Connect with us

OPINIONES

Partidos híbridos. Por Eduardo Jorge Prats


El iusconstitucionalista Félix Tena de Sosa retoma la cuestión de la naturaleza de los partidos en un magnífico artículo con ese mismo título (Diario Libre, 30 de julio de 2018) donde sostiene que hay tres aproximaciones respecto a esta: (i) la “privatista”, que afirma que los partidos “son instituciones de naturaleza privada, y, por lo tanto, se considera que el poder regulatorio del Congreso debe ser acotado a parámetros restringidos como el que corresponde a las asociaciones privadas”; (ii) la “publicista” que considera que los partidos son “instituciones de naturaleza pública” respecto a los cuales “el Congreso se haya investido de una amplia capacidad reguladora”, cual si fuesen órganos estatales; y (iii) la “híbrida”, en la cual Tena de Sosa enmarca la jurisprudencia del Tribunal Constitucional, que es la que postula que los partidos son “instituciones públicas no estatales de base asociativa” (Sentencia TC/0531/15), es decir, “una especie de organización intermedia entre una asociación privada y un órgano público”. A juicio del jurista, la naturaleza sui géneris de los partidos obliga a que el legislador evite el sobredimensionamiento de lo privado en los partidos -que conduce a olvidar sus misiones constitucionales como mediadores entre la sociedad y el Estado- y a privilegiar lo público de los partidos -lo que borraría las fronteras entre el Estado y la sociedad.
Aunque Tena de Sosa no aborda la incidencia de la naturaleza de los partidos en la definición del estatuto legal de las primarias abiertas, obligatorias y simultáneas ni en la posibilidad de que la Junta Central Electoral las organice y ha señalado en tuit que ello “amerita una interpretación que armonice exigencias contradictorias”, es obvio que, dependiendo de si la naturaleza de los partidos es privada, pública o híbrida, será menos o más constitucionalmente admisible tal reglamentación legal. Y ello así por una razón sencilla: la propia Suprema Corte de Justicia (SCJ), al sentar su precedente sobre la inconstitucionalidad de las primarias abiertas, afirmó que “el control de la función electoral es el meramente exterior que se caracteriza por la no intervención del Estado en el ámbito del derecho de asociación política de los ciudadanos, el cual conserva su naturaleza privatística originaria” (S.C.J. 16 de marzo de 2005). De manera que, en la historia jurisprudencial dominicana, la primera aproximación a la naturaleza de los partidos es la privatista -para no utilizar la palabra “privatística”, un italianismo tan caro a la SCJ- y es precisamente esa concepción la que sirve de base esencial para disponer la inconstitucionalidad de las primarias abiertas.
He sostenido que esta concepción privatista de la SCJ no es compartida por el Tribunal Constitucional (TC), Alta Corte que ha dicho que “el constituyente ha querido dejar claramente establecido que los partidos políticos son instituciones públicas” (Sentencia TC/0192/15), aunque “si bien de naturaleza no estatal con base asociativa” (Sentencia TC/0531/15). Estos pronunciamientos mueven a Tena de Sosa a sostener que el TC se adscribe a la tesis de la naturaleza híbrida de los partidos. En ellos, sin embargo, lo que leo y veo es más bien la aproximación publicista. De todas maneras, aun aceptando como afirma Tena de Sosa, que el TC postula la tesis híbrida de los partidos, tres cosas me quedan claras. Primero, como afirma Tena de Sosa “una interpretación constitucionalmente adecuada de la naturaleza de los partidos políticos no puede ser otra que la ya establecida por el Tribunal Constitucional”. Segundo, se puede considerar a los partidos instituciones públicas -criterio que nunca he compartido- y ello no significa que sean estatales -como lo afirma expresamente el TC-. Y tercero, el TC no se adscribe a la tesis de los jueces supremos acerca de la “naturaleza privatística originaria de los partidos”, por lo que entiendo que la Alta Corte constitucional no suscribiría el precedente de la SCJ respecto a la inconstitucionalidad de las primarias.
En cualquier caso, sea privada, pública o híbrida la naturaleza de los partidos, lo cierto es que, como bien establece el profesor Allan Brewer-Carías, “el legislador pueda establecer el régimen que estime el más adecuado para regular la democracia interna de los partidos políticos, pudiendo establecer elecciones internas cerradas o abiertas, obligatorias y simultáneas”. Y es que hoy se reconoce que los partidos tienen una “nueva posición constitucional” (Fernando Flores Giménez), con misiones constitucionales que cumplir, que justificarían y harían más constitucionalmente razonable que bajo la tradicional concepción privatista una ley de partidos más intervencionista y sin que ello conlleve necesariamente convertir a los partidos en órganos del Estado.

Use Facebook to Comment on this Post

Advertisement

OPINIONES

Jueces Temerosos . Por Juan TH

La mayoría de los jueces le temen al poder político que los designa, los valora y los desvalora, los sube y los baja, en función de su desempeño, no jurídico, sino político partidario.
El Partido de la Liberación Dominicana, así como tiene el control del Congreso envileciendo a los legisladores corrompiéndolos con prebendas millonarias para que apruebe o desapruebe proyectos, resoluciones y leyes, de ese mismo modo controla la Judicatura.

El Consejo Nacional de la Magistratura, dirigido por Danilo Medina que cuenta la mayoría de sus integrantes incluyendo al Procurador General de la República, es una vergüenza. En ese Consejo se hace lo que decida el presidente. Nadie llega a las “Altas Cortes”, ni a ningún lado sin la anuencia del mandatario.
Los magistrados no actúan en función de lo que dice la ley o establece la Constitución. Tienen miedo de ser cancelados, trasladados o degradados.

La estructura judicial creada por el PLD es, al igual que el gobierno, política y corrupta.
Los jueces están entrampados en redes mafiosas políticas y económicas que tienen en sus manos su suerte. (La carrera judicial es un engaños. La preparación académica, la ética, la capacidad y el trabajo, es decir, el desempeño, no tienen el mayor valor. Los mediocres, los incapaces, los pusilánimes mequetrefes, esos son los buenos, los que escalan en las cortes)

La Constitución le asigna un presupuesto al poder judicial, pero es el presidente quién tiene la última palabra.
Y como si eso no fuera suficiente, los jueces son perseguidos por los medios de comunicación que suelen presionar en un sentido o en otro. El populismo judicial es terrible. He llegado a la conclusión de que muchas sentencias se dictan en las redes sociales, en los periódicos, radio y televisión.

El caso de Blas Peralta es un ejemplo. Estuvo condenado a 30 años antes de que subiera a un tribunal. Ministerio Público y medios de comunicación lo declararon culpable de asesinato, no de homicidio. La diferencia entre una cosa y la otra es mucha. (No estoy diciendo que Peralta sea inocente. No creo que lo sea, incluso)

La “presunción de inocencia” es un principio que existe sólo para políticos, funcionarios y empresarios de gran influencia que pueden pagar los abogados más costosos y que además tienen sus propias bocinas en la prensa.
Con fiscales adocenados, politizados y muchas veces corrompidos y jueces arrinconados por el Ejecutivo, chantajeados muchas veces por el populismo mediático, es poco lo que se puede hacer para que la ley sea la que se imponga en todos los casos.

Díaz Rúa puede obtener un permiso para viajar a España en medio de un proceso judicial. Es imposible, en cambio, que un Juan de lo Palote consiga permiso para ir al hospital Moscoso Puello. Muchos reclusos pobres mueren en las cárceles por falta de atención médica.

Será muy difícil condenar a los imputados del caso Odebrecht o de los aviones Tucanos, como no fue posible condenar a Félix Bautista y otros políticos llevados a la justicia, debido al poder que tienen; pero es muy fácil condenar a 30 años a un “pobre diablo”.

La justicia no es equitativa ni justa en la aplicación de las leyes; más bien es clasista. De los casi 30 mil presos que hay en el país más del 98% son pobres, preventivos por demás. En una cárcel para 800 personas hay ocho mil, hacinados, viviendo como animales. A los grandes los envían a cárceles especiales con televisores plasma de 60 pulgadas, aire acondicionados, inversores o plantas eléctricas y celulares para que estén permanentemente comunicados. Reciben visitas diarias de sus amigos, hijos, esposas y amantes.

Debe producirse un cambio político para que haya un cambio en el aparato judicial. La judicatura tiene que ser independiente económica y políticamente para que se haga justicia en todos los casos, no en algunos. Para que todos seamos iguales, y no que unos iguales sean más iguales que los demás.

Con el PLD en el poder no es posible en la judicatura. Con el PLD en el gobierno la corrupción y la impunidad continuaran reinando en el sistema de justicia. Y los jueces seguirán teniendo miedo.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

Martinez Moya

¿Cuál es el octavo continente?. Por Homero Luciano

Por: Homero Luciano

El fin de semana pasado, el distinguido Obispo Esteban Rodríguez, Pastor del Centro Cristiano El Pan de Vida, localizado en la ciudad de Kissimmee, nos invitó a participar como espectador por segundo año consecutivo del seminario INNOVANDO PARA LIDERAR, actividad dirigida a los miembros de dicha congregación y que tiene como objetivo, formar “una nueva generación de líderes para que sean el relevo, y darle continuidad a la misión, armados con las estrategias necesarias para enfrentar los cambios culturales e intergeneracionales, que afectan el modelo del liderazgo de hoy”.

Confieso que mas provechoso no podía ser. El Lic. Mauricio Sánchez, (Misión Urbana en un Mundo Globalizado) la Dra. Liana Saenz (El Octavo continente: El impacto de la cultura en el Lider) y el Dr. Elías Rodríguez, (Como Liderar Nuevos Líderes), cada uno expuso y desarrolló con magistral destreza su tema, llamándonos particular atención el que desarrollara la Dra. Liana Saenz, y de cuya ponencia me he permitido recrear el presente artículo.

Durante muchos años hablábamos de los cinco clásicos continentes (América, Europa, África, Asia y Oceanía), graficados estos en los cinco aros del Olimpismo internacional y en Naciones Unidas. Más adelante, según la densidad poblacional y geográfica se han ido sumando continentes, hasta que recientemente, un equipo de investigadores de la División de Ciencias Oceánicas de la Fundación Nacional de Ciencias norteamericana, informa que actualmente son ocho los continentes. Este octavo continente es Zelandia, que tiene el tamaño de la India y el mismo desapareció bajo las aguas del océano Pacífico, hace más de sesenta millones de años.

Pero Zelandia, ante el desastre medio ambiental imperante, compite con otra superficie que se le atribuye también la categoría de octavo continente. Se trata de una isla de basura 97 veces más extensa que Holanda y de unos 30 metros de espesor ubicado en el noreste del océano Pacífico.

La Dra. Liana Saenz, quien entre otras cosas es consultora certificada en perfiles culturales y liderazgo global, en su ponencia, nos habló con entusiasmo de lo que a su juicio constituye el Octavo Continente, ese que está impactando la cultura del liderazgo de hoy. Categóricamente esta brillante profesional afirma que: “Mientras el mundo se convierte en una comunidad, la Internet se convierte en el lugar donde miles de millones de usuarios se reúnen todos los días. Me atrevo a decir que el octavo continente, no es un montón de basura en un lugar lejano. El Octavo continente es el Internet, con 3.9 billones o más de habitantes”.

El liderazgo de hoy está compelido, mediante las nuevas tecnologías, a ser un ente global para poder desarrollar sus talentos y alcanzar el éxito. Entre la inmensidad de un mundo sumergido y la extensa superficie de basura, urge habitar en este nuevo mundo global, con sus retos y desafíos. Como gestor cultural y activista político, pondero las conceptualizaciones de la Dra. Saenz, a la vez que saludo la iniciativa del Obispo Esteban Rodríguez, por su proactiva visión como formador del nuevo liderazgo en su congregación y en nuestra comunidad. Mi gratitud por la gentileza de su invitación, y estimo propicia la ocasión para que nos animemos a ser parte como líderes globales, del Octavo Continente. ¡Es hora!

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

Facebook

Twitter #Dominicanos

Advertisement

Trending