Connect with us

INTERNACIONALES

Coronavirus: cómo Japón ha logrado controlar el covid-19 sin recurrir al aislamiento general obligatorio

Japón podría bien ser uno de los países más afectados por el coronavirus del mundo.

Fue de los primeros en confirmar contagios, pocos días después de que China comenzara a alertar del brote.

Además, de acuerdo con el Banco Mundial, su población mayor de 65 años es la más alta del mundo (28%), incluso superando a Italia, lo que la hace ser especialmente vulnerable a la epidemia.

También tienen un elevado nivel de consumo de tabaco, lo que no ayuda a la hora de combatir enfermedades respiratorias.

Y no digamos que los japoneses viven en amplios espacios. Sus ciudades, de hecho, son conocidas por su alta densidad poblacional.

Sin aislamiento obligatorio

Pero quizás lo más curioso en el caso de Japón es que, pese a todo lo anterior, el gobierno no ha decretado el bloqueo de sus regiones o el aislamiento obligatorio de sus ciudadanos con el fin de detener la propagación del virus.

Más allá de la cancelación de algunos eventos deportivos (sin contar los Juegos Olímpicos, cuyo aplazamiento lo decidió el Comité Olímpico Internacional) y el cierre de escuelas, los japoneses siguen haciendo su vida de manera más o menos normal.

Esto quedó en evidencia el fin de semana pasado (22 de marzo) cuando miles de ciudadanos se congregaron en las calles y parques para admirar los famosos cerezos en flor.

Y es que, tal como dijo la gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, quitarles esta fiesta primaveral a los japoneses es como “quitarles los abrazos a los italianos”.

En contraste con lo que está ocurriendo en otros lugares del mundo por el coronavirus, los japoneses no han dejado de reunirse para admirar a sus cerezos en flor.En contraste con lo que está ocurriendo en otros lugares del mundo por el coronavirus, los japoneses no han dejado de reunirse para admirar a sus cerezos en flor.

Fue tanta la congregación de gente que este miércoles la propia gobernadora tuvo que solicitar a los residentes de la capital de Japón que el próximo fin de semana no salgan de sus casas si no hay “razones esenciales” para hacerlo.

Sin embargo, no impuso un confinamiento obligatorio.

De todas maneras, la escena japonesa contrastaba con lo que se vivía en ese mismo instante en algunas fantasmales ciudades europeas donde, debido a la alta tasa de contagios, se ha impuesto confinamiento obligatorio

El caso japonés intriga a los científicos.

¿Por qué este archipiélago, que podría ser otro epicentro del brote de covid-19, ha logrado contener los contagios?

Aislar a los grupos de contagio

De acuerdo con el número de enfermos y de víctimas fatales a causa del coronavirus, Japón es, entre los países desarrollados, uno de los menos afectados.

Hasta el miércoles 25 de marzo, este país asiático sumaba 1.193 casos confirmados y 43 víctimas fatales, según el mapa del hospital Johns Hopkins.

Esto lo ubica muy por debajo de otras naciones como China (donde hay más de 81.000 casos y 3.200 muertes), Italia (69.000 casos y más de 6.800 muertes), o España (con más de 47.000 casos y 3.400 víctimas fatales).

Tampoco está cerca de las desalentadoras cifras de países como Estados Unidos, Irán, Francia o Reino Unido.

Hay varios argumentos que podrían explicar el éxito del caso japonés.

Uno de ellos es que ha sido eficiente encontrando a los grupos de contagio. Así lo explica a BBC Mundo Kenji Shibuya, director del Instituto de Salud de la Población de la Universidad King’s College de Londres.

“Japón ha tenido mucho éxito en contener la propagación del covid-19 al enfocarse en grupos de brotes, es decir, personas que infectan a las otras personas. Se les ha hecho pruebas y se les ha aislado”” dice.

Shibuya explica que esta estrategia de rastrear a las personas contagiadas es la más importante a la hora de contener un virus.

“La única forma de enfrentar a cualquier pandemia es hacer tests y aislar. Y muchos países no han escuchado. En Japón están desesperados por rastrear a los contagiados. Y lo están haciendo bien en términos de enfocarse en los grupos de enfermos y aislarlos”, dice.

Debido a la pandemia, los organizadores de los Juegos Olímpicos 2020 acordaron aplazar el evento deportivo, que se realizará en Japón, por un año.
Debido a la pandemia, los organizadores de los Juegos Olímpicos 2020 acordaron aplazar el evento deportivo -que debía realizarse en Tokio- por un año.

Sin embargo, el investigador advierte que, más allá de estos grupos, no se están haciendo todas las pruebas que se deberían. Y, en consecuencia, esto podría provocar un aumento drástico de los casos positivos.

“Las pruebas en Japón están muy por detrás de otros países. Y mi preocupación es que hay un grupo de personas infectadas, sin síntomas, que no se han detectado, además de los casos importados…”.

“Si esto fuera así -advierte- me temo que podría haber una explosión del brote”.

Distanciamiento social

Otro de los argumentos que pueden explicar el éxito de Japón es el distanciamiento social que incluso antes del brote de coronavirus ya estaba bastante arraigado en su cultura.

“Los japoneses son bastante conscientes de la higiene, mucho más que en otros lugares. Además, muchas personas usan mascarillas en las calles por un tema cultural, por lo que hay menos posibilidades de transmisión”, le explica a BBC Mundo Benjamin Cowling, profesor de Epidemiología de la Universidad de Hong Kong.

Una opinión similar tiene Kenji Shibuya, quien señala que “la propensión japonesa a la higiene” y otras cosas culturales como “evitar los abrazos” sí puede estar incidiendo en una menor propagación.

No obstante, el investigador duda que esta sea una medida que marque la diferencia respecto a otros países.

“En Reino Unido, la gente también comenzó a tomar distancia, a trabajar desde casa y a usar mascarilla. Y los casos siguen en aumento”, explica.

“Por eso, lo cierto es que no sabemos hasta qué punto está ayudando el distanciamiento social en el caso particular de Japón”, agrega.

Japón
La estrategia en Japón ha sido sólo aislar a los grupos de contagio

De todas maneras, en lo que sí hay cierto consenso es en que la decisión temprana del gobierno de cerrar las escuelas y suspender eventos masivos, además de insistir en la necesidad de respetar las nuevas normas sociales desde un comienzo, ayudó a controlar su propagación.

Sin embargo, esto podría cambiar. El gobierno, liderado por el primer ministro, Shinzo Abe, anunció que reabrirá las escuelas en abril.

Y, a juzgar por lo que se vio el fin de semana pasado con los japoneses reunidos para admirar los cerezos en flor, la gente ya ha empezado a tomarse menos en serio las medidas de distanciamiento social.

Esto preocupa a los expertos.

“Creo que no es una buena idea enviar una señal de que lo estamos haciendo bien, y reabrir las escuelas en todo el país o comenzar con los eventos. Ese es un mensaje equivocado. Necesitamos ser muy cuidadosos de lo contrario podríamos tener situaciones similares a las de Estados Unidos o países europeos”, dice Kenji Shibuya.

Ralentizar la transmisión

Si se compara la curva de la trayectoria de los contagios en Japón con la de otros países afectados por el coronavirus -como Italia, España o Estados Unidos-, se puede ver cómo los japoneses han logrado ralentizar la transmisión.

Es decir, a pesar de que sigue habiendo nuevos casos todos los días, no ha experimentado una fuerte subida en ningún momento.

Esto es lo que muchas naciones están buscando y que también se conoce por el concepto de “aplanar la curva”, una estrategia que, según expertos, es clave para “retrasar y contener” el covid-19.

“Los japoneses lograron ralentizar la transmisión. Hong Kong, Singapur y Taiwán también lo están haciendo bastante bien en mantener la transmisión más lenta. Y eso es lo que muchos países están buscando”, explica Cowling.

En febrero, el crucero Diamond Princess fue puesto en cuarentena frente a las costas de Japón, donde más de 700 personas de los 3.700 pasajeros a bordo dieron positivo. Esto, sumado a otros factores, hizo que muchos pensaran que Japón podría convertirse en un epicentro del brote.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEn febrero, el crucero Diamond Princess fue puesto en cuarentena frente a las costas de Japón, donde más de 700 personas de los 3.700 pasajeros a bordo dieron positivo. Esto, sumado a otros factores, hizo que muchos pensaran que Japón podría convertirse en un epicentro del brote.

El mantener controlada la epidemia también ha ayudado a que los centros de salud no se vean colapsados.

Debido a un robusto sistema sanitario -situado entre los mejores del mundo- este país asiático ha logrado darles la atención adecuada a los pacientes.

Según datos del Banco Mundial, Japón tiene alrededor de 13 camas de hospital por cada 1.000 personas, más del triple que la tasa de Italia y mucho más que lo que tienen países de América Latina.

Solo por dar unos ejemplos, en Chile hay 2,2 camas por cada mil personas, en México y Colombia 1,5, y en Perú 1,6.

De esta manera, para muchos expertos el caso de Japón debe mirarse con atención pues han logrado controlar la propagación sin aplicar medidas demasiado extremas, como bloquear ciudades enteras.

“Todos estamos intentando encontrar lugares donde se mantengan los números bajos sin demasiada interrupción en la sociedad. Porque no podemos continuar con el bloqueo, pero al mismo tiempo no podemos volver a la vida normal como hace seis meses porque entonces es demasiado fácil que el coronavirus se propague”, dice Benjamin Cowling.

“Necesitamos encontrar algo en el medio y tal vez la experiencia de Japón sea más sostenible”, agrega el académico.

Use Facebook to Comment on this Post

Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.

INTERNACIONALES

Presidente de Filipinas ordena matar a los que violen la cuarentena

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha ordenado a las fuerzas de la ley «disparar a matar» a aquellas personas que violen los requisitos de la estricta cuarentena por la pandemia de Covid-19.

«No dudo. Mis órdenes son para la policía y el ejército, si hay problemas o surge una situación en que la gente pelea y sus vidas están en peligro, disparen a matar», aseveró anoche el mandatario en un discurso televisado.

«Muerto. A cambio de causar problemas, te enviaré a la tumba», amenazó Duterte el mismo día en el que una veintena de personas de la barriada de San Roque, en Manila, protestaron sin permiso ante la policía para exigir ayuda oficial para salir adelante.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

INTERNACIONALES

El Gobierno de España anunció el contrato de 432 millones de euros sin que China lo firmara

Importadores relatan que Pekín ha intervenido dos cargas de material sin papeles que compró Sanidad. Ayer prohibieron todo producto sin licencia

El proceso de compra de material sanitario para combatir la pandemia del Covid-19 por parte del Gobierno de España ha sido y está siendo «caótico» e «improvisado», según distintas fuentes consultadas por ABC con conocimiento directo de las gestiones practicadas.

Denuncian que la desorganización ha hecho perder un tiempo muy valioso para que los hospitales estuvieran bien dotados. Este diario ha reconstruido todo el proceso mediante fuentes confidenciales. El Gobierno de Pedro Sánchez se ha negado a dar su versión de los hechos, mientras que desde el Ejecutivo chino nos remitieron a las autoridades económicas y comerciales de la embajada de España en China, que tampoco han respondido a varias llamadas y correos electrónicos de este diario. Pese a la opacidad oficial, este es el relato de los hechos:

La semana del 9 de marzo, justo tras las manifestaciones feministas del domingo, la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin) escribe a la red de Oficinas Económicas y Comerciales de España en el extranjero «para identificar proveedores de material sanitario», relatan a ABC fuentes de Comercio.

El Ministerio había pedido ayuda a Fenin, como fabricantes y distribuidores de este material, pero la iniciativa de acudir a la red de nuestras oficinas comerciales en el exterior es de la propia Fenin, según confirman fuentes oficiales de esta asociación, a la que en principio solo se le solicitó información de sus propios asociados. Es decir, que hacen más de lo que el Gobierno les pide.

Así se comienzan a recibir listados tanto de fábricas como de distribuidores. La oficina de India informa de que el país ha prohibido la exportación de este material, como otros países, porque podrían necesitarlo todo. Japón la limita.

Una semana después, el lunes 16 de marzo, la Secretaria de Estado de Comercio (SEC), dependiente del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, ergo Reyes Maroto, ordena a las Oficinas Comerciales centralizar las respuestas de los proveedores en la SEC, peticiones que había realizado Fenin y también el Instituto de Comercio Exterior (ICEX). Así, la primera instrucción de la SEC llega con una semana de retraso respecto a Fenin, eso sin contar que apenas nada se había hecho antes del 8-M.

Listas duplicadas

Hay oficinas económicas y comerciales que rebotan a la Secretaría de Estado de Comercio las mismas listas que ya habían enviado a Fenin, «añadiendo en algunos casos nuevos proveedores potenciales», informan las mismas fuentes. El mismo lunes 16 las tres Oficinas de España en China (Pekín, Cantón y Shanghái) hacen una advertencia al Gobierno: hay abundantes llamadas y correos electrónicos de fabricantes e intermediarios chinos y españoles pidiendo aclaraciones respecto al decreto de estado de alarma. La incertidumbre se traduce en que, ante el temor de confiscaciones, se paralizan operaciones comerciales y donaciones. De hecho, como publicó ABC, la comunidad española en China que había recaudado dinero para comprar mascarillas decidió entregarlas al consulado para que enviaran las primeras 10.000 por valija diplomática.

El efecto es devastador: funcionarios chinos alertan a las oficinas comerciales de que los fabricantes han comenzado a desviar pedidos a otros países. Las oficinas comerciales piden a la Secretaría de Estado un comunicado oficial para tranquilizar a los operadores. Desconocemos si se emitió, dado que la Consejería Económica y Comercial en Pekín ha declinado responder a ABC.

Coordinación

También el lunes 16, fecha fundamental en esta cronología, el Gobierno chino pide que el Ejecutivo español realice directamente las compras en China a través de un listado de empresas validadas por el Ejecutivo de Xi Jinping. Los chinos nos consideran «país prioritario» por el avance del virus. Un día después, el Ministerio de Sanidad, ergo Salvador Illa, pide a la Secretaría de Estado de Comercio que le identifique proveedores de material sanitario «en cualquier parte del mundo», pero sobre todo en Corea del Sur y Japón. Interesan especialmente pruebas PCR -para el diagnóstico del Covid-19-, mascarillas y ventiladores. Sanidad pide «excluir expresamente proveedores de China, mercado proveedor del que ellos se ocuparían directamente», narran a ABC fuentes del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

En este contexto se produce la compra de 650.000 test defectuosos de Bioeasy. Nadie verifica que el fabricante tenga licencia, pese a que la secretaría de Estado de Comercio había facilitado al Ministerio de Sanidad el listado oficial de proveedores homologados, ni tampoco se prueban. Los médicos se echan las manos a la cabeza cuando los cotejan y el Gobierno se niega a revelar quién es el intermediario español que los vendió. «No prestaron atención», dicen a ABC fuentes conocedoras del «caos» vivido.

Mientras, las comunidades autónomas se ven obligadas a comprar por sus propios medios: «Somos como un pescadito entre pirañas», confiesan desde una de ellas a ABC. Hay fábricas que, lógicamente, no saben de regiones de España y quieren tratar con gobiernos nacionales. El jueves 19 de marzo las Oficinas Comerciales de España en China informan a la SEC de las donaciones de Inditex. La directora en China de la compañía de Amancio Ortega tiene orden de «colaborar en todo lo que pueda con el Gobierno de España». Dos días después, la donación de la empresa textil gallega está en sus almacenes lista para el envío.

Nos situamos ahora en el martes 24. La Embajada de España en China tendría ya un contrato para comprarles una gran cantidad de material homologado. Unas horas después, el Ministerio de Sanidad anuncia el megapedido de 432 millones de euros de material sanitario a China, pero el contrato no estaba ni siquiera firmado, según relatan a ABC fuentes oficiosas (las oficiales, chinas y españolas, se niegan a comentar esta información pese a la insistencia de ABC).

El gran contrato

Dos días después, el jueves 26 la Embajada China en Madrid escribe a la Secretaría de Estado de Comercio, siempre según las mismas fuentes, indicando que desconoce los detalles de ese gran pedido de 432 millones de euros. También preguntan al Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa), dependiente del Ministerio de Sanidad. Los representantes del Gobierno de China en Madrid también informan de que ninguno de los proveedores validados rechaza pedidos, pero están a la espera de recibir el dinero. Sin pago por adelantado, no hay material. Además, hay poco «stock» y los procesos son lentos. El pasado fin de semana, China aún no había formado el contrato por motivos «burocráticos». Se desconoce cuándo se ha firmado.

Entretanto, empresarios importadores aseguran que China ha paralizado en los últimos días «dos cargas» con más productos sin homologar que el Gobierno de España había comprado. El Gobierno chino se harta, por la mala imagen que ya se había dado de su país en el asunto de los test fallidos y al ver que hay más compras similares, no solo de España. Reaccionan aprobando una ley de urgencia con efecto inmediato, ayer 1 de abril: no saldrá nada de la aduana sin el certificado de «dispositivo de producto médico» en regla.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

ENCUESTA LIBRE

Esta usted de acuerdo con un debate presidencial

Loading ... Loading ...

Facebook

Twitter #Dominicanos

Advertisement

Trending