Connect with us

Martinez Moya

La inmigración: ¿somos especiales?. Por Pavel Isa Contreras   |

Los primeros resultados de la Encuesta Nacional de Inmigrantes de 2017 (ENI 2017) empezaron a proveer información veraz y actualizada sobre el tema y a derrumbar mitos sobre la cuestión de la inmigración haitiana en el país. La evidencia pura y dura es indispensable para articular políticas efectivas y las de inmigración no son la excepción.

Derrumbando un mito

El mito más notable que derrumbó fue el de la “invasión haitiana”. Aunque, como era esperable, la inmigración creció, no lo hizo a borbotones. Entre 2012 y 2017, el número estimado de inmigrantes creció en algo más de 46 mil personas. El número de inmigrantes que nació en Haití creció en 40 mil, y el de los que nacieron en Venezuela en más de 22 mil. El número de los que nacieron en otros países como Estados Unidos, Cuba, Puerto Rico y varios países de Europa Occidental se redujo.

La evidencia disponible respecto a la metodología usada apunta a que se trata de una encuesta bien hecha, nunca infalible, pero con altos estándares de calidad. Esta es la segunda vez que se hace en el país, en el mundo hay una dilatada experiencia en hacer este tipo de encuestas, y ambas cosas nutrieron el esfuerzo desplegado en la ENI 2017. Allí no ha habido improvisación.

De hecho, en la Encuesta Nacional de Hogares de Propósitos Múltiples (ENHOGAR) de 2015, un valioso módulo recogió información de la población migrante. Si bien no estimó el total porque eso requería una encuesta especial, proveyó información valiosa sobre el tiempo de residencia en el país (casi la mitad con 10 años o más, lo que refuerza la idea de que en años recientes no ha habido un desborde), la edad, el sexo y el país de origen. De tal forma que la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) no es novata en estos asuntos.

Desinformación, desconfianza y prejuicio

Desafortunadamente, la desinformación, la desconfianza y el prejuicio son generalizados. Por una parte, hay una idea propagada, la cual no tiene sustento alguno, de que en el país hay un millón o más de inmigrantes haitianos. Lastimosamente, esta cifra inventada fue incluso usada por el Presidente de la República en un momento políticamente conveniente. Por otra parte, hay un rechazo prejuiciado y muchas veces racista a la inmigración haitiana, el cual alimenta la estridencia y se nutre de la desinformación. Este rechazo se diferencia, sin embargo, de la preocupación muy legítima por una percibida falta de controles migratorios adecuados en la frontera.

Además, con frecuencia, las cifras que ofrece el Estado no tienen suficiente credibilidad, apoyado a veces por la disociación entre las percepciones y los resultados de los instrumentos, y otras veces porque se aprecia el abuso de ellas con fines políticos. Todo lo anterior ha alimentado una crítica insustancial a los resultados de la encuesta.

No hay desborde, pero siguen siendo muchos

Sin embargo, haber encontrado que, en los últimos cinco años, la inmigración no se ha desbordado está muy lejos de significar que ésta no sea un problema. Por una parte, la encuesta estimó que en el país residen unos 571 mil inmigrantes, lo cual representa el 5.6% de la población total. Esos son números significativos. De hecho, según datos de las Naciones Unidas, los y las inmigrantes representan el 3.3% de la población mundial. Esto quiere decir que, como porcentaje de su población, la República Dominicana tiene más inmigrantes que el promedio de países en el mundo. Eso constituye un desafío significativo.

Vale indicar que el mismo informe de Naciones Unidas indica que hay 1.3 millones de dominicanos y dominicanas viviendo en otros países. Esto equivale cerca de 11% de la población total del país y significa que expulsamos más personas de las que atraemos.

Por otra parte, de los resultados de la ENI 2017 y del Plan Nacional de Regularización de Extranjeros se infiere que, a pesar del esfuerzo de regularización, todavía en el país habría algo más de 200 mil extranjeros en situación irregular. El tráfico de personas, la extorsión y el abuso laboral tenían amplio margen de maniobra.

La República Dominicana no es caso especial

Pero hay otros mitos y medias verdades que derribar. Uno de ellos es que el fenómeno de la inmigración es único en el país porque recibimos inmigrantes de un país que está entre los más pobres del mundo, que nuestra propia pobreza nos coloca en una situación de excepcional vulnerabilidad, y que eso difiere de lo que sucede en el resto del mundo, donde la migración se da principalmente hacia los países ricos, con mayor capacidad de acogida. Esta idea sirve para apoyar la propuesta de que a la inmigración haitiana hay que responder cerrando la frontera y hasta construyendo un muro.

La verdad es que no somos únicos. Los fenómenos migratorios son globales, y aunque los flujos internacionales desde países pobres a países ricos explican una parte importante de la migración mundial, aquellos que se dan entre países en desarrollo también lo son. De hecho, casi un 40% del total de migrantes en el mundo vive en un país de ingreso medio como el nuestro o en un país de ingreso bajo. En el caso de la emigración africana, la que ocurre desde un país africano a otro es tan grande como la que ocurre hacia fuera del continente. En Europa y Asia, la emigración desde un país a otro dentro del mismo continente es mayor que la que se da hacia afuera de éste. En contraste, en América Latina, la mayor parte de la emigración es hacia fuera de la región.

Lo anterior no desmiente que los países más ricos son importantes receptores de migración. En Estados Unidos, la población nacida en otro país es más del 14% de la población, en Francia 11%, en Alemania 15%, en Reino Unido 13%, en España casi 10%, y en Suiza el 28%. Son números bastante superiores a la media mundial (3.3%) y a las cifras observadas en la República Dominicana (5.6%).

América Latina y el Caribe

Pero también en países de América Latina hay flujos importantes que se originan en otros países de la misma región. En Costa Rica, con un PIB per cápita no muy alejado del nuestro, la población inmigrante representa casi el 9% de la total, en su mayoría nicaragüenses. Esta también es una cifra muy superior a la nuestra. En Argentina representa el 4.6%, en donde bolivianos y paraguayos seguramente tienen un peso importante, y en Chile un 5.5%.

En varios países y territorios del Caribe, la población inmigrante tiene un peso enorme. Aunque algunos de ellos tienen un PIB per cápita más elevado que el nuestro, en otros es bastante menor. En Aruba, donde vive un importante número de personas nacidas en la República Dominicana, el 35% de la población nació en otro país. En Antigua & Barbuda es el 31%, en Curazao es el 23%, en Barbados es más de 17%, en Saint Kitts & Nevis es 10%, y en Dominica 9%.

África

Países muy pobres de África también son importantes receptores de migrantes de países vecinos. En Costa de Marfil, con un PIB per cápita de menos de un cuarto del nuestro, la población migrante equivale al 12% de la población total. Sus migrantes llegan principalmente de Burkina Faso y Mali. En Burkina Faso, con un 11% del ingreso per cápita del de República Dominicana, los migrantes representan el 4% de la población, y en la República del Congo, con un 40% de nuestro ingreso por persona, representan casi el 10%, y llegaron principalmente de Angola, Rwanda y la República Centroafricana.

Todo lo anterior indica que en materia de inmigración no somos especiales, y que no nos pasa algo particular como país. Por ello, en vez de victimizarnos, debemos reconocer que estamos obligados a enfrentar el mismo reto que tienen muchos otros países en el mundo.

El éxito en esa misión depende de si lo hacemos con datos de calidad en mano, con humanidad y racionalidad, buscando bienestar de largo plazo, y sin histeria ni alimentados por motivos políticos viles.

Use Facebook to Comment on this Post

Advertisement

Martinez Moya

“El doctor, el profesor, el líder y el ingeniero”


Por: Pedro René Almonte Mejía

Mis años de infancia estuvieron plagados de días de libertad, donde mis amigos y yo podíamos disfrutar de las calles plenamente, en las que practicábamos unos juegos heredados y bastante pintorescos que hoy son verdaderos ausentes. La “vitilla” y la “plaquita” eran el pan de cada sábado y domingo después de comida. Con eso nos criamos mis amigos y yo; también mientras crecíamos y obteniendo conciencia de lo que se movía en nuestro país, empezamos a escuchar epítetos como el Doctor, el Profesor y el Gran Líder de masas.

Todavía al día de hoy cuando nos referimos al “Doctor”, toda persona de mi edad para arriba y tal vez algunos más jóvenes, saben que estamos hablando de Joaquín Balaguer. Presidente de la República Dominicana en los periodos 1960 -1962, 1966-1978 (los doce años) y 1986- 1996. Bien conocido por sus dotes intelectuales, los cuales mezclaba con una retórica que impresionaba en cada discurso y en cada campaña electoral .Caracterizado por un hermetismo poco comparable y por su mano dura y represión en algún momento (los doce años). Gobernó éste país siendo el promotor de la mayoría de las obras de infraestructura que hoy todavía podemos ver. Fue presidente tanto como quiso, como si de un predestinado se tratara, hasta tal punto que casi muriéndose y sin fuerzas fue candidato presidencial y fue la llave que le abrió las puertas del poder al PLD.

Cuando escuchamos decir el “Profesor”, bien sabemos que se trata de Juan Bosch, el más grande ideólogo político del siglo XX dominicano y quién sabe si más allá; creador y fundador de instituciones, tales como: El Partido Revolucionario Dominicano (PRD) en 1939; y el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) en 1973. Caracterizado por su oposición férrea a la dictadura trujillista desde el exilio por más de 26 años. Tras el derrocamiento del tirano, fue electo presidente por mayoría absoluta, pero la alegría duro muy poco, tan solo algo más de 7 meses, puesto que fue derrocado por las fuerzas conservadoras , que todavía tenían mucho poder tras el Trujillato, más una “ayudita Yankee”. Bosch, considerado como uno de los escritores latinoamericanos más preclaros de su época y elogiado por muchos, incluyendo a Gabriel García Márquez (El Gabo), no pudo por si mismo convertir sus ideas en hechos , pero sus ideas transcendieron y algunos de sus discípulos pudieron al menos llegar al poder. Hay quienes entienden que sus postulados fueron tergiversados una vez llegaron al poder. Bosch funda el PLD, como consecuencia de ciertas diferencias con el “gran líder de masas” lo que da pie a la primera división de varias que ha tenido el PRD en toda su historia.

Cuando se escucha decir “el gran líder de masas” se está hablando de Jose Francisco Peña Gómez, el gran líder del PRD post-Bosch. Peña fue el artificie de que hombres como Antonio Guzmán y Salvador Jorge Blanco llegaran a la presidencia de la República, aunque teniendo él (Peña), condiciones sobradas para ostentar esa posición, nunca pudo llegar, y parece mentira que un líder de tal calado nunca pudo llegar a Presidente de la República, tal vez porque en su camino se encontró con ciertas condiciones que no lo permitieron, una de ellas se llamaba Joaquín Balaguer. Aunque fue Alcalde de Santo Domingo 1982-1986, y rozó la presidencia 1996, Balaguer se encargó de cerrarle el paso. Posteriormente en el año 2000 el PRD pudo cosechar una victoria, pero es cuando los aprestos reeleccionistas del presidente de turno provocan una nueva división. Hatuey Decamps abandona el PRD, forma tienda aparte. Y la figura del “Ingeniero” comienza a tomar fuerza.

El “Ingeniero”. Ya ese calificativo lo escuchaba siendo adulto; forma parte de los tiempos modernos, y cualquiera sabe que se está hablando de Miguel Vargas. Por suerte es ingeniero, porque ha tenido que hacer una reingeniería en su partido, ingeniársela de manera magistral para seguir construyendo un PRD, que desde su génesis trae consigo el germen secesionista. Pero él (Miguel) ha conseguido con su capacidad de trabajo, sortear las crisis e inclusive pactar de manera genial con Danilo Medina y lograr un crecimiento del PRD, pero un crecimiento sin las raíces de división de antaño. Actualmente el ingeniero está llevando a cabo la más grande apertura del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) hacia la sociedad dominicana, por lo que cada semana se juramentan e ingresan a las filas del PRD miles de personas a nivel nacional.

El Ingeniero Miguel Vargas, miembro del PRD desde los años 70´, donde ha ocupado diferentes posiciones orgánicas, hasta que desde el 2009 es su Presidente. También ha sido funcionario del ejecutivo como director de la CAASD, secretario de obras públicas y actual canciller de la República, haciendo un trabajo encomiable y entregado a rendir los mejores resultados para la República Dominicana, usando las relaciones que ha cultivado todos estos años en la socialdemocracia (Internacional Socialista), fungiendo actualmente como su presidente para América Latina y el Caribe, y su vicepresidente a nivel mundial. Miguel Vargas al igual que Danilo Medina tiene ya sus páginas escritas en el libro de la historia dominicana, por ser quienes promovieron y lograron establecer relaciones diplomáticas con China. Un palo por los 411 sin duda alguna; ya se está demostrando por qué unos años atrás lo bautizaron como el “MVP” (Most Valuable Player) (Miguel Vargas Presidente) por lo cual no se puede descartar a Miguel como el candidato Presidencial de consenso que pueda traer serenidad entre “Leonelistas” y “Danilistas”. Desde el PLD me dirán que estoy loco, pero ya hay un precedente desde el “frente patriótico” donde Balaguer apoyó al PLD y no al PRSC…

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

Martinez Moya

Miguel Vargas, reconocido por su pueblo. Por Fernando Peña

Figura entre los líderes mejor valorado de los principales partidos.

Lo que está sucediendo con el presidente del Partido Revolucionario Dominicano, Miguel Vargas Maldonado, que resurge entre las figuras políticas mejor valoradas, según “Métricas del Éxito”, publicada por un diario de circulación nacional, no es casual.
Esa es una respuesta a su perseverancia, a saber, como líder político, identificar y traducir en una propuesta de cambio político el accionar de su partido, PRD, y desde la concertación, unidad y cambio, proclamar propuesta que tocan el sentimiento de descontento y malestar de una parte de la población.
Miguel Vargas recibió, desde 2004, una embestida de su propio compañero de partido, hoy en el PRM, que sin lugar a dudas lo colocaron en uno de los políticos dominicanos más difamado, vilipendiado y desacreditado.
Sus enconados adversarios y enemigos políticos del propio PRD, ante sus triunfos innegable, prefirieron el camino de la injuria, los denuestos y la calumnia y división del PRD, antes que reconocer el nuevo liderazgo de Miguel Vargas que surgía con fuerza en el partido blanco y el país.
Hoy Miguel recupera su popularidad, y aparece en una encuesta del Periódico Listín Diario, como el Sexto político mejor valorado para las elecciones del 2020.
El tiempo es el mejor aliado, la verdad flota como el corcho y se encarga de poner todo en su lugar.
Es un reconocimiento del pueblo dominicano y de los perredeistas a la perseverancia, la ecuanimidad, y sobre todo a esa actitud de respeto que tiene el nuevo líder del PRD, Miguel Vargas, al tratar a sus amigos, a sus compañeros e incluso hasta a sus más enconados adversarios.
Miguel Vargas demuestra que su liderazgo político esta engarzado en las virtudes, que se fortalece el buen obrar del hombre y se potencia la voluntad, la perseverancia, el entendimiento y la praxis correcta a favor del desarrollo y bienestar social de los dominicanos.
Desde el liderazgo político, desde su posición como Canciller de la Republica Dominicana, Miguel Vargas, en la realidad actual, ha estado alejado de las denuncias de corrupciones, mañas y manías políticas, demagogias, egocentrismos, su norte ha sido el trabajo por el país, apegado a los planes de desarrollo social, político y económico diseñado por el presidente Danilo Medina.
Miguel Vargas está consciente de que un verdadero líder es quien se esfuerza día a día por hacer bien lo ordinario, el que se esfuerza por desarrollar de un modo pleno el tener, ser y trascender; él, Miguel Vargas, el hombre, el líder que cruza la orilla para encontrarse con el otro, para ponerse a su servicio, a favor de la persona humana, mas no el que se queda a medio camino o en la simple intención en su afán de servir.
Ese es su secreto y su gran virtud que lo catapulta a la preferencia electoral y política de los dominicanos.
Su primera obligación es promover los intereses nacionales. Ese es su punto de partida…El sabe que esa es su obligación, mínima e ineludible.
Él cómo político y líder es positivo, eso también es necesario…
Miguel Vargas es inspiración y ejemplo para los perredeistas y los jóvenes dominicanos, su hoja de vida inspira a hacer que otros hagan voluntariamente lo que en su ausencia solo harían por la fuerza, la amenaza, el chantaje o la necesidad.
La materia prima de su liderazgo no es el poder formal, sino la capacidad para inspirar a otros; por ello logra cambios y acciones por medio del ejemplo no de las órdenes. Por ello, su liderazgo unifica, no es de coerción ni de división.
Es ese el líder político que necesita la sociedad dominicana, forjado en valores, conocimiento y carácter.
Miguel Vargas es la llama de una antorcha, la del jacho prendió, que servir no solo para incinerar lo malo del pasado, sino, sobre todo, para iluminar el camino y hacer que brille la esperanza….
El autor es periodista

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

Facebook

Twitter #Dominicanos

Advertisement

Trending