Connect with us

Andy Dahuajre

Leonel Fernández, una derrota innecesaria. Por Melvin Matthews

La aprobación en la Cámara de Diputados de la debatida y anhelada Ley de Partidos, Agrupaciones y Movimientos Politicos, tras una dramática alianza entre legisladores del Presidente Danilo Medina y de la oposición, trajo consigo la derrota de las posturas contrarias sustentadas por los congresistas leales al ex presidente Leonel Fernandez, quien en una publicación aparecida el martes, pronosticaba que la novedosa legislación provocará “la extinción del sistema de partidos y la muerte de la democracia, en el mediano y largo plazo”.
El presidente Danilo Medina ha ganado otra jornada de la larga confrontación que sostiene con su compañero Fernández, ahora en torno al proyecto pendiente de la segura sanción del Senado. Junto a sus 70 diputados, Medina logró arrimarse el apoyo del PRM, el cual emerge como una organización de tácticas imprevisibles, más los apoyos de su aliado el PRD y del sorprendente PRSC, que sostenía posturas inflexibles frente al gobierno.
Fernandez sufrió una derrota innecesaria y peligrosa de cara al futuro inmediato. Innecesaria, porque debilitó su liderazgo, perdió mucho tiempo y gastó muchas municiones politicas librando un improductivo combate, que, en virtud de su experiencia como estadista de 12 años en el poder, no podía darse el lujo de perder. El conoce perfectamente la fortaleza presidencial; aquella, que en determinadas circunstancias, resulta inexpugnable; peligrosa su derrota porque la intransigencia, la incapacidad de ambos para armonizar posiciones, dejó expedito el camino hacia la división del partido de gobierno, a menos que predomine la reflexiva cordura.
Dos decisiones de Medina impidieron la caida del proyecto: su carta a los presidentes del Congreso exhortandoles a crear una comisión mixta especial de consenso, y la extensión de la legislatura ordinaria.
La nación tiene la anhelada ley, Medina salió fortalecido y Fernandez ha quedado inexplicablemente solitario. Craso error.

Use Facebook to Comment on this Post

Advertisement

Andy Dahuajre

Las señales de Leonel . Por Venecia Joaquín

POR: VENECIA JOAQUIN

Leonel Fernández está enviando señales a su partido y al pueblo. Me preocupan. Desde la mecedora de mi abuelo, analizo los elementos a mi alcance. Leonel es, prácticamente, presidente vitalicio del PLD; ha sido presidente de la República en tres periodos y aspira a un cuarto. Llegó de las manos de Juan Bosch para ayudar” los hijos de machepa”, pero añoraba ser “ tutumpote”.
El hecho de no soltar las riendas del partido es porque lo necesita para demostrar poder, fuerza; le permite ser “juez y parte”; la ambición se desborda. Los aspirantes a presidente del país, no lo mortifican; solo le asusta la posibilidad de que Danilo Medina, quiera reelegirse.
La Constitución lo impide; Leonel se adelanta a movilizar lo que está a su alcance para evitar que la modifiquen; esa barrera legal es su tabla de salvación, para alcanzar su meta.
Como presidente del PLD, ha incentivado una fuerte crisis en el interior del partido; está a punto de dividirlo, pero no le importa. Tampoco le importa alterar la paz social, más bien le satisface; de todo culparan al gobierno y la posible reelección. Está concentrado en cerrar la puerta a Danilo y volver por cuarto periodo.
Danilo sigue sin hablar. En caso de que aspire a reelección, el proyecto de reforma constitucional debe ir al Congreso Nacional para su aprobación o no. Los seguidores de Leonel han tomado el entorno como escenario para protestar por esa posibilidad. Leonel, presidente del PLD, no ha llamado sus militantes al orden; le conviene fomentar el desorden para atribuírselo al gobierno. Las aguas se desbordan.
Reinaldo Pared, Secretario General del PLD, presidente del Senado y precandidato presidencial, ha decidido hablar con Danilo y Leonel, para evitar una crisis peor. Se reunió, por separado, con los dos.
Es señal ¡muy significativa! que Leonel lo recibiera en su FUNGLODE , en lugar de hacerlo en el local del PLD . “Distancia y categoría”. Es obvio, que no está pensando en lo que conviene al partido ni al país, sino a él. Funglode fue establecido para estar cerca de ricos y poderosos y lejos de pobres.
Danilo recibió a Reinaldo en el Palacio Nacional. Todavía no ha trascendido lo tratado con estos dos líderes.
El PLD debe serenarse. Por algún motivo los presidentes del Senado y Cámara de Diputados pidieran protección policial, “el horno no está para galletitas”. Pido a Dios que serene a Leonel, que pondere con objetividad sus acciones como presidente del PLD o que delegue esa misión, pensando en preservar la unidad del partido y la paz social; pido a Dios que ilumine al pueblo para que elija con sabiduría su camino.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

Andy Dahuajre

El acoso sexual laboral, hostigamientos y agresión sexual en lugares de trabajo en Rep. Dom. Por  César Amadeo Peralta

Santo Domingo (D.N.), República Dominicana.- En la Justicia Dominicana son pocos los procesos judiciales en curso por la comisión de estos tipos penales, que a pesar de ser frecuentes, no pasan de un buen boche o advertencia y las victimas difícilmente accedan a judicializar estas agresiones.

Las mujeres son las más asediadas sexualmente en el ámbito laboral, sin dejar de mencionar los casos que afectan al género masculino.

En las áreas de trabajo, el acoso sexual, podemos asimilarlo a una conducta atípica no deseada, molestosa, de naturaleza sexual, que hace que la persona que la recibe, se sienta incomoda, a veces temerosa y cuyo asedio podría transformarse en timidez o desconcentración del trabajo.

En la República Dominicana, el actual Código Penal Dominicano castiga esta práctica incomoda en su artículo 333, Párrafo 2, cuando dispone que “Constituye acoso sexual toda orden, amenaza, constreñimiento u ofrecimiento destinado a obtener favores de naturaleza sexual, realizado por una persona (hombre o mujer) que abusa de la autoridad que les confieren sus funciones, y establece penas de un año de prisión y multa de cinco mil a diez mil pesos.

Las mujeres víctimas de acoso y según la gravedad del hecho, pueden también disponer de lo previsto por el artículo 333, del Código Penal Dominicano que del mismo modo establece que “Toda agresión sexual que no constituye una violación, se castiga con prisión de cinco años y multa de cincuenta mil pesos”.

Una agresión sexual puede ser tanto en su trabajo, como en cualquier lugar, y no necesariamente llega al grado de violación, como es el hecho de agarrarle las nalgas, los senos, la pelvis y otras partes íntimas sin su consentimiento,pegarla a la pared en actitud sexual, intentar besarla, mostrarle sus genitales, manoseos, jalones o pellizcos sexuales, sentar a las victimas sobre las piernas o partes íntimas del agresor, los tocamientos y acercamientos innecesarios, sorprenderla con contactos físicos e insinuaciones, observaciones sexuales, envío de material pornográfico sin su consentimiento, jalarle la ropa y ropas intimas de modo sexual, propagar rumores sexuales acerca de la víctima, exigencia de besos verbales o de hecho besarle el cuello o morderla con intención sexual y pintar grafitis sexuales acerca de la víctima en las paredes de los baños y vestuarios públicos o de trabajo.

Un acoso sexual puede ser enviarles mensajes o notas sexuales, las peticiones de favores sexuales, comentarios o miradas sexuales,el acechamiento y observación no consentida mientras usa el baño, los tocamientos y acercamientos innecesarios, sorprenderla con contactos físicos e insinuaciones. Haciendo una comparación entre el acoso y las agresiones sexuales, ambas se encuentran estrechamente vinculadas, según la gravedad de los hechos, teniendo en cuenta el modo, la forma, el lugar, el tiempo y los medios empleados.

Para que estas situaciones constituyan delito de acoso sexual laboral para la persona que es víctima del mismo, esta acción debe ser de carácter desagradable, ofensivo y contra su voluntad, según lo estableció la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Estos tipos de conductas pueden ser humillantes para quien la sufre y podría constituir un problema de salud, que se traduce en nerviosismo y desconcentración , falta de sueño y ansiedad, traumas emocionales, estrés, depresión, sentimientos de baja autoestima, dolores de cabeza, problemas gastrointestinales e hipertensión, cambios en el comportamiento vinculados al aislamiento y deterioro de relaciones sociales y laborales, aumento de la posibilidad de accidentarse por desconcentración, disminución de la productividad en la empresa, desmotivación, temor de hablar de lo ocurrido, temor a no ser escuchada en los centros judiciales, temor a la crítica de sus compañeros de trabajo, temor a no encontrar medios probatorios ni testigos que le ayuden, temor a ser mal interpretada, sensación de culpabilidad, temor a las represalias, temor a la perdida de sus derechos adquiridos, así como sensación de inseguridad y de posible discriminación, cuando la mujer tenga motivos suficientes para creer que su negativa podría causarle problemas de estabilidad en su trabajo, o en el reconocimiento de su labor, o para poder ser ascendida o cuando esta situación incómoda le crea un medio de trabajo hostil.

Del mismo modo, el Código de Trabajo Dominicano le ofrece un salvo conducto a la mujer víctima de esta práctica odiosa, ya que en sus artículos 96 y 97, habla sobre la terminación del contrato de trabajo por dimisión del trabajador, considera como una causa justificada, cuando el trabajador prueba que su empleador, los parientes de este o sus dependientes incurran en falta de probidad, honradez, en actos o intentos de violencia, injurias o malos tratamientos contra el trabajador o contra su cónyuge, padres, hijos y hermanos. Aun fuera del servicio, si son de tal gravedad que hagan imposible el cumplimiento del contrato de trabajo.

Por igual, está prohibido a los empleadores, según el artículo 47, acápite 9 del Código de Trabajo Dominicano que,“Ejercer acciones contra el trabajador que puedan considerarse de acoso sexual, o apoyar o no intervenir en caso de que lo realicen sus representantes”.

De ser aprobado el nuevo Código Penal Dominicano, éste impondría sanciones aún más drásticas a las agresiones sexuales, ya que en su artículo 129 establecería que “Constituye agresión sexual todo atentado lascivo o lujurioso cometido contra una persona con violencia, constreñimiento, amenaza, sorpresa, engaño o por cualquier medio que invalide o anule su voluntad” (Forzarla).

Y en su artículo 137, establecería que “Las agresiones sexuales, diferentes a la violación y al incesto, serán castigadas de 4 a 10 años de prisión mayor y multas de 4 a 10 salarios mínimos del sector público”.

De igual modo, en su artículo 142, establecería que “Constituye acoso sexual el acto de apremiar, perseguir, hostigar o constreñir, mediante requerimientos, promesas, ordenes o amenazas a una persona, cometido por otra que abusa de su posición de autoridad o jerarquía o de la función que ostenta o de cualquier situación ventajosa, para obtener un favor sexual para sí o para un tercero”. Y según su artículo 143 seria sancionado de dos a tres años de prisión y multas de 7 a 9 salarios.

Es oportuno aclarar que, para alegar un hecho o imputación de este tipo, es de rigor probarlo, más allá de toda duda razonable para destruir la presunción de inocencia del infractor.

A medida que una mujer calla el sufrimiento de estas agresiones, es doblemente víctima, por eso debe motivarse a frenar este delito.

Es evidente que cuando la empleada mantiene la relación de coqueteo y sexualidad con su patrono de manera voluntaria, no se configuran ninguno de estos tipos penales, si no que en lo que sería ya una relación de pareja, pueden intervenir los tipos penales de violencia de género o de violencia intrafamiliar.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

ENCUESTA LIBRE

¿Esta el país preparado para el voto automatizado?

Loading ... Loading ...

Facebook

Twitter #Dominicanos

Advertisement

Trending