Connect with us

CESAR DUVERNAY

La revolución que inspiró a nuestros próceres

Gabriela Calderón de Burgos indica que varios de los próceres latinoamericanos se inspiraron en la Revolución Americana del 4 de julio de 1776.

Por Gabriela Calderón de Burgos

José Joaquín de Olmedo, uno de los padres fundadores del Ecuador, cuando publicó el 6 de julio de 1845 el manifiesto de la Revolución del 6 de marzo del mismo año citó aquella porción de la Declaración de la Independencia de EE.UU. que justifica el derecho a la rebelión que tienen los pueblos libres contra un gobierno que se excede en su autoridad: “Si una larga serie de abusos y usurpaciones manifiesta con notoriedad el designio de oprimir y esclavizar al pueblo y someterlo al yugo del despotismo, el pueblo tiene el derecho y el deber de sacudir ese yugo, derribando ese gobierno, para establecer nuevas garantías a su seguridad”.

El 4 de julio los estadounidenses conmemoran la independencia de su país, pero es una fecha que también debemos celebrar los latinoamericanos, pues aunque sea algo muy poco conocido, las ideas detrás de esta revolución inspiraron a muchos de nuestros padres fundadores.

El precursor de las independencias latinoamericanas, Juan Pablo Viscardo y Guzmán, a tan solo un par de décadas después de la Revolución Americana(1776), se admiraba de la prosperidad repentina de EE.UU. en su ensayo “La paz y la dicha del nuevo siglo”.[1]

Carlos Rangel en su excelente libro Del buen salvaje al buen revolucionariocomienza desmintiendo el mito de que la prosperidad de EE.UU. se debía al atraso de América Latina. Para hacerlo señaló que el otro precursor de las independencias latinoamericanas, Francisco de Miranda, quedó absolutamente admirado de la prosperidad y el sistema de gobierno de EE.UU., todo lo cual se dio antes de que este país tuviese relaciones con otras naciones.

Rangel señala que “Estas sencillas verdades sobre el origen de la prosperidad y el poder de los EE.UU. antes de toda relación con América Latina, han sido hoy sustituidas por entorchadas explicaciones sobre cómo el auge norteamericano estaría en relación directa con el atraso del resto de Hemisferio…Es incómodo, cuando se vive de mitos, toparse con la verdad, dicha en forma tan simple, tan clara, tan irrefutable. Y para colmo por uno de los auténticos héroes y uno de los más grandes hombres de Hispanoamérica”.

Miranda admiraba tanto la Revolución Americana que planificó que se proclame la independencia de Venezuela, este sí el primer grito de independencia en América Latina, el 4 de julio de 1811. Se logró hacerlo el 5 de julio.

Tanto Miranda como otro de nuestros padres fundadores, Vicente Rocafuerte, leyeron a los autores de la Ilustración Escocesa y Europea como David Hume, Adam Ferguson, Voltaire, Montesquieu y Adam Smith. Este último también fue leído por Viscardo y Guzmán y, aparentemente, Olmedo. Resulta que los padres fundadores de EE.UU. también bebieron de estas fuentes. Rocafuerte era un ávido lector de Alexander Hamilton, admirador de Benjamin Franklin y del general George Washington. Además, tradujo para el debate en las nacientes repúblicas la Constitución de EE.UU., Sentido común de Thomas Paine y la Constitución de la Confederación de los Estados Unidos.

Eran todos parte de una corriente liberal internacional que terminó acabando con el Antiguo Régimen de las monarquías absolutistas y que propugnaba los valores de la modernidad: igualdad ante la ley, gobiernos limitados, tolerancia religiosa, propiedad privada, libertad de prensa, y libre comercio.

Use Facebook to Comment on this Post

Advertisement

CESAR DUVERNAY

Votos decisivos. Por César Duvernay

Por César Duvernay

Nadie duda que Luis Abinader ga­naba comoquiera las elecciones. Y aunque existía la disyuntiva de si era en primera o en segun­da vuelta, su triunfo no estuvo en aprietos en ningún tramo del proceso. Sin em­bargo, y pese a que el Poder estaba virtualmen­te asegurado, no necesariamente así el control del mismo ya que el tanto más o el tanto menos de éste, dependía de en cuál de las dos rondas se produjera la victoria.

Y es que si el Partido Revolucionario Moder­no (PRM) no hubiese ganado en primera vuel­ta (52.5 %) iba a estar obligado a pactar con la Fuerza del Pueblo (9%) que ya había manifes­tado su intención de respaldar a Luis en un po­tencial balotaje, lo que iba a ser igual a tener que entregarle por lo menos la mitad de los cargos del gobierno.

De ahí la importancia del aporte realizado por el grupo de exdirigentes del Partido Revo­lucionario Dominicano (PRD) que en el tramo final del proceso pasaron con sus respectivas es­tructuras a apoyar al PRM.

Los hechos y las matemáticas indican que en la diferencia de la votación que obtuvo el PRD en las elecciones municipales del 15 de mar­zo (4.9 %) y las presidenciales del 5 de julio (2.38 %), estuvo el laborantismo succionador de trabajadores políticos como Carlos Gabriel García, José Neney Cabrera, Ángel de la Cruz, Radhamés González, Julissa Hernández, Pedro Richardson, José Jáquez y Henry Sarraf, entre otros. Así las cosas, y por más que el triunfo es­tuviera asegurado, es evidente que la historia iba a ser diametralmente diferente si el resulta­do no se daba en primera ronda, y para lo cual esa aportación de votos de experredeistas resul­tó fundamental.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

CESAR DUVERNAY

No más benignidades para el irrespeto. Por Viviano De León

Para quienes fuimos cria­dos con res­peto a todo lo que signifique Ley y Orden, tanto dentro del hogar como a nivel del Estado en sentido general, nos llama mucho la aten­ción las benignidades ex­presadas en el trato que re­ciben aquellos ciudadanos que ultrajan y agreden a las autoridades policiales y mi­litares que, arriesgando sus vidas, tratan de preservar las de esos ciudadanos.

A diario, vemos cómo jóvenes y muchos adultos la emprenden a pedradas, trompadas, sillazos, bo­tellazos y todo lo que ten­gan en las manos, contra los guardias y policías que trabajan arduamente en el cumplimiento de su mi­sión.

El reto se da a diario, pe­ro cuando hay una reac­ción de la autoridad para controlarlos, entonces son ellos, policías y militares, los malos.

En muchas ocasiones, los violadores de las dispo­siciones y las leyes, llaman a “amigos, parientes y rela­cionados” con rangos más altos de los agentes que los detienen, y entonces los sueltan, pero al ponerlos en libertad proceden a burlar­se del que está cumpliendo con su tarea.

A esto se agrega que, no­sotros mismos, muchos pe­riodistas, ciudadanos y me­dios de comunicación, sin investigar a profundidad, comenzamos a emprender­la contra los policías y mi­liatares.

Estamos ante una ola de irrespeto a todo, una ola que además es de desobe­diencia a la Ley y ante una falta de dureza tanto de los fiscales que no instru­mentan bien los expedien­tes, como de muchos jueces que emanan sentencias be­nignas.

Pero hay algo más, la educación en el hogar. ¿Qué sería de mí si a mi casa llegaba una queja?, lo primero que hacían mis padres era ir al lugar de los hechos, sin preguntarme ni consentirme nada, luego se dirigían hacia mí y la que me esperaría sería grande.

Ahora, en la llamada “modernidad”, los padres, sin investigar, van a los des­tacamentos a buscar a sus hijos y alegan maltrato e irrespeto a sus derechos, cuando ni siquiera sabían por dónde andaba.

Reconozco el respeto a los derechos humanos, a la dignidad y a todo lo que re­presente la integridad física de cualquier ciudadano.

Sin embargo, creo que en nuestro país hay que dar ejemplo, las liberta­des no se pueden convertir en libertinaje, las leyes son para todos y por lo tanto, hay que aplicarlas. No más irrespeto cuando la auto­ridad competente trata de preservar el orden e inclu­so, salvarte la vida

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

ENCUESTA LIBRE

Sorry, there are no polls available at the moment.

Facebook

Twitter #Dominicanos

Advertisement

Trending