Connect with us

TECH

¿De dónde salen los nombres de los colores?

Entre las primeras palabras que de pequeños aprendemos en nuestra lengua materna están los colores. Los niños en los parvularios aprenden las formas y los colores como algo básico en lo que fundamentar sus conocimientos posteriores. Pero, ¿te has preguntado de dónde surgieron los nombres de los colores? En el castellano o español la etimología es variadísima, ya que por la península ibérica transitaron y se establecieron muchos pueblos y culturas diferentes.

¿De dónde salen los nombres de los colores?

Blanco

En castellano, “blanco” empieza a utilizarse en el siglo XII, se impone a las palabras latinas “albus” o “candidus” que significaban también blanco. El origen está en la palabra germánica “blank” que quería decir brillante y la raíz de ésta podemos buscarla en la voz indoeuropea “bhleg”.

blanco

Nos llegó de la mano de esos pueblos germánicos invasores que llamaban así a sus caballos de colores claros.

Amarillo

En castellano se empieza a utilizar este término en el siglo XI. Proviene de la palabra latina “amarellus” que significa pálido o amarillento y es un diminutivo de “amarus” que quiere decir amargo.

amarillo

Posiblemente la relación entre el color y la amargura provenga de los enfermos de ictericia, que tienen ese color y se pensaba que la enfermedad venía de un trastorno de la bilis, que era el humor amargo.

Naranja

Naturalmente, el origen está íntimamente ligado a la fruta. Aunque al castellano llegó de la mano de los árabes, naranj es naranjo y naranjah es naranja, hasta llegar a ellos pasó de las lenguas dravídicas (como lo es el tamil) al sánscrito, de éste al persa y finalmente al árabe.

Rojo

Del protoindoeuropeo “reudh-“, pasó al ruso “russeus”, pero no fue hasta el siglo XV que se utilizó normalmente en el castellano.

rojo

Convivió y convive con palabras que hacen referencia al color de la sangre como son “bermejo”, “colorado” o “encarnado”.

Verde

Empezó a usarse en el castellano en el siglo XI. Proviene del latín “viridis” que quería decir vivo, vigoroso o verde. Se piensa que originariamente pueda relacionarse con “brote” osea con una planta que crece.

verde

Curiosamente, en muchas lenguas orientales, antiguamente no se distinguía entre verde y azul y se tomaba el primero como un tono del segundo.

Azul

La palabra azul vendría del árabe “lazward” que quería decir “lapislázuli”y a su vez procedería del persa y del sánscrito.

azul

En latín medieval encontramos también la palabra “azurium” y de ella derivaría azur.

Marrón

Marrón es uno de los términos utilizados para designar este color. Según la región en que nos encontremos pueden ser más frecuentes otras denominaciones como “castaño”, “carmelita”, “pardo”, “chocolate” u otros.

marrón

Marrón en concreto procede del francés y significa “castaña”.

Negro

La voz “negro” para este color se empieza a utilizar en el siglo XII. Aunque no se sabe el origen a ciencia cierta, se cree que proviene del protoindoeuropeo “nekw-t-“ que significaría “noche”. De éste pasó al latín “niger, nigra, nigrum” y del latín al castellano.

negro

El origen de las palabras en nuestro idioma es muy interesante y un campo muy amplio para explorar, si te interesan estos temas, quizá quieras leer:

Use Facebook to Comment on this Post

Advertisement

TECH

El algoritmo estratégico que usa Netflix para hacer que veas sus películas y series

Tomar una decisión rápidamente cuando se tienen muchas opciones por delante es difícil para nuestro cerebro. Un ejemplo muy palpable es el enorme catálogo de Netflix, pero la popular compañía tiene formas de ayudarnos a decidir, entre ellas un algoritmo que escoge las imágenes.

Por supuesto, Netflix implementa otros algoritmos, como el que se encarga de recortar la imagen perfectamente para que los títulos no tapen el rostro de sus protagonistas. No obstante, este es diferente, porque su única función es seleccionar la imagen que aparecerá en la miniatura (y no precisamente al azar).

Un análisis anticipado

Si usas Netflix, probablemente ya te hayas dado cuenta que la imagen que se muestra de las diferentes series o películas no siempre es la misma, sino que cambia constantemente. Contrario a lo que se pueda creer, no lo hace para dar una sensación de novedad o variedad visual, sino que es parte del trabajo de un algoritmo que está programado para analizar todo lo que ves y tratar de adelantarse a lo que quieres para, de esa forma, engancharte con su contenido.

Esta herramienta no es nueva, se introdujo a finales de 2017, y ha dado tan buenos resultados que la han estado perfeccionando desde entonces. Su función es básicamente analizar todo lo que ves en la plataforma (series, películas, documentales…), para luego elegir las capturas que podrían agradarte.

imágenes Netflix 1

Si sueles ver muchas películas románticas, el algoritmo va a elegir imágenes de parejas. Y si te gusta un actor en específico y no te pierdes ninguna de sus producciones, entonces la plataforma te enseñará las capturas en que sale esa persona.

imágenes Netflix 2

En tiempo real

Este análisis es personalizado, o sea que cada usuario verá cosas diferentes en su inicio, además de que ocurre en tiempo real. Netflix tiene docenas de capturas disponibles para los distintos títulos, pero en algunas ocasiones hasta el algoritmo la tiene difícil, como al momento de elegir una imagen terrorífica adecuada para los usuarios que prefieren las películas de horror.

También tiene en cuenta los títulos que aparecen alrededor, para que el catálogo no se vuelva aburrido y monótono, así como la cantidad de clickbait (anzuelo de clicks) con el que cuenta la imagen.

Algoritmo Netflix
Así es como los algoritmos de Netflix ven la página
Image: Netflix Tech Blog

Si un título tiene varias escenas de comedia, pero en realidad es un drama, Netflix evitará ponerte esa escena en particular en la miniatura, porque si lo que estás buscando es reírte y terminas llorando o con una profunda lección de vida, entonces quedarás defraudado.

El sistema selecciona las imágenes cada vez que el usuario se loguea. Y aunque todavía está lejos de la perfección, probablemente lo mejoren en el futuro, haciéndolo aún más complejo, con la capacidad de tener en cuenta las horas del día, costumbres de visualización y hasta la cantidad de espectadores presentes para hacer más preciso el análisis.

Dejar entrar a los algoritmos a nuestra vida no es tan malo, pues adivinan qué nos gusta y qué queremos, y puede que terminemos aprendiendo más sobre nosotros mismos.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

TECH

La Comisión Europea lleva el superordenador más rápido a Barcelona

El BSC gana una subvención de 100 millones para comprar un computador 17 veces más veloz que el actual

Barcelona
Barcelona ha ganado una subvención de la Comisión Europea para comprar un nuevo superordenador, 17 veces más rápido que el actual. La ayuda rondará los 100 millones de euros. La cifra exacta está por confirmar, pero será la mayor inversión de la UE en España en investigación. Corresponde a la mitad del coste de la máquina, que se estrenará el 31 de diciembre de 2020. El Barcelona Supercomputing Center (Centro Nacional de Computación) gestionará el ordenador en un consorcio formado por Portugal, Turquía y Croacia, países que apoyaron la candidatura. La nueva infraestructura promete consolidar Barcelona como capital europea de la investigación. En los últimos años el BSC ha superado a todas las universidades en captación de fondos para I+D.

La Comisión Europea ha hecho público este viernes el veredicto de un concurso —inédito para comprar este tipo de equipos— que contaba con tres candidaturas: España, Italia y Finlandia. Pese a que inicialmente parecía que solo dos países conseguirían la ayuda, al final los tres acogerán un superordenador de los llamados pre-exaescala, los más potentes que existirán en Europa una vez se hayan instalado. El ordenador que tendrá Barcelona será capaz de ejecutar 200.000 billones de operaciones por segundo.

“Siempre hemos pensado que Europa debía trabajar unida en un área tecnológica en la que competimos con países tan potentes como Estados Unidos, China y Japón, y estamos muy satisfechos de poder decir ahora que Barcelona tendrá uno de los primeros superordenadores incluidos en la nueva hoja de ruta europea de supercomputación”, ha afirmado Mateo Valero, director del Barcelona Supercomputing Center, tras conocer el veredicto.

Durante la presentación de la candidatura, el director asociado del BSC, Josep Maria Martorell, estimó que el coste del superordenador y el mantenimiento durante cinco años ascendería a 200 millones. La mitad de la máquina, que se llamará MareNostrum V, la costearán el Gobierno, la Generalitat y la UPC, patrones del BSC. Queda por ver cuál será la aportación económica de los otros países que apoyaron la candidatura. Irlanda también apostó por Barcelona, pero aún no ha decidido si se integrará en el consorcio.

El actual MareNostrum IV es la gran calculadora de los casi 600 científicos del BSC y un imán para el talento: el 32% de ellos son extranjeros. En la presentación de la candidatura, hace dos meses y medio, el Ministerio de Ciencia afirmó que renovar el ordenador con la ayuda europea supondría un paso más atraer investigadores de todo el mundo a Barcelona.

{"uid":0.3485089111984414,"hostPeerName":"https://elpais-com.cdn.ampproject.org","initialGeometry":"{\"windowCoords_t\":0,\"windowCoords_r\":360,\"windowCoords_b\":524,\"windowCoords_l\":0,\"frameCoords_t\":3277,\"frameCoords_r\":330,\"frameCoords_b\":3527,\"frameCoords_l\":30,\"posCoords_t\":3277,\"posCoords_b\":3527,\"posCoords_r\":330,\"posCoords_l\":30,\"styleZIndex\":\"\",\"allowedExpansion_r\":60,\"allowedExpansion_b\":274,\"allowedExpansion_t\":0,\"allowedExpansion_l\":0,\"yInView\":0,\"xInView\":1}","permissions":"{\"expandByOverlay\":true,\"expandByPush\":true,\"readCookie\":false,\"writeCookie\":false}","metadata":"{\"shared\":{\"sf_ver\":\"1-0-33\",\"ck_on\":1,\"flash_ver\":\"26.0.0\",\"canonical_url\":\"https://elpais.com/elpais/2019/06/07/ciencia/1559903007_106706.html\",\"amp\":{\"canonical_url\":\"https://elpais.com/elpais/2019/06/07/ciencia/1559903007_106706.html\"}}}","reportCreativeGeometry":false,"isDifferentSourceWindow":false,"sentinel":"1-19974180773301222014","width":300,"height":250,"_context":{"ampcontextVersion":"1905292322390","ampcontextFilepath":"https://3p.ampproject.net/1905292322390/ampcontext-v0.js","sourceUrl":"https://elpais.com/elpais/2019/06/07/ciencia/1559903007_106706.amp.html#origin=https%3A%2F%2Fwww.google.com&prerenderSize=1&visibilityState=prerender&paddingTop=32&p2r=0&horizontalScrolling=0&csi=1&aoh=15599042471761&viewerUrl=https%3A%2F%2Fwww.google.com%2Famp%2Fs%2Felpais.com%2Felpais%2F2019%2F06%2F07%2Fciencia%2F1559903007_106706.amp.html&history=1&storage=1&cid=1&cap=navigateTo%2Ccid%2CfullReplaceHistory%2Cfragment%2CreplaceUrl%2Cswipe","referrer":"https://www.google.com/","canonicalUrl":"https://elpais.com/elpais/2019/06/07/ciencia/1559903007_106706.html","pageViewId":"4900","location":{"href":"https://elpais-com.cdn.ampproject.org/v/s/elpais.com/elpais/2019/06/07/ciencia/1559903007_106706.amp.html?amp_js_v=0.1&usqp=mq331AQCKAE%3D#origin=https%3A%2F%2Fwww.google.com&prerenderSize=1&visibilityState=prerender&paddingTop=32&p2r=0&horizontalScrolling=0&csi=1&aoh=15599042471761&viewerUrl=https%3A%2F%2Fwww.google.com%2Famp%2Fs%2Felpais.com%2Felpais%2F2019%2F06%2F07%2Fciencia%2F1559903007_106706.amp.html&history=1&storage=1&cid=1&cap=navigateTo%2Ccid%2CfullReplaceHistory%2Cfragment%2CreplaceUrl%2Cswipe"},"startTime":1559904272794,"tagName":"AMP-AD","mode":{"localDev":false,"development":false,"minified":true,"lite":false,"test":false,"version":"1905292322390","rtvVersion":"011905292322390"},"canary":false,"hidden":false,"initialLayoutRect":{"left":30,"top":3277,"width":300,"height":250},"initialIntersection":{"time":20985.30000000028,"rootBounds":{"left":0,"top":0,"width":360,"height":524,"bottom":524,"right":360,"x":0,"y":0},"boundingClientRect":{"left":30,"top":3277,"width":300,"height":250,"bottom":3527,"right":330,"x":30,"y":3277},"intersectionRect":{"left":0,"top":0,"width":0,"height":0,"bottom":0,"right":0,"x":0,"y":0},"intersectionRatio":0},"domFingerprint":"2275220485","experimentToggles":{"pump-early-frame":true,"chunked-amp":true,"amp-force-prerender-visible-elements":false,"amp-list-load-more":true,"amp-consent-v2":true,"hidden-mutation-observer":true,"expAdsenseCanonical":false,"canary":false,"expAdsenseUnconditionedCanonical":false,"amp-story-v1":true,"ad-type-custom":true,"amp-list-viewport-resize":true,"no-sync-xhr-in-ads":true,"a4aProfilingRate":false,"version-locking":true,"amp-ad-ff-adx-ady":false,"amp-auto-ads-adsense-holdout":false,"as-use-attr-for-format":false,"blurry-placeholder":true,"font-display-swap":true,"amp-ima-video":true,"amp-playbuzz":true,"flexAdSlots":false,"amp-auto-lightbox":true,"amp-img-auto-sizes":true,"amp-auto-ads":true,"fixed-elements-in-lightbox":true,"amp-date-picker":true,"amp-access-iframe":true,"a4aFastFetchAdSenseLaunched":false,"doubleclickSraExp":false,"amp-apester-media":true,"amp-sidebar toolbar":true,"doubleclickSraReportExcludedBlock":false,"amp-live-list-sorting":true,"linker-meta-opt-in":true,"ampdoc-closest":false,"amp-story-responsive-units":true,"user-error-reporting":true,"ios-fixed-no-transfer":false,"expAdsenseA4A":false,"a4aFastFetchDoubleclickLaunched":false,"linker-form":true,"no-initial-intersection":true,"sandbox-ads":true},"sentinel":"1-19974180773301222014"}}" height="250" width="300" data-amp-3p-sentinel="1-19974180773301222014" allow="sync-xhr 'none';" allowfullscreen="allowfullscreen" allowtransparency="" marginwidth="0" marginheight="0" sandbox="allow-top-navigation-by-user-activation allow-popups-to-escape-sandbox allow-forms allow-modals allow-pointer-lock allow-popups allow-same-origin allow-scripts" style="margin: auto; padding: 0px !important; border: 0px !important; font-size: 17px; vertical-align: baseline; display: block; height: 250px; max-height: 100%; max-width: 100%; min-height: 0px; min-width: 0px; width: 300px; transform: translate(-50%, -50%); top: 0px; left: 0px; position: absolute; bottom: 0px; right: 0px;">

El superordenador actual mueve unas cifras que hacen gala de un factor multiplicador notable. En diez años el BSC ha triplicado su plantilla hasta llegar a los 600 trabajadores. Los tres últimos ha conseguido cuadriplicar el presupuesto ordinario de unos siete millones de euros anuales aportado por el Gobierno y la Generalitat, mayoritariamente a través de concursos europeos, pero también con acuerdos con empresas como CaixaBank, Aigües de Barcelona, Seat o Iberdrola.

El actual superordenador se encuentra en una antigua capilla de 160 metros cuadrados, al lado de la UPC. Las instalaciones se están ampliando a un edificio contiguo. En el anuncio de este viernes de la CE se describe el plan para adquirir ocho supercomputadores: tres máquinas pre-exaescala (de como mínimo 150 Petaflops) y cinco computadores petaescala, de almenos 4 Petaflops.

El anuncio de la Comisión corresponde a la hoja de ruta de los Estados que forman la red de computación avanzada EuroHPC Joint Undertaking. El objetivo es que Europa se mantenga en una posición destacada en la carrera internacional de la supercomputación. El MareMostrum V será 10.000 veces más rápido que su primera versión, instalada en 2005.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

ENCUESTA LIBRE

¿Esta el país preparado para el voto automatizado?

Loading ... Loading ...

Facebook

Twitter #Dominicanos

Advertisement

Trending