Connect with us

OPINIONES

Haití y la amenaza sanitaria para RD. Por Luis Garcia

Muchos en la República Dominicana se escandalizan permanentemente ante la presencia masiva de haitianos que ingresan ilegalmente por la frontera con Haití, sin darse cuenta que existe un peligro aun mayor que acecha noche y día: la amenaza sanitaria.

La alarma se disparó la semana pasada, cuando el Ministerio de Salud emitió una alerta epidemiológica nacional para prevenir un posible brote de difteria, después del fallecimiento de un niño haitiano, de cuatro años de edad, con síntomas de esta enfermedad y que había llegado al país recientemente.

El brote de la enfermedad en el territorio vecino data desde 2014.

Antes, en 2010, también se habían disparado alarmas epidemiológicas, cuando el 15 de noviembre se confirmó el primer caso de cólera en República Dominicana.

Un inmigrante haitiano que demandó atención y fue ingresado en un centro sanitario de Higüey, provincia La Altagracia, resultó positivo.

La situación activó la vigilancia intensificada de cólera en todo el territorio nacional. A partir de esa fecha y hasta el 31 de diciembre de ese mismo año, se notificaron 662 casos sospechosos y cerca de 11 defunciones asociadas a la enfermedad.

Un año después, en diciembre de 2011, la cantidad de nuevos casos alcanzó los 21,000, con 371 fallecimientos, mientras que en 2012 las cifras descendieron a 7,860 y 66 defunciones, igualmente sospechosas.

Los dos países comparten la isla La Española, con una frontera física que, aunque porosa, marca límites geográficos tangibles.

Sin embargo, existen enormes asimetrías que van desde lo económico hasta lo sanitario, sin que para este último se verifiquen fronteras, porque en el campo epidemiológico las mismas no existen en ninguna parte del mundo.

En la actualidad, el sistema sanitario en la República de Haití resulta inviable.

Allí la aplicación del Reglamento Sanitario Internacional, la norma jurídica de carácter vinculante entre los Estados miembros de la Organización Mundial de la Salud (OMS), destinada a prevenir la diseminación de enfermedades y otros riesgos a la salud humana, no puede aplicarse adecuadamente, en vista de que las estadísticas no son confiables, y las capacidades de detección, notificación y respuesta a las enfermedades mínimas. Indudablemente que la República Dominicana queda ante una latente amenaza sanitaria, que supera la proveniente de la inmigración ilegal hacia su territorio.

Aunque el terremoto del año 2010 agravó la situación, ya Haití enfrentaba una de las tasas más altas de mortalidad en occidente, debido a infecciones y enfermedades como tuberculosis, el VIH y la diarrea.

Esto explica que el año pasado la asistencia dominicana en gasto en salud a haitianos superó los RD$5,000 millones, sin que se vislumbre la posibilidad de que la misma disminuya.

Datos del Ministerio de la Salud Pública y la Población (MSPP) de Haití dan cuenta que para una población de 10.7 millones de habitantes, disponen de 911 médicos, 3,018 enfermeras, 115 hospitales, y 7,375 camas; y unas 125 secciones comunales no disponen de ningún establecimiento de salud.

Las autoridades dominicanas deberían prestar mayor atención a la amenaza sanitaria que representa Haití, que al fenómeno de la inmigración que desde hace décadas cruza la frontera geográfica pagando peajes; ya que la epidemiológica, que es invisible, resulta más difícil de controlar, porque no puede palparse.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

GENTE

La revolución que inspiró a nuestros próceres

Gabriela Calderón de Burgos indica que varios de los próceres latinoamericanos se inspiraron en la Revolución Americana del 4 de julio de 1776.

Por Gabriela Calderón de Burgos

José Joaquín de Olmedo, uno de los padres fundadores del Ecuador, cuando publicó el 6 de julio de 1845 el manifiesto de la Revolución del 6 de marzo del mismo año citó aquella porción de la Declaración de la Independencia de EE.UU. que justifica el derecho a la rebelión que tienen los pueblos libres contra un gobierno que se excede en su autoridad: “Si una larga serie de abusos y usurpaciones manifiesta con notoriedad el designio de oprimir y esclavizar al pueblo y someterlo al yugo del despotismo, el pueblo tiene el derecho y el deber de sacudir ese yugo, derribando ese gobierno, para establecer nuevas garantías a su seguridad”.

El 4 de julio los estadounidenses conmemoran la independencia de su país, pero es una fecha que también debemos celebrar los latinoamericanos, pues aunque sea algo muy poco conocido, las ideas detrás de esta revolución inspiraron a muchos de nuestros padres fundadores.

El precursor de las independencias latinoamericanas, Juan Pablo Viscardo y Guzmán, a tan solo un par de décadas después de la Revolución Americana(1776), se admiraba de la prosperidad repentina de EE.UU. en su ensayo “La paz y la dicha del nuevo siglo”.[1]

Carlos Rangel en su excelente libro Del buen salvaje al buen revolucionariocomienza desmintiendo el mito de que la prosperidad de EE.UU. se debía al atraso de América Latina. Para hacerlo señaló que el otro precursor de las independencias latinoamericanas, Francisco de Miranda, quedó absolutamente admirado de la prosperidad y el sistema de gobierno de EE.UU., todo lo cual se dio antes de que este país tuviese relaciones con otras naciones.

Rangel señala que “Estas sencillas verdades sobre el origen de la prosperidad y el poder de los EE.UU. antes de toda relación con América Latina, han sido hoy sustituidas por entorchadas explicaciones sobre cómo el auge norteamericano estaría en relación directa con el atraso del resto de Hemisferio…Es incómodo, cuando se vive de mitos, toparse con la verdad, dicha en forma tan simple, tan clara, tan irrefutable. Y para colmo por uno de los auténticos héroes y uno de los más grandes hombres de Hispanoamérica”.

Miranda admiraba tanto la Revolución Americana que planificó que se proclame la independencia de Venezuela, este sí el primer grito de independencia en América Latina, el 4 de julio de 1811. Se logró hacerlo el 5 de julio.

Tanto Miranda como otro de nuestros padres fundadores, Vicente Rocafuerte, leyeron a los autores de la Ilustración Escocesa y Europea como David Hume, Adam Ferguson, Voltaire, Montesquieu y Adam Smith. Este último también fue leído por Viscardo y Guzmán y, aparentemente, Olmedo. Resulta que los padres fundadores de EE.UU. también bebieron de estas fuentes. Rocafuerte era un ávido lector de Alexander Hamilton, admirador de Benjamin Franklin y del general George Washington. Además, tradujo para el debate en las nacientes repúblicas la Constitución de EE.UU., Sentido común de Thomas Paine y la Constitución de la Confederación de los Estados Unidos.

Eran todos parte de una corriente liberal internacional que terminó acabando con el Antiguo Régimen de las monarquías absolutistas y que propugnaba los valores de la modernidad: igualdad ante la ley, gobiernos limitados, tolerancia religiosa, propiedad privada, libertad de prensa, y libre comercio.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

Andy Dahuajre

La fabulosa trampa a las familias Rosario

Por: JOSÉ MANUEL GUZMÁN IBARRANadie apellido Guzmán olvidará la increíble historia de la fabulosa fortuna dejada por el Barón de la Atalaya. La Baronía de San Miguel de la Atalaya fue un título nobiliario español, creado el 8 de octubre de 1778 por Carlos III de España a favor del Tte. D. José de Guzmán. Esto, en recompensa por fundar la villa fortificada de San Miguel de la Atalaya, en la isla de Santo Domingo. Lo cual fue cierto, y dicho título fue testado a favor de sus herederos, y de ahí, una leyenda para incautos ambiciosos o una fábula para los niños sobre la exigibilidad de título y hacienda. Una gran cantidad de dinero fácil que solo tenía que reclamar.Es increíble que en el 2018, ahora con personas apellido Rosario, surja historia parecida, con la amarga particularidad que muchos de ese apellido han preferido dejar trabajo y paz familiar, en espera que la promesa de dinero sin trabajo producto de fabulosa herencia. Sueño de los rosarios en que las mesías se convierta de la noche en la mañana en personas tan adineradas y poderosas que el mismísimo Carlos Slim (el hombre más rico de Latinoamérica y dueño de Claro Dominicana) estaría a la vez envidioso y sorprendido de tantos euros o dólares recuperados, gracias a la intervención de personas que venden su supuesto servicio y ayuda solo a cambio de cumplir con su gestión. A la fecha, lamentablemente, tal como han sido las autoridades del Banco Central y el Banco de Reservas de que no hay acreditaciones de cuentos fortunas, y la advertencia de la fiscal Yenni Berenice Reynoso, de que se trata de un timo, todavía hay gente que quiere creer en historias de Disney. Por qué lo ve, esto ya es una de las cosas más fáciles de creer que se haya cometido en el territorio dominicano. La gente quiere creer en lo que es real, porque la realidad se antoja difícil y otras veces triste. Es similar a la lectura del horóscopo en los periódicos, o la compra de la lotería de Nueva York, poco importa la veracidad de lo leído o de las cifras abrumadoras de la estadística que la probabilidad de aprobación. Eso ilusiona. La diferencia con la historia de la familia Rosario y la promesa de herencia es que nadie al leer el horóscopo sale a casarse con la primera rubia hermosa o primer hombre que no está en la tónica de lotería. Sin embargo, en este caso increíble, muchos incautos han dejado su trabajo, abandonados sus estudios, o gastados sus magros para tener sus papeles en regla para cobrar un dinero que no existe, que no tienen acreditado nadie y que no hay evidencia de ninguna otra vez. Este es un caso en el que no hay tal impacto humano y social, se llama y se puede fuente de inspiración para la literatura fantástica. Sin embargo, lo que se avecina para millas de personas y familias es una gran decepción, una pérdida de esperanza, una pérdida de dinero en algún caso sustancial, y en definitiva tragedias personales y familiares. En esta historia el único ganador es el grupo que en una reunión es capaz de recaudar 20 millones de pesos entregados por los incautos para las gestiones legales; pero la justicia existe, y la autoridad actuará. No hay crimen perfecto, ni mentira que llegue lejos. Los estafadores pagarán su fechoría.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

Orlando Jorge Mera

Consolidación y perfeccionamiento de las estadísticas sobre siniestros viales

En la República Dominicana, según el último Informe Mundial sobre Seguridad Vial publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el año 2015, se estableció una tasa de muertes por siniestros viales de 29.3 por cada 100 mil habitantes, es decir, casi 3 mil fallecidos.Debido a esta dramática situación, que nos colocaba como el país del continente con la mortalidad más alta por accidentes de tránsito, el Gobierno, encabezado por el presidente Danilo Medina, emprendió la tarea de, por un lado, diseñar un Plan Estratégico Nacional de Seguridad Vial (PENSV), y por el otro, promulgar e implementar la nueva política de movilidad, transporte terrestre, tránsito y seguridad vial, sustentada en la Ley No. 63-17 que crea al Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (INTRANT), el cual nos toca dirigir desde su puesta en operación en julio del pasado año 2017.

Esta ley también crea bajo la dependencia del INTRANT al Observatorio Permanente de Seguridad Vial (OPSEVI), al que se le asigna la misión de recolectar y gestionar información oportuna, objetiva y confiable, que contribuya a la determinación de las causas y efectos de los siniestros viales.

Sin embargo, el INTRANT no está solo en este esfuerzo, ya que contamos con el apoyo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), oficina regional de la OMS, con la que ya se trabajó una primera experiencia de consolidación estadística de seguridad vial del país, cuyos resultados podrán apreciarse en el próximo informe que ese organismo publicará a finales de este año, con datos correspondientes al año 2016, es decir, en una época anterior a la existencia de la Ley No. 63-17, y anterior a la entrada en funcionamiento del INTRANT.

Adicionalmente, en el INTRANT contamos con el asesoramiento del Instituto Universitario de Tráfico y Seguridad Vial (INTRAS) de la Universidad de Valencia, detrás del cual se encuentran una serie de investigadores especialistas.

Ahora bien, los datos estadísticos de accidentes, lo que se conoce como “epidemiología”, tienen varias dimensiones y objetos entre los que se encuentran:
Definir el estado del problema, su magnitud y evolución; identificar los factores que causan el problema y aumentan el riesgo; determinar la estrategia de intervención más adecuada; evaluar la eficacia de las medidas.

Reconocemos que en el actual proceso de consolidación de la información estadística existente se identifican dificultades: Dispersión de las fuentes de datos, baja fiabilidad de los datos y falta de información. Partiendo de esta realidad, el INTRANT ha iniciado a través de su Observatorio las siguientes tareas:

1. Recoger, integrar y relacionar todas las bases de datos existentes

Se han integrado ya las 3 fuentes primarias principales de información sobre siniestros viales: el Ministerio de Salud Pública, el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF) y la Dirección General de Seguridad de Tránsito y Transporte Terrestre (DIGESETT).

2. Explotar mayor y mejormente los datos existentes.

Estamos haciendo una explotación estadística más exhaustiva de los datos existentes, con el objetivo de obtener mayor conocimiento utilizando metodologías más complejas que permitan identificar las relaciones entre las distintas variables y/o factores.

3. Mejora de la recogida de datos

Como resultado de la exploración inicial, se está tratando de identificar y analizar mejor los déficits actuales para establecer una serie de acciones que contribuyan a que se mejoren los datos de todas y cada una de las bases existentes.

4. Generar nuevas fuentes de datos

Se están generando nuevas fuentes de información que hasta el momento no se estaban considerando y consecuentemente registrando.

5. Establecer nuevos indicadores

Finalmente, se trabaja en establecer una serie de indicadores del problema, que al margen de los datos brutos, tengan la consideración de variables moduladoras que puedan relativizarlos para buscar la homogeneidad en las comparativas, tales como el parque de vehículos existente, el número de conductores, etc.

Toda esta ardua tarea se está abordando desde el rigor de la fundamentación científica, y contará con una dimensión relativa a la formación de los implicados actuantes.

También, para acceder a cooperación técnica de países experimentados,nos hemos incorporado a organismos internacionales importantes, comoel Observatorio Iberoamericano de Seguridad Vial, donde por primera vez una nación del Caribe, República Dominicana, fue elegida para formar parte de la directiva.

Con todas laspresunciones y principios mencionados,desde el INTRANT estamos realizando un esfuerzo para coordinar con todas las instituciones y actores involucrados, desde la firme convicción de servicio público que hemos transmitido e impregnado a todo nuestro equipo, con la esperanza de que los mismos sean compartidos por todos en pro de un bien mayor común que beneficiará a todos los Dominicanos.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

Facebook

Twitter #Dominicanos

Trending