priligy espanol

‘Canelo’ Álvarez vence sin apuros a Julio César Chávez Jr. y ahora va por Golovkin


No hubo épica ni leyenda, tampoco muchos golpes sobre la T Mobile Arena, pero Saúl ‘Canelo’ Álvarez se impuso claramente por la vía larga a Julio César Chávez Jr. y de paso anunció su pelea ante Gennady Golovkin para el 16 de septiembre.

El kazajo miró las acciones en las primeras filas, pero en verdad no vio demasiado, igual que el resto de aficionados presentes en el inmueble o por televisión a lo largo del mundo.

Si el público esperaba un duelo de fajadores y un estira y afloja sin igual, se ha ido decepcionado porque lo que se vio fue a batalla de inteligencia cuando no de precaución o miedo.

Tanto así que los tres jueces miraron una batalla idéntica y dispareja, los tres dieron un categórico 120-108 para el ganador o lo que es lo mismo, Álvarez se impuso en todos los episodios.

Y es que Julio dejó de lado su estilo entrón y de avanzar con la cabeza antes que con los puños en pos de hacer una pelea que le favoreciera y quedar fuera de distancia de su rival.

Pero le faltó movilidad para ello y cuando se lanzó como a él le gusta boxear, ‘Canelo’ se enconchó y le recibió de muy mala manera.

Saúl siempre fue a lo suyo insistiendo con los jabs zurdos y los upper desde su posición.

Fue haciendo pedazos a Chávez como una gota de agua forja una estalactica y su estrategia le fue suficiente.

No debió hacer demasiado y solo cuando el Junior le fue con la testa como guía lo arrinconó, pero salió siempre más o menos bien librado.

Tanto fue el poco box que se vio la noche del sábado en la T Mobile Arena que la afición tan entregada a su favorito cualquiera que fuera en los días previos, les abucheó ya bien entrada la pelea y en el undécimo les grito un indignante, “beso, beso” cual si asistiera a una boda en lugar de un combate a golpes.

Y es que la contienda inició lenta y siguió lenta, y terminó cual tortuga buscando un estanque; sin apuraciones.

Los primeros rounds parecían de estudio y de medir la distancia entre puño, y puño. Incluso ahí, ‘Canelo’ fue superior a Julio.

El primer buen impacto, un uppercut de zurda del pelirrojo, hizo presagiar lo que venía. Él tirado al frente, pero sin decidirse a matar al rival por el poder de Julio que lo cimbró las escasas ocasiones que lo tocó.

Pero la contienda se hizo grande en la misma tónica y se extendíó igual; ‘Canelo’ sacando la mejor parte y Julio esquivando lo que se podía.

Hasta que la afición les abucheó a ambos en el décimo. Ni siquiera el arribo del round 12 sacó del letargo el combate y ninguno quemó sus naves.

El que esperaba una contienda de leyenda, se equivocó rotundamente.

Use Facebook to Comment on this Post