Connect with us

CIENCIAS

Astrónomos de Harvard: captamos un objeto con forma cigarrillo que de repente aceleró a 315,000 kilómetros por hora


Un misterioso objeto con forma de cigarrillo que fue observado el año pasado dando vueltas por nuestro sistema solar podría haber sido una nave extraterrestre enviada a investigar la Tierra, según astrónomos de la Universidad de Harvard.

Un misterioso objeto con forma de cigarrillo que fue observado el año pasado dando vueltas por nuestro sistema solar podría haber sido una nave extraterrestre enviada a investigar la Tierra, según astrónomos de la Universidad de Harvard.

El objeto, identificado con el nombre de ‘Oumuamua, que en hawaiano significa “un mensajero que llega desde un pasado lejano”, fue descubierto en octubre de 2017 por el telescopio Pan-STARRS 1 en Hawai.

Desde su descubrimiento, los científicos no han podido ponerse de acuerdo para explicar sus características inusuales y su origen preciso. Primero, algunos investigadores dijeron que era un cometa y luego un asteroide, antes de determinar que es el primero de su tipo: una nueva clase de “objetos interestelares”.

Ahora, un nuevo trabajo de investigadores del Centro Smithsoniano de Astrofísica en Harvard abre la posibilidad de que el objeto alargado de color rojo oscuro, que es 10 veces más largo que lo que es de ancho y que viaja a velocidades de 315.000 kilómetros por hora, pueda tener un “origen artificial”.

“‘Oumuamua podría ser una sonda totalmente operativa enviada a las inmediaciones de la Tierra por una civilización extraterrestre”, escribieron los investigadores en el trabajo que fue presentado a la revista Astrophysical Journal Letters.

La teoría se basa en la “excesiva aceleración” del objeto o en el inesperado impulso a su velocidad a medida que recorría y finalmente abandonaba nuestro sistema solar enero de 2018.

“Considerando un origen artificial, una posibilidad es que ‘Oumuamua sea una vela solar, flotando en el espacio interestelar como los restos de un avanzado equipo tecnológico”, escribieron los autores del trabajo, en el que sugieren que el objeto podría ser impulsado mediante radiación solar.

El documento fue escrito por Abraham Loeb, profesor y director de astronomía, y Shmuel Bialy, un alumno de postdoctorado en el Centro Smithsoniano de Astrofísica en Harvard.

Use Facebook to Comment on this Post

Advertisement

CIENCIAS

La atmósfera de la Tierra es mucho más extensa de lo que se creía, llega hasta la Luna y más allá


Información reunida por el Observatorio Solar y Heliosférico (SOHO), permitió establecer que los límites de la atmósfera terrestre en realidad están a 630.000 kilómetros.

La atmósfera de la Tierra es mucho más extensa de lo que se estimaba hasta ahora, según lo señala una reciente investigación hecha por astrónomos rusos basados en observaciones científicas archivadas a lo largo de 20 años, a la espera del día es que fueran analizadas.

La información recogida por el Observatorio Solar y Heliosférico (SOHO) de la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) entre 1996 y 1998 permitió a un equipo de científicos del Instituto de Investigación Espacial de la Academia de Ciencias de Rusia, determinar que la extensión de la atmósfera terrestre alcanza, en realidad, los 630.000 kilómetros, una longitud que equivale a 50 veces el diámetro de nuestro planeta.

Esto quiere decir que la Luna, que se ubica a unos 384.400 kilómetros de distancia, no se encuentra fuera de esta capa, sino en su zona media. Por lo tanto, la trayectoria orbital del único satélite natural de nuestro planeta se lleva a cabo dentro de la atmósfera de la Tierra, de la misma forma que lo hacen los múltiples satélites artificiales.

Una nueva medición

El revelador dato fue obtenido por SOHO mientras realizaba el mapeo de la geocorona o exosfera de la Tierra, el campo luminoso del sector más externo de su atmósfera conformado por una nube de átomos de hidrógeno que relumbran bajo el efecto de la radiación ultravioleta.

Geocorona de la tierra
Geocorona de la tierra (la ilustración no está a escala). Crédito: ESA

Sin embargo, se trata de una capa muy delgada que solo desde el espacio se puede observar, por lo que resulta muy complicada su medición. Hasta ahora se creía que su tope exterior estaba situado a unos 200 mil kilómetros de la Tierra, dado que esa es la longitud en la que se pierde la gravedad por la presión de la radiación del sol. El verdadero límite pudo ser detectado de forma precisa gracias a los sensores de un instrumento del satélite SWAN.

“Con frecuencia se puede sacar partido de información archivada por muchos años y hacer ciencia nueva con ellos. Este hallazgo destaca el valor de una serie de datos recopilados desde hace más de 20 años y el extraordinario rendimiento de SOHO”, manifestó Bernhard Fleck, experto del proyecto SOHO de la ESA citado por ESA Science.

Desde una perspectiva técnica la mala noticia es que, incluso incluyendo las diferentes misiones espaciales, los humanos nunca hemos salido de la atmósfera de la Tierra.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

CIENCIAS

Científicos imprimen piel y huesos humanos 3D para astronautas

Científicos del hospital universitario de la Universidad Técnica de Dresde (TUD), en Alemania, han logrado producir muestras de huesos y piel bioimpresos en el marco de un proyecto auspiciado por la Agencia Espacial Europea (ESA) para atender emergencias médicas en un futuro viaje a Marte.

“Las células cutáneas se pueden bioimprimir empleando como ‘biotinta’ rica en nutrientes plasma sanguíneo humano, fácil de obtener de los tripulantes de una misión”, explicó Nieves Cubo, de la TUD, según el comunicado difundido hoy por la ESA.

Como el plasma tiene una consistencia muy fluida, los científicos desarrollaron una receta modificada añadiendo metilcelulosa y alginato para incrementar la viscosidad del sustrato, con el fin de poder utilizarlo en las condiciones de gravedad alterada, señaló.

Precisó que para producir muestras de hueso se imprimieron células madre humanas con una composición de biotinta similar, añadiendo un cemento óseo de fosfato de calcio como material de soporte estructural, que después se absorbería durante la fase de crecimiento”.

Tommaso Ghidini, director de la división Estructura, Mecanismos y Materiales de la ESA, que supervisa el proyecto, recordó que un viaje a Marte u otros destinos interplanetarios implicará pasar varios años en el espacio y que no existirá la opción de regresar antes de lo previsto en caso de una emergencia médica.

Tampoco será posible transportar suministros médicos suficientes para hacer frente a cualquier eventualidad, por lo que la bioimpresión 3D podría ser la manera de responder a las urgencias médicas, subrayó.

Así, “en el caso de quemaduras, por ejemplo, se podría bioimprimir piel nueva en lugar de injertarla desde otra parte del cuerpo del astronauta, lo que provocaría una lesión secundaria que no sería fácil de curar en el entorno orbital”, señaló.

También en el caso de fracturas óseas, cuya probabilidad es mayor en la ingravidez del espacio o en la gravedad parcial de Marte, que es 0,38 veces la de la Tierra, podría insertarse hueso de sustitución en las áreas dañadas, explicó.

“En todos los casos, el material bioimpreso procedería del propio astronauta, por lo que no habría problemas de rechazo”, agregó.

Al mismo tiempo, expresó su esperanza de que el trabajo que están llevando a cabo en el marco de este proyecto para su aplicación en misiones espaciales “también contribuirá a su avance en la Tierra, acelerando su disponibilidad y haciendo que llegue a la gente antes”.

En el proyecto participan además del Centro de Investigación de Hueso, Articulaciones y Tejidos Blandos de la TUD, la alemana OHB System como contratista principal y el especialista en ciencias de la vida Blue Horizon. EFE

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

ENCUESTA LIBRE

¿Esta el país preparado para el voto automatizado?

Loading ... Loading ...

Facebook

Twitter #Dominicanos

Advertisement

Trending