Connect with us

Andy Dahuajre

Lo olvidé, sector eléctrico: 19% del PIB. Por Andrés Dauhajre Hijo

El lunes pasado, luego de publicarse en este periódico el artículo “Una Nación de Hipócritas”, recibí este mensaje de un economista amigo: “Andy, para poner el punto final, solo te faltó presentar cuanto de la deuda pública se ha debido al déficit del sector eléctrico cubierto con transferencias del Gobierno.” Tenía razón. Mencioné en el artículo que esa había sido una de las causas, pero me entretuve calculando lo representado por las divisas subsidiadas, los fraudes bancarios, las exenciones tributarias y la evasión fiscal, y olvidé estimar el impacto sobre la deuda pública del déficit eléctrico. Es lo que haré a continuación.

Aunque obtuve la información de las transferencias anuales que ha hecho el Gobierno al sector eléctrico desde 1988 al 17 de agosto del 2018, vamos a dejar fuera del cálculo las correspondientes al período 1988-1998, y considerar únicamente las realizadas a partir del 1999, año en que arranca el modelo de capitalización y de separación horizontal de la industria. También dejo fuera las destinadas al proyecto Punta Catalina, pues el mismo fue una decisión del Gobierno.

El monto total que el Gobierno transfirió al sector eléctrico para cubrir su déficit entre el 1ro. de enero de 1999 y el 17 de agosto de 2018 ascendió a RD$589,667 millones. Para estimar cuanto esto representa del PIB del 2018, debemos convertir el valor transferido a pesos del 2018. Utilizando para la conversión el IPC del Banco Central, se tiene que el monto transferido al sector eléctrico, en pesos del 2018, asciende a RD$760,460 millones, equivalente a 19% del PIB del 2018. Como se puede observar, del 50% de la deuda pública, al sector eléctrico debemos responsabilizarlo de casi el 40%.

Alguien podría señalar que estamos abultando el dato al llevarlo a pesos del 2018, y que lo correcto sería sumar todos los años, cuánto representaron las transferencias con relación al PIB de cada año. Si alguien prefiere esa metodología, incorrecta, por cierto, no vamos a objetarlo. Tome los datos del segundo gráfico y verá que la suma arrojaría 29.4% del PIB (60% de la deuda pública).

Varias causas explican el déficit del sector eléctrico. Como mencionamos la semana pasada, parte del problema es que el modelo de separación horizontal de la industria no genera los incentivos para la facturación de toda la energía comprada y el cobro eficiente de la facturada. El generador entrega la energía producida al distribuidor, a sabiendas de que, si este último no factura y cobra la totalidad, no hay problemas, pues el pagador de última instancia, el Gobierno, buscará el faltante sin importar que, para ello, este último tenga que endeudarse, como ha sucedido año tras año. Por eso las pérdidas de las EDES, originadas fundamentalmente en la energía que compran y no facturan como consecuencia de fraudes en el consumo, y muy baja inversión para la modernización del sistema de distribución y comercialización, rondan el 29%, las más elevadas de la región.

En un modelo de integración vertical de la industria, el generador no iría tan cómodo, pues el mismo tendría que distribuir, comercializar, facturar y cobrar la energía generada. Tendría un fuerte incentivo para reducir las pérdidas por fraude, invirtiendo en tecnologías modernas que permitan facturar y cobrar el 100% de la energía generada. Si alguna institución financiera multilateral tiene dudas sobre este modelo, que visite CEPM, la empresa verticalmente integrada que opera la concesión de Punta Cana – Macao, y que pregunte cuánto factura y cobra de la energía generada.

Existen otras causas detonantes del déficit del sector eléctrico. Unas motivadas por decisiones políticas, y otras por decisiones económicas, ambas comprensibles. El Gobierno dominicano no ha querido acoger la sugerencia del FMI-BID-BM de adoptar un sistema flexible de tarifas de electricidad pues sostiene que, con la matriz de generación que tiene el país, en la cual los derivados del petróleo representan el 40% de la generación (2017), un sistema flexible donde la tarifa suba o baje cuando lo haga el precio del fuel-oil, daría lugar a una volatilidad de la tarifa eléctrica más costosa económica, social y políticamente, que la generada por la variación semanal de los precios de los combustibles del transporte. No hay dudas de que un sistema flexible para la determinación del pliego tarifario mensual para el servicio de electricidad sería lo preferible, pues contribuiría a reducir el déficit financiero del sector eléctrico, y fomentaría el uso racional de la energía. El Gobierno lo entiende y está consciente que esa es la meta a la que debemos llegar, pero quiere hacerlo una vez el país disponga de una matriz de generación de electricidad donde la energía generada con derivados del petróleo no sobrepase el 10% de la energía servida. Por eso tomó la decisión de invertir en la construcción de dos unidades carbón en Punta Catalina con una capacidad nominal de 752 MW.

Otra causa generadora de déficit eléctrico es la decisión económica racional de grandes empresas e industrias que han querido reducir el costo de su factura eléctrica para ser más competitivas. Nos referimos a los Usuarios No Regulados (UNRs).

Durante el período 2010-2017, el 20% de toda la energía inyectada por el SENI ha sido consumida por los UNRs, los cuales, negociando directamente con generadores o con las propias EDES, han comprado electricidad a una tarifa, en promedio, 2 centavos de dólar por kWh más baja que la que habrían tenido que pagar (MTD2, con y sin descuentos). Para que se tenga una idea, esto ha erosionado los ingresos de las EDES durante el período 2010-2017 en US$440 millones. ¿Qué ha significado la facilidad que se le ha otorgado a estas grandes empresas e industrias de comprar energía a un precio inferior al que habrían tenido que pagar? Un aumento de la deuda pública de igual monto, es decir, de US$440 millones. No tiene nada de malo ni de pecaminoso el esfuerzo racional y comprensible de estas grandes empresas e industrias de agenciarse tarifas más bajas. Pero recordemos, como decía Milton Friedman, “there is no such thing as a free lunch”. El ahorro que obtienen los UNRs se financia con endeudamiento público.

Hay más. Si las EDES se atrasan en los pagos con los generadores que venden en el spot, enfrentan intereses más penalidades equivalentes a una tasa de interés anual en dólares -por un financiamiento que casi nunca ha sobrepasado 6 meses, cercana del 25%, seis veces la tasa indicativa a 6 meses en la curva de rendimiento de los bonos globales dominicanos.

Reconozco que el principal responsable de esta aberración es el Gobierno. Un simple decreto que modifique el Reglamento de la Ley General de Electricidad, acabaría con esta transferencia abusiva de recursos desde el Estado a los generadores privados.
Para complacer al economista amigo, cerramos con el siguiente resumen. Las divisas subsidiadas otorgadas a industrias privadas (1982-1984), representaron el 5.6% del PIB; los fraudes bancarios privados (2003-2004), 21%; las exenciones tributarias otorgadas a empresas privadas y personas físicas (1969-2018), 100%; la evasión fiscal de empresas, profesionales y personas físicas (1968-2018), 123%; y el déficit del sector eléctrico cubierto con transferencias del Gobierno (1999-agosto/2018), 19%. En total, 269% del PIB. Si nuestros gobiernos hubiesen sido fiscalmente dispendiosos e irresponsables, como apunta la crítica, la deuda pública hace rato habría superado el 100% del PIB. A pesar la revelada insaciabilidad privada, la deuda pública equivale a 50% del PIB. Los que no hayan recibido divisas subsidiadas, incurrido en fraudes bancarios, obtenido exenciones tributarias, evadido impuestos, incurrido en fraudes en el consumo de electricidad, o recibido tarifas eléctricas privilegiadas, tienen calidad moral para tirar piedras a la deuda pública. Los demás, si no quieren que les tilden de hipócritas o farsantes, deben optar por el silencio.

Use Facebook to Comment on this Post

Advertisement

Andy Dahuajre

¿Qué son las verdaderas trampas?. Por Zhang Run

Zhang Run

Santo Domingo

A lo largo del último mes, China y la República Dominicana hemos celebrado, de manera entusiasmada y diversa, el primer aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países.

Los medios de comunicación locales han realizado una cobertura extensa, intensiva y positiva al respecto, reconociendo plenamente el significado histórico de este hecho y los logros alcanzados durante este año.

Recibo incesantemente los mensajes de felicitación y las flores de los amigos locales. Me gustaría aprovechar esta oportunidad para expresar mi sincera gratitud a todos los que vienen prestando su atención y apoyo a las relaciones sino-dominicanas.

Ataques sin fundamento

Asimismo, también he tomado nota de que surgen esporádicamente ruidos negativos locales debido a la influencia de las actuales campañas internacionales con la intención de “salpicar a China con agua sucia”. Abarcan aproximadamente tres aspectos:

1. atacar el sistema y el camino de China para sembrar supuestas amenazas ideológicas.

2. Especular sobre las intenciones estratégicas de China en América Latina, exagerando falsamente que el establecimiento y desarrollo de relaciones entre China y los países pertinentes afectan a la estabilidad regional.

3. Orquestar campañas sensacionalistas sobre la “trampa de endeudamiento” de China y la “teoría de la corrupción” de las empresas chinas, para propagar la supuesta amenaza económica de China.

Estos argumentos llenos de prejuicios carecen de cualquier fundamento y no tienen repercusión alguna.

Hechos y políticas

que desmienten

Este año se cumple el 70∫ aniversario de la fundación de la República Popular China.

China ha recorrido las 7 décadas superando innumerables ataques y obstáculos, explorando constantemente el camino de desarrollo acorde con sus propias condiciones nacionales y practicando el socialismo con peculiaridades chinas. Ha crecido de un país con una base industrial casi inexistente a la segunda economía mundial, con mayor volumen de comercio de bienes del mundo y mayor reserva de divisas, y es el mayor socio comercial de más de 130 países.

En los últimos 40 años, casi 800 millones de personas en China se han liberado de la pobreza extrema, cifras que contribuyen, en más del 70%, a la reducción de la pobreza a nivel mundial. En los últimos 20 años, de los 5.39 millones de kilómetros cuadrados de áreas verdes nuevas en el mundo, una cuarta parte corresponde a China.

Los derechos, el bienestar y el nivel de felicidad que gozan los chinos han alcanzado un nivel nunca visto en la historia. Los hechos han demostrado que bajo el liderazgo del Partido Comunista de China, el pueblo chino ha encontrado un camino adecuado para su propio desarrollo, y tenemos más confianza que nunca en nuestro propio camino, sistema, teorías y cultura.

El Partido Comunista de China es un partido que trabaja por la felicidad del pueblo chino y un partido que lucha por la causa del progreso humano.

Creemos que el mundo siempre ha sido diverso y plural. Cada país tiene sus propias condiciones nacionales y debe, antes que nada, dejar bien hechos sus propios deberes. No “importamos” modelos extranjeros, ni “exportamos” el modelo chino, ni pediremos a otros países que “copien” el modelo chino.

Los chinos siempre hemos abogamos por que “todo bajo el cielo es la misma familia”. Ya en los años 70 del siglo pasado, China prometió nunca buscar la hegemonía.

Frente a los numerosos desafíos globales actuales, el presidente Xi Jinping propuso construir una comunidad del destino de la humanidad como una opción aportada por China, y la iniciativa de la Franja y la Ruta basada el principio de consultar, construir y compartir, en aras de trabajar juntos con esfuerzos comunes y solidarios para convertir nuestro planeta en una gran familia armoniosa.

Por eso, nos oponemos a la interferencia en los asuntos internos y no buscamos las llamadas esferas de influencia, sino que abogamos por el camino del desarrollo pacífico y esperamos que todos los países hagan lo mismo.

En los últimos años, varios países rompieron las supuestas relaciones diplomáticas con Taiwán y han formalizado relaciones con China sin condiciones económicas previas. Todas estas decisiones han sido tomadas por iniciativa propia de esos países en adaptación a la tendencia histórica. Estos hechos no tienen nada que ver con la llamada seducción o atracción de los chinos, ni menos son factores desestabilizadores para la región.

El nivel de cooperación práctica entre China y los países en desarrollo ha mejorado continuamente, y la magnitud del comercio y la inversión ha crecido sustancialmente. Este es un proceso natural de la nueva era en que las ventajas complementarias entre China y las regiones y países concernientes se vienen desplegando gradualmente.

El gobierno chino siempre se ha adherido a los principios de “papel protagónico empresarial, orientación gubernamental, operación de mercado y ganancia compartida” y exige que las empresas chinas deban actuar de acuerdo con las reglas internacionales y las del mercado, y asumir sus responsabilidades sociales.

Lo que quiero enfatizar es que en caso de que una compañía china contravenga las normas establecidas, el primero que dirá “no” será el gobierno chino. De hecho, las empresas chinas han operado legalmente en América Latina y otras regiones y se han convertido en participantes activos en el desarrollo social y económico local. La planta de tratamiento de aguas residuales Kingsmill construida por la Corporación de Aluminio de China (Chinalco) en Perú puso fin fundamentalmente a la contaminación del agua en el área minera local durante 70 años y el impacto de las aguas residuales para los 900,000 residentes.

La central hidroeléctrica CocaCodo-Sinclair en Ecuador ha resistido la prueba del terremoto de magnitud 7.8 grados en 2016, cubriendo un tercio de la demanda de electricidad del país, convirtiendo al Ecuador en un país exportador de electricidad, ahorrando 600 millones de dólares anualmente en gastos de energía y aumentando el porcentaje de la energía limpia al 85%, creando cerca de 8,000 empleos directos locales.

La llamada “trampa de endeudamiento” de China no existe en absoluto. El problema de la deuda tiene un complejo trasfondo histórico y actual.

En esencia, no solo es un problema económico y financiero, sino también un producto de un orden económico internacional injusto e irracional.

Los préstamos proporcionados por la parte china nunca están acompañados de ninguna condición política. Aun cuando existen disposiciones relativas a elementos chinos, están en línea con las prácticas internacionales como la OCDE.

Estamos muy atentos a la sostenibilidad de las deudas de los países receptores, respetamos plenamente los deseos de los gobiernos concernientes e invertimos los fondos en áreas tales como infraestructura donde existen imperiosas necesidades y brechas de financiamiento, por lo que son bien recibidos por los gobiernos y las personas de los países receptores.

Hasta la fecha, ningún país se ha caído en una crisis de deuda debido a la cooperación con China.

Hace pocos días, 150 países y 92 organizaciones internacionales asistieron al II Foro de Cooperación Internacional de la Franja y la Ruta en Beijing, votando a favor con acción concreta la diplomacia y la política de cooperación exterior de China.

El presidente Xi Jinping señaló que debemos adherirnos al concepto de apertura, desarrollo verde e integridad, y esforzarnos por alcanzar las metas de alto estándar, bienestar del pueblo y sostenibilidad. Esto significa que la cooperación internacional de la ruta de la seda ha entrado en una nueva etapa. Cuidado con las trampas verdaderas.

Las verdaderas trampas que debemos alertar son: la politización de asuntos comerciales, la securitización de los asuntos tecnológicos, la externalización de los asuntos internos y la ideologización de los asuntos internacionales. La relación entre China y la República Dominicana es una “agenda positiva” completamente justa y transparente. Es un “proyecto feliz” que trae bienestar. Con rumbo acertado vamos a preservar el buen entorno de negocios y garantizar el desarrollo sano y estable de las relaciones bilaterales.

El autor es Embajador de China en la República Dominicana

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

Andy Dahuajre

¿COMO TERMINARÁ LA JUEZA MIRIAM GERMAN? Por Melvin Matthews

El futuro de la jueza Miriam German pende de un hilo, tras el incidente con el Procurador General, Jean Alain Rodriguez, quien ha sido vapuleado por sectores de la prensa y de la sociedad civil, porque al momento de evaluarla en el Consejo Nacional de la Magistratura sacó a relucir, sorpresivamente, tres cartas -entre ellas, dos apócrifas-, contentivas de graves acusaciones contra la magistrada.
Pero sus criticos han olvidado adrede la tercera comunicación leída en el mismo escenario por el fiscal general: la que suscribe el juez José Gregorio Bautista Vargas, quien acusa a la magistrada de la Suprema Corte de intentar sobornarlo para que liberara al narcotraficante Winston Rizik.
Bautista, quien presidía el Tribunal Colegiado de Monte Plata que condenó en primera instancia a Rizik, y que ahora encabeza el Tribunal de Trabajo, ha depositado una denuncia contra la jueza en el Consejo Nacional del Poder Judicial, señalando que posee pruebas que presentará en el momento oportuno.
Yo pregunto: ¿Procederá el CNM a ratificar a la jueza Miriam German en la Sala Penal de la SCJ, a pesar de la denuncia de Bautista Vargas, a quien se pretende presentar como un enloquecido fanatico religioso?
Esa es una papa caliente para los miembros del CNM, quienes de forma indirecta están compelidos a escoger entre la magistrada y el procurador, pues la contienda entrambos en la Judicatura debe terminar.
Mientras tanto, crecen los argumentos a favor de Alain Rodriguez, en el sentido de que, no obstante su estilo inquisitorial, su actuación se acogió a la Ley Orgánica del CNM, la 138-11, la cual no establece el criterio de confidencialidad, sino todo lo contrario, y su articulo cuarto es aplicable a la evaluación de jueces activos para decidir si permanecen o no en la función.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

ENCUESTA LIBRE

¿Esta el país preparado para el voto automatizado?

Loading ... Loading ...

Facebook

Twitter #Dominicanos

Advertisement

Trending