Connect with us

CESAR DUVERNAY

Votos decisivos. Por César Duvernay

Por César Duvernay

Nadie duda que Luis Abinader ga­naba comoquiera las elecciones. Y aunque existía la disyuntiva de si era en primera o en segun­da vuelta, su triunfo no estuvo en aprietos en ningún tramo del proceso. Sin em­bargo, y pese a que el Poder estaba virtualmen­te asegurado, no necesariamente así el control del mismo ya que el tanto más o el tanto menos de éste, dependía de en cuál de las dos rondas se produjera la victoria.

Y es que si el Partido Revolucionario Moder­no (PRM) no hubiese ganado en primera vuel­ta (52.5 %) iba a estar obligado a pactar con la Fuerza del Pueblo (9%) que ya había manifes­tado su intención de respaldar a Luis en un po­tencial balotaje, lo que iba a ser igual a tener que entregarle por lo menos la mitad de los cargos del gobierno.

De ahí la importancia del aporte realizado por el grupo de exdirigentes del Partido Revo­lucionario Dominicano (PRD) que en el tramo final del proceso pasaron con sus respectivas es­tructuras a apoyar al PRM.

Los hechos y las matemáticas indican que en la diferencia de la votación que obtuvo el PRD en las elecciones municipales del 15 de mar­zo (4.9 %) y las presidenciales del 5 de julio (2.38 %), estuvo el laborantismo succionador de trabajadores políticos como Carlos Gabriel García, José Neney Cabrera, Ángel de la Cruz, Radhamés González, Julissa Hernández, Pedro Richardson, José Jáquez y Henry Sarraf, entre otros. Así las cosas, y por más que el triunfo es­tuviera asegurado, es evidente que la historia iba a ser diametralmente diferente si el resulta­do no se daba en primera ronda, y para lo cual esa aportación de votos de experredeistas resul­tó fundamental.

Use Facebook to Comment on this Post

Advertisement

CESAR DUVERNAY

Declaración mentida. Por César Duvernay

Por César Duvernay

Complace y a la vez preocupa las situaciones que se han dado en torno a la entrega de las decla­raciones juradas de patrimo­nio por parte de las salientes y las entrantes autoridades públicas del país. Salvo justificadas excepciones, el país ha reaccionado sorprendido ante algunas ci­fras que simplemente no cuadran. Por un lado figuras con fortunas insuficientes para lo que ha sido su vida pública y por el otro, gente que reportan unos números astronó­micos sin haber sido agraciados de ningún sorteo de las diferentes loterías.

Hacer cumplir la Ley 311-14 sobre Declara­ción Jurada de Bienes ha sido un constante do­lor de cabeza para la nación que cada cuatro años observa la reticencia de algunos, que pese a todo tipo de advertencias, intentan -con éxito- burlar la norma, no reportando, o presentando expedientes amañados ya sea por sobre, o sub­valuación.

Si, asimismo. Personas que dicen tener más de lo que tienen, quizás proyectando con lo que piensan salir al termino de sus funciones (…), y otros que, acostumbrados a decir que tenían poco, ya no saben cómo justificar lo que en ver­dad poseen. Escenarios amañados que deben ser clarificados so pena de sanciones como co­rrectamente advirtiera la Procuradora General de la República, Miriam Germán, pero que en­cuentran su principal escollo precisamente en la entidad que debe hacer esas comprobaciones.

Y es que históricamente la Cámara Cuentas, responsable de ese proceso, nunca ha encontra­do ninguna irregularidad en este tipo de casos. Realidad que hace difícil suponer que ahora, te­niendo que evaluar al funcionariado del poder político que la instaló y con el nuevo que busca congraciarse, lo vaya a hacer.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

CESAR DUVERNAY

EN LA RUTA: Botín

Por César Duvernay

La visita del presidente Luis Abinader a Santiago de los Caballeros fue todo un éxito. Su agenda, compactada por encuentros y supervisiones, trajo im­portantes iniciativas dentro de las que se destacan la construcción de una carretera para unir esa provincia con la de Puerto Plata, así co­mo la reparación de más de 30,000 viviendas. Sin embargo, y pese a todo lo hecho y anunciado, sus palabras acerca de que el Estado no era un botín y que él era presidente de todos los dominicanos, reseñadas como una advertencia para los perre­meístas, dominaron el escenario noticioso.

Dado que la principal base de sustentación de un gobierno es su partido, el pronunciamiento del mandatario fue tomado por algunos como un desdeño a la militancia que lo catapultó al Poder y que ahora presiona por un espacio en la adminis­tración pública. Sin embargo, lo externado por Abinader no fue así. En ningún momento el presi­dente se opone a que sus correligionarios formen parte de la planilla estatal, y está claro en quienes deben tener la prioridad, solo que entiende que esas incorporaciones deben hacerse de manera ordenada y sensata. “El que quiera servir el país, lo va a hacer donde esté capacitado para servir al país, y donde pueda hacer un buen servicio, pero todo eso de manera organizada”, enfatizó el go­bernante al afirmar que el Estado no era un botín al que se le abalanza en turba.

El oficialismo sacó más de dos millones de vo­tos y no podrán caber todos en una nómina de 800,000 plazas, por tanto el llamado es a la pa­ciencia. Aunque también hay que comprender lo duro que debe ser estar fuera y ver a gente que operaron en contra en los puestos.

Use Facebook to Comment on this Post

Continue Reading

ENCUESTA LIBRE

Sorry, there are no polls available at the moment.

Facebook

Twitter #Dominicanos

Advertisement

Trending