Connect with us

SALUD

Ingenieros españoles se unen para fabricar respiradores baratos con impresoras 3D

Un grupo de ingenieros españoles de la comunidad maker, de usuarios de impresoras 3D, se ha unido en una iniciativa para fabricar respiradores de bajo coste para proporcionar suministros a los hospitales durante la pandemia del coronavirus.

Unidos a través de un grupo de Telegram denominado inicialmente Coronavirus Makers, los miembros han ideado un modelo tridimensional de respirador capaz de fabricarse en masa gracias a impresoras 3D y con un coste de producción muy bajo.

El Grupo Aspasia, entidad del sector formativo a nivel nacional, está colaborando con ellos proveyéndoles de una impresora 3D y cualquier otro tipo de material que necesiten para poder desarrollar la iniciativa..

“No existe ningún interés más allá de dar cobertura a una necesidad sanitaria. Todos los que participamos únicamente queremos ayudar y aportar lo que podamos, juntos tenemos más opciones para salir de esta pandemia”, comenta Carlos González de Dios, docente en la empresa formativa y miembro del grupo de ingenieros.

Esta iniciativa llega después de lo sucedido en un hospital de la ciudad italiana de Brescia, en la región de Lombardía, que solucionó la falta de respiradores con la ayuda del ingeniero local Christian Fracassi, que fabricó las válvulas de estos productos mediante la impresión 3D.

La iniciativa

La idea comenzó con la creación de un grupo de Telegram, y en España ya son centenares las personas que están colaborando con esta iniciativa.

El proyecto surgió hace apenas unos días entre conversaciones de un grupo de makers e ingenieros de diferentes empresas y centros de investigación decididos a aportar su granito de arena para superar la crisis sanitaria provocada por el coronavirus.

En tiempo récord desarrollaron un prototipo de respirador low cost para intentar paliar las necesidades que se prevén en el sistema sanitario. Según informaciones aportadas por este grupo de trabajadores, se estima que el 3 por ciento de los infectados por el virus Covid-19 van a necesitar ventilación mecánica, en especial en los casos más graves.

El grupo Coronavirus Makers ha compartido y puesto a disposición el código del prototipo inicial y se está movilizando para conseguir personas que se adhieran al proyecto y entidades que faciliten las máquinas de impresión 3D que produzcan los respiradores.

El proyecto en las redes

El movimiento ha llegado a las redes sociales y se está viralizando. La iniciativa proporciona a cualquier usuario que desee unirse unas instrucciones básicas y el código abierto aportado por el grupo.

De esta manera, la intención es que cualquier persona con acceso a una impresora 3D u otra máquina de fabricación digital pueda construir un respirador automático con el fin de ponerlo a disposición de los centros hospitalarios de su localidad.

“Todo aquel que disponga de una impresora 3D o quiera aportar ideas al diseño es bienvenido a unirse a la iniciativa”, comenta Carlos González.

“A través de pequeños chats de grupo vía Telegram la gente se está dividiendo por Comunidades y provincias. En cada chat un coordinador hace de líder y reparte las instrucciones para que todo el mundo siga las mismas pautas. En aquellos lugares en los que están apareciendo muchos makers se han tenido que realizar subdivisiones más pequeñas”, concluye González.

Use Facebook to Comment on this Post

Advertisement

SALUD

Un estudio de la Autónoma de Barcelona concluye que el Covid19 ya estaba presente en la Ciudad Condal en marzo de 2019

El coronavirus fue oficiosamente detectado en Wuhan (China) a principios de diciembre de 2019, aunque el gigante asiático no alertó al resto del mundo hasta el día 31 de ese mes. En pocas semanas, el virus se expandió por el resto del mundo, Europa inclusive, y ya a finales de enero de 2020 comenzaron a detectarse casos a finales de enero en países como España, Francia o Italia. A nivel público, la cronología oficial se ajusta a esa sucesión de acontecimientos, pero ahora un estudio liderado por la Universidad de Barcelona ha evidenciado que ese relato no se ajustaría a la realidad tras haber localizado restos de SARS-CoV-2 en Barcelona en muestras de aguas residuales del 12 de marzo de 2019.

Los investigadores que han elaborado este estudio han corroborado que el virus ya estaba presente al menos desde esa fecha, por lo que la cronología oficial acerca de la evolución de la pandemia es incompatible con dicha evidencia. Y así lo han plasmado los científicos de la Universidad de Barcelona -en colaboración Aguas de Barcelona- en un artículo que ha sido publicado por una revista de alto índice de impacto y publicados en el repositorio medRxiv.
El trabajo de la Universidad de Barcelona, en el que han participado los investigadores del Grupo de Virus Entéricos de la UB de Gemma Chavarria-Miró, se enmarca en el proyecto de vigilancia centinela del SARS-CoV-2. Esta iniciativa está coordinada por dicho grupo de investigación con el objetivo de detectar el virus en las aguas residuales y facilitar la adopción de medidas inmediatas ante futuras olas de covid-19.

En el marco del proyecto de vigilancia centinela, y desde el 13 de abril, los investigadores han analizado semanalmente muestras obtenidas en dos grandes plantas de tratamiento de aguas residuales de Barcelona. «Los niveles del genoma del SARS-CoV-2 coincidieron claramente con la evolución de los casos de covid-19 en la población», explica Albert Bosch, catedrático de la Facultad de Biología de la UB y coordinador del trabajo.

Covid-19 diagnosticada como gripe

Posteriormente, los investigadores analizaron muestras congeladas de los meses anteriores al inicio del muestreo sistemático. Dicho análisis reveló la creciente aparición de genomas SARS-CoV-2 entre principios de enero y principios de marzo de 2020, lo que adelanta la cronología de la llegada del coronavirus a España: ya el 15 de enero se detectaba la presencia del virus, 41 días antes de la declaración del primer caso de la covid-19, que se notificó el 25 de febrero.

Según los investigadores, estos resultados evidencian la eficacia anticipatoria de la vigilancia de las aguas residuales: «A los infectados de la covid-19 se les podría haber asignado erróneamente un diagnóstico de gripe en la atención primaria, contribuyendo a la transmisión comunitaria antes de que se tomaran medidas de salud pública», destaca Albert Bosch, también presidente de la Sociedad Española de Virología. «En el caso concreto de Barcelona —continúa el virólogo—, haber detectado la difusión del SARS-CoV-2 con un mes de anticipación habría permitido una mejor respuesta a la pandemia».

Muestras congeladas de 2018 y 2019

Estos resultados impulsaron a los investigadores a analizar algunas muestras congeladas entre enero de 2018 y diciembre de 2019, con el sorprendente resultado de encontrar genomas de SARS-CoV-2 en marzo de 2019, mucho antes de la notificación de cualquier caso del coronavirus en todo el mundo. «Todas las muestras resultaron negativas para la presencia de genomas de SARS-CoV-2 a excepción de la del 12 de marzo de 2019, en la que los niveles de SARS-CoV-2 eran muy bajos pero que dieron claramente positivo por PCR y, además, empleando dos dianas distintas», explica el investigador.

«Barcelona recibe muchos visitantes por motivos turísticos o profesionales —continúa Albert Bosch— y es más que probable que una situación similar se haya dado en otros lugares del mundo», analiza. «Dado que la mayoría de casos de la covid-19 muestran una sintomatología similar a la gripe, los primeros debieron de quedar enmascarados como casos de gripe sin diagnosticar», concluye.

En Italia y Francia, desde diciembre de 2019

Además de en Barcelona, en las ciudades italianas de Milán y Turín también se han hallado muestras de coronavirus mucho antes de que la pandemia asolase el país europeo. En concreto, las muestras tomadas en los purificadores de los centros urbanos del norte de Italia demuestra que el SARS-CoV-2 circulaba entre la población en diciembre de 2019.

En detalle se citaba un informe sobre pacientes hospitalizados en Francia, en los que se identificó el SARS-CoV-2 positivo a finales de diciembre de 2019 y de un estudio español en el que también se encontraron restos del patógeno en muestras de aguas residuales recolectadas a mediados de enero en Barcelona, aproximadamente 40 días antes de la notificación del primer caso autóctono.
Dicho estudio del ISS examinó 40 muestras de aguas residuales recolectadas entre octubre de 2019 y febrero de 2020, y 24 muestras de control entre septiembre de 2018 y junio de 2019, lo que permitió excluir con seguridad la presencia del virus antes de diciembre.

Los resultados, confirmados en dos laboratorios diferentes con dos métodos distintos, mostraron la presencia del SARS-Cov-2 en las muestras tomadas en Milán y Turín el 18 de diciembre de 2019 y en Bolonia el 29 de enero de 2020.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

SALUD

Dexametasona: el primer fármaco barato y accesible que reduce la mortalidad del coronavirus (video)

Un estudio de la Universidad de Oxford señala que el fármaco, un antiinflamatorio, redujo las muertes en un 35% de los pacientes conectados a un ventilador y una quinta parte de los que solo reciben oxígeno

El ministro de Sanidad británico, Matt Hancock, señaló que la droga será suministrada a pacientes a partir de esta misma jornada

La dexametasona, un fármaco barato y de fácil acceso en todo el mundo, puede ayudar a salvar vidas de pacientes graves de coronavirus, según un estudio de la Universidad de Oxford divulgado este martes, que ha calificado el hallazgo como “un gran avance”.

Los investigadores, que contaron con la colaboración del Servicio Nacional de Salud británico (NHS), suministraron la droga a más de 2.000 pacientes gravemente enfermos, con resultados alentadores: según los resultados preliminares, un tratamiento a dosis bajas del fármaco redujo las muertes en un 35% entre los que respiraban con la ayuda de un ventilador, y en una quinta parte en otros pacientes que solo recibían oxígeno.

La dexametasona, que se utiliza normalmente para tratar diversas reacciones alérgicas, así como la artritis reumatoide y el asma, es un antiinflamatorio, y se está empleando en el considerado mayor ensayo clínico del mundo, donde se experimenta con tratamientos existentes para otros males con el objetivo de ver si también funcionan para combatir el coronavirus.

“Este es el único fármaco hasta la fecha que ha mostrado que reduce la mortalidad y la reduce de manera significativa. Es un gran avance”, ha afirmado el investigador principal del estudio, Peter Horby, que también es profesor en el Departamento de Medicina de la Universidad de Oxford.

“La dexametasona es barata, está en la estantería, y puede ser usada inmediatamente para salvar vidas en todo el mundo”, agregó el experto. Según estimaciones de los investigadores, si ese fármaco hubiera estado disponible en este país desde el principio de la pandemia, se habrían podido salvar hasta 5.000 vidas.

Además, debido a su bajo coste, consideran que podría ser muy beneficioso en países pobres con un gran número de enfermos coronavirus.

https://youtu.be/zDVb_9izFg4

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

ENCUESTA LIBRE

El 5 de julio por quién votaría usted

Ver Resultados

Loading ... Loading ...

Facebook

Twitter #Dominicanos

Advertisement

Trending