Connect with us

Andy Dahuajre

China y República Dominicana con los pies sobre la tierra. Por Pavel Isa Contreras

El establecimiento de relaciones diplomáticas entre China y la República Dominicana ha sido recibido con entusiasmo principalmente porque se considera que abre numerosas oportunidades económicas para el país.

El entusiasmo es entendible. Sin embargo, no debe haber espacios para expectativas desmedidas y los riesgos más obvios no deben ser ignorados. Por fortuna, no estamos partiendo de cero: hay varios países de la región con relaciones políticas y económicas con China desde hace una década o más, cuya experiencia hay que conocer. En general, los resultados económicos no han sido extraordinarios. Pero, para ser justos, no se debe pretender que las relaciones económicas con China constituyan un golpe de timón económico o incluso que todas las oportunidades que pueda ofrecer sean aprovechadas.

Después de todo, y aunque sea muy obvio, los problemas estructurales de nuestra economía, las desiguales relaciones de poder que prevalecen y las inequitativas instituciones que nos damos no desparecerán porque encontremos un nuevo socio económico, por más grande e influyente que sea.

La aproximación estándar a las relaciones económicas entre países presta atención prioritaria a dos áreas: el comercio, incluyendo el turismo, y las inversiones. En el caso que nos ocupa, las preguntas inmediatas son: ¿Cuál es el potencial de la relación con China? ¿Cuáles son las oportunidades? ¿Y los riesgos?

Comercio: ¿pocas oportunidades y muchos riesgos?

La República Dominicana y China comercian desde hace años, sin que haya habido relaciones políticas que les sirvan de marco. El establecimiento de éstas, en sí mismo, no suponen un impulso directo al comercio porque los términos de las relaciones comerciales no han cambiado. Sin embargo, por un lado, bajo el amparo de relaciones diplomáticas se puede abrir un espacio para negociar un acuerdo comercial que influya sobre los montos y la composición del comercio. Por otro lado, las relaciones políticas respaldan inversiones y éstas pueden venir aparejadas de flujos de comercio.

Un primer paso para aproximarse a las potencialidades de las exportaciones hacia el mercado chino es identificar qué es lo que ese país está importando y exportando, cuáles productos son los que registran un crecimiento más veloz de las importaciones y compararlos con lo que el país exporta.

De los 20 principales grupos de productos que China importa, sólo cuatro aparecen en la lista de principales que exportamos: artefactos eléctricos, dispositivos médicos, manufacturas de plástico y piedras y metales preciosos. Pero, los productos específicos que China importa de esos tres grupos son distintos de los que exportamos. En el caso de artefactos eléctricos, importa principalmente circuitos integrados y microestructuras electrónicas, que usa para ensamblar productos electrónicos. En dispositivos médicos, pasa lo mismo: importa componentes sofisticados. En plásticos, importa insumos en sus formas primarias mientras que lo que exportamos son productos plásticos terminados, como envases para alimentos y otros. Y en metales y piedras preciosas, no importa oro, que es lo que exportamos, sino diamantes, platino y plata.

Cuando se consideran los diez grupos de productos en los que China registra un crecimiento más intenso de sus importaciones entre 2013 y 2017, apenas uno coincide con los diez productos de exportación más importantes del país: calzados y sus partes. Pero resulta que China también es un importante exportador de calzados, lo que podría suponer que entrar en ese mercado con ese tipo de producto es difícil.

No obstante, hay que reconocer que, siendo el mercado chino tan grande, no hay que aspirar a exportar lo que más importan. Para una economía tan pequeña como la nuestra, lograr colocar con éxito algunos productos con un peso y un dinamismo intermedio o hasta bajo podría ser significativo.

Exportaciones agropecuarias y agroindustriales

Algunos ven oportunidades en la exportación de productos agropecuarios y agroindustriales. La tierra y el clima dan ventajas al país en este tipo de actividades. Pero, en el caso de los productos frescos, esas ventajas sólo son aprovechables en la medida en que logremos controles sanitarios rigurosos. En esa materia, nuestro historial está lejos de ser impecable.

Sin embargo, hay que advertir de varios factores en contra. Primero, por ser perecederos, el costo y los riesgos en el transporte son mayores. Segundo, es muy probable que haya una intensa competencia de países con similares o mejores condiciones que el nuestro y más cercanos a China. Tercero, la experiencia costarricense con sus exportaciones de piña indica que el proceso de obtención de permisos sanitarios en China es largo y difícil. Se conoce que la burocracia china es dilatada y usa activamente barreras no arancelarias (p. e. permisos y requisitos) para regular las importaciones.

La competencia de las importaciones

Desde el punto de vista de las importaciones desde China, si se liberaliza el comercio, una parte importante de la producción industrial local puede ser desplazada. Las actividades potencialmente vulnerables podrían representar más del 40% de la producción manufacturera local total. Ejemplos de ellas podrían ser la fabricación de sustancias y productos químicos, de metales comunes, de productos de plástico y caucho, y la elaboración de confecciones textiles y productos de cuero y calzado.

Aunque lo anterior no dibuja un panorama alentador, la mejor lectura es que hay que medir bien las potencialidades y los riesgos y actuar estratégicamente. Esperar no es una opción porque nada cambiará ni se aprovecharán las oportunidades que puedan existir. Pero tampoco lo es aceptar, por ejemplo, un acuerdo comercial como los que hemos firmado antes, que liberaliza todas o casi todas las importaciones de bienes.

En este punto, hay dos cosas que deben considerarse seriamente. Primero, la posibilidad de lograr un acuerdo comercial con China que reduzca barreras críticas para exportaciones dominicanas con potencial en ese mercado (incluyendo barreras no arancelarias) y que no exponga en demasía a la industria local. Se puede seguir el ejemplo de Costa Rica, país que firmó un tratado de libre comercio con China en el que más de 30% de los productos quedaron reservados, esto es, no sujetos a libre comercio.

Segundo, China y sus empresas son las más demandadas en el mundo por prácticas comerciales desleales como subsidios y dumping. Por ello, cualquier acuerdo requeriría reforzar las provisiones en esa materia y fortalecer las capacidades nacionales de defensa comercial.

Inversiones

Lo más prometedor de las relaciones económicas con China son las inversiones que puedan hacer empresas de ese país acá. Pero para que tengan un impacto importante en el bienestar, hay que tener una visión clara del tipo de inversiones que son deseables y, a la vez, posibles.

Lo deseable es que las inversiones sean nuevas (greenfield) y no la compra de empresas existentes (brownfield), que generen muchos empleos, que al menos una parte de ellos tengan vocación de transformarse hacia unos de más calidad, demandando más calificación y que generen divisas a través de la exportación.

La factibilidad (lo posible) tiene que ver con que las inversiones tengan sentido para las empresas chinas, lo cual puede depender de los costos que prevalezcan, la ubicación y las facilidades logísticas, las capacidades laborales y el acceso a un mercado objetivo como el de Estados Unidos. Una o varias de esas ventajas pueden animar a empresas chinas a invertir en operaciones complementarias en territorio dominicano para, por ejemplo, procesar insumos fabricados en China, empacar y distribuir.

Por eso la pregunta relevante es si alguna o varias de esas ventajas puede compensar la desventaja de la distancia y el costo de transporte entre China y el Caribe. La respuesta no es obvia y depende del producto y de la naturaleza del proceso requerido. Por ejemplo, mientras más valor agregado tengan los insumos, menor es el costo de transporte por dólar transportado.

Turismo

Como ya se ha dicho, morder una fracción del turismo chino sería de mucho provecho. Pero la tarea es difícil, tal como lo demuestra la experiencia de Cuba, con muchos años de estrechas relaciones políticas y económicas con China. Primero, la distancia entre Asia y el Caribe es grande y el número de horas de vuelo muy alto. Eso desincentiva la visita al Caribe. Segundo, los destinos de playas tropicales no son precisamente los preferidos del turismo chino. Pero, además, en Asia y el Pacífico abundan esos destinos, a una distancia mucho menor que el Caribe.

Sin embargo, para el turista chino, la experiencia es más importante que el costo y su capacidad de gasto es mayor que el turista no chino. Esto puede abrir una ventana de oportunidad y, si se le saca provecho, podría contribuir a cambiar el perfil del turismo en el país y a acrecentar el gasto por turista por día. Además, prefieren paquetes turísticos antes que turismo independiente, una modalidad en la que tenemos amplia experiencia.

Todo lo anterior debe ayudar a poner los pies sobre la tierra, y hacer evidente que sacarle provecho económico a la relación con China será una tarea difícil que requerirá inteligencia, hilo fino y determinación.

Use Facebook to Comment on this Post

Advertisement

Andy Dahuajre

Los 35 millones de Fidel. Por Teodoro Ruiz Williams

El diputado frenteamplista-perremeista Fidel Santana ha denunciado que en el congreso nacional se estarían ofreciendo hasta treinta y cinco millones de pesos (RD$35,000,000) a los diputados que asuman el respaldo de una nueva modificación constitucional donde se elimine el párrafo transitorio que “inhabilita” la posibilidad de que el actual presidente de la república, Danilo Medina Sánchez, pueda postular y someterse al escrutinio popular en la venideras elecciones del próximo año 2020.
Sin lugar a dudas, se trata de una aseveración bastante “seria” que ha llamado la atención de la sociedad política, y no política, toda vez que la misma, además, imputa el “hecho” denunciado al entorno presidencial por supuestos aprestos “reeleccionistas”.
Fidel Santana fundamenta su estrambótica denuncia en que “es un secreto a voces”, en los pasillos del congreso, donde la “oferta” ya habría ganado adeptos para completar el “numero” de diputados necesarios para producir el cambio y extirpar de la constitución el “revolucionario transitorio” que con tanto ahínco defiende el representante frenteamplista-perremeista.
Cuanto honor a la ignorancia!!!
Qué pena que sea Fidel quien se torne como vocero de lo más rancio de la derecha radical dominicana.
Fidel sabe más que nadie, más que ningún otro “izquierdista”, de lo encarnizada que es la lucha por el poder; de lo cruento que resulta el enfrentamiento entre lo nuevo y lo viejo, de lo difícil del empoderamiento dialectico.
Fidel está en el poder, es parte del poder y desde el poder se “saben” muchas cosas que en las reuniones de “análisis y estudios” que realizan los grupos izquierdistas ni se imaginan.
Fidel, quizás sin darse cuenta, está siendo utilizado por los sectores más perversos y antirevolucionarios de la rancia derecha dominicana.
Lo invitan a reuniones donde le “dejan caer ciertos temas e informaciones”, para que él, en su desbordado protagonismo de “rebeldía revolucionaria”, se atreva a “denunciarlos”, dando muestras de guapeza y disposición al martirologio.
Digo que “quizás sin darse cuenta” porque conozco a Fidel, por lo menos eso creo. Conozco su historia, su impronta, su rebeldía y su vocación a servir a los más carenciados; es un firme promotor del advenimiento de un nuevo orden social y político más humano.
Su vida está llena de sacrificios, de momentos heroicos, admirado por muchos que hoy comienzan a cuestionarse; a sopesar los errores concatenados del presente, desvaríos sin razón que confunden la admiración, proyectada en el tiempo.
El poder es peligroso, absorbe la conciencia y obnubila la razón; es corruptor silente, silencioso, perspicaz!
De todos los gobiernos que ha tenido la república dominicana, desde su nacimiento en 1844, el de Danilo Medina es el que más a aportado a la democracia y el que más se ha identificado con los sectores populares, con los desposeídos, los campesinos y agricultores, con los estudiantes, con la familia, como núcleo fundamental de la sociedad, con la salud, la vivienda y la alimentación.
Danilo ha sido por mucho el presidente más sacrificado, se ha confinado a los problemas nacionales; su concentración en el campo, en la escuela y en la salud, habla de un hombre con vocación de servicios que no ha usado el poder presidencial para lucrarse ni viajar por el mundo a expensas del erario público.
Ha sido en sus gestiones de gobierno cuando más espacios de poder han alcanzado los sectores progresistas, digamos que no los ha encumbrado él, pero ha sido en su tiempo cuando más apertura y participación se ha logrado.
Danilo Medina, corre con la gloria de gestionar un gobierno colocado en el “justo medio”, como dijera Marcos Tulio Ciceron, Emperador Romano anterior a Cristo que dio paso al “homo novus”, expresión latina que significa “nuevo hombre”, término que era utilizado en la Roma antigua para designar a los hombres que eran los primeros dentro de su linaje familiar en servir al pueblo con el apoyo del Senado romano o, más explícitamente, en ser elegidos como cónsules (lideres) lideres que ascendían a la vida pública para el desempeño de una alta oficina mediante un ascenso sin precedentes.
La historia reserva al presidente Medina algo más que diatribas y denuncias peregrinas infundadas. Su legado va mas allá de las menudencias carroñeras de los sin nombre y sin rostros que utilizan a tribunos confundidos, desconocedores del poder, neófitos de la prudencia, hostigadores sempiternos.
Carlos Marx, fundamentado en las teorías de Hegel, sentenció que la historia ha de repetirse dos veces: “una vez como tragedia y otra como farsa”.
Cuanta certeza tuvo el filosofo Alemán, al referirse en estos términos a los que sufren la tragedia de desconocer de la historia y vivir en la farsa ignorancia del presente.
Danilo es un político de los pies a la cabeza, ha valorado más que nadie las ideas progresistas y revolucionarias, las ha puesto en práctica en muchas de sus realizaciones desde el poder; y aun así los “revolucionarios de izquierda” se hacen de la vista gorda. Danilo les ha abierto los caminos y aun así, transitan en contrario, en franca negación a sus postulados, a las ideas que profesan y a sus discursos de antaño. Bla, bla, bla, bla.
No se dan por enterados de las amplias simpatías ganadas en el seno de la sociedad, de las adhesiones multitudinarias insoslayables de que goza el mandatario más querido de todos los tiempos republicanos.
Danilo Medina es por mucho, más que el blanco de los dardos envenenados de opositores de siempre y los de nuevo cuño, es el representante del pueblo con mayor arraigo en la historia contemporánea, es la negación de la traición, el redentor de la idea Duartiana-Boschista, y de la dignidad patriótica nacional.
El pueblo, junto a su presidente, sabrá vencer todos los obstáculo y los conciliábulos traidores, acuñados desde dentro y desde fuera; los derrotará en nuevas contiendas por venir y como a Catilina, derrotado nuevamente por Cicerón en las elecciones consulares de octubre del 63 a. C., y que intentando encabezar un golpe de Estado contra el gobernante fue merecedor de esta exclamación, esbozada por Ciceron e inmortalizada en el tiempo: Quousque tandem abutere, Catilina, patientia nostra? Y que traducida al español refiere: ¿Hasta cuándo, Catilina, abusarás de nuestra paciencia?
Catilina no pudo sobrevivir al liderazgo de Ciceron, murió queriendo retrotraer el presente a las ignominias del pasado.
Es tiempo de que Fidel se entere que Danilo Medina ha roto, como Ciceron, con las ataduras del pasado, que su praxis política, la de Danilo, niega la herencia maldita del balaguerato que suprimió las vidas de valerosos jóvenes revolucionarios y contestatarios; que niega también la práctica de prometer para no cumplir, Danilo aquilata la palabra, le da fuerza a la verdad, proyectándose como el más exitoso representante del pueblo dominicano.
Y que, para derrotar a Danilo, hace falta más que mentiras y denuncias infundadas.

T.R. Williams

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

Andy Dahuajre

Tan Ricos y Tan Pobre. Por Lucia Navarro

Contra viento y marea y la oposición de medio mundo, Nicolás Maduro inició un nuevo período como Presidente de Venezuela.

No importa que desde la Casa Blanca, la OEA, el Grupo de Lima, la Unión Europea y cientos de miles de venezolanos le hayan dicho que no lo quieren como presidente, Nicolás se aferra a vivir en Miraflores y no tiene intención -por lo menos por ahora- de contratar a un agente de bienes y raíces para que lo ayude a encontrar una nueva casa.

No puedo decir que me sorprende. Después de todo ha podido aplicar bien las teorías Marxista-Leninistas logrando la estrategia de “divide y vencerás”. No importa si estoy o no desacuerdo con su visión de gobierno y de país próspero; lo que si interesa es vercomo la nación se desgarra entre pleitos internos, hiperinflación, una economía estancada y la angustiante huida del país de millones de personas que quizá no tenían en su proyecto de vida convertirse en extranjeros.

Jesus Seguías, Director de la encuestadora Datincorp, me contaba que en Venezuela el poder “es un tema de hechos y no de ilusiones e ideas” y el presidente Maduro ha mostrado que en su país lo tiene y que no existe el vacío de poder. Su poder de coacción es tan grande que a pesar de “guarimbas”, manifestaciones, sanciones internacionales, acusaciones de corrupción, narcotráfico, encarcelamiento de políticos o de los políticos presos, ha sabido mantenerse a flote.

Pareciera increíble que siendo tan rico en petróleo y con muchas personas con un enorme talento, el país este en medio de una enorme pobreza. Venezuela: tan rica y tan pobre, mientras se mecen entre la presión de China, por los enormes compromisos económicos que ha adquirido con ellos y Rusia que se ha convertido en un aliado de Nicolás Maduro en materia armamentista.

Habiendo nacido en la ciudad de Monterrey, en México, en la llamada “capital Industrial del país” aprendí que los ricos con mas éxito son aquellos que negocian aprendiendo a tropezar en el camino y algunas veces hasta perdiendo batallas.

Soy persona de fe pero veo difícil que Venezuela vaya a salir de donde está a menos de que, de manera honesta y sincera, entre el gobierno y los grupos de la oposición se sienten a compartir un café con una arepa y hablen con ganas de entenderse.

A Venezuela lo que menos le hace falta son sectores encaprichados por mandar al hoyo al contrincante, cuando no se tienen objetivos claros y pensando en el bienestar de la mayoría. – Enero, 2019.

Lucia Navarro es la Directora editorial dewww.lucianavarro.com

Además, es una reconocida periodista con una extensa experiencia en medios difusión en los EE.UU., México, América Central y del Sur.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

Facebook

Twitter #Dominicanos

Advertisement

Trending