Connect with us

Andy Dahuajre

El destino del libro hoy y mañana. Por: Bonaparte Gautreaux Piñeyro


Los cambios en la forma y en el fondo hacia la modernidad y la modernización, han demostrado que es preciso revalorizar la importancia del libro como vehículo de divulgación de conocimientos, acumulación de información y enseñanzas científicas, así como en la conversión de sueños en realidad, a través de la poesía y las narraciones de distintos tipos, tales como la publicación de sueños en forma de poesías y narraciones tales como novelas, ensayos, cuentos etc.,
Desde la célebre y archicitada biblioteca de Alejandría, cuya riqueza bibliográfica sólo fue un sueño inalcanzable en el pasado, por haber sido saqueada, quemada, trasladada, disminuida, hasta convertirla en el recuerdo de los deseos de consultarla por la riqueza y diversidad del contenido y la calidad de sus ejemplares.
El cambio de escribir a mano y acumular códices e incunables, sabemos que fue fruto de la invención de los tipos móviles de imprenta, lo cual permitió acelerar y multiplicar el número de ejemplares, de las obras creadas a partir de la mitad del siglo XV.
En ese tiempo se inició la globalización de los conocimientos y el auge del negocio de la impresión; el negocio editorial.
El libro impreso fue puesto a disposición de la humanidad y ello contribuyó a sacar el conocimiento de cenáculos cerrados y del secretismo y exclusión de monjes que guardaban los adelantos científicos de manera egoísta, para información de unos pocos.
Hubo, entonces, que trabajar sobre la calidad del papel, la conservación de los ejemplares, la compilación y distinción de la diversidad de conocimientos e información que el mundo producía y adquiría.
De entonces, data el surgimiento de un mayor número de personas culturalmente mejor dotadas, con acceso al conocimiento científico más avanzado, con posibilidad de estudiar, refutar, crear, divulgar, comparar.
La edición de libros produjo una revolución en la necesidad de divulgar los conocimientos, transmitirlos y conocerlos, para lo cual fue preciso que hubiera cada día más personas que supieran acceder a los mismos mediante la alfabetización. El libro, por tanto, fue un gran impulsor y democratización de la educación en todos los niveles, desde las primeras letras hasta los estudios de doctorado y la investigación científica.
En la actualidad la acumulación de conocimientos científicos, culturales y de toda índole, está depositada en una biblioteca con mayor número de volúmenes y con una infinita variedad de temas y asuntos que van desde lo más nimio hasta el contenido de toda la música clásica y la música popular que ayer fue actual, hasta las producciones más en boga.
Quizá llegó la hora de plantearse la pregunta ¿desaparecerá el libro de papel y será sustituido por el libro electrónico? Por lo menos, las bibliotecas tradicionales ya fueron superadas. Pero ese es tema de otro artículo.

Use Facebook to Comment on this Post

Advertisement

Andy Dahuajre

La propuesta de otorgar a Trujillo el Nobel de la Paz

Por: Homero Luciano

El día cuatro de Diciembre del año de 1935, el Dr. M. García Mella, a la sazón Secretario de Estado de Relaciones Exteriores del gobierno dominicano, remitió una comunicación al presidente del Comité Nobel del Parlamento Noruego en Oslo, en la que sometía a la consideración de ese honorable organismo, las nominaciones al Premio Nobel de la Paz, del “Generalísimo” Dr. Rafael Leónidas Trujillo Molina y de su homologo Haitiano Dr. Stenio Vincent, premio a otorgarse en el mes de Diciembre del año de 1936.

Tal distinción, para ambos gobernantes, según el Canciller Gracia Mella, estaría sustentada en la firma el día 27 de Febrero del 1935 del acuerdo “TRULILLO- VINCENT”, con el cual se alcanzaba la paz definitiva entre Dominicanos y Haitianos, y quedaban zanjadas las dificultades que habían impedido la ejecución del trazado de la línea fronteriza de las dos naciones, contenida en el tratado anterior, del 21 de Enero del 1929.

Ambos pueblos, “lograban, (según los gobernantes signatarios del Tratado) enrumbarse por un clima de paz, dejando a un lado la vieja y enojosa cuestión de fronteras, con absoluto respeto a las estipulaciones del citado instrumento internacional, vinculante a las dos naciones”.

Sin ninguna duda, semejante despropósito, era el culto a la personalidad que siempre marcó a Trujillo, y que siempre alimentaban sus mas cercanos adláteres.

Este comportamiento del “Jefe”, se inscribe dentro de lo que en Psiquiatría se conoce como trastorno de la personalidad, y que según el Dr. José Miguel Gómez Montero, en su obra “Trujillo visto por un psiquiatra”-(pag.131), nos dice que: El “yo” de Rafael Trujillo, era un yo híperinflado, que le producía una percepción exagerada de su importancia, de esa necesidad de aprobación y reconocimiento.”

Por fortuna, el Nobel de la Paz del 1936, se le otorgó al Diplomático y Jurista Argentino Carlos Saavedra, propulsor el 12 de Junio de 1935 del Pacto antibélico Saavedra Lamas, rubricado por más de 20 naciones, dando término a la guerra del Chaco, entre Paraguay y Bolivia.

El 8 de octubre de 1937 (dos años después de la firma del tratado “TRULILLO- VINCENT”), Trujillo ordenó la masacre de la población de origen haitiano que residía en la frontera del territorio dominicano, hecho que sacudió estrepitosamente la base de su régimen, y que aún permanece, como una mancha indeleble.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

Andy Dahuajre

Lo que sé del PRD. Por Homero Luciano

Yo sé, que con la última fisura del PRD, mucha gente pensó que este partido había cumplido su ciclo vital. Se atrevieron a decretar que la luz del Jacho se extinguía, para dar paso a la eterna penumbra. Se equivocaron, vive el PRD!

Yo sé, cuáles fueron los problemas internos que dieron al traste con la salida de liderazgos importantes, y de otras tantas causas que terminaron desgastando al partido, que en su haber tiene el mérito de consolidar la democracia en la República Dominicana.

Se además, que muchos factores estuvieron presentes para que el PRD se resquebrajara. No lo lograron!

Sabíamos por qué un pacto con el PLD. Logramos dar el paso atrás para lograr su impulso y permanencia. En esa pausa, trillamos un nuevo camino para alcanzar el poder. ¡Esa es la meta!

Estábamos contestes, que el liderazgo que se marchó, se había apropiado del partido hasta llevarlo a la peor de sus crisis. El tiempo nos dio la razón!

Yo sé lo que dijo Neruda de aquellos que usurparon: ”Pero a los bárbaros se les caían de la tierra de las barbas, de las herraduras, como piedrecitas, las palabras luminosas que se quedaron aquí resplandecientes… el idioma. Salimos perdiendo… Salimos ganando… Se llevaron el oro y nos dejaron el oro… Se lo llevaron todo y nos dejaron todo”…

¡Nos dejaron el himno, el jacho y la blanca bandera!. Y la memoria histórica de Pena Gómez.

Aún sabemos que los desertores, permanecen en su “moderna casa” en primera fila, a sabiendas que les llegó la hora, sino de retirarse de la política, al menos de hacerse a un lado para el relevo de la generación siguiente. ¡Qué ironía!

Sé que en el PRD, algunos hegemones de antaño, se resistieron al retiro honroso, resistencia que tenía como único objetivo dejar sembrada en el liderazgo emergente, la semilla de la confrontación, que en definitiva son los mismos métodos que están empleando en su “nueva” casa. ¡Cerraaaaadaassssss!

Ciertamente sé, que hoy el PRD, ha logrado recomponerse con inusitado acierto, bajo la dirección del Ing. Miguel Vargas Maldonado.

Yo sé, que el proceso de fortalecimiento con la campaña de puertas abiertas, y el trabajo de reorganización que se lleva a cabo en todos los niveles, proyectan al partido blanco, como la tercera fuerza política de caras a las elecciones del 2020. ¡Esto es lo que se ve en el PRD!.-

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

Facebook

Twitter #Dominicanos

Advertisement

Trending