Connect with us

INTERNACIONALES

Alemania rebaja el IVA del 19% al 16% y pagará 300 euros por hijo a las familias

El nuevo paquete de impulso de 130.000 millones de euros para luchar contra la crisis provocada por el coronavirus incluye la prima de 6.000 euros por la compra de un vehículo eléctrico

El nuevo paquete de estímulo, por un valor de 130.000 millones de euros, ha costado una maratoniana negociación de los miembros de la gran coalición de Merkel, pero sitúa a Alemania a la cabeza del mundo en medidas de reactivación económica. El principal objetivo de esta segunda tanda de impulso, que sigue al primer paquete por más de un billón de euros de marzo, es apoyar la oferta a través de la reducción del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) y más ayudas a las empresas en dificultades, pero también la demanda, mediante subvenciones a las familias o jugosos aumentos de la prima por la compra de coches eléctricos. Estas inversiones deben realizarse ahora «porque queremos hacer posible el futuro sobre todo para las generaciones venideras», afirmó a media noche la canciller Angela Merkel, «tenemos por lo tanto un plan de recuperación económica, un plan para el futuro y, por supuesto, además de eso, nos ocupamos ahora de nuestra responsabilidad para con Europa y de la dimensión internacional».

Si el primer paquete de ayudas está proporcionando ya ayuda a las empresas y trabajadores, con miles de millones de euros de préstamos garantizados, entre las nuevas medidas anunciadas ahora figuran: la bajada temporal del IVA del 19% al 16% hasta el 31 de diciembre de 2020 (del 7% al 5% para la tasa reducida), las transferencias de deuda de los 2.500 municipios más pobres al Estado federal, una asignación única de 300 euros por hijo para las familias o una reducción de los costes de electricidad para los particulares. La prima de compra para apoyar al sector automovilístico, que lleva meses paralizado, ha sido el punto más controvertido entre los socios de la gran coalición. Los socialdemócratas (SPD), que se opusieron a cualquier subvención para los coches contaminantes, parecen haber ganado la batalla: al final, no habrá prima por la compra de coches de gasolina o diésel de bajas emisiones. Por el contrario la prima por la compra de un vehículo eléctrico se duplicará, pasando de 3.000 a 6.000 euros. «No puede ser que Francia gaste 8.000 millones de euros en el automóvil y Alemania nada; el automóvil es el corazón de nuestra economía», había declarado antes de la reunión el presidente de Baviera, Markus Söder.

El acuerdo promueve también la aceleración de la renovación de edificios: el programa que fomenta la instalación de sistemas de calefacción más respetuosos con el clima aumentará ahora en 1.000 millones de euros hasta los 2.500 millones de euros. Y teniendo en cuenta que la tasa de desempleo en Alemania aumentó en mayo hasta el 6,3%, lo que ha llevado a las empresas a solicitar el desempleo parcial para más de 11 millones de personas desde marzo, el pacto contiene también nuevas medidas de apoyo a las empresas en apuros, hasta 25.000 millones de euros en ayudas a los sectores más afectados. Merkel justificó estas ayudas para apoyar a los millones de trabajadores actualmente en desempleo parcial: «Esto demuestra lo frágil que es el conjunto de la economía y que hace falta lograr estimular la actividad para garantizar los empleos». La oposición de extrema izquierda, sin embargo, hubiera preferido subsidios sociales. Bernd Riexinger, del partido Die Linke (La Izquieda), criticó anoche que se había «desperdiciado una oportunidad», por considerar que las medidas de apoyo social son insuficientes.

Merkel se refirió además a la responsabilidad alemana con el resto de Europa. Repitió que «a Alemania le irá bien solo si a Europa le va bien» y se refirió al proyecto que defiende, junto con el presidente francés Emmanuel Macron, de instaurar determinadas deudas mutualizadas entre países de la Unión Europea para impulsar la economía de la unión frente a la parálisis del coronavirus. «Queremos salir de esta crisis con impulso», afirmó Olaf Scholz, ministro socialdemócrata de Finanzas, que tras toda una tarde de cálculos en su despacho, afirmó que Alemania está en condiciones fiscales de ofrecer estas ayudas, gracias a las reiteradas legislaturas previas de disciplina presupuestaria y reducción de la deuda. Pero sin conocerse todavía los detalles financieros del acuerdo, el aumento inédito de gasto del Estado despierta suspicacias. «El gobierno está confiando en las ganas de gastar de los consumidores», dice el analista de Handelsblatt Thomas Sigmund, que trae a colación una célebre cita del canciller Otto von Bismarck: «Las leyes son como salchichas, es mejor no estar allí cuando se hacen». «Esto también se aplica a este paquete de estímulo económico», dice Signund, «siempre hay algo sustancial en la salchicha, pero también muchas cosas que no quieres saber. Después de todo, CDU y SPD han entendido que era mejor anunciar a altas horas de la noche un acuerdo en el que se gastarán 130.000 millones de euros a toda velocidad».

Use Facebook to Comment on this Post

Advertisement

INTERNACIONALES

Deforestación en Amazonía, la más alta en 14 años

SAO PAULO – Datos oficiales preliminares publicados el viernes indican que la deforestación en la Amazonía brasileña durante los últimos 12 meses podría haber alcanzado su nivel más alto de los últimos 14 años, lo que abona a las preocupaciones de que el presidente Jair Bolsonaro no ha logrado frenar la destrucción de la selva tropical más grande del mundo.

La Amazonía brasileña perdió 3,554 millas cuadradas de vegetación en los 12 meses que terminaron en julio, según datos de la agencia espacial del país. Eso se debió en gran parte a una oleada de incendios en agosto y septiembre del año pasado.

La pérdida total de fue 34% mayor que en el período anterior de 12 meses.

Los datos fueron producidos por el sistema de monitoreo Deter de Brasil, que proporciona alertas diarias de deforestación basadas en imágenes de satélite. Los datos de otro sistema llamado Prodes, que se basa en imágenes satelitales más detalladas y que registra más de la deforestación, se darán a conocer a finales de año.

Ambos son administrados por el Instituto de Investigación Espacial del Brasil, que tabula la deforestación a partir de agosto, cuando comienza la estación seca y los agricultores y leñadores tradicionalmente comienzan a desmontar las tierras con fuego.

“Si la variación entre las cifras de Deter y Prodes se mantiene en el promedio histórico, podríamos tener unos 13.000 kilómetros cuadrados de deforestación, la tasa más alta desde 2006 y tres veces más que la meta de la Política Nacional de Cambio Climático para 2020” , dijo el Observatorio del Clima, compuesto por más de 30 grupos no gubernamentales.

“Esto no se debe a la incompetencia del gobierno en el combate a la devastación; ha estado sucediendo porque la agenda del gobierno de Bolsonaro es promover activamente la devastación”, agrega el comunicado. “Esto no es incompetencia; es por diseño”.

La oficina del presidente remitió una solicitud de comentario a la oficina del vicepresidente Hamilton Mourão, que está coordinando algunas de las iniciativas contra la deforestación en la Amazonía, pero no había respondido hasta el momento.

Bolsonaro llegó a la presidencia prometiendo abrir más territorio amazónico al desarrollo, como la agricultura y la minería. Pero la preocupación internacional ha llevado a los inversores a tratar de distanciarse de la deforestación ya presionar al gobierno para que tome más medidas contra ella.

Bolsonaro envió al ejército el año pasado para combatir la deforestación y los incendios en la Amazonía, y en mayo estacionó tropas en varios estados antes de la llamada temporada de incendios.

Los datos de Deter para julio registraron una disminución con respecto al mismo mes de 2019, cuando la deforestación alcanzó su nivel mensual más alto desde al menos mediados de 2015.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

INTERNACIONALES

Canadá dice que impondrá aranceles por US$2,690 millones a EEUU como represalia

TORONTO – La viceprimera ministra de Canadá, Chrystia Freeland, dijo el viernes que su país planea imponer aranceles por 3,600 millones de dólares canadienses (2,690 millones de dólares estadounidenses) a las importaciones de Estados Unidos, en respuesta al anuncio del presidente Donald Trump de que reimpondría un arancel del 10% sobre el aluminio canadiense.

Freeland dijo que los aranceles serán equivalentes a los de Estados Unidos, dólar por dólar. Canadá está considerando imponer un arancel a docenas de productos, incluidos palos de golf, bicicletas, refrigeradores, lavadoras, trípodes, equipo deportivo como bates y palos de hockey, y latas de aluminio para bebidas.

Originalmente, Trump impuso aranceles a las importaciones de aluminio en 2018.

Después de los canceló el año pasado a los metales de Canadá y México para allanar el camino para el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que sustituyó al TLCAN. El T-MEC entró en vigor el 1 de julio y se esperaba que diera estabilidad al comercio entre los tres países.

Trump dijo el jueves que reimplementaría los aranceles porque hubo un aumento en las exportaciones de aluminio de Canadá a Estados Unidos en los últimos meses, pero las organizaciones de la industria discrepan con esa afirmación. Las importaciones de aluminio de Canadá aumentaron considerablemente de febrero a marzo, pero se han estabilizado y cayeron un 2,6% de mayo a junio, según la Aluminium Association.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

ENCUESTA LIBRE

Sorry, there are no polls available at the moment.

Facebook

Twitter #Dominicanos

Advertisement

Trending