Connect with us

TECH

Encendiendo las luces de pista ¿Desde el avión?

¿Es posible prender las luces de la pista desde la aeronave? La respuesta es sorprendente… sí es posible.

En los Estados Unidos de Norteamérica, en gran parte de los aeropuertos no controlados, o aquellos aeropuertos que tienen torre de control pero no opera de forma permanente, están equipados por un sistema llamado, Pilot Controlled Lighting (PCL).

El sistema funciona para que el piloto desde la aeronave active las luces de pista ya sea para el despegue o aterrizaje. El PCL tiene como función el ahorro de energía – principalmente en horarios nocturnos- en los aeropuertos y aeródromos, evitando el encendido prolongado de las luces.

  • ¿Cómo Funciona?

El sistema es muy sencillo de operar, el piloto tiene que consultar en las cartas de información aeronáutica si el aeropuerto cuenta con el sistema PCL.

La letra “L” encerrada en un óvalo nos indica que el aeropuerto cuenta con este sistema; si está acompañado de una estrella a lado de la letra “L”, sabremos que el sistema no opera las 24 horas del día (part-time) sino por un periodo determinado o a solicitud.

Una vez que el piloto sabe que el aeropuerto cuenta con el sistema, se sintoniza en el radio transmisor (COMM) la frecuencia CTAF (Common Traffic Advisory Frecuency) o UNICOM del aeropuerto. Posteriormente, se tendrá que pesionar un número determinado de veces el botón boton “push to talk” de comunicación del radio, para que se enciendan las luces.

El radio del avión transmite estas señales a un sistema receptor instalado en el aeropuerto, el cual, capta las pulsaciones realizadas y automáticamente activa el flujo eléctrico de las luces de pista.

Dependiendo el número de veces que sea presionado el botón de comunicación se configurará la intensidad de las luces de pista.

Según el U.S. Terminal Procedures Publication (TPP), para encender las luces en su intensidad máxima se tendrá que presionar el botón de comunicación 7 veces dentro de 5 segundos, para intensidad media 5 veces dentro de 5 segundos y finalmente para intensidad baja, 3 veces dentro de 5 segundos.

Lo anterior puede variar de aeropuerto en aeropuerto, pero por lo general el patrón es el mismo.

La diferencia de intensidades tiene la siguiente lógica, la intensidad alta será seleccionada por el piloto cuando las condiciones meteorológicas estén reducidas o cuando se encuentre en una aproximación y requiera determinar la distancia e identificar visualmente mejor el aeropuerto.

Conforme el piloto se vaya acercando a la pista, tendrá que disminuir la intensidad de las luces para evitar que este se deslumbre, algunos aeropuertos tienen una intensidad considerable. Es importante mencionar que el piloto puede prender las luces de pista a través de este sistema, más no apagarlas. Una vez encendidas las luces un temporizador las apagará aproximadamente 15 minutos después.

El Pilot Controlled Lighting tiene muchos años operando en los Estados Unidos y es una gran herramienta en la industria aeronáutica, generadora de una importante cantidad de energía eléctrica, sin mencionar lo asombroso que puede llegar a ser.

Anécdota: Un ex piloto de American Airlines que actualmente se desempeña como examinador de la Administración Federal de Aviación (FAA), alguna vez mencionó que en los años ochenta se desempeñaba como ingeniero de vuelo de un Boeing 727. En uno de sus vuelos a un aeropuerto no controlado, tanto el capitán como el primer oficial no recordaban el procedimiento para encender las luces de la pista, y les daba “pena” preguntar a través de la frecuencia cómo es que se realizaba este procedimiento tan sencillo. Por lo anterior, se generó una demora de 30 minutos en el aterrizaje.

Hoy en día el actual examinador de la FAA, siempre les pregunta a sus alumnos este procedimiento en sus exámenes.

Use Facebook to Comment on this Post

Advertisement

TECH

Putin admite la posibilidad de desconexión rusa de la red mundial de internet

El presidente ruso, Vladímir Putin, admitió hoy la posibilidad de que su país se desconecte de la red mundial de internet ante eventuales amenazas externas para su seguridad nacional.

“No puedo hablar por nuestros socios o decir qué tienen en mente. Creo que ellos mismos se causarían un gran daño. Se lo pensarán cien veces antes de hacerlo, pero teóricamente es posible. Por eso, nosotros debemos crear tales segmentos que no dependan de nadie”, dijo a la prensa local tras pronunciar el discurso anual sobre el estado de la nación.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

TECH

Optimizan invernaderos con tecnología 4.0

Para optimizar con procesos tecnológicos la producción de hortalizas en huertos familiares, estudiantes de mecatrónica e ingeniería en sistemas computacionales y profesores del cuerpo académico de ingeniería aplicada de la Universidad del Valle de Puebla (UVP), coordinado por el maestro José Rodrigo Cuautle Parodi, realizan un proyecto de cultivo de invernadero hidropónico con procesos automatizados a partir de la tecnología 4.0.

La tecnología 4.0 se traduce como la cuarta revolución industrial que conlleva a la digitalización del sector manufacturero, impulsando la conectividad y el uso de nuevas tecnologías en los diferentes sectores productivos para que se adapten y evolucionen hasta lograr una mayor competitividad.

A partir de esta tecnología, en la UVP han desarrollado un invernadero hidropónico que permite al productor cosechas exitosas y seguras, libres de agroquímicos y en espacios reducidos, gracias al control automático de su operación, basado en sistemas de inteligencia artificial, capaces de controlar y regular factores como la humedad, flujo de riego, temperatura, luminosidad, entre otros aspectos.

“En un futuro vamos a tener deficiencias en el abasto de alimentos, además de que el aumento en la población va a ser exponencial, esto sin dejar de lado que el uso de agroquímicos también representa un problema mayor. Habrá entonces una necesidad de crecimiento en la producción del campo y probablemente no suceda a la par de las necesidades requeridas”, expresó en entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, Eduardo Berra Villaseñor, académico investigador de la Universidad del Valle de Puebla.

Refirió que ante este panorama, la UVP se dio a la tarea de implementar un proyecto que, a partir de una visión multidisciplinaria, representara una opción de aprendizaje para los estudiantes y al mismo tiempo generara una opción viable y económica para fomentar el cultivo en invernaderos, apoyados en tecnología 4.0.

Para lograr su objetivo, desarrollaron un software llamado “Invernadero”, con el que controlan, desde una computadora o a través de un celular con una aplicación, cualquier información que generen los datos de los sensores colocados dentro del invernadero y que permiten monitorear las condiciones y necesidades de las plantas.

“Trabajamos con la red llamada Invernadero, gracias a los sensores tenemos información sobre la humedad, la altura, los niveles barométricos de posibilidades de lluvia y el nivel del tanque de agua con que se riegan los cultivos. Uno de los sensores monitorea la cantidad de luz, así como la cantidad de agua que está fluyendo en el sistema”, detalló Berra Villaseñor.

El académico mencionó que este sistema permite frenar la bomba o activarla para que el agua circule por los cultivos y también emite una alerta si la temperatura se eleva o si hay que regularla.

“Cuando hace mucho calor y hay mucha luz, se activa el riego para que la planta no se estrese con el cambio de condiciones climáticas. También si el nivel de agua llega a cero, automáticamente se abre la llave para que se llene otra vez el tanque de agua y la cosecha está asegurada. Este pequeño sistema permite que el productor o usuario no tenga que estar al pendiente todo el tiempo del cultivo y pueda realizar otras actividades, y si lo descuida, no habría problema porque el sistema controla todo”.

¿Qué se cultiva?

En la UVP, hasta el momento han cultivado lechuga orejona, jitomate y coliflor, lo que les permitió manejar parámetros en la programación de la luz, temperatura y humedad. No obstante, están en constante aprendizaje porque buscan diversificar su producción para enriquecer el sistema.

“Primero ponemos un cultivo de prueba y vamos sacando la información para alimentar la base de datos, a partir de ahí se fijan estándares para un cultivo posterior, es decir, se perfecciona el sistema de inteligencia artificial. De esta forma, cuando al programa se le indica que se cultivarán jitomates, solo busca los parámetros de esta verdura que ya registró y los aplica en un siguiente cultivo para su adecuado desarrollo”.

La inteligencia artificial actuará en este proyecto cuando el sistema detecte los niveles de luz y temperatura y dé sugerencias de lo que requieren las plantas para que tengan un mejor crecimiento. El internet de las cosas convierte así este invernadero en un sistema inteligente.

Colaboración y aprendizaje

La idea de desarrollar este proyecto surgió cuando el biotecnólogo Juan Ramón Torres conversó con el maestro Berra Villaseñor sobre las necesidades que tenía en cuanto al cuidado y manejo de un invernadero, ya que representaba un reto por el tiempo invertido, sobre todo en el riego, además de que las condiciones para su funcionamiento estaban establecidas por el estatus visual que hacía de la planta.

“Conocí al maestro Eduardo Berra en un curso y tuvimos varias ideas en conjunto cuando le comenté que tenía un invernadero y hacía manual el riego”.

La colaboración se concretó después de que se montó el invernadero dentro de la UVP, donde los estudiantes de mecatrónica, Jonathan Álvarez y Edson Aguilar, desarrollaron un sistema de control automático de luminosidad.

“Básicamente es recorrer unas cortinas de forma automática para que regulen la cantidad de luz que ingresa al invernadero, para que las plantas tengan las condiciones óptimas para que crezcan lo mejor posible”, expresó en entrevista Jonathan Álvarez.

Edson Aguilar desarrolló la parte de la conductividad eléctrica de la solución efectiva, es decir, el mecanismo de transporte de agua y nutrientes hacia la planta para que pueda mantenerse de forma adecuada. Asimismo, participa en el diseño de sensores que puedan conectarse con la red wifi y faciliten al usuario la operación del invernadero.

Hasta el momento, el invernadero ya opera con algunos sensores diseñados por un exalumno, Daniel Angoa, quien recicló baterías de cargadores de laptop para crearlos y posteriormente los imprimió en 3D en forma de hojas.

Ángel Ortega de la Luz también participa en este proyecto, él es estudiante de ingeniería en sistemas y su función consiste en desarrollar la aplicación que permita el control automático de este sistema a través de un dispositivo.

“Se puede contar con dos aplicaciones en Android y manejarla con un navegador web, mediante una dirección URL o bien, tener un dominio que nosotros agregamos. Lo que se tiene que hacer es recibir los datos que arroja la tarjeta de red, transformarlos y ponerlos de manera gráfica para que el usuario interactúe de manera intuitiva en la aplicación que se va a generar”, explicó Ortega de la Luz.

Estos estudiantes son la segunda generación que participa en este proyecto, del cual ya se han generado cuatro proyectos de tesis, agregó la maestra Mónica Pérez Castañeda, docente e investigadora de este cuerpo académico, quien añadió que las cosechas se han empleado para productos elaborados por estudiantes del área de gastronomía y nutrición.

Pérez Castañeda expresó que lo que sigue es desarrollar otras propuestas para implementar un invernadero comercial con capacidad para 225 plantas, además se mantienen abiertos para establecer colaboraciones o recibir apoyos para poder trasladar esta experiencia a escuelas de nivel básico en zonas marginadas.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

Facebook

Twitter #Dominicanos

Advertisement

Trending