Connect with us

CIENCIAS

Trinity: Hace 73 años, EE.UU. detonaba su primera bomba atómica en Nuevo Mexico ( VIDEO)

Este lunes se cumplieron 73 años desde la detonación de la primera bomba atómica de EE.UU. Se trató de un ensayo en el estado de Nuevo México que precedió a los bombardeos reales sobre Hiroshima y Nagasaki.

La bomba atómica fue probada el 16 de julio de 1945 en el desierto para ensayos cerca de Alamogordo (estado Nuevo México) en lo que se conoce como ‘Prueba Trinidad’. La bomba utilizaba plutonio como material fisionable, igual que la lanzada más tarde sobre Nagasaki.
Esta explosión fue la culminación de años de investigaciones de EE.UU., con la bandera del denominado ‘Proyecto Manhattan’, el programa de desarrollo del arma nuclear estadounidense que se inició en enero de 1939, una carga de un grupo de científicos de las universidades de Columbia, Princeton y California.

Hiroshima y Nagasaki, la continuidad del horror

Solo tres semanas después de la explosión en el polígono de Alamogordo, el 6 de agosto del mismo año, se realizó el “ensayo” sobre personas. Siguiendo una orden de la Casa Blanca, se lanzó la bomba de uranio ‘Niño pequeño’ sobre la ciudad japonesa de Hiroshima .
Tras tres días, el 9 de agosto de 1945, el entonces presidente de EE.UU., Harry Truman, ordenó el ataque nuclear con la bomba de plutonio ‘Fat Man’ contra otra ciudad japonesa: Nagasaki.
Estas dos bombas atómicas mataron a 220.000 civiles: 140.000 personas en Hiroshima y 80.000 en Nagasaki. Solo la mitad murió los días de los bombardeos. Entre el 15 y el 20% de las víctimas murieron por lesiones o enfermedades atribuidas a la radiación.Igual, en ambas ciudades fallecieron después de muchas personas por leucemia y distintos cánceres.

La respuesta de la URSS

El 16 de julio de 1945, cuando Truman se llamó por teléfono al líder de la URSS, Iósif Stalin , y anunció el mandato del Estado soviético que la prueba de la bomba atómica en Alamogordo había sido exitosa, Stalin no respondió. “Papá Joe no ha comprendido nada”, concluyó el entonces presidente de EE.UU.
En realidad, Stalin no solo comprendió todo, sino que tenía la información completa sobre el ‘Proyecto Manhattan’ y conocía todos los detalles que habían sido obtenidos por sus servicios de inteligencia.
La respuesta de la URSS a la bomba atómica estadounidense ya estaba en preparación.El físico Soviético Ígor Kurchatov encabezó las labores de creación del arma nuclear en 1943. Y el 22 de agosto de 1949, la Unión Soviética probo con Éxito en el polígono de Semipalatinsk una bomba atómica Propia Do, el RDS-1.

Use Facebook to Comment on this Post

CIENCIAS

Así está luchando la ciencia contra el coronavirus

Los fármacos empleados para combatir la Covid-19 fueron aprobados para otras indicaciones y se han reciclado. También se están probando dos vacunas en humanos.

Cuando aparece una crisis como la provocada por el nuevo coronavirus, no hay tiempo para desarrollar armas específicas para afrontarla. Los nuevos fármacos requieren mucho tiempo para probar su seguridad, pero hay una manera de saltarse algunos pasos. Es conocida la historia de la Viagra, que fue creada para tratar la angina de pecho y se convirtió en un éxito de ventas cuando se vio que favorecía las erecciones. Algo parecido se está haciendo con los medicamentos para la Covid-19: se están reciclando fármacos con otros usos para ver si tienen capacidad contra este virus o sus efectos.

Hay varios productos que se están probando en enfermos, algunos en ensayos más avanzados que otros. Además, ya se estudia el uso de plasma sanguíneo de personas que ya han superado la enfermedad y han generado anticuerpos como tratamiento para la Covid-19. Por último, en una búsqueda a más largo plazo, pero que también puede evitar del todo la enfermedad en lugar de solo paliarla, como hacen los antivirales, se están probando ya varias vacunas potenciales.

Como recuerda la Agencia Española del Medicamento, “aunque existen numerosos ensayos clínicos en marcha, no existe por el momento evidencia procedente de ensayos clínicos controlados que permitan recomendar un tratamiento específico para SARS-CoV-2”. Sin embargo, la necesidad y la falta de alternativas hace que ya se estén proporcionando varios productos prometedores.

Remdesivir

Este fármaco fue desarrollado por la farmacéutica estadounidense Gilead para tratar el ébola. Aunque en un análisis comparativo resultó menos eficaz que al menos otros dos fármacos para el ébola, su actividad antiviral en experimentos con el nuevo coronavirus le dio una segunda vida. Se ha utilizado con buenos resultados en pacientes infectados por el SARS-CoV-2 y ya hay dos ensayos clínicos en China, dos más en España y otros coordinados a nivel internacional para probar su efectividad. Se esperan los primeros resultados en abril.

Lopinavir/Ritonavir

Es parte del cóctel de antirretrovirales que se emplea para contener el VIH. Este tratamiento se hizo conocido porque fue empleado por médicos del hospital Virgen del Rocío de Sevilla para tratar con éxito al primer caso de contagio registrado en España del SARS-CoV-2. Pero un caso individual de éxito no se convierte automáticamente en un tratamiento probado que se puede ofrecer con confianza a los pacientes de forma general.

En un ensayo clínico en China con 200 pacientes, este tratamiento antiviral no mostró un efecto beneficioso significativo respecto a un grupo de control que recibió el tratamiento habitual. No obstante, los autores no descartan que otros estudios puedan demostrar un beneficio. Entre otras cosas, se plantea que la dosis empleada para tratar el VIH no sea suficiente para el coronavirus y que un incremento pueda mejorar los resultados.

Cloroquina e hidroxicloroquina

Ambos medicamentos se empezaron a utilizar contra la malaria, pero su uso más frecuente ahora es el tratamiento de enfermedades autoinmunes como el lupus o la artritis. Su potencial frente al SARS-COV-2 es, por un lado, que se ha observado su capacidad para aniquilar los virus, pero además tiene efectos antiinflamatorios, algo que ayudaría a los pacientes con peor pronóstico.

Por el momento no hay ensayos clínicos publicados que prueben la eficacia de ninguno de estos fármacos, pero hay más de 20 en marcha, principalmente en China, según la Agencia Española del Medicamento. “Se considera que el nivel de evidencia todavía es bajo y se basa en los datos preclínicos y de seguridad en otras indicaciones”, apuntan. En experimentos de laboratorio, se ha visto que la cloroquina tiene efectos contra el SARS-COV-2, pero no ha demostrado actividad en modelos animales o en humanos frente al virus de la gripe, el dengue o el Chikungunya.

Plasma sanguíneo

Otro de los tratamientos experimentales para hacer frente a la avalancha de enfermos es la transfusión directa de plasma sanguíneo de personas que se han recuperado de la infección. En España, se está preparando un ensayo clínico en el que se probaría la efectividad del plasma hiperinmune. Esta estrategia ya se utilizó en la gripe de 1918. En aquella pandemia, que mató a 50 millones de personas, los ensayos clínicos de la época mostraron que el plasma de los supervivientes reducía la letalidad del virus a la mitad.

Otros tratamientos

Además de los mencionados anteriormente, hay una decena más de compuestos que se emplean experimentalmente para frenar el avance de la enfermedad en casos sin alternativas. El tocilizumab o el sarilumab, por ejemplo, son inmunosupresores empleados para enfermedades como la artritis reumatoide que se utilizan para controlar procesos inflamatorios provocados por el virus.

Las vacunas

La OMS ha publicado una lista de más de 40 candidatos a vacunas en los que están trabajando equipos de todo el mundo. Por el momento, solo dos grupos han comenzado con la primera fase de ensayos clínicos en humanos con el fin de probar la seguridad y la capacidad para provocar una respuesta inmune. En primer lugar, la vacuna mRNA-1273, desarrollada por científicos del NIAD (Instituto Nacional para las Alergias y las Enfermedades Infecciosas) en colaboración con la compañía estadounidense Moderna. Este equipo, dadas las circunstancias y de una forma poco habitual, ha comenzado a probar su vacuna directamente en humanos, aunque a la vez se están realizando los habituales ensayos con animales. El segundo proyecto es el desarrollado por la empresa china CanSino Biologics en colaboración con la Academia Militar de Ciencias Médicas de China. Aunque existen posibilidades de que a finales de este año haya alguna vacuna que demuestre su utilidad, aún serán necesarios meses para producirlas en masa y que lleguen a quienes las necesiten.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

CIENCIAS

Ingenieros italianos utilizan máscaras de snorkel para crear respiradores artificiales (fotos)

Esta creativa solución está ayudando ante el problema de escasez de respiradores artificiales.

Los sistemas de salud de todo el mundo se están enfrentando a algo totalmente nuevo con el brote del COVID-19. Muchos hospitales han llegado a su límite de capacidad y de recursos, Italia es un ejemplo de esto.

Uno de los principales problemas en los hospitales italianos es que no cuentan con los respiradores artificiales ni los artefactos necesarios para atender a todos los pacientes contagiados de coronavirus.

Ante esta problemática, un par de ingenieros decidieron aplicar su conocimiento y así ayudar a cientos de personas en el país. Cristian Fracassi y Alessandro Romaioli trabajan en Isinnova, una compañía especializada en consultoría de ingeniería de nueva creación en Brescia, Italia, que ha ofrecido fabricar válvulas respiratorias impresas en 3D de manera gratuita.

“Nos dijeron que el hospital buscaba desesperadamente más válvulas. Son imposibles de encontrar en este momento y la producción no puede satisfacer la demanda”, señaló Fracassi.

Estas válvulas conectan al paciente con la máquina de respiración, mezclando oxígeno puro con aire que entra por una ventanilla rectangular. Aunque la pieza de plástico puede parecer bastante sencilla, en realidad su diseño es complejo debido a que el orificio que esparce el oxígeno tiene menos de un milímetro de diámetro.

“Cuando nos enteramos de la escasez, nos pusimos en contacto con el hospital de inmediato. Imprimimos algunos prototipos, el hospital los probó y nos dijo que funcionaban. Así que imprimimos 100 válvulas y las entregamos personalmente”, comentó el fundador de la empresa, Fracassi.

Además de fabricar estas piezas esenciales, los ingenieros tuvieron la idea de adaptar una máscara de buceo para que pudiera funcionar con la válvula respiratoria y así trabajar como respirador artificial eficazmente.

De acuerdo con esta pareja de genios, producir estas válvulas tiene un costo muy bajo. “No vamos a cobrarle nada al hospital. Es lo menos que podemos hacer para ayudar a doctores y enfermeros que trabajan todo el día para salvar vidas humanas“, declararon.

Cristian y Alessandro nos demuestran que todos podemos cooperar con nuestro granito de arena para combatir esta terrible pandemia que nos afecta a todos por igual.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

ENCUESTA LIBRE

Esta usted de acuerdo con un debate presidencial

Loading ... Loading ...

Facebook

Twitter #Dominicanos

Advertisement

Trending