, ex presidente, dirigentes de oposición, en fin).
Un grupo de amigotes, beneficiados de él, disgustados le esperaban para cobrar algunas cuentas atrasadas del desaire, mezclada con sangre.
Tendiéndole una celada sin salida, para mandarlo a un viaje de ida sin regreso, donde terminaba el tendido eléctrico que alumbraba a su paso penumbrosamente de un viaje sin retorno.
El hábito de ir los miércoles de cada semana a comer carne humana femenina tierna a sus 69 años, no se le había quitado.
Dos intento se habían realizado el 17, y el 24 de mayo tratando de alcanzar el sátrapa y fueron infructuoso. El 24 de mayo estuvo aquejado de una fuerte gripe, y 17 de mayo acorto el camino y se escabullo sin querer por la cervecería después de ver a Mony Sánchez. Obviando sin querer el paso de la muerte ese, 17 de mayo de 1961.
El grupo en acecho, vigilaba cada paso del sátrapa esa noche. Y no se apichonaron, mucho, al contrario se encebaron con mas fe y ahincó a su objetivo medular, amarrando la barca de su existencia para otra oportunidad.
De acuerdo con el plan original, dos de los vehículos debían esperar por una señal de luces para bloquear la autopista y así obligar al carro del dictador a detenerse, de suerte tal que el auto persecutor pudiera alcanzar el blanco entre dos fuegos.
En el primer auto, estacionado en las proximidades del Teatro Agua y Luz, en dirección oeste-este, viajaban Imbert Barrera, conductor; De la Maza, quien ocupaba el asiento derecho delantero; Estrella Sadhalá y el teniente García Guerrero, quienes iban sentados detrás.
En un segundo carro, estacionado a 4 kilómetros de la Feria Ganadera, también en dirección oeste-este, se encontraban el ingeniero Huáscar Tejeda y Pedro Livio Cedeño; mientras que el tercer automóvil, que se aparcó en el kilómetro 9 de la autopista en dirección hacia San Cristóbal, lo conducía el ingeniero Roberto Pastoriza.
Trujillo viajaba en el asiento trasero de su Chevrolet azul celeste, modelo 57, contiguo a la puerta posterior derecha. En el interior del vehículo había tres ametralladoras, además de la pistola de reglamento que portaba el chofer. Trujillo también tenía un revólver calibre 38 así como el maletín que acostumbraba llevar consigo, repleto de dinero>
La noche histórica cortaba el aire en jirones de un calor peculiar primaveral del Caribe, y el aroma a cangrejo podrido brotaba entre una mezcolanza de espuma y arrecife.
Era la diez, menos quince. El grupo de acción principal, parqueado frente al agua y luz, en sigilo con el bonete abierto del motor, simulando un desperfecto en el motor para pasar desapercibido.
Cuando una voz gutural bramo: ¡COÑO, EL MALDITO HOMBRE NO VA A VENIR HOY! Era Antonio de la Maza que no entendía esa vaina del destino. No había terminado la frase cuando apareció Miguel Ángel Báez Díaz. No se desesperen el hombre está casi al venir, lo deje y lo vi, entrar a la casa de su hija Angelita. Y tiene el uniforme verde olivo puesto, sinónimo que tiene una cita sexual en San Cristóbal.
No coman mierda!! Aguanten sus impulsos…….el viene!! Dijo Báez Díaz
A penas pasaron 15 minutos de la conversación cuando el Chervrolet color azul cielo, capota blanca, con el dictador paso raudo por el frente de ellos en la auto pista de dos vías.
Inmediatamente prendieron la maquina y los cuatros hombres emprendieron la persecución. En el volante iba Tony Imbert y a su lado Antonio de la Maza, que manipulo la escopeta recortada y un fusil M-1 estaba en el suelo entre sus pies, a su disposición. De la maza era zurdo y esto facilito más el disparo a su objetivo en marcha.
El teniente Amadito iba detrás de él en el asiento trasero y portaba una carabina M-1 que habían proporcionado los gringos a través de Winpy, quien se la había entregado a Ángel severo Cabral. De tras de Tony quien conducía el vehículo iba Salvador Estrella Sadhala, y solo portaba un revólver calibre 32.
En fracciones de minutos le dieron alcance al vehículo del “jefe”. Zacarías al ver la persecución, por el espejo retrovisor, le informa a Trujillo de la situación. Al mismo tiempo el jefe sentado en la parte trasera derecha voltea su cara y desliza la cortina trasera del vidrio posterior, y suena el primer vejigazo descargado por de la Maza con su escopeta doce recortada a propósito y a corta distancia, chamusquendo la cortina trasera y uno de los perdigones o balines, penetra por el meton inferior, y desprende la prótesis de dentadura del “jefe”.
Penetrando por debajo de su lengua, y causándole una conmoción de ahogamiento por la sangre emanada a borbotones. Con el alojamiento del balín en su garganta, apenas podía emitir palabras gorrutales con su lengua bífida destrozada.
En su boca, comenzó acumularse sangre que no podía sostener, el estruendo del relámpago de luz emanado por la explosión, y los vidrios desprendidos del cristal, lo habían dejado sordo, turulato y desorbitado.
Fue un disparo certero, de apenas cinco pies con una escopeta recorta calibre 12. Pasó sus manos, por los labios y se dio cuenta de la herida y el dolor espantoso que sentía al ver los dientes faltantes en sus encías.
Pudo con bastante esfuerzo corporal, emitir palabras a su chofer: ¡Zacarías, estoy herido!! ¡Acelera coño!! ¡Aceleraaaaaa!!
A de la Maza se le tranco la escopeta para rematar a su presa. Rápidamente atino a tomar el fusil M-1, Para arremeter a su víctima.
Zacarías sabia lo difícil y ,y la gravedad de la situación en que se encontraban. No dejaba a cercar de nuevo al vehículo persecutor por la izquierda, bloqueándole el camino a su izquierda, que trataba en vano en alcanzarlo. Tony Imbert al ver esto trato de acomodarse por la parte derecha trasera y logro con la potencia del motor superior a la del jefe, ponerse paralelo al vehículo.
Es ahí, donde Salvador Estrella Sadhala dispara su revólver y logra impactar cinco disparos en el cristal cuadrado trasero del jefe, en el forcejeo a toda velocidad Imbert logra, impactar con su carro el guardafangos trasero del vehículo del jefe en varias oportunidades.
En el forcejeo de los vehículos, Zacarías recurre a los frenos, al mismo tiempo encendió la sirena y el carro persecutor siguió de largo y sobre paso al de Trujillo. Es entonces, donde Zacarías se ve en la disyuntiva, y la única oportunidad de escapar de la encerrona tendida, y decide dar una vuelta en “U” , y tomar la decisión de romper el cerco. Jamás atino a usar la radio que tenía a su alcance.
Pero, no se recordó que aquel vehículo pesado, con el guía semi- hidráulico, y una vía tan angosta, su máquina no tenía la faculta de dar ese giro tan abrupto con poco espacio de doblar en “U”. Quedando atrapado, con dos vehículos delante estacionado a corta distancia, y haciendo fuego a discreción sobre ellos. Se metió sin querer en una verdadera encerrona.
Ambos salieron del vehículo raudo, y fue una atinada, sus decisiones. El jefe gritaba….! Zacarías, no me dejes!! ¡NO ME DEJES, COÑO!!!
El jefe aparentemente, había quedado herido en el brazo y en el costado derecho por los impactos de bala de Salvador Estrella Sadhala corta distancia y en movimiento.
Zacarías, tomó la carabina Cristóbal y la vacio, y luego descargó la carabina inglesa de nueve milímetro, y se fajó como un macho. Fue herido en la cabeza y en el vientre, y en pleno fragor del combate perdió el conocimiento y se refugió debajo del vehículo.
El jefe por su parte, se desmonto en la refriega, al vehículo no poder dar la vuelta en “U”, y escapar de sus perseguidores. Sus heridas eran mortales por necesidad.
Tanto el revólver cobra especial, el cual siempre cargaba en su bolsillo derecho, no fueron disparado. Ni el revólver 38 con un cinturón de correa de cuero quedando dentro del vehículo. Al desmontarse del carro el “jefe”, no tenía sentido de orientación, y había sido desbordado por los acontecimientos. Cayo de rodilla con la cabeza apuntando hacia el este.
El grupo de asalto se acerco. Un silencio atónito sacudió la noche. Solo la sirena encendida, con la luz vehicular alumbraban aquella tenebrosa penumbra. Se sentía un silencio mezclado con la petulancia del olor a marisco putrefacto del mar .Mezclándose con el choque de las olas en el arrecife, y el olor fétido del cangrejo podrido peculiar del malecón.
Antonio de la Maza tomo la iniciativa, y le dijo al cadáver caliente del jefe, tirado en el pavimento, y emanando sangre por sus labios: ¡YA ESTE GUARAGUAO, NO COME MAS POLLO!!
Inmediatamente Antonio de la Maza le dijo a Roberto Pastoriza: ¡Agarre por ahí hermano. Vamos a meter a este (HDP)en la cajuela de atrás del vehículo. Así, buscaba comprometer a Roberto, que andaban en el segundo vehículo, y el cual ellos no habían participado en la muerte por llegar atrasado a la refriega.
Imbert muy hábilmente, metió su cabeza en la parte trasera del vehículo del jefe , tomo su revólver con cinturón de cuero, que era el que el jefe había usado desde teniente durante la intervención, y el maletín repleto de dinero con el cual el jefe siempre andaba para comprar conciencia.
En el fragor del combate, se quedo una pistola 45 de Juan Tomas Díaz, que cargaba Antonio de la Maza, el carro de Juan tomas Díaz. El carro del jefe tenia cincuenta y dos impacto de bala. El Quepí militar del jefe también se quedo en el lugar del hecho. Y la dentadura destruida, la sangre escurrida en el sillón delantero enunciaba un mal presagio de voz agorera del brujo que le había vaticinado su infortunio en corto tiempo
Zacarías se levantó como un sonámbulo salido ileso de un “Cementerio de ultratumba”, y atinó a tomar el gorro militar de su “jefe” de cinco estrella, ayudado por un campesino cruzó aquejado y tambaleando la carretera Sánchez. Cosa del destino, el Doctor Abel González el mismito que embalsamaría al “jefe” lo recogió, y lo llevo al Hospital Marion. La agonía y la presión de Zacarías a penas comenzarían ¡IMAGINENSE USTEDES!! El “jefe” no aparecía y su chofer esta vivito y coleando ¡Mierda pensaba ,así adentro Zacarías!!

Use Facebook to Comment on this Post

Advertisement

OPINIONES

El 16 en la historia Dominicana

Muchos pudieran pensar que las fechas y números son casualidades, otros pensamos que son causalidades y es que el número 16 es un número clave en las fechas fundamentales del Pueblo Dominicano.

El 16 de Julio del 1938 en la casa de doña Chepita Pérez, Juan Pablo Duarte fundó el Movimiento que 8 años posteriores dieron a la Fundación de un nuevo Estado Nación, con el Nombre de República Dominicana.

El 16 enero del 1844 los ciudadanos de la márgen este del país, hicieron un manifiesto que se conoce como el manifiesto de los pueblos del Este, donde los habitantes de esas localidades marcharon con el documento base de lo que semanas después dio con el nacimiento de la nueva República el 27 de Febrero.

El Nacimiento de la Segunda República se produjo el 16 de Agosto de 1863, con el alzamiento de los gloriosos restauradores de la República encabezados por Santiago Rodríguez y Gregorio Luperón.

Como podemos ver el 16 es una fecha de importancia capital en nuestra República Dominicana; eso lo podemos ver en la fecha que hace 47 años dio al traste con la muerte del héroe de Abril , Francisco Alberto Camaño, quien fue cobardemente acribillado el 16 de febrero del 1973.

Ahora en el mismo trayecto de Sol en la fecha de la muerte del coronel glorioso les salió el tiro por la culata en este nuevo Siglo el 16 de febrero del 2020 culminando la segunda década de este siglo XXI se levanta de nuevo el pueblo indómito y bravo para decirle si a la Democracia y no al sabotaje, queremos simplemente la verdad para eso es que el pueblo manda.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

OPINIONES

En torno al TSA y orden de partidos en boleta elecciones 2020. Por Héctor Guzmán

En torno al TSA y orden de partidos en boleta elecciones 2020:

  1. Sería bueno que los amigos del #PRSC consultaran al amigo Roberto Rosario, hoy su aliado, cuyo pleno encabezado por él y unánime, el 8 de mayo de 2016, antes de las elecciones, fueron quienes establecieron el criterio de los votos obtenidos por cada partido en el nivel presidencial para el orden de los partidos en la boleta de cara a las próximas elecciones.
  2. El #TSA ha sido justo al suspender la Resolucion 34-19 y por tanto, la #JCE está obligada a imprimir las boletas en base al criterio establecido en la Resolución que aprobó el pleno anterior antes de las elecciones de 2016, que reconoce la casilla 3 al #PRD.
  3. De eso es que se trata, tú no puedes establecer una regla de juego y después de los resultados de las elecciones como no te favorecen, cambiarlas.
  4. El #PRD no quiere que le regalen nada, es por principios de defensa al derecho adquirido y el respeto a las reglas de juego lo que nos motiva en este reclamo.
  5. La gente está cansada de los políticos que no respetan las leyes, reglamentos y otras medidas cuando no les convienen.
  6. Fue precisamente por demanda del #PRSC que Roberto Rosario y los demás miembros del pleno de la #JCE anterior, decidieron por unanimidad, después de escuchar a todos los partidos y antes de las elecciones del 2016 utilizar el criterio de que sería de acuerdo a los votos obtenidos por cada partido en el nivel presidencial.
  7. Claro, los reformistas en ese entonces creían que los perremeistas iban a marcar a Luis en la casilla 3 del nivel presidencial porque el #PRM, anterior ASD, estaba en la casilla 15. A mí nadie me puede venir con cuento porque yo estaba ahí cuando se gestionaba la alianza PRM-PRSC.
  8. Lo que pasó fue que le falló la estrategia y los perremeistas en su mayoría votaron por la casilla 15 y el #PRSC saco menos votos que el #PRD en el nivel presidencial. ¡Esa es la verdad!

Héctor Guzmán.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

ENCUESTA LIBRE

Esta usted de acuerdo con un debate presidencial

Loading ... Loading ...

Facebook

Twitter #Dominicanos

Advertisement

Trending