Connect with us

OPINIONES

¿Qué es lo que sabe el Departamento de Estado? Por: Bernardo Vega


Si en algo es generoso Danilo Medina es en los gastos de publicidad de su gobierno que enfatizan las bondades de su gestión. Solo hay que contar los anuncios por televisión y radio. Y si por algo se le critica es por lo poco que hace para luchar contra la corrupción, percepción que confirman las encuestas.

Por eso ha sorprendido mucho que nuestro gobierno no haya dado amplia difusión a una declaración del secretario de Estado, Rex Tillerson, donde, con relación a la corrupción en América Latina, dijo: “Medidas recientemente tomadas contra la corrupción en Guatemala, Perú, República Dominicana y Brasil enfatizan la importancia de enfrentarla directamente”.

Entendemos lo de Guatemala donde Naciones Unidas, a través del CICIG, ha logrado que se condene a importantes políticos y también en Perú donde varios ex presidentes están acusados.

En Brasil Lula y Dilma Rousseff enfrentan acusaciones. Pero ¿en República Dominicana? ¿Qué es lo que sabe el departamento de Estado que no saben sobre el caso dominicano sus propios ciudadanos? Además de la implementación de la Ley de Lavado, ¿se puede citar algo más?

En su discurso ante la Cámara Americana de Comercio el encargado de negocios norteamericano, Roberto Copley, enfatizó la necesidad de que los dominicanos luchemos contra la corrupción. Luce pues que el departamento de Estado contradice a su propia embajada.

¿Será que el nuevo cabildero contratado por el gobierno dominicano, Brian Ballard, y quien es íntimo de Trump, logró que Tillerson incluyera a la República Dominicana?

En abril, en Lima, en la Cumbre de las Américas, el tema será “Gobernanza Democrática contra la Corrupción”.

Otra deficiencia en las relaciones públicas de Medina ha sido que no se reportó nada sobre sus actuaciones en Davos. ¿Pronunció algún discurso? ¿Participó en alguna mesa redonda? ¿Con cuál jefe de Estado o ejecutivos de empresa se reunió? Macri, de Argentina, por el contrario divulgó un spot sobre lo que hizo en Davos.

¿Por qué en su viaje por Suramérica el canciller norteamericano paró en Jamaica y no en República Dominicana, donde no ha venido un canciller desde Henry Kissinger durante los doce años de Balaguer? Para eso está nuestro flamante cabildero. Sin embargo, se podría especular que como el tema principal de Tillerson en su viaje fue apretar al régimen de Maduro, no convenía visitar al país anfitrión de las negociaciones entre el gobierno y la oposición venezolana. Además, quiso averiguar el posible impacto sobre los países de Caricom de una suspensión de las exportaciones de petróleo a crédito blando desde Venezuela.

Nuestro canciller fue a Chile hace un mes a una reunión de la CELAC para reunirse con el canciller Wang Yi, de China continental. Aunque somos de los pocos países del mundo que reconoce a Taiwán fuimos bienvenidos, tal vez por el rumor de que pronto abandonaremos a Taiwán, más cuando la semana pasada tuvo lugar el vuelo inaugural Pekín-México, lo que augura miles de turistas chinos hacia el Caribe. Los chinos ya son el principal flujo turístico en el mundo.

Use Facebook to Comment on this Post

Advertisement

OPINIONES

El caso Miguel. Por Luis Encarnación Pimentel

Luis Encarnación Pimentel

Muchos críticos -no solo Guido- se han quedado cortos en su valoración con respecto a la capacidad y habilidades del ingeniero Miguel Vargas Maldonado, cabeza del PRD y Canciller de la República. Del partido blanco que lideraron Bosch y Peña Gómez sacó a los que querían sacarlo a él, ha sido candidato, ha liderado las negociaciones coyunturales que ha entendido de lugar -con Leonel en el 2010 y con Danilo en el 2016-, y sigue rienda en manos, sorteando con éxito hasta ahora las distintas situaciones que se le han ido presentando en el camino. En el PLD, Medina es su último aliado, pero Vargas dice que el tema del gobernante no está en debate en su partido en este momento. Pone en claro que en el 2010 firmó un acuerdo con Fernández que lo habilitó junto a Hipólito Mejía para poder volver a la Presidencia, y que gracias a esa reforma, ambos hoy aspiran a la candidatura de sus respectivos partidos. En la gestión como Canciller -y ayudado por sus amplias relaciones internacionales a través de la Internacional Socialista- , el ingeniero Vargas perfila un antes y un después, a partir de la apertura de relaciones con China, de ganar un voto en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidades y de la apertura del país con el mundo. En lo partidario, el hombre no está por quedarse con los brazos cruzados, sino por seguir dando la pelea. El domingo, en el marco de una jornada de crecimiento y fortalecimiento del PRD, Miguel encabezó el acto de llegada de un buen grupo de dirigentes y activistas que se dijo provenía del PRM, del PRSC, de Alianza País y del PUN. Está el caso de la exdiputada del PRM Esther Minyeti, de San José de Ocoa, que decidió volver al redil blanco. Allí, con la presencia de la plana mayor de la organización, Vargas dijo que el PRD trabaja para convertirse en una oferta electoral madura e innovadora, con candidaturas propias. El hombre ha estado insistiendo en esto último. Y me hace recordar cuando el apreciado amigo Hatuey quería que en vez de doña Margarita, que el Vice de Danilo en su primer período fuera Miguel, y le mandó el mensaje conmigo, pero a dicha sugerencia Medina respondió: “Mira, Miguel lo que quiere es ser Presidente, no Vice… pero con él no hay problema ….ya nosotros hablamos”. O sea, el “tanteo” Danilo-Miguel venía de viejo.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

Andy Dahuajre

Julio Cury: Teoría de ponderación

Cuando dos principios constitucionales coliden, uno tiene que ceder ante el otro, lo cual no significa que el desplazado sea declarado nulo o inválido, sino inaplicable a un caso específico. La doctrina y jurisprudencia constitucionales han reconocido tres teorías para solucionar esos conflictos o antinomias, siendo la más socorrida la del balanceo o ponderación.

En su Sentencia TC 0011/12, el Tribunal Constitucional sentó su primer precedente al respecto, para lo cual hizo suyo el criterio de la Corte Constitucional de Colombia (Sentencia No. T-210/94, del 27 de abril de 1994). Veamos: “En consecuencia, es indispensable que el fallador, en la ponderación de los derechos en juego, aprecie y evalúe las circunstancias de tiempo, modo y lugar en que se ejercen los derechos, de manera que a la luz de la situación de hecho concreta, pueda establecer si el ejercicio de uno de ellos resulta desproporcionado, lo que sucedería en caso de vulnerar el núcleo esencial de un derecho fundamental específico”.

Y más adelante se lee: “En otra importante decisión respecto al tema que nos ocupa, la misma Corte Constitucional de Colombia (Sentencia T-417/96, del 9 de septiembre de 1996) estableció que… el juez ha de evaluar la real existencia de la colisión, buscando, en principio, hacer compatibles todos los derechos en juego. Si la compatibilidad no puede alcanzarse por razón de las características del conflicto, debe prevalecer el derecho más próximo a la dignidad del ser humano… procurando, desde luego, que el derecho no preponderante resulte afectado únicamente en la medida necesaria para no sacrificar el prevaleciente”.

Posteriormente, en su Sentencia TC 0042/12, el TC sostuvo que la necesidad de ponderar derechos fundamentales en conflicto “implica la operación de balancear esos derechos en concurrencia, o sea, establecer un orden de importancia entre ellos, haciendo prevalecer a uno sobre el otro, con base en una estimación específica para el caso concreto. Así, en el presente caso se determinará cuál de esos derechos (el de acceso a la información o el derecho a la intimidad) debe ceder…”.

Algunos dirigentes políticos, incluido uno que otro con el título de licenciado en Derecho debajo de las axilas, han opinado que la sentencia en virtud de la cual el TC declaró inadmisible una acción directa contra el vigésimo transitorio, “cerró el caso definitiva e irrevocablemente”. Es obvio que desconocen que el máximo órgano de justicia constitucional cuenta con técnicas jurídicas como el distinguishing, reversing y overruling, y que el párrafo I del art. 31 de la Ley No. 137-11 le permite apartarse de sus precedentes, siendo suficiente “expresar en los fundamentos de hecho y de derecho de la decisión las razones por las cuales ha variado su criterio”.

Peor todavía, ignoran que la ponderación es la más efectiva herramienta de solución de pugnas entre principios constitucionales. Y hasta donde se sabe, el TC aún no ha decidido, por vía de apoderamiento mediante recurso de revisión constitucional, si la restricción al derecho a ser elegible que el vigésimo transitorio le impone al Presidente, prevalece sobre otros derechos fundamentales de que él es igualmente titular. No hay necesidad de impacientarse, pues como enseña el Eclesiastés, “Todo tiene su momento oportuno… hay tiempo para callar y tiempo para hablar, tiempo para llorar y tiempo para reír”.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

Facebook

Twitter #Dominicanos

Advertisement

Trending