Connect with us

CIENCIAS

Nobel de la Paz para el primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed

El primer ministro etíope, Abiy Ahmed, ha ganado el Nobel de la Paz, según informa el Comité Nobel de Noruega. La academia sueca premia así su acuerdo de reconciliación con la vecina Eritrea.

El Comité Noruego ha premiado con el Nobel de la Paz al primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, por su acuerdo de reconciliación con la vecina Eritrea.

Con el premio concedido al líder etíope, nacido en 1976 en Beshasha, se quiere “reconocer a todos los actores que trabajan en favor de la paz y la reconciliación en Etiopía y en las regiones del este y noreste de África”, apunta el Comité.

El premio de la Paz se fue ya el año pasado a África, al recibirlo el médico congoleño Denis Mukwege, que lo compartió con la activista iraquí yazidí Nadia Murad, ambos distinguidos por sus esfuerzos para terminar con el uso de la violencia sexual como arma de guerra y en conflictos armados.

Para este año se habían presentado un total de 301 candidaturas de personas y organizaciones, aunque la lista es secreta y el Comité Noruego no la hace pública hasta pasados 50 años.

A FALTA DE CONOCER DEL NOBEL DE ECONOMÍA

El Nobel de la Paz cierra la semana de estos prestigiosos galardones, que se abrió el lunes con el de Medicina, seguido de los de Física y Química, hasta llegar este jueves al de Literatura. El lunes 14 se dará a conocer el último, el de Economía.

La escritora polaca Olga Tokarczuk y su colega austríaco Peter Handke fueron los ganadores del premio literario para 2018 y 2019.

El Nobel de Literatura se entrega este año excepcionalmente por partida doble, tras haber quedado en suspenso el correspondiente a la edición anterior por el escándalo por abusos sexuales que envolvió a la Academia.

Todos los premios se entregarán el 10 de diciembre, aniversario de la muerte del fundador, Alfred Nobel, en una doble ceremonia en el Konserthus de Estocolmo y en el Ayuntamiento de Oslo, donde se celebra el de la Paz.

Use Facebook to Comment on this Post

Advertisement

CIENCIAS

El Ártico puede quedarse sin hielo en septiembre de 2044

El deshielo reduce el albedo (esto es, el efecto de la radiación solar que la superficie ártica refleja en la atmósfera), lo que lleva a una mayor absorción solar de la superficie, amplifica el calentamiento y aumenta la fusión.

El cambio climático de origen humano podría contribuir a que el océano Ártico se quede libre de hielo en septiembre dentro de al menos 25 años porque un equipo científico augura que tal circunstancia ocurrirá en algún momento entre 2044 y 2067.

Así lo aseguran Chad Thackeray y Alex Hall, del Departamento de Ciencias Atmosféricas y Oceánicas de la Universidad de California en Los Ángeles (Estados Unidos), en un estudio publicado en la revista ‘Nature Climate Change’.

El hielo marino del Ártico ha disminuido sustancialmente en las últimas décadas y se prevé que continúe esa tendencia. El deshielo reduce el albedo (esto es, el efecto de la radiación solar que la superficie ártica refleja en la atmósfera), lo que lleva a una mayor absorción solar de la superficie, amplifica el calentamiento y aumenta la fusión.

Mientras los humanos han estado en la Tierra, el planeta ha tenido una gran capa de hielo marino en el Círculo Polar Ártico que se expande cada invierno y se contrae cada verano. Que el hielo marino en el Ártico está en declive no es nuevo, puesto que las observaciones satelitales muestran que desde 1979, año en que empezó la toma de datos, la extensión helada de esta zona del planeta se ha reducido en un 13% por década si se tiene en cuenta el mes de septiembre, que es el que normalmente tiene menos hielo antes de que el agua vuelva a congelarse nuevamente.

Los científicos han intentado predecir el futuro del hielo marino del Ártico durante varias décadas al confiar en una serie de modelos climáticos globales que simulan cómo reaccionará el sistema climático a todo el dióxido de carbono que se libera a la atmósfera. Pero las predicciones de los modelos varían porque algunos sugieren que la zona ártica estará libre de hielo en septiembre desde 2026 y otros retrasan este fenómeno a 2132. El nuevo estudio reduce esa proyección a dentro de 25 años, concretamente en 2044.

Thackeray señala que un motivo por el que las predicciones sobre la pérdida de hielo marino divergen tanto es que difieren en la forma en que consideran la retroalimentación entre el albedo y el hielo marino, que ocurre cuando una zona helada se derrite por completo, de manera que aparece una superficie de agua marina más oscura que absorbe una mayor cantidad de luz solar que el hielo.

El albedo, clave en la Tierra

Ese albedo o cambio en la reflectividad de la luz solar causa un mayor calentamiento local, lo que a su vez conduce a una mayor fusión del hielo. Ello exacerba el calentamiento global y es una de las razones por las cuales el Ártico se está calentando el doble de rápido que el resto del mundo.

Thackeray y Hall decidieron averiguar qué modelos eran más realistas al mostrar los efectos de la retroalimentación entre albedo y hielo marino, lo que llevaría a proyecciones más ajustadas sobre el deshielo del Ártico.

Esa retroalimentación no sólo ocurre en largos periodos de tiempo debido al cambio climático, sino en verano cuando el hielo marino se derrite cada temporada. Las observaciones satelitales de las últimas décadas han rastreado esa fusión estacional y la retroalimentación resultante del albedo.

Thackeray y Hall evaluaron 23 modelos del deshielo estacional entre 1980 y 2015, y los compararon con las observaciones satelitales. Conservaron los seis modelos que mejor capturaron los resultados históricos reales y descartaron los que habían demostrado estar fuera de la base, lo que les permitió reducir el rango de predicciones para los septiembres libres de hielo en el Ártico.

“El hielo marino del Ártico es un componente clave del sistema terrestre debido a su naturaleza altamente reflectante, que mantiene el clima global relativamente frío”, apunta Thackeray. También hay otras implicaciones ambientales y económicas con el deshielo ártico.

El hielo marino es fundamental para el ecosistema de esa parte del globo y para la industria pesquera y los pueblos indígenas que dependen de él. A medida que se pierde el hielo del Ártico, se utilizan más aguas para la navegación comercial y la exploración de petróleo y gas, lo que presenta una oportunidad económica para algunas naciones, pero también contribuye a aumentar las emisiones de gases de efecto invernadero y el cambio climático.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

CIENCIAS

Instalaron la primera planta solar que convierte el agua de los océanos en potable en Kenia (fotos)

Este sistema promete ser la respuesta a la falta mundial de agua.

Alrededor de 2,200 millones de personas en el mundo no cuentan con servicios de agua potable con una infraestructura segura. El 70% de la Tierra está cubierto de agua, sin embargo, la mayoría de ese líquido se encuentra en los océanos, haciendo imposible su consumo para humanos.

La sociedad se ha planteado el desafío de convertir el agua salada de los océanos en potable, lo que podría dar un giro positivo en la historia humana.

La organización sin fines de lucro GivePower parece haber encontrado la respuesta con una planta potabilizadora. GivePower eligió situar una prueba piloto en una región de Kenia, África, donde la mayoría de las personas luchan por conseguir agua potable.

Kiunga es el nombre de la localidad en la que comenzó a operar exitosamente la planta solar que transforma el agua salina en agua limpia.

Debido al éxito obtenido en la localidad de Kenia, GivePower está planeando replicar la planta en otras partes del mundo como Colombia y Haití.

Gracias a que el sistema funciona con energía solar, el proceso de desalinización consume mucha menos electricidad y reduce el costo del proceso. Este método es capaz de ofrecer agua potable para 35,000 personas todos los días.

De acuerdo con la organización, esta planta desalinizadora no tiene un impacto ambiental negativo ya que no produce sustancias contaminantes perjudiciales a la flora y la fauna.

Al igual que los habitantes de Kiunga, millones de personas en el mundo tienen que recorrer grandes distancias para obtener agua de la única fuente disponible. Generalmente, estas fuentes no cuentan con un sistema salubre, por lo que el agua consumida puede causar enfermedades graves e incluso la muerte.

GivePower ha brindado de energía solar a más de 2,500 escuelas, negocios y servicios de emergencia, cambiando la vida de más de 300,000 personas alrededor del mundo.

La organización pretende seguir consiguiendo fondos mediante donaciones para continuar expandiéndose e instalando más plantas solares como esta que puedan brindar de agua potable a millones de personas.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

ENCUESTA LIBRE

¿Esta el país preparado para el voto automatizado?

Loading ... Loading ...

Facebook

Twitter #Dominicanos

Advertisement

Trending