Connect with us

CIENCIAS

Descubren un fósil que cambia la historia de los mamíferos

Un grupo de paleontólogos ha descubierto en Polonia los restos de Lisowicia bojani, el antepasado directo del ser humano y todos los mamíferos. El descubrimiento de este gigante cambia la historia de la evolución y echa por tierra la teoría de que los únicos herbívoros gigantes que vagaban por las tierras de la época eran los dinosaurios.

Los primeros mamíferos aparecieron en nuestro planeta hace aproximadamente 220-225 millones de años, hacia el final del período Triásico, y vivían simultáneamente con los dinosaurios. La mayoría de los científicos considera que los primeros miembros de nuestra clase eran relativamente pequeños en tamaño y masa, como los gatos de hoy en día, y que se alimentaban principalmente de insectos.

Big Bang: El tapir, el último gigante del Caribe

Esto ayudó a los mamíferos primitivos a sobrevivir a la catástrofe que exterminó a los dinosaurios, así como a ocupar una posición vacante después de la desaparición de los gigantes de sangre fría. No obstante, el nuevo descubrimiento pone en duda al menos una hipótesis de esa teoría: que los primeros mamíferos eran pequeños.

“Esto es un hallazgo épico, que sucede una vez en la vida. El descubrimiento de Lisowicia cambia nuestra imagen de la historia más reciente de los dicinodontes, los parientes triásicos de los mamíferos. También plantea muchas preguntas sobre qué es lo que realmente los hacía a ellos y a los dinosaurios tan grandes”, explica la importancia del hallazgo Tomasz Sulej, del Instituto de Paleontología de la Academia de Ciencias de Polonia.

En la última década, los científicos polacos han encontrado más de 1.000 huesos y otros fósiles en los alrededores del pueblo de Lisowicia, que le dio nombre al nuevo descubrimiento. La mayoría de los restos pertenecen a dinosaurios, cocodrilos y varios pequeños parientes de los antiguos mamíferos.

Analizando los fósiles, Sulej y sus colegas descubrieron los restos de un gigantesco dicinodonte. Nuestro ancestro cuadrúpedo medía unos 4,5 metros de largo, 2,6 metros de alto y su masa era de aproximadamente nueve toneladas. Sus dimensiones se aproximarían a la de los elefantes de hoy en día.

La reconstrucción de la especie 'Homo naledi', mostrada en la exposición 'El día del eslabón perdido: Homo naledi'

La comparación de los huesos de Lisowicia con los de los dinosaurios herbívoros contemporáneos muestra que tenían aproximadamente el mismo tamaño y peso. Si esto es cierto, entonces, como señala Sulej, surge la siguiente pregunta: ¿Cómo coexistieron entre sí y qué hizo que unos desaparecieran y otros se convirtieran en las criaturas dominantes en la Tierra en los próximos 150 millones de años?

Use Facebook to Comment on this Post

Advertisement

CIENCIAS

Puertas estelares y ‘capas invisibles’: Estudios financiados por un programa secreto del Pentágono

La Agencia de Inteligencia de Defensa de EE.UU. publicó una lista de trabajos de investigación financiados en el marco de su programa secreto para buscar ovnis, revelado por primera vez en 2017.

El Pentágono destinó millones de dólares a investigaciones sobre los agujeros de gusano (hipotéticos pasajes a través del espacio-tiempo), la energía oscura, las ‘capas’ de invisibilidad y “la manipulación de dimensiones adicionales”, entre otras materias, en el marco de su programa secreto para rastrear ovnis revelado por primera vez en 2017, según se desprende de documentos desclasificados la semana pasada en virtud de la Ley de Libertad de Información de EE.UU.

Tras una solicitud de Steven Aftergood, director del Proyecto sobre Secreto Gubernamental de la Federación de Científicos Estadounidenses, la Agencia de Inteligencia de Defensa de EE.UU. publicó el pasado miércoles una lista de trabajos de investigación financiados bajo el llamado Programa de Identificación de Amenazas Aeroespaciales Avanzadas.

Los documentos desclasificados no revelan mucho más que los nombres asignados a 38 programas de investigación secretos, pero arrojan luz sobre algunos de los temas que estaban siendo estudiados, con títulos como ‘Agujeros de gusano atravesables, puertas estelares y energía negativa’, ‘Camuflaje de invisibilidad’ o ‘Motor de curvatura, energía oscura y la manipulación de la dimensión extra’, entre otros.

Programa secreto de 22 millones

El Departamento de Defensa del país norteamericano no había reconocido públicamente la existencia del programa hasta que fue desvelado por los medios de comunicación en diciembre de 2017. Según informó entonces The New York Times, de los 600.000 millones de dólares de su presupuesto anual, 22 millones fueron destinados entre 2008 y 2011 a financiar este programa, en el marco del cual se investigaban reportes de avistamientos de ovnis.

Desde el Pentágono afirmaron que el programa se cerró en 2012 tras cinco años de existencia, aunque personas cercanas al proyecto insisten en que sigue existiendo a día de hoy y que aquel únicamente dejó de contar con el financiamiento del Departamento de Defensa. Partes del programa permanecen en secreto.

“Ideas especulativas más adecuadas para la ciencia ficción”

El documento del Pentágono, aunque está “lleno de ideas especulativas que parecen más adecuadas para la ciencia ficción”, sugiere que el programa buscaba “algo más que solo perseguir ovnis”, comenta sobre la revelación el portal Motherboard.

Por su parte, el artífice de la desclasificación, Steven Aftergood, recalcó en declaraciones a este medio que “cualquiera que vea estos títulos se rascará la cabeza y se preguntará en qué estaba pensando” la Agencia de Inteligencia de Defensa. En su opinión, “estos son los tipos de temas que uno persigue cuando tiene más dinero del que sabe cómo emplear”.

“Me encantaba la ciencia ficción cuando era más joven”, señaló Aftergood y añadió: “Hoy amo el buen gobierno. Así que no me divertí demasiado“.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

CIENCIAS

Nuevo estudio revela que el calentamiento del océano en 2018 aumentó a un nivel récord superando los niveles de 2017

BEIJING, 21 ene — Un nuevo estudio encabezado por investigadores chinos y estadounidenses encontró que el calentamiento del océano en 2018 aumentó a un nivel récord y superó los niveles de 2017, el cual había sido el año más caluroso jamás registrado.

Los datos muestran que la temperatura de los 2.000 metros más cercanos a la superficie de los océanos ha registrado un aumento promedio de 0,13 grados Celsius en los últimos 60 años.

El estudio, en el que participaron investigadores de la Academia de Ciencias de China, la Universidad de San Thomas, el Centro Nacional de Investigación Atmosférica en Estados Unidos, el Ministerio de Recursos Naturales de China, y la Universidad Hohai de China, fue publicado recientemente en la revista internacional Advances in Atmospheric Sciences como su nota de portada.

El océano del Sur y el océano Pacífico mostraron un mayor calentamiento que el océano Atlántico y el océano Indico, señala el estudio.

Los investigadores creen que los incrementos en la temperatura del océano son una prueba irrefutable de que la Tierra se está calentando.

El calentamiento oceánico afecta los sistemas climatológicos del planeta elevando las temperaturas del aire y proporcionando más condensación. También provoca el aumento de la intensidad de tormentas y fuertes lluvias.

Otras consecuencias del calentamiento oceánico son el descenso de oxígeno en el océano, el derretimiento de hielo marítimo, y la decoloración y muerte de corales. Debido al calentamiento y a la acidificación del océano, 99 por ciento de los arrecifes de corales se decolorarán si la temperatura de la superficie del mar asciende a dos grados Celsius para finales del siglo XXI, anticipa el estudio.

Además de los efectos relacionados directamente con los océanos, también se atribuyen al calentamiento oceánico el incremento en la intensidad de sequías, olas de calor y el riesgo de incendios forestales en tierra.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

Facebook

Twitter #Dominicanos

Advertisement

Trending