Connect with us

Migue Guerrero

Hipólito Mejía y la renovación del PRD. Por Orlando Gil

ORLANDO GIL DIJCLK.EL BORRADOR.- Hipólito Mejía es un profesor a la antigua, anda con pizarra y tiza, pero también con borrador. Escribe una lección, pero si después no le gusta, o alguien le hace una corrección, la elimina sin dejar seña. La semana pasada dijo dos cosas, que de haberlas mantenido, no solo pudo resolver el impasse en el PRD, sino alterar el panorama político nacional: 1, No soy candidato de nada, y 2, Estoy pensando en retirarme y dar chance a los jóvenes. Después, borrador en mano, limpió la  pizarra y anuló lo que fue una expresión vana. El episodio no fue nada nuevo, y se sabía desde antes que sus humores son variados y que muda de opinión con mucha frecuencia. No ha habido acuerdo con Miguel Vargas, dicen, porque después que se llega a un principio de entendimiento, da marcha atrás y donde dijo digo pone diego. Y siempre porque otros le hacen ver el error. Como si no fuera dueño de sus palabras y tampoco de sus decisiones. Ahora fue por las consecuencias inmediatas de sus declaraciones. Cuentan que se produjo una verdadera estampida de perredeístas que se vieron obligados a buscar nueva cobija…

LA POSICIÓN.- Si Hipólito Mejía no es candidato de nada, como declaró en un primer momento, ni del PRD ni de la Convergencia, el impasse del partido blanco desaparece sin arte ni magia. Por forfait, como se diría en deporte. La actual confrontación no tiene nada que ver con ideología, ni con generación, sino con candidatura. Si Mejía se excluye, como se pensó, la lucha sería menos dura entre Miguel Vargas y Luis Abinader, que asumiría la representación del grupo insurgente. Abinader tendría más dirigentes a su favor que Mejía, pero como Mejía tiene el dominio de las bases, según la proclama de sus parciales, sus fervores son mayores. Su liderazgo tiene más rango que el de su compañero de boleta en las pasadas elecciones. Pero Mejía volvió a su posición anterior, y ahora afirma que en política no se descarta nada, y que los medios tergiversaron  sus palabras. Los seguidores de Abinader, que ya estaban celebrando, desbarataron la fiesta y volvieron a la subordinaciónÖ

EL ENDOSO.- Si Hipólito Mejía se hubiera retirado de la política para dejar el espacio a los jóvenes, en el PRD se hubiera producido un sacudimiento emocional parecido a una revolución. Un cambio de generación. Los pinos nuevos en sustitución de los viejos robles, cuya madera sigue siendo valiosa, pero que no dan sombra y bloquean la entrada al bosque de la renovación. Sin embargo, fue otro gesto vano. Su endoso a Rafael Suberví Bonilla en su afán de recuperar la plaza de la capital desmiente su actitud. El sabe que los aprestos de su amigo Fello tienen motivación personal, además de política y partidaria. Que le interesa ser candidato a la alcaldía de Santo Domingo, puesto que ya ocupó en dos ocasiones. Pero, además, que sus actuales aspiraciones, en vez de unir al PRD en la capital, lo dividiría más, ya que lo pondría a chocar con jóvenes que llevan años posicionándose. Y no me refiero a Alfredo Pacheco, que pertenece a la tercera edad, sino a David Collado. Después que intentó y fracasó tras la nominación presidencial, se ve feo que vuelva por la alcaldía…

EL JUGADOR.- Que sus cercanos colaboradores lo hayan obligado a recoger sus palabras respecto a la candidatura del 2016, demuestra que lo manejan y que a Hipólito Mejía se le hace difícil, por no decir imposible, adoptar posiciones al margen del grupo. Que no puede abandonar el team, siendo como parece ser su jugador más valioso. Pero el hecho de que su declaración no solo provocara lloros, sino que prontamente se produjeran afiliaciones en el bando contrario, revela clima inapropiado para un liderazgo de profundidad. Están con él porque lo necesitan,  pero que en caso de que por H o R se produzcan situaciones nuevas, no se quedarán sentados a la puerta de la casa esperando que pase el cadáver del enemigo, como hacen los árabes, sino que buscarían acotejo y relevo de manera apremiante. Hipólito puso al descubierto ese ánimo desconocido de renuncia, casi como un asomo, y siempre hay una primera vez. No hay que descartar, por tanto, que más adelante haga pronunciamientos parecidos…

Use Facebook to Comment on this Post

Advertisement

Migue Guerrero

Años después de su partida . Por Miguel Guerrero

Cuando mi padre murió, aquella triste y plomiza tarde de mayo, lo que proporcionó el valor necesario para soportar la tragedia enorme que se abatía sobre nosotros, no fue más que la inmensa sensación de pequeñez que de mí mismo y de mis hermanos, reflejó su muerte. La verdadera grandeza de su existencia estaba no en sus muchos logros personales, mezclados con similares tropiezos y desencantos que hicieron de su vida una extraña conjugación de éxitos y fracasos que terminaron por abatirle cuando ya le faltaban fuerzas físicas para enfrentar las tempestades, sino en la sencillez de su corazón y en su increíble percepción para captar la esencia pura de la existencia humana en la más intrascendente de la escenas cotidianas.

Tras su expresión adusta y severa flotaba un corazón tan dulce como la miel. Había luchado contra viento y marea y confrontado las peores vicisitudes en la formación de la más grande y exitosa de sus empresas personales, que era su familia, y sin embargo había logrado proteger las fibras esenciales de su corazón, al punto de poder encenderse interiormente ante el esplendor de una naciente flor o las lágrimas de un niño hambriento. Era allí donde residía su verdadera naturaleza y de donde yo extraje, desgraciadamente en la etapa final de su vida, los elementos fundamentales del amor y la admiración que la muerte y el tiempo no han logrado disminuir.

De todas las virtudes, la que más apreciaba en cualquiera de nosotros, sus hijos, eran la de la sencillez y la humildad. Las demás carecían del valor esencial de éstas, porque sabía que el talento, la riqueza y la belleza física, eran después de todo temporales como la vida misma y enanas ante la grandeza de Dios. (Extraído del libro del autor “El mundo que quedó atrás”, publicado en el 2002).

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

Migue Guerrero

Por encima de las diferencias. Por Miguel Guerrero   |  

Cuando leía a César Medina, lo que hacía cada día por su estilo depurado, directo, sin oropeles, de impecable prosa, me asaltaba siempre una pregunta que me llenaba de inquietud. Y por más que reflexiono, todavía no acabo de entender la razón por la que en nuestro país se hace tan difícil que los grupos de decisión dejen a un lado sus diferencias en pro de un gran acuerdo que allane el camino hacia el futuro, si entre César y yo alcanzamos un alto nivel de afecto y respeto profesional por encima de las nuestras, que eran muchas.

Muchos de mis amigos, con los que mejor me siento, disienten por lo general de mis criterios y no tengo una visión más aburrida de una velada que aquella en las que todos piensen del mismo modo. Pero la terquedad con que en nuestro país se impone la irracionalidad en la discusión de los temas básicos y se convierten en irreconciliables los desacuerdos más insignificantes, me dice que el liderazgo nacional, en todos los estamentos de la sociedad dominicana, se divierte echando gasolina al fuego sólo para ver qué ocurre.

Entiendo que los agravios pesan, pero de qué pudiéramos estar hablando. Estados Unidos y Vietnam sostuvieron por años una de las guerras más cruentas de la historia y son hoy dos aliados con un prometedor tratado de libre comercio. Francia y Alemania fueron adversarios en las dos guerras mundiales que sangraron Europa en la primera mitad del siglo pasado y hoy son los líderes que sostienen la Unión Europea. La grandeza de esas naciones es la de haber enterrado sus ofensas para trabajar juntos por objetivos comunes. Y esa experiencia ajena debería servirnos de pauta para buscar en la diversidad la solución de nuestros problemas.

Porque mientras sigamos intentando encontrar el sendero del porvenir por el retrovisor, en lugar de por el vidrio delantero, quedaremos rezagados viendo al resto avanzar.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

Facebook

Twitter #Dominicanos

Advertisement

Trending