Connect with us

POLÍTICA

Felucho Jiménez : “Leonel terminará yéndose del PLD”

El miembro del Comité Político del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Félix Jiménez (Felucho), aseguró que el expresidente Leonel Fernández terminará yéndose de esa organización política.

“Leonel terminará yéndose del PLD. Se va a ir un grupo de dirigentes del PLD, van a renunciar algunos funcionarios, embajadores, cónsules, etcétera, el PLD va a ir a elecciones llevando como candidato a Gonzalo Castillo”, dijo Felucho Jiménez.

Señaló que no pueden modificar la Ley de Partidos para evitar el transfuguismo “para que se tranquilice Leonel Fernández y él pueda ir de candidato por otra.., pero él tiene el chanche de llevar a su esposa o cualquier otra persona de su equipo”.

Sobre las denuncias que hace el exmandatario, en el sentido de que se cometió un supuesto fraude en su contra en las primarias del pasado seis de octubre, el también exministro de Turismo dijo que cada uno de los argumentos que Fernández ha señalado han sido desmentidos.

“Una por una le han ido desmontando las fábulas, cada uno de los argumentos en los que han venido apoyándose”, dijo Jiménez al hablar en el programa Enfoque Matinal, que se transmite por CDN, canal 37.

Use Facebook to Comment on this Post

Advertisement

POLÍTICA

Unión y Solidaridad dice que las elecciones del CARD son una falsa

La Corriente Jurídica Unión y Solidaridad (CUS) y sus Candidatos a Nivel Nacional y de las Seccionales Judiciales, manifiestaron su total rechazo a la ficticias elecciones que se pretenden montar para el 07 de diciembre, violentando todo el Procedimiento legal que establece la Ley 03-19.

Evaristy Jiménez, Presidente de la Corriente Jurídica y su Candidato a las elecciones del Colegio de Abogados de la República Dominicana , dijo que en los próximos días iniciarán una jornada en los Tribunales de la República Dominicana, iniciando este martes 19 en el TSA, el Miércoles 20 y el Jueves 28, donde buscan paralizar toda esta falsa montada por el actual Presidente del Gremio, porque él sabe que una comisión electoral imparcial no habría permitido su inscripción por estar esta prohibida por la ley 03-19 en el art. 16 de manera expresa.

El profesional del derecho, también estableció una ruta de actividades que estarán haciendo en conjunto con el “Bloque por la Institucionalidad del Colegio de Abogados” y el “Bloque todos unidos por el colegio de Abogados que queremos” , en donde estan otras corrientes Jurídicas que se oponen a las elecciones falsas y fraudulentas que pretenden hacer un sector minoritario de los Abogados.

En los bloques participan los Juristas, Enrique Garcia, Juan Rivera, Evaristy Jiménez, Digna Minyety, Parra Báez, Osiris Disla, Jose Medrano, Erick Cornielle, Rossy Genao, Jaime Francisco Carrasco, entre otros importantes dirigentes del Colegio que aspiran a poder solucionar el impase que vive la institución en la actualidad.

En la Rueda de Prensa, que estuvieron en el Restaurant Vizcaya de la Capital, los dirigentes Nacionales de la Corriente Unión y Solidaridad, Evaristy Jiménez, Gismel Vázquez, Coralia Martínez, Harrinson Féliz, José Araujo, Carmen Abreu quienes son parte de la Plancha Nacional al CARD por dicha corriente y el candidato a Presidente de la Seccional del Distrito Nacional, Jaime Francisco Carrasco.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

POLÍTICA

La historia de por qué Estados Unidos fijó una sola reelección para sus presidentes y lo copiaron los países más democráticos


El entonces presidente George W. Bush, en el centro, da la bienvenida a su padre y ex presidente George H.W. Bush (izquierda), al entonces presidente electo Barack Obama (centro izquierda), al ex presidente Bill Clinton (centro derecha), y al ex presidente Jimmy Carter (derecha). Ese 07 de enero de 2009 fue la primera vez que todos los presidentes vivos del pasado, presente y futuro estuvieron juntos en la Casa Blanca desde 1981 (Fotografía de Ron Sachs/Shutterstock (836188g))

“Pienso que soy un buen presidente. Creo que si me postulara de nuevo podría ganar”, dijo Barack Obama en julio de 2015, ante una platea de diplomáticos de la Unión Africana de Naciones que lo escuchaba atentamente en Etiopía. Ya había superado la mitad de su segundo mandato y empezaba a despedirse del poder.

“Pero no puedo. La ley es la ley, y nadie está por encima, ni siquiera el presidente”, aclaró, para dejar en claro que no tenía ningún plan para perpetuarse. “Nadie debería ser presidente de por vida. Tu país está mejor si hay sangre e ideas nuevas. Todavía soy un hombre bastante joven, pero sé que alguien con nueva energía y conocimientos será bueno para mi país”, agregó en un evidente mensaje hacia las presidencias vitalicias que hay en muchos países africanos.

Obama se fue de la Casa Blanca el 20 de enero de 2017 con la aprobación de casi el 60% de los estadounidenses. La mayoría de los demócratas lo considera el mejor de los últimos mandatarios que tuvo el partido.

Una de las actividades que mantiene Obama desde que dejó el poder es la lucha contra el cambio climático. En ese contexto se reunió con la activista sueca Greta Thunberg el 16 de septiembre de 2019 (Foto de - / fuentes diversas / AFP)
Una de las actividades que mantiene Obama desde que dejó el poder es la lucha contra el cambio climático. En ese contexto se reunió con la activista sueca Greta Thunberg el 16 de septiembre de 2019 (Foto de – / fuentes diversas / AFP)

En contraposición, ninguno de sus posibles sucesores en 2016 despertaba entusiasmo. La candidata demócrata terminó siendo Hillary Clinton solo por el temor que despertaba la figura de Bernie Sanders en el ala más moderada de la fuerza. Nadie duda de que Obama habría sido mejor candidato que cualquiera de los dos.

No obstante, la sola de idea de plantear una reforma para habilitarlo a un tercer mandato habría causado una indignación generalizada en la opinión pública y en las elites estadounidenses. Obama ni siquiera influyó en la disputa entre Clinton y Sanders, pero apoyó enfáticamente a su ex secretaria de Estado cuando fue oficializada como candidata.

Tras dejar el gobierno se convirtió en un jubilado de la política. Eventualmente puede expresar su opinión sobre algún asunto y apoyar determinadas causas, pero se retiró de la disputa por el poder.

Lejos de ser la excepción, Obama es la regla en Estados Unidos. Su antecesor, George W. Bush, tuvo un perfil todavía más bajo en la última década, y si Bill Clinton tuvo mayor presencia fue por acompañar a su esposa.

George Bush rompe en llanto durante el funeral de su padre el 30 de noviembre de 2018 (Reuters)
George Bush rompe en llanto durante el funeral de su padre el 30 de noviembre de 2018 (Reuters)

Cuando la tradición es norma

La Constitución estadounidense entró en vigencia el 4 de marzo de 1789, 13 años después de la Independencia del Reino Unido. Es la constitución escrita y codificada más antigua del mundo entre las que continúan vivas.

Esa ley suprema estableció un sistema de gobierno federal y presidencialista que serviría de modelo para muchos países del mundo, especialmente en América Latina. El texto no estableció ningún límite a la reelección del presidente. Sin embargo, a diez años de su promulgación, ya empezaba a forjarse un límite de hecho.

“Los fundadores de Estados Unido no estaban seguros de incluir un límite en los mandatos. Algunos, como Alexander Hamilton, pensaron que era una mala idea porque el gobierno requeriría hombres con experiencia. En una crisis, creía, alguien experimentado sería mejor. Pero otros, como Thomas Jefferson, sostenían que los límites eran necesarios para evitar que un líder acumulara demasiado poder. A pesar de todo, decidieron permitir que el presidente se presentara de nuevo. Pero el primero, George Washington, dejó el cargo después de dos mandatos y sentó un precedente que sería seguido por los siguientes 30 mandatarios”, contó Tom Ginsburg, profesor de derecho internacional y ciencia política de la Universidad de Chicago, en diálogo con Infobae.

El ex presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton (C), hace un gesto al abandonar el servicio religioso para el ex presidente francés Jacques Chirac en la iglesia de Saint-Sulpice, en París, el 30 de septiembre de 2019 (Foto de Martin BUREAU / AFP)
El ex presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton (C), hace un gesto al abandonar el servicio religioso para el ex presidente francés Jacques Chirac en la iglesia de Saint-Sulpice, en París, el 30 de septiembre de 2019 (Foto de Martin BUREAU / AFP)

Washington, héroe de la revolución estadounidense, presidió la Convención Constituyente de 1787. Cuando surgió la discusión en torno a si fijar un máximo de reelecciones, se negó totalmente. “No veo ninguna conveniencia en descartar los servicios de ningún hombre que, en una gran emergencia, sea considerado universalmente el más capaz de servir al público”, escribió en una carta de 1788, para justificar su posición.

No obstante, sus acciones tuvieron un impacto mucho mayor al de sus palabras. Washington se convirtió el 30 de abril de 1789 en el primer presidente de Estados Unidos. Ya en 1793 había dado señales de no querer seguir en el cargo, aunque aceptó gobernar por otros cuatro años. Pero en 1797, a pesar de que probablemente nadie se hubiera atrevido a oponerse a su continuidad, optó por dejar el poder.

Un factor decisivo fue que Washington no se sentía tan bien de salud y temía la debilidad que podría sufrir su eventual vicepresidente si le tocara asumir tras su muerte. Algo que habría sucedido, ya que murió en 1799. Por eso, prefirió abrir el juego a la sucesión, y se mostró prescindente en la disputa entre los dos competidores, Jefferson y John Adams, quien resultaría ganador.

George Washington (Shutterstock)

George Washington (Shutterstock)

El “padre fundador” sentó así las bases de un sistema que se mantuvo en pie por más de un siglo. El presidente gobierna por un máximo de ocho años consecutivos y luego le cede el lugar a un nuevo mandatario, que no emerge de su dedo sino de una competencia electoral.

Washington marcó la pauta, dejando la política completamente atrás cuando terminó su gobierno, y estableciendo la norma de que la estabilidad política no depende ni debe depender de una sola persona, y de que nadie debe pensar que la ‘salud de la república’ depende de su liderazgo”, dijo a Infobae David Samuels, profesor del Departamento de Ciencia Política de la Universidad de Minnesota.

La norma informal fue reforzada por Jefferson, el tercer presidente de la historia, que gobernó entre 1801 y 1809. Personas de su círculo pretendían que se quede otros cuatro años en el poder, pero él se mostró convencido de que iba a ser perjudicial para el país. “Si la Constitución no fija algún tipo de terminación de los servicios del primer magistrado, o si ésta no se produce en la práctica, su gobierno se convertirá de hecho en vitalicio, y la historia demuestra lo fácil que eso degenera en una herencia”, escribió en 1807.

Thomas Jefferson (Shutterstock)

Thomas Jefferson (Shutterstock)

El límite de dos mandatos evolucionó informalmente como una norma después de Washington, probablemente el primer y último presidente no controvertido y universalmente aclamado, que estableció el estándar al irse, milagrosamente, después de dos gobiernos. No sólo eso, sino que como no tenía hijos, ni siquiera se pudo pensar en una dinastía. Eso, de hecho, estableció una regla informal que, cuando los presidentes insinuaron violarla, fue articulada”, explicó Zachary Elkins, profesor del Departamento de Gobierno de la Universidad de Texas en Austin, consultado por Infobae.

Ulysses Grant fue el primero que trató de romper la barrera de los ocho años. Llegó a la presidencia en 1869, con el lustre de haber sido el general vencedor de la Guerra Civil. Se fue a su casa en 1877, pero en vez de retirarse trató de volver en 1880. Pero su intento no fue bien visto y ni siquiera pudo ganar la nominación para ser candidato del Partido Republicano.

Theodore Roosevelt fue el segundo en intentarlo. Tras gobernar entre 1901 y 1909, se postuló para regresar a la Casa Blanca en las elecciones de 1912. Como perdió la nominación por el Partido Republicano, fundó su propio partido, el Progresista. Durante la campaña sufrió un intento de asesinato, del que sobrevivió porque la bala atravesó el estuche de acero de sus anteojos y un anotador de 50 páginas antes de alojarse en su pecho. En los comicios generales fue derrotado por paliza por el candidato demócrata, Woodrow Wilson.

El único mandatario que rompió el precedente de Washington fue Franklin Delano Roosevelt. Asumió en 1933, en medio de la peor crisis económica en la historia estadounidense y se convirtió en un líder extremadamente popular al recuperar la economía con su célebre New Deal.

Ulysses Grant (Shutterstock)

Ulysses Grant (Shutterstock)

En 1940 el Partido Demócrata debía elegir a un sucesor, pero la incertidumbre derivada de la Segunda Guerra Mundial fue la excusa perfecta para decir que había que apostar por la opción más segura. Roosevelt ganó ampliamente en 1940 y volvió imponerse en 1944. Murió al año siguiente. Si no, habría completado 16 años en el poder.

“Roosevelt se postuló para un tercer mandato y ganó, con sus partidarios argumentando que estaba gobernado por una ‘excepción de tiempos de guerra’ —dijo Ginsburg—. Después de su muerte, el Partido Republicano introdujo la 22ª enmienda para formalizar la regla. Desde entonces, nadie ha propuesto quedarse. Muchos presidentes tienen una vida enérgica después, pero tenemos una regla fuerte en contra de mantener un papel en la política activa. Obama ha sido casi invisible a los ojos del público. Pero creo que cuando Donald Trump abandone la Casa Blanca, también violará esta norma, como hizo con tantas otras”.

La 22ª enmienda constitucional fue aprobada por el Congreso en 1947 y ratificada por las asambleas legislativas de los estados en 1951. El cambio estableció que “ninguna persona será elegida para el cargo de presidente más de dos veces”. Los terceros mandatos —consecutivos o no— quedaron sepultados.

Theodore Roosevelt (Shutterstock)
Theodore Roosevelt (Shutterstock)

Parlamentarismos e hiperpresidencialismos

La limitación estricta de los mandatos que caracteriza a Estados Unidos contrasta con lo que sucede en otros países del mundo. A un estadounidense no muy informado podría sorprenderle que Angela Merkel lleve 13 años, 11 meses y 24 días como canciller de Alemania. Es más que el mandatario estadounidense que estuvo más tiempo en el poder.

Todavía más impactante es lo de Jean-Claude Juncker. Antes de ser presidente de la Comisión Europea fue primer ministro de Luxemburgo durante 18 años, 10 meses y 13 días. Si bien es cierto que en Europa hay muchos primeros ministros que duran poco tiempo en el cargo, casi todos los países tienen ejemplos recientes de liderazgos muy largos.

La causa de esta diferencia es que en los sistemas parlamentarios los mandatos no son fijos. No tienen un mínimo, pero tampoco un máximo. Si bien en todos los casos hay leyes que dictan que cada cierta cantidad de años debe renovarse la totalidad de las bancas del Parlamento, es muy habitual que las elecciones se anticipen, en función de los vaivenes de la coyuntura política.

Franklin D. Roosevelt (FDR Presidential Library & Museum)
Franklin D. Roosevelt (FDR Presidential Library & Museum)

La clave para entender por qué en estos casos no hay una preocupación por la posibilidad de que una misma persona gobierne durante tanto tiempo es que el parlamentarismo es una forma de gobierno colectiva. El poder reside en los partidos políticos que actúan en el Parlamento.

En Estados Unidos, la única forma de destituir a un presidente es a través de un juicio político. Es un proceso largo y complejo, que requiere que el jefe de Estado haya cometido un delito claro, y que dos tercios del Senado estén a favor de su salida.

En cambio, en los regímenes parlamentarios basta con que se rompa la coalición que sostiene al primer ministro, o que su partido le retire el apoyo, para que este caiga. Esa dependencia de la estructura partidaria obliga al gobernante a compartir el poder. Algo que no sucede con los presidentes, que concentran muchas atribuciones y siempre pueden jugar a gobernar prescindiendo de su partido y del Parlamento, aunque nunca sea lo ideal. Por eso, en un sistema es mucho menor que en el otro el riesgo de que se personalice la autoridad política, y de que eso desencadene en un gobierno autoritario.

La Canciller alemana Angela Merkel gesticula durante una conferencia de prensa con el Presidente del Congo en la Cancillería de Berlín, Alemania, el 15 de noviembre de 2019 (REUTERS/Fabrizio Bensch)
La Canciller alemana Angela Merkel gesticula durante una conferencia de prensa con el Presidente del Congo en la Cancillería de Berlín, Alemania, el 15 de noviembre de 2019 (REUTERS/Fabrizio Bensch)

“En los tiempos modernos, tener un límite de mandatos significa que los sistemas políticos tienen que enfatizar los partidos por encima de las personas. Un líder que quiere un legado debe construir un partido y cultivar un sucesor. Si un solo dirigente puede dominar la vida pública, otros no se presentarán para competir y eso realmente puede socavar la democracia”, sostuvo Ginsburg.

Por esta razón, la mayoría de los países que copiaron el modelo estadounidense impusieron restricciones a la reelección. En México, Uruguay, Chile, Paraguay, Perú, Colombia, Costa Rica, El Salvador y Guatemala, por ejemplo, no se admiten dos mandatos consecutivos. En Argentina y en Brasil es como en Estados Unidos, pero con la diferencia de que los ex presidentes con ocho años de gobierno pueden volver a intentarlo tras pasar cuatro años fuera del poder.

Pero también hay excepciones en el mundo. Teodoro Obiang Nguema Mbasogo es presidente de Guinea Ecuatorial desde el 3 de agosto de 1979. Como la reelección es indefinida, pasó por numerosos comicios en estas cuatro décadas. Los últimos fueron en abril de 2016, y se impuso con el 93,7% de los votos. Claro que la oposición frontal al gobierno está prohibida y, junto a las privaciones materiales, hay serias limitaciones a las libertades civiles y políticas.

El Presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, asiste a una reunión del Colegio de Comisarios de la UE en Bruselas, Bélgica, el 6 de noviembre de 2019 (REUTERS/Yves Herman)
El Presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, asiste a una reunión del Colegio de Comisarios de la UE en Bruselas, Bélgica, el 6 de noviembre de 2019 (REUTERS/Yves Herman)

Camerún, Uganda, Sudán, Chad, la República del Congo y Argelia son algunos de los países africanos en los que no hay restricciones para los presidentes. También hay varios ejemplos en Asia Central, como Kazajistán, Uzbekistán, Turkmenistán y Tayikistán. Y en Europa está el caso de Bielorrusia, donde Aleksandr Lukashenko gobierna desde hace 25 años.

Recientemente se sumaron dos casos en América Latina. Venezuela habilitó la reelección presidencial en 2009 y Nicaragua en 2014. En Bolivia, Evo Morales la había conseguido de hecho, al extraerle un fallo al Tribunal Constitucional que calificó como violatoria de los derechos humanos la norma constitucional que le impedía volver a ser candidato a presidente por acumulación de mandatos.

“En Estados Unidos, los principales candidatos nunca pudieron dominar personalmente a sus partidos de la manera en que lo hacen los líderes de otros países —dijo Samuels—. El fuerte federalismo y la verdadera separación de poderes protegen los feudos políticos de senadores y gobernadores, normalmente precandidatos a la presidencia. Esto significa que cuando un mandatario ha gobernado sentado durante dos períodos, hay muchos políticos deseosos de empujarlo hacia ‘pastos más verdes’, por así decirlo. En contraste, las poderosas presidencias de América Latina y de África dificultan que los aspirantes creíbles protejan su poder de la invasión de un presidente en ejercicio. Esto permite a los mandatarios contemplar la posibilidad de postularse perpetuamente, ya que a menudo han debilitado a todos y cada uno de sus posibles rivales”.

El presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, asiste a la sesión plenaria del Foro de Paz de París, Francia, el 12 de noviembre de 2019 (Ludovic Marin/Pool vía REUTERS)
El presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, asiste a la sesión plenaria del Foro de Paz de París, Francia, el 12 de noviembre de 2019 (Ludovic Marin/Pool vía REUTERS)

Como se ve, hay países con regímenes presidencialistas y reelección indefinida en diferentes regiones del planeta. Tienen historias y culturas muy diferentes. Pero comparten un rasgo común: el autoritarismo y la ausencia de competencia política.

“El cumplimiento de la ley es algo misterioso. A menudo, hay muy pocos mecanismos para forzar su acatamiento. Más bien hay un círculo vicioso, o virtuoso, de cumplimiento. La tradición, norma y práctica de respetar o eludir el límite de los mandatos es un círculo virtuoso aquí, y quizás un círculo vicioso en América Latina. En mi opinión, lo que se necesita es que forme parte del núcleo inamovible de la Constitución”, concluyó Elkins.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

ENCUESTA LIBRE

¿Esta el país preparado para el voto automatizado?

Loading ... Loading ...

Facebook

Twitter #Dominicanos

Advertisement

Trending