Connect with us

Migue Guerrero

Miguel Guerrero: “Me apasiona lo que hago”. Por: Arismendy Calderón

Dos libros en proceso. Miguel Guerrero, avezado periodista, investigador histórico y conductor de programas de televisión trabaja en la producción de dos libros para enriquecer su obra literaria.

Miguel Guerrero, quien pondrá en circulación este miércoles 23 de los corrientes su último libro “Vivir en Libertad”, avanza en la producción de otras dos importantes obras, una sobre el desembarco de la expedición de Playa Caracoles que encabezó el fenecido coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó en 1973, y otra en la que el periodista y escritor dará a conocer detalles inéditos de las relaciones de la cúpula de la Iglesia Católica durante la feroz y cruel dictadura que encabezó el sátrapa Rafael Leónidas Trujillo Molina
Guerrero, con 14 obras publicadas, confía “vivir lo suficiente para seguir escribiendo, porque pienso hacerlo mientras fuerzas tenga y Dios me lo permita. Trabajar en un libro te quita tiempo al trabajo, a la familia y, además, tiene un elevado costo económico. Incluso, la puesta en circulación de una obra conlleva muchos gastos. Los autores no podemos vivir del trabajo de nuestros libros, porque los dominicanos hemos perdido el hábito de la lectura y no se cultiva en las escuelas”. Confiesa que “me apasiona lo que hago”. El periodista y escritor. Nombre: Miguel, nació el 29 de septiembre de 1945 en Barahona, R.D.
Es un reputado comunicador, miembro de la Academia Dominicana de la Historia, conductor de programas de televisión y desde 1978 columnista del matutino El Caribe, periódico donde laboró varios años. Guerrero ha publicado 14 libros.
“Vivir en libertad”, la décimo cuarta del autor, será puesta en circulación el miércoles 23 de este mes, a las 6:00 de la tarde, en el auditorio Salomé Ureña del Banco Central de la República. El libro contiene 166 páginas de texto y XXV1 capítulos. Otros libros escritos por Guerrero son “En la Tierra Prometida” y “La Generación de más, (1979); “Enero de 1962: El Despertar Dominicano”, (1988) y “La Lucha Inevitable” y “La Lucha Inevitable, (1990).
Además, “El Rugido del León. Los Excesos del Poder”, (2013): “Los últimos días de la Era de Trujillo (1990): “El Golpe de Estado”, (1990), premio anual de la Unión de Escritores Dominicanos: “La Era del Tirano (1994); “La Ira del Tirano” (1994); “Trujillo y los Héroes de Junio”” (1996); “Al Borde del Caos” (1999), premio nacional de historia y el mejor libro del año de la Feria Nacional del Libro (2000) y “El Mundo que quedó atrás” (2002) y “Tocando Fondo: La crisis dominicana de (2003-2006): “La Herencia Trágica del Populismo” (20012).
Gran desafío. “Esta sociedad requiere de una reflexión profunda, que sus líderes, en la política, en la religión, en los negocios y en la sociedad civil echen a un lado intereses y prejuicios para encontrar con buenos modales las salidas que los problemas demandan. Una agenda sin condiciones, sin vencidos y vencedores, porque al final, cuando esto ocurre, de forma rutinaria, la semilla de la confrontación que muchos guardan en sus corazones germina y perdura, y esa no debería ser la causa que nos mueva. Sólo un ambiente de respeto mutuo hará que un día Gobierno y oposición se pongan de acuerdo para adelantar aquellos proyectos con los que usualmente están de acuerdo. En una democracia, el valor de la oposición puede ser tan importante como el del Gobierno. Las elecciones de 2020 brindan otra oportunidad para encarar ese gran desafío”.
Pioneras femeninas. “Tengo bien presente los nombres de Minerva Isa, Milagros Germán, Mireya Castillo y otras de igual talento y dedicación. Puedo darme cuenta perfectamente que la contribución de la calidad y preparación intelectual de muchas que laboran en nuestros diarios, revistas, estaciones de televisión y radio ha sido de importancia enorme y ha ayudado a mejorar el nivel del ejercicio profesional en este país.
Pienso además que el talento de estas mujeres, entre las que hay de mucha experiencia y jóvenes con un gran provenir, ha despertado el orgullo de sus compañeros de trabajo, promoviendo una competencia que ha sido muy útil valerosa para el periodismo. Bastaría con abrir las páginas de cualquier diario o revista del país, para uno encontrar las muestras de esa invalorable contribución al desarrollo de esta profesión y, por ende, al crecimiento de nuestras aún débiles instituciones democráticas. Faltan palabras para describir la importancia de este aporte de las mujeres dominicanas”.

Superar situaciones

Miguel Guerrero aborda el tema político y opina que lo que dominicanos debemos superar es “desechar la creencia, de que la oposición está obligada a estar en contra de todo lo que hace el Gobierno. Eso es una forma miope de ver la política, porque no hay gobiernos democráticos, en un clima como éste, que sean enteramente buenos o enteramente malos”.
Entiende que uno de los desafíos que tiene la democracia dominicana es superar la “brecha social, que es muy ancha todavía”, y el camino más corto, aunque dure veinte años, es través de la educación. Es importante que respaldemos, como sociedad, todo esfuerzo dirigido a reducir la brecha que existe entre la calidad de la enseñanza privada y la calidad de la enseñanza pública”.
Además, Guerrero aspira a que en el país superemos los traumas de procesos electorales, de forma que podamos llegar “a un estadio de desarrollo democrático y que las elecciones nacionales sean una actividad normal en la vida del país, que no produzcan desasosiego, incertidumbre, la paralización de negocios, de inversiones, y todo eso ocurre porque el Estado dominicano sigue siendo el primer empleador. Para mucha gente, incluso con mucho poder económico, no tener un amigo en el Palacio Nacional es una tragedia”.

Use Facebook to Comment on this Post

Advertisement

Migue Guerrero

Entre el mito y la realidad. Por Miguel Guerrero

Sobre la base de mitos se atribuyó a la sociedad comunista un proceso permanente de evolución social que en realidad nunca poseyó. El carácter heroico otorgado a los movimientos marxistas fue por décadas una de las leyendas más propaladas. Sin embargo, el heroísmo y el sacrificio extremo no fueron las notas descollantes en muchos de esos procesos revolucionarios.

La colectivización que provocó más de veinte millones de muertos durante el sangriento mandato de Stalin, fue el paso crucial para la consolidación de la revolución bolchevique y es imposible encontrar en ese proceso negro de la historia soviética algún rasgo de humanidad o algo que la justifique, que no sea la ganancia del poder por parte del tirano y sus colaboradores.

Muchos de esos mitos se han caído por efecto de la realidad. Pero las graves desigualdades sociales que caracterizan la vida moderna los hacen todavía atractivo a los ojos de millones de personas alrededor del mundo. En muchos países de América Latina, si bien en menor intensidad que en el pasado, sigue existiendo la esperanza de un mundo más justo estructurado sobre la base de una mejor distribución de la riqueza en un sistema sujeto al control de la sociedad por una oligarquía política, politburó, que Milovan Djilas, el brillante pensador yugoslavo de la era de Tito, describió como “la nueva clase”.

La revolución castrista, que mantiene aún vivo ese fuego que apenas ya quema, es el ejemplo más patético del fracaso de ese experimento. Al cabo de seis décadas de revolución, los cubanos apenas han conseguido recientemente el derecho a poseer un celular y una computadora. Para protegerlos de la contaminación del cáncer capitalista, el régimen, siempre vigilante, les restringe las llamadas y el acceso al internet. De esta manera, la gerontocracia castrista mantiene intacta la pureza de su revolución.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

Migue Guerrero

Un viejo mito sobre Bosch. Por Miguel Guerrero

La prensa nacional acepta como un hecho uno de los grandes mitos de la política dominicana: la creencia de que el expresidente Juan Bosch fue el fundador de los dos grandes partidos que se han alternado en el poder desde 1996 a la fecha, el Revolucionario (PRD) y el de la Liberación (PLD). En el caso particular del primero el dato, frecuentemente citado en los medios, no se corresponde con la realidad.

Hay toda una historia de teatralidad en relación con la forma en que Bosch alcanzó la cima del PRD. En su libro “Guerra, traición y exilio”, Nicolás Silfa, integrante de la primera misión enviada por el partido al país tras la muerte de Trujillo, sostiene que Bosch tomó el cargo “por su propia cuenta”, proclamándose presidente “a pesar de que el cargo de mayor jerarquía” era el de secretario general, que ostentaba Ángel Miolán, quien así pasó a la segunda posición. Según Silfa, el ascenso de Bosch al cargo “fue a todas luces irregular”, puesto que no se había realizado asamblea, ni se habían enmendado los estatutos con ese propósito.

Miolán tiene otra versión sobre el hecho. En el segundo de una serie de dos artículos publicados en el diario Hoy, el 10 de octubre de 1991, asevera que luego de la gesta del 30 de mayo, el presidente de Costa Rica, José”Pepe” Figueres, convocó a los líderes del PRD y Vanguardia Revolucionara (VRD). Antes de entrar al despacho, Bosch le advirtió que estaban en desventaja, debido a que el otro partido tenía mayor nivel al estar representado por Horacio Julio Ornes y Miguel Ángel Pardo, presidente y secretario general, respectivamente, mientras ellos contaban con el secretario general y él, Bosch, quien fungía entonces como asesor. Miolán cuenta que le respondió diciendo que eso lo arreglaría, haciéndole levantar la mano derecha y juramentándole como presidente, asumiendo la responsabilidad como líder del partido por la decisión. Ninguna de las dos versiones ha sido refutada.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

Facebook

Twitter #Dominicanos

Advertisement

Trending