Connect with us

Andy Dahuajre

¡El muro, Presidente!. Por VINICIO A. CASTILLO SEMÁN

Quiero iniciar este artículo manifestando que es un gran paso de avance que el tema del control de la frontera para detener la incontenible y masiva migración haitiana esté en los primeros planos del debate público. Hasta hace muy poco éste era un tema reservado a nuestro partido, la Fuerza Nacional Progresista (FNP), y a un grupo de ciudadanos prominentes, a los que se nos acusaba injustamente de “xenófobos” y de “ver fantasmas” en nuestras advertencias del inmenso peligro que corría nuestra nación.

Hoy, pese a que la carta pastoral de la jerarquía católica no lo consideró entre los diez problemas fundamentales de la nación, el tema migratorio haitiano y el control de la frontera has sido abordados por primera vez en un discurso ante la Asamblea Nacional por el presidente Danilo Medina; y por quien fue el candidato presidencial opositor con mayor votación en las pasadas elecciones, mi amigo Luis Abinader.

Tanto el presidente Medina como Luis Abinader han abordado el tema crucial del control de la frontera. ¿Por qué? Porque ambos tienen en sus manos encuestas que les están diciendo con claridad meridiana cómo está pensando hoy el dominicano de a pie (de todos los estratos sociales), con respecto a la invasión masiva y pacífi ca de ilegales haitianos ante una inexistente frontera y una política gubernamental orientada a regalarles de este lado los servicios básicos de salud, educación, empleo y documentación que su país les niega.

Independientemente de que valoro como positivo que el presidente Medina haya anunciado medidas tecnológicas y de reforzamiento militar en la frontera, y que Luis Abinader haya propuesto el envío de 8,000 hombres, entiendo que ninguna de las soluciones propuestas será efectiva y sufi ciente, si no se construye un muro en la frontera. Solución que hoy día está adquiriendo mucho más vigencia en el mundo, no sólo ya por el famoso muro del presidente Trump, sino de muchos otros que se están anunciando recientemente como el de la India con Bangladesh, en una frontera de 3,286 kilómetros.

República Dominicana tiene hoy una oportunidad de oro en la presidencia de los Estados Unidos con Donald Trump y con el general John Kelly, como jefe de Gabinete de éste y de Seguridad Regional. Podemos construir el muro con el apoyo logístico y económico de los Estados Unidos. Hacer contacto con las mismas empresas que están trabajando en el proyecto del presidente Trump con el muro de Estados Unidos-México. ¿Qué nos lo impide? Es un tema de voluntad política únicamente.

Si el presidente Medina lo decidiera, no tengo ninguna duda de que tendría respaldo total del país en tal iniciativa, aunque estoy consciente de que grupúsculos que han conspirado contra la nación en silencio, estarían grandemente contrariados.

El muro en la frontera es básico; una señal al mundo de que RD y Haití son países distintos, que aspiramos a una buena vecindad en paz y, como dijo el presidente Medina en su discurso, que cada quien sepa dónde comienza y dónde termina su casa. Como decía Benito Juárez: “El respeto al derecho ajeno es la paz”.

Estoy clarísimo en que no sólo el muro y el reforzamiento militar de la frontera resuelven el problema de la incontenible invasión haitiana. Se hace necesario endurecer la política de persecución contra los “coyotes”, contra los trafi cantes de ilegales y, sobre todo, en contra de los apoyos políticos y militares fronterizos que esta lucrativa y antinacional práctica representa.

¿Cuántos de éstos hay sometidos? ¿Cuántos hay juzgados? Es más que evidente que la actividad del tráfi co humano ilegal, que es un crimen de lesa humanidad, tiene en la República Dominicana impunidad total.

El presidente Medina recriminó a los empresarios que contratan mano de obra ilegal. Pero, ¿qué van a hacer los empresarios si el propio Estado no exige ni hace cumplir la ley en sus obras y proyectos de construcción? Siendo Diputado sometí un proyecto de ley que impide a empresas constructoras de obras del Estado la contratación de ilegales, proyecto que, como ya he explicado, duerme el sueño eterno en una gaveta. ¿Qué impide su aprobación y ejecución? Falta de voluntad política, de este gobierno y de los anteriores. No excluyo el del presidente Fernández, ni el de Hipólito Mejía.

El Presidente habló del control de la frontera física, pero ésta no tendría ninguna efi cacia si no se protege la frontera jurídica, aquella trazada por nuestra Constitución y el Fallo 168-13 del TC, que están hoy bajo seria amenaza, externa e interna.

Leí con mucho agrado una propuesta que hiciera una de las cabezas empresariales del Cibao, nuestro amigo don Félix García, exhortando a los productores e industriales a dominicanizar la mano de obra en la frontera, aunque eso implique renunciar a parte de su rentabilidad. El país necesita que su clase empresarial reaccione ante los efectos devastadores de la invasión haitiana. Ojalá y el Conep asumiera el discurso de don Félix García. Ojalá y el empresariado dominicano, en el que tengo muchos amigos de mi generación, entiendan que esta nación merece ser defendida en su integridad territorial, en sus valores, en su cultura, en su creencia religiosa, por encima de mercado laboral con mano de obra barata. Ojalá y puedan razonar lo que está pasando con el empresariado venezolano, que anda despavorido huyendo por el mundo, porque no tuvieron una visión de país y sólo procuraron coyunturalmente sus benefi cios personales y empresariales. No vieron después de la curva, porque carecieron de una verdadera clase dirigente.

La necesidad del muro, que fue mi primera iniciativa en el Congreso Nacional, por lo que fui lapidado por grupúsculos de gran poder, se abre paso hoy porque el tiempo nos ha dado la razón. Los que todavía pueden oponerse a su construcción terminarán en poco tiempo concluyendo con nosotros de que es inevitable.

Ojalá el Presidente de la República lo entienda. El muro está en el eje crucial de la solución para el control de la frontera.

Sin él, todos los esfuerzos que se hagan serán inefi caces.

Use Facebook to Comment on this Post

Advertisement

Andy Dahuajre

La propuesta de otorgar a Trujillo el Nobel de la Paz

Por: Homero Luciano

El día cuatro de Diciembre del año de 1935, el Dr. M. García Mella, a la sazón Secretario de Estado de Relaciones Exteriores del gobierno dominicano, remitió una comunicación al presidente del Comité Nobel del Parlamento Noruego en Oslo, en la que sometía a la consideración de ese honorable organismo, las nominaciones al Premio Nobel de la Paz, del “Generalísimo” Dr. Rafael Leónidas Trujillo Molina y de su homologo Haitiano Dr. Stenio Vincent, premio a otorgarse en el mes de Diciembre del año de 1936.

Tal distinción, para ambos gobernantes, según el Canciller Gracia Mella, estaría sustentada en la firma el día 27 de Febrero del 1935 del acuerdo “TRULILLO- VINCENT”, con el cual se alcanzaba la paz definitiva entre Dominicanos y Haitianos, y quedaban zanjadas las dificultades que habían impedido la ejecución del trazado de la línea fronteriza de las dos naciones, contenida en el tratado anterior, del 21 de Enero del 1929.

Ambos pueblos, “lograban, (según los gobernantes signatarios del Tratado) enrumbarse por un clima de paz, dejando a un lado la vieja y enojosa cuestión de fronteras, con absoluto respeto a las estipulaciones del citado instrumento internacional, vinculante a las dos naciones”.

Sin ninguna duda, semejante despropósito, era el culto a la personalidad que siempre marcó a Trujillo, y que siempre alimentaban sus mas cercanos adláteres.

Este comportamiento del “Jefe”, se inscribe dentro de lo que en Psiquiatría se conoce como trastorno de la personalidad, y que según el Dr. José Miguel Gómez Montero, en su obra “Trujillo visto por un psiquiatra”-(pag.131), nos dice que: El “yo” de Rafael Trujillo, era un yo híperinflado, que le producía una percepción exagerada de su importancia, de esa necesidad de aprobación y reconocimiento.”

Por fortuna, el Nobel de la Paz del 1936, se le otorgó al Diplomático y Jurista Argentino Carlos Saavedra, propulsor el 12 de Junio de 1935 del Pacto antibélico Saavedra Lamas, rubricado por más de 20 naciones, dando término a la guerra del Chaco, entre Paraguay y Bolivia.

El 8 de octubre de 1937 (dos años después de la firma del tratado “TRULILLO- VINCENT”), Trujillo ordenó la masacre de la población de origen haitiano que residía en la frontera del territorio dominicano, hecho que sacudió estrepitosamente la base de su régimen, y que aún permanece, como una mancha indeleble.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

Andy Dahuajre

Lo que sé del PRD. Por Homero Luciano

Yo sé, que con la última fisura del PRD, mucha gente pensó que este partido había cumplido su ciclo vital. Se atrevieron a decretar que la luz del Jacho se extinguía, para dar paso a la eterna penumbra. Se equivocaron, vive el PRD!

Yo sé, cuáles fueron los problemas internos que dieron al traste con la salida de liderazgos importantes, y de otras tantas causas que terminaron desgastando al partido, que en su haber tiene el mérito de consolidar la democracia en la República Dominicana.

Se además, que muchos factores estuvieron presentes para que el PRD se resquebrajara. No lo lograron!

Sabíamos por qué un pacto con el PLD. Logramos dar el paso atrás para lograr su impulso y permanencia. En esa pausa, trillamos un nuevo camino para alcanzar el poder. ¡Esa es la meta!

Estábamos contestes, que el liderazgo que se marchó, se había apropiado del partido hasta llevarlo a la peor de sus crisis. El tiempo nos dio la razón!

Yo sé lo que dijo Neruda de aquellos que usurparon: ”Pero a los bárbaros se les caían de la tierra de las barbas, de las herraduras, como piedrecitas, las palabras luminosas que se quedaron aquí resplandecientes… el idioma. Salimos perdiendo… Salimos ganando… Se llevaron el oro y nos dejaron el oro… Se lo llevaron todo y nos dejaron todo”…

¡Nos dejaron el himno, el jacho y la blanca bandera!. Y la memoria histórica de Pena Gómez.

Aún sabemos que los desertores, permanecen en su “moderna casa” en primera fila, a sabiendas que les llegó la hora, sino de retirarse de la política, al menos de hacerse a un lado para el relevo de la generación siguiente. ¡Qué ironía!

Sé que en el PRD, algunos hegemones de antaño, se resistieron al retiro honroso, resistencia que tenía como único objetivo dejar sembrada en el liderazgo emergente, la semilla de la confrontación, que en definitiva son los mismos métodos que están empleando en su “nueva” casa. ¡Cerraaaaadaassssss!

Ciertamente sé, que hoy el PRD, ha logrado recomponerse con inusitado acierto, bajo la dirección del Ing. Miguel Vargas Maldonado.

Yo sé, que el proceso de fortalecimiento con la campaña de puertas abiertas, y el trabajo de reorganización que se lleva a cabo en todos los niveles, proyectan al partido blanco, como la tercera fuerza política de caras a las elecciones del 2020. ¡Esto es lo que se ve en el PRD!.-

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

Facebook

Twitter #Dominicanos

Advertisement

Trending