Connect with us

OPINIONES

Julio Cury: Así es la cosa

Nadie ignora que en la campaña electoral del 2012, fui asesor de Hipólito Mejía. Vinicio Castillo, acaso como si hubiese descubierto el hilo en bollito, quiso recientemente presentarme como incoherente al llamarme de “danilista” y republicar en su cuenta de tuiter uno de los tres comerciales televisivos que hice entonces en apoyo al ex gobernante.

Primero que nada, me permito aclarar que jamás he pertenecido al PLD, lo cual no es óbice para que exponga públicamente mis posiciones jurídicas sin detenerme a calcular si benefician o perjudican políticamente a un dirigente de ese partido. Condicionar hacerlo al aprovechamiento o afectación de intereses ajenos, sería oportunismo, por lo que nunca me guardo de los dientes para adentro mis convicciones, muchas de las cuales sean quizás erradas, pero son siempre mis convicciones.

He tenido la audacia intelectual de sostener públicamente que el vigésimo transitorio constitucional, al imponerle al presidente Medina la prohibición de aspirar “para el período constitucional siguiente ni a ningún otro”, viola su derecho de igualdad frente a sus iguales, esto es, frente a Hipólito Mejía y Leonel Fernández. En efecto, al retener como criterio de diferenciación su repostulación en el 2016, el constituyente discriminó, toda vez que los mencionados ex mandatarios también se repostularon de forma consecutiva y, sin embargo, el transitorio referido apenas contempló consecuencias en detrimento del actual jefe de Estado.

Vinicio se ha dedicado a la actividad política, y por tanto, le resulta muy difícil entender la tensión entre la misma disposición transitoria y el principio de igualdad, y que tal como lo he explicado en otras entregas, adjudica su sanción de forma irrazonable y arbitraria.

Y dejando ya de lado la antinomia constitucional, me apresuro a aclarar que reelegir es volver a elegir, lo que adaptado al quehacer público significa elegir una persona para ocupar el mismo cargo por segunda, tercera o enésima vez.

No se trata de hacerlo consecutivamente, sino en más de una ocasión. ¿Por qué lo digo? Pues porque los seguidores de Fernández pecan de ilógicos al abominar de la eventual repostulación de Medina, pues mientras la de este último sería la segunda, la del presidente del PLD sería la tercera, con posibilidad de aspirar a una cuarta.

Parecer que una cosa es con violín y otra con guitarra, ya que mientras la reelección de uno es mala, tal vez por no haberse prestado a ser títere de nadie, la del otro sería la panacea.

Coherencia no es permanecer anclado a un grupo contra viento y marea, sino actuar acorde con las ideas que se profesan. Quien esto escribe no aboga por la repostulación del presidente Medina, pero defiende su derecho constitucional a hacerlo en base a las razones que he ofrecido en múltiples escenarios, y que para mi satisfacción han sido socorridos por brillantes académicos de diferentes países del continente.

Use Facebook to Comment on this Post

Advertisement

OPINIONES

Ochenta años Después. Por Evaristy Jiménez

Santo Domingo.- El Partido Revolucionario Dominicano, que Nació en la Habana Cuba, 9 años después del acenso al poder de Rafael Leonidas Trujillo y su Régimen de oprobio al pueblo Dominicano y a las libertades de otros pueblos de la región, el mismo nació con los fundamentos del otrora Partido Revolucionario Cubano, fundado por los héroes José Marti y el generalisimo Máximo Gómez, la Influencia de los Postulados de este partido, del APRA en Perú y la Revolución mexicana son parte del armazón del PRD, además de las influencias de Hostos y los Trinitarios de Juan Pablo Duarte.

El mes de Enero, que es un mes fundamental en la historia de los Pueblos Dominicanos y Cubanos, para el primero porque su padre fundador, nació un 26 de enero del 1813 y también por el manifiesto de los pueblos del este del 1844 que promovía la separación de Haití, de lo que después el 27 de Febrero sería la República Dominicana, para Cuba porque en el mismo año se proclamó la victoria de la Revolución Cubana con Fidel Castro, Camilo Cien Fuegos y Ernesto Guevara “Che” como las figuras predominantes de esa epopeya de nuestros pueblos.

En ese ambiente se cocinaron los cimientos que han hecho posible que 80 años después siga en el firmamento el Partido Que Enrique Cotubanama ideó y que posibilitó que Juan Isidro Jiménez Grullón, Juan Bosch y otros dominicanos, como los hermanos Reyna Mainardi Virgilio y Rafael, Alexis Liz, Romano Pérez Cabral, Lucas Pichardo, Ponpeyo Alfau, José Manuel Calderón, Pipí Hernández y Plinta Woss iniciarán la trayectoria el 21 de Enero 1939 del Partido del Pueblo y la Libertad como lo dejó impreso en el corazón de los dominicanos, el más grande líder de masas del país, José Francisco Peña Gómez, con el himno que compuso para el Partido Blanco, después que el mismo llegó al país de la mano de la Comisión de la Libertad, encabezada por el armado y espina dorsal en el exilio de este partido, Ángel Miolán, que se incorpora al PRD en su primer congreso que se realizó en 1941 en la Habana Cuba y que llegó con Nicolás Silfa y Ramón A. Castillo el 5 de Julio para dejar instaurado en el territorio Nacional el partido de la esperanza nacional.

Son muchos los logros y las miserias y vicisitudes que ha vivido en toda la historia de vida que tiene el Partido Revolucionario Dominicano, estamos en una nueva era y ella trae nuevos retos y conflictos donde los PRDeistas tendremos que hacer los cambios para lograr una mejor sociedad, aportando y dando soluciones a problemas que nos aquejan como sociedad, haciendo nuestro mejor esfuerzo como en este momento lo está realizando nuestro Presidente Miguel Vargas, que en cada oportunidad que ha tenido la responsabilidad de ejercer como funcionario público y privado ha dejado su impronta y en este momento ha pasado con las notas más sobresalientes, así en estos momentos al frente del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Dominicana como canciller de la República, devolviendo parte de lo que nos dieron nuestros fundadores en estos ochenta años cumplidos y ahora en democracia en un gobierno compartido con un partido que tiene sus orígenes en el PRD.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

Andy Dahuajre

Los 35 millones de Fidel. Por Teodoro Ruiz Williams

El diputado frenteamplista-perremeista Fidel Santana ha denunciado que en el congreso nacional se estarían ofreciendo hasta treinta y cinco millones de pesos (RD$35,000,000) a los diputados que asuman el respaldo de una nueva modificación constitucional donde se elimine el párrafo transitorio que “inhabilita” la posibilidad de que el actual presidente de la república, Danilo Medina Sánchez, pueda postular y someterse al escrutinio popular en la venideras elecciones del próximo año 2020.
Sin lugar a dudas, se trata de una aseveración bastante “seria” que ha llamado la atención de la sociedad política, y no política, toda vez que la misma, además, imputa el “hecho” denunciado al entorno presidencial por supuestos aprestos “reeleccionistas”.
Fidel Santana fundamenta su estrambótica denuncia en que “es un secreto a voces”, en los pasillos del congreso, donde la “oferta” ya habría ganado adeptos para completar el “numero” de diputados necesarios para producir el cambio y extirpar de la constitución el “revolucionario transitorio” que con tanto ahínco defiende el representante frenteamplista-perremeista.
Cuanto honor a la ignorancia!!!
Qué pena que sea Fidel quien se torne como vocero de lo más rancio de la derecha radical dominicana.
Fidel sabe más que nadie, más que ningún otro “izquierdista”, de lo encarnizada que es la lucha por el poder; de lo cruento que resulta el enfrentamiento entre lo nuevo y lo viejo, de lo difícil del empoderamiento dialectico.
Fidel está en el poder, es parte del poder y desde el poder se “saben” muchas cosas que en las reuniones de “análisis y estudios” que realizan los grupos izquierdistas ni se imaginan.
Fidel, quizás sin darse cuenta, está siendo utilizado por los sectores más perversos y antirevolucionarios de la rancia derecha dominicana.
Lo invitan a reuniones donde le “dejan caer ciertos temas e informaciones”, para que él, en su desbordado protagonismo de “rebeldía revolucionaria”, se atreva a “denunciarlos”, dando muestras de guapeza y disposición al martirologio.
Digo que “quizás sin darse cuenta” porque conozco a Fidel, por lo menos eso creo. Conozco su historia, su impronta, su rebeldía y su vocación a servir a los más carenciados; es un firme promotor del advenimiento de un nuevo orden social y político más humano.
Su vida está llena de sacrificios, de momentos heroicos, admirado por muchos que hoy comienzan a cuestionarse; a sopesar los errores concatenados del presente, desvaríos sin razón que confunden la admiración, proyectada en el tiempo.
El poder es peligroso, absorbe la conciencia y obnubila la razón; es corruptor silente, silencioso, perspicaz!
De todos los gobiernos que ha tenido la república dominicana, desde su nacimiento en 1844, el de Danilo Medina es el que más a aportado a la democracia y el que más se ha identificado con los sectores populares, con los desposeídos, los campesinos y agricultores, con los estudiantes, con la familia, como núcleo fundamental de la sociedad, con la salud, la vivienda y la alimentación.
Danilo ha sido por mucho el presidente más sacrificado, se ha confinado a los problemas nacionales; su concentración en el campo, en la escuela y en la salud, habla de un hombre con vocación de servicios que no ha usado el poder presidencial para lucrarse ni viajar por el mundo a expensas del erario público.
Ha sido en sus gestiones de gobierno cuando más espacios de poder han alcanzado los sectores progresistas, digamos que no los ha encumbrado él, pero ha sido en su tiempo cuando más apertura y participación se ha logrado.
Danilo Medina, corre con la gloria de gestionar un gobierno colocado en el “justo medio”, como dijera Marcos Tulio Ciceron, Emperador Romano anterior a Cristo que dio paso al “homo novus”, expresión latina que significa “nuevo hombre”, término que era utilizado en la Roma antigua para designar a los hombres que eran los primeros dentro de su linaje familiar en servir al pueblo con el apoyo del Senado romano o, más explícitamente, en ser elegidos como cónsules (lideres) lideres que ascendían a la vida pública para el desempeño de una alta oficina mediante un ascenso sin precedentes.
La historia reserva al presidente Medina algo más que diatribas y denuncias peregrinas infundadas. Su legado va mas allá de las menudencias carroñeras de los sin nombre y sin rostros que utilizan a tribunos confundidos, desconocedores del poder, neófitos de la prudencia, hostigadores sempiternos.
Carlos Marx, fundamentado en las teorías de Hegel, sentenció que la historia ha de repetirse dos veces: “una vez como tragedia y otra como farsa”.
Cuanta certeza tuvo el filosofo Alemán, al referirse en estos términos a los que sufren la tragedia de desconocer de la historia y vivir en la farsa ignorancia del presente.
Danilo es un político de los pies a la cabeza, ha valorado más que nadie las ideas progresistas y revolucionarias, las ha puesto en práctica en muchas de sus realizaciones desde el poder; y aun así los “revolucionarios de izquierda” se hacen de la vista gorda. Danilo les ha abierto los caminos y aun así, transitan en contrario, en franca negación a sus postulados, a las ideas que profesan y a sus discursos de antaño. Bla, bla, bla, bla.
No se dan por enterados de las amplias simpatías ganadas en el seno de la sociedad, de las adhesiones multitudinarias insoslayables de que goza el mandatario más querido de todos los tiempos republicanos.
Danilo Medina es por mucho, más que el blanco de los dardos envenenados de opositores de siempre y los de nuevo cuño, es el representante del pueblo con mayor arraigo en la historia contemporánea, es la negación de la traición, el redentor de la idea Duartiana-Boschista, y de la dignidad patriótica nacional.
El pueblo, junto a su presidente, sabrá vencer todos los obstáculo y los conciliábulos traidores, acuñados desde dentro y desde fuera; los derrotará en nuevas contiendas por venir y como a Catilina, derrotado nuevamente por Cicerón en las elecciones consulares de octubre del 63 a. C., y que intentando encabezar un golpe de Estado contra el gobernante fue merecedor de esta exclamación, esbozada por Ciceron e inmortalizada en el tiempo: Quousque tandem abutere, Catilina, patientia nostra? Y que traducida al español refiere: ¿Hasta cuándo, Catilina, abusarás de nuestra paciencia?
Catilina no pudo sobrevivir al liderazgo de Ciceron, murió queriendo retrotraer el presente a las ignominias del pasado.
Es tiempo de que Fidel se entere que Danilo Medina ha roto, como Ciceron, con las ataduras del pasado, que su praxis política, la de Danilo, niega la herencia maldita del balaguerato que suprimió las vidas de valerosos jóvenes revolucionarios y contestatarios; que niega también la práctica de prometer para no cumplir, Danilo aquilata la palabra, le da fuerza a la verdad, proyectándose como el más exitoso representante del pueblo dominicano.
Y que, para derrotar a Danilo, hace falta más que mentiras y denuncias infundadas.

T.R. Williams

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

Facebook

Twitter #Dominicanos

Advertisement

Trending