Connect with us

Orlando Jorge Mera

¿Cuál es la mayor estafa del mundo? La educación. Por Moisés Naím 

Cada día, 1.500 millones de niños y jóvenes en todo el mundo acuden a edificios que se llaman escuelas o colegios. Y allí pasan largas horas en salones donde algunos adultos tratan de enseñarles a leer, a escribir, matemáticas, ciencias y más. Esto cuesta el 5% de todo lo que produce la economía mundial en un año. Una gran parte de este dinero se pierde. Y un costo aún mayor es el tiempo que desperdician esos 1.500 millones de estudiantes que aprenden poco o nada que les vaya a ser útil para moverse eficazmente en el mundo de hoy. Los esfuerzos que hace la humanidad para educar a sus niños y jóvenes son titánicos y sus resultados son patéticos.

En Kenia, Tanzania y Uganda, el 75% de los alumnos de tercer grado no sabe leer una frase tan sencilla como: “El perro se llama Fido”. En la India rural, el 50% de los alumnos de quinto grado no puede restar números de dos dígitos, como 46-17, por ejemplo. Brasil ha logrado mejorar las habilidades de los estudiantes de 15 años, pero al actual ritmo de avance les llevará 75 años alcanzar la puntuación promedio en matemáticas de los alumnos de los países ricos; en lectura, les llevará más de 260 años.


Estos y muchos otros datos igual de desalentadores están en el Informe sobre el Desarrollo Mundial del Banco Mundial. El mensaje central del informe es que escolarización no es lo mismo que aprendizaje. En otras palabras, ir al colegio o a la escuela secundaria, y hasta obtener un diploma, no quiere decir que ese estudiante haya aprendido mucho.

La buena noticia es que los progresos en escolarización han sido enormes. Entre 1950 y 2010, el número de años de escolaridad completados por un adulto promedio en los países de menores ingresos se triplicó. En 2008, esos países estaban incorporando a sus niños a la educación primaria a la misma velocidad que lo hacían las naciones de mayores ingresos. Claramente, el problema ya no es la falta de escolaridad. No se trata de que niños y adolescentes no puedan ir a la escuela, el problema es que, una vez llegados allí, no aprenden. Más que una crisis de educación, lo que hay es una crisis de aprendizaje.


El Banco Mundial enfatiza otros dos mensajes: uno es que la escolarización sin aprendizaje no es solo una oportunidad perdida, sino también una gran injusticia. Los más pobres son quienes más sufren las consecuencias de la baja eficacia del sistema educativo. En Uruguay, por ejemplo, los niños de sexto grado con menores niveles de ingresos fracasan en matemáticas cinco veces más que quienes provienen de hogares más ricos.

Lo mismo sucede con las naciones. El estudiante promedio más pobre tiene un peor desempeño en matemáticas y lenguaje que el 95% de los estudiantes en los países ricos. Todo esto se convierte en una diabólica maquinaria que perpetúa y aumenta la desigualdad, la cual, a su vez, es un fértil caldo de cultivo para conflictos de toda índole.

Las razones para esta bancarrota educacional son múltiples, complejas y aún no plenamente entendidas. Van desde el hecho de que muchos de los maestros y profesores son tan ignorantes como sus estudiantes y que sus niveles de absentismo laboral son muy altos, hasta que los alumnos sufren de malnutrición o que no tienen libros y cuadernos. En muchos países, como México o Egipto, por ejemplo, los sindicatos de trabajadores educativos son formidables obstáculos al cambio y, con frecuencia, la corrupción en el sector es alta. Partes importantes de los sustanciales presupuestos para la educación no benefician a los estudiantes sino a los burócratas que controlan el sistema.

¿Qué hacer? Lo primero es medir. Por razones políticas, muchos países se resisten a evaluar de manera transparente a sus estudiantes y profesores. Y si no se sabe qué estrategias educativas funcionan y cuáles no, es imposible ir mejorando la puntería. Lo segundo es comenzar a darle más peso a la calidad de la educación. Si bien es políticamente atractivo anunciar que un alto porcentaje de los jóvenes de un país van al colegio, eso de nada sirve si la gran mayoría de ellos aprende poco. Tercero: empezar más temprano. Cuanto más mejore la educación a edades tempranas, más capaces de aprender serán los estudiantes de primaria y secundaria. Cuarto: usar la tecnología de manera selectiva y no como una solución mágica. No lo es.

Quizás el mensaje más importante es que los países de menores ingresos no están condenados a que sus jóvenes no aprendan. Corea del Sur era en 1950 un país devastado por la guerra y con altos índices de analfabetismo. Pero en solo 25 años logró crear un sistema educativo que produce algunos de los mejores estudiantes del mundo. Entre 1955 y 1975 Vietnam también sufrió un terrible conflicto. Hoy sus estudiantes de 15 años tienen el mismo rendimiento académico que los de Alemania. Sí se puede.

Use Facebook to Comment on this Post

Advertisement

OPINIONES

Ochenta años Después. Por Evaristy Jiménez

Santo Domingo.- El Partido Revolucionario Dominicano, que Nació en la Habana Cuba, 9 años después del acenso al poder de Rafael Leonidas Trujillo y su Régimen de oprobio al pueblo Dominicano y a las libertades de otros pueblos de la región, el mismo nació con los fundamentos del otrora Partido Revolucionario Cubano, fundado por los héroes José Marti y el generalisimo Máximo Gómez, la Influencia de los Postulados de este partido, del APRA en Perú y la Revolución mexicana son parte del armazón del PRD, además de las influencias de Hostos y los Trinitarios de Juan Pablo Duarte.

El mes de Enero, que es un mes fundamental en la historia de los Pueblos Dominicanos y Cubanos, para el primero porque su padre fundador, nació un 26 de enero del 1813 y también por el manifiesto de los pueblos del este del 1844 que promovía la separación de Haití, de lo que después el 27 de Febrero sería la República Dominicana, para Cuba porque en el mismo año se proclamó la victoria de la Revolución Cubana con Fidel Castro, Camilo Cien Fuegos y Ernesto Guevara “Che” como las figuras predominantes de esa epopeya de nuestros pueblos.

En ese ambiente se cocinaron los cimientos que han hecho posible que 80 años después siga en el firmamento el Partido Que Enrique Cotubanama ideó y que posibilitó que Juan Isidro Jiménez Grullón, Juan Bosch y otros dominicanos, como los hermanos Reyna Mainardi Virgilio y Rafael, Alexis Liz, Romano Pérez Cabral, Lucas Pichardo, Ponpeyo Alfau, José Manuel Calderón, Pipí Hernández y Plinta Woss iniciarán la trayectoria el 21 de Enero 1939 del Partido del Pueblo y la Libertad como lo dejó impreso en el corazón de los dominicanos, el más grande líder de masas del país, José Francisco Peña Gómez, con el himno que compuso para el Partido Blanco, después que el mismo llegó al país de la mano de la Comisión de la Libertad, encabezada por el armado y espina dorsal en el exilio de este partido, Ángel Miolán, que se incorpora al PRD en su primer congreso que se realizó en 1941 en la Habana Cuba y que llegó con Nicolás Silfa y Ramón A. Castillo el 5 de Julio para dejar instaurado en el territorio Nacional el partido de la esperanza nacional.

Son muchos los logros y las miserias y vicisitudes que ha vivido en toda la historia de vida que tiene el Partido Revolucionario Dominicano, estamos en una nueva era y ella trae nuevos retos y conflictos donde los PRDeistas tendremos que hacer los cambios para lograr una mejor sociedad, aportando y dando soluciones a problemas que nos aquejan como sociedad, haciendo nuestro mejor esfuerzo como en este momento lo está realizando nuestro Presidente Miguel Vargas, que en cada oportunidad que ha tenido la responsabilidad de ejercer como funcionario público y privado ha dejado su impronta y en este momento ha pasado con las notas más sobresalientes, así en estos momentos al frente del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Dominicana como canciller de la República, devolviendo parte de lo que nos dieron nuestros fundadores en estos ochenta años cumplidos y ahora en democracia en un gobierno compartido con un partido que tiene sus orígenes en el PRD.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

Orlando Jorge Mera

El hombre del piano

Por Homero Luciano

El día 25 de noviembre del año 1974, se celebró en la República Dominicana, un festival internacional de la nueva canción, el cual fue nombrado como “Siete Días con el Pueblo”, organizado por la Central General de Trabajadores.

Este evento, fue una réplica de “Un día para el pueblo”, que se había celebrado en Francia.
La iniciativa de presentarlo en el país, fue de Enrique de León, dirigente para entonces de la CGTD, la diferencia con el que se había celebrado en Francia, fue que el dominicano se montó por siete días, con el propósito de denunciar la situación política que vivía la Republica Dominicana, en los doce años escarlata de barbarie.

Otra vez, Francia, como siempre, sirvió de marco de referencia.

Para la ocasión, se invitó a importantes representantes de la nueva canción, entre ellos los españoles Víctor Manuel y Ana Belén, quienes en el marco de ese evento, cultivaron una gran amistad con el periodista Orlando Martínez.

El 17 de marzo de 1975, cuatro meses después del histórico festival, es asesinado Orlando Martínez, crimen que sacudió América y al mundo. Víctor Manuel en honor al amigo caído, escribió e interpretó la canción a “Orlando”: “El águila negra visitó Santo Domingo;/verso a verso venceremos el llanto/ La noticia crece desbordando el teletipo/ con los dientes venceremos el llanto/…

En medio de aquel duelo, se construyó un vínculo sentimental entre una generación que vivió esa época, y los cantores españoles, cuya solidaridad manifiesta, cultivó una legión de admiradores y fanáticos, en la República Dominicana que les ha seguido al través de los años.
Al principio de los ochenta se oyó en la radio nacional, una canción interpretada magistralmente por Ana Belén, titulada “El hombre del piano”, ocupando lugares preferenciales en la lista de éxitos de la radio en toda hispano américa, creyendo muchos por algún tiempo que la misma era de la autoría Víctor Manuel, el prolífico compositor español.
Años después, nos enteramos que “Piano Man”, es una composición en ingles de principios de los años setenta, escrita e interpretada por Billy Joel. La libre adaptación que al español hizo Víctor Manuel, toma si se quiere, cierta distancia de la versión primaria, y se tornan yuxtapuestas.

Muchos consideran que la versión en español, impregna mucho más dramatismo, que explota magistralmente en su interpretación Ana Belén.

El hombre del piano, es una melodía propia del nostálgico invierno, obligando en la resaca de enero, acompañarla con una buena copa de vino… “Esta es la historia de un sábado /de no importa qué mes/ y de un hombre sentado al piano/ de no importa que viejo café. / Toma el vaso y le tiemblan las manos/ apestando entre humo y sudor/ y se agarra a su tabla de náufrago/ volviendo a su eterna canción…

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

Facebook

Twitter #Dominicanos

Advertisement

Trending