Connect with us

INTERNACIONALES

Trump con el agua al cuello! Funcionarios Electorales certifican la victoria de Joe Biden en Michigan

LANSING, Michigan (AP) – Funcionarios electorales de Michigan certificaron el lunes la victoria del demócrata Joe Biden por 154.000 votos en el estado en medio de los descarados intentos del presidente Donald Trump que se pone con el agua al cuello y trata de subvertir los resultados de las elecciones.

La Junta de Escrutinios del Estado, que tiene dos republicanos y dos demócratas, confirmó los resultados en una votación de 3-0 con una abstención. Los aliados de Trump y el candidato republicano derrotado al Senado, John James, habían instado al panel a retrasar la votación durante dos semanas para auditar los votos en el condado de Wayne, en gran parte demócrata, hogar de Detroit.

La medida es otro revés en los esfuerzos de Trump por usar medios no convencionales para socavar los resultados de las elecciones del 3 de noviembre y se produce incluso después de que hizo propuestas directas a los funcionarios republicanos en el estado al invitarlos a la Casa Blanca la semana pasada.

Según la ley de Michigan, Biden reclama los 16 votos electorales. Biden ganó por 2.8 puntos porcentuales, un margen mayor que en otros estados donde Trump está impugnando los resultados como Georgia, Arizona, Wisconsin y Pensilvania.

Algunos aliados de Trump habían expresado la esperanza de que los legisladores estatales pudieran intervenir en la selección de electores republicanos en los estados que no certifican. Esa apuesta arriesgada ya no es posible en Michigan.

Los esfuerzos de Trump para evitar lo inevitable, el reconocimiento formal de su derrota, enfrentaron una resistencia cada vez más dura de los tribunales y sus compañeros republicanos cuando solo faltan tres semanas para que el Colegio Electoral se reúna para certificar la victoria de Biden. Una y otra vez, los desafíos de Trump y las acusaciones infundadas de conspiración y fraude generalizados han sido rechazados a medida que los estados avanzan en la confirmación de sus resultados.

La Junta Estatal de Escrutinios de Michigan, que tiene dos republicanos y dos demócratas, certificó los resultados a pesar de los llamados de Trump y sus aliados a los miembros del Partido Republicano para bloquear la votación para permitir una auditoría de las boletas en el condado de Wayne, en gran parte demócrata, hogar de Detroit, donde Trump ha afirmado sin pruebas que fue víctima de un fraude.

“El deber de la junta hoy es muy claro”, dijo Aaron Van Langevelde, vicepresidente republicano. “Tenemos el deber de certificar esta elección con base en estos resultados. Eso es muy claro. Estamos limitados a estas devoluciones. No voy a argumentar que no lo somos “.

Mary Ellen Gurewitz, abogada del Partido Demócrata del estado, dijo a los encuestadores que los ataques a los resultados electorales “son parte de una campaña racista, dirigida por el futuro presidente Trump, para desacreditar las ciudades de este país con poblaciones, incluidas Detroit, Filadelfia y Milwaukee “.

“A veces se siente como si los funcionarios estuvieran tratando de romper mi boleta justo frente a mí, deteniéndome y contando hasta que encuentran una manera de cambiar los resultados”, dijo Wendy Gronbeck, residente de Douglas. “He sido votante durante más de 50 años y nunca he tenido que pensar si los escrutadores certificarán una elección”.

Biden aplastó al presidente por más de 330.000 votos en el condado de Wayne, donde dos escrutadores republicanos locales que certificaron los resultados trataron de revertir el rumbo la semana pasada tras ser convocados por Trump. La secretaria de Estado, Jocelyn Benson, una demócrata, ha dicho que una auditoría debe esperar hasta después de la certificación estatal porque solo entonces los funcionarios tendrán acceso legal a la documentación necesaria para realizar dicha revisión.

La oficina de elecciones de Michigan recomendó que se certifiquen los resultados del 3 de noviembre.

Norm Eisen, un experto en derecho constitucional y ex asesor del Comité Judicial de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, dijo que no hay base legal para hacer otra cosa que certificar la elección.

“Ese es el mandato claro de la ley estatal”, dijo. Eisen desestimó varias afirmaciones de por qué podría ser necesaria una demora, incluida la necesidad de una auditoría o tiempo para investigar los llamados recintos “fuera de balance”.

“Las razones por las que han avanzado para hacer otra cosa que no sea (certificar) son totalmente falsas. No tienen ningún peso legal o fáctico bajo la ley ”, agregó Eisen.

Trump ha intentado desafiar los resultados de las elecciones a través de los tribunales, pero al no haber tenido suerte allí, pasó a tratar personalmente de influir en los legisladores locales para convencerlos de que ignoren el voto popular y nombren electores republicanos, una estrategia que enviaría a los estadounidenses a las calles en protesta, han dicho expertos en derecho electoral.

Algunos aliados de Trump han expresado su esperanza de que los legisladores estatales puedan intervenir en la selección de electores republicanos en los estados que no certifican, ya que el presidente y sus abogados han promovido acusaciones infundadas de fraude que han sido rechazadas repetidamente en los tribunales de todo el país. Trump se reunió con los principales legisladores republicanos de Michigan en la Casa Blanca el viernes y tuiteó durante el fin de semana: “¡Mostraremos un fraude masivo y sin precedentes!”

Si la junta hubiera retrasado una votación o se hubiera opuesto a la certificación, se esperaba una demanda. Los expertos legales han dicho que el papel de los escrutadores es limitado y los tribunales les ordenarían que confirmen los resultados. Según la ley estatal, tiene la responsabilidad limitada de revisar los números de votos de los 83 condados de Michigan y certificarlos. No tiene la facultad de auditar declaraciones ni investigar denuncias de irregularidades.

En Pensilvania, un juez republicano conservador derribó el mayor esfuerzo legal de la campaña de Trump en Pensilvania con un dictamen mordaz que cuestionaba por qué se suponía que debía privar del derecho al voto a 7 millones de votantes sin evidencia que respaldara sus afirmaciones y un argumento legal inepto en el mejor de los casos.

Pero los abogados aún esperan bloquear la certificación del estado, apelando rápidamente a la Corte de Apelaciones del Tercer Circuito de los Estados Unidos en Filadelfia, que ordenó a los abogados presentar un escrito el lunes, pero no aceptó escuchar los argumentos orales.

La campaña, en sus presentaciones, solicitó una consideración urgente para que pudieran cuestionar los resultados de las elecciones estatales antes de que sean certificados el próximo mes. De lo contrario, buscarán descertificarlos, según las presentaciones.

E insistieron en que no querían invalidar todos los 6,8 millones de votos emitidos en el estado, como concluyó Brann basándose en sus argumentos en la corte la semana pasada. En cambio, dijeron, están apuntando solo a siete condados de tendencia demócrata donde están en desacuerdo con la forma en que se manejaron las boletas por correo.

“Los apelantes buscan excluir las papeletas de votación por correo defectuosas que favorecieron abrumadoramente a Biden, lo que puede cambiar el resultado de la elección”, dijeron en una presentación el lunes.

Biden ganó Pensilvania por más de 80.000 votos. El otro litigio no ha logrado cambiar ni un solo voto.

Las juntas electorales del condado de Pensilvania estaban votando el lunes, la fecha límite estatal, sobre si certificar los resultados de las elecciones al Departamento de Estado. Las juntas en dos condados populosos se dividieron a lo largo de líneas partidistas, con mayoría demócratas en ambos lugares votando para certificar. Después de que todos los condados hayan enviado los resultados certificados a la Secretaria de Estado Kathy Boockvar, ella debe tabular, calcular y sondear los votos para todas las carreras. La ley requiere que ella realice esa tarea rápidamente, pero no establece una fecha límite específica.

En Wisconsin, un recuento en los dos condados liberales más grandes del estado avanzó a su cuarto día a un ritmo lento, y los funcionarios electorales en el condado de Milwaukee se quejaron de que los observadores de Trump estaban interrumpiendo el proceso con desafíos frecuentes. La esperanza de Trump de revertir la victoria de Biden allí depende de la descalificación de miles de boletas de voto ausente, incluida la boleta de voto ausente en persona emitida por uno de los abogados de campaña de Trump en el condado de Dane.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

INTERNACIONALES

FBI investiga el secuestro de misioneros de EE.UU. en Haití

Washington.-El FBI está investigando el secuestro de 16 misioneros estadounidenses en Haití durante el pasado fin de semana, informó ayer la Casa Blanca.

La portavoz del Gobierno de Estados Unidos, Jen Psaki, explicó que el presidente del país, Joe Biden, ha sido informado y recibe actualizaciones sobre los esfuerzos del FBI y del Departamento de Estado para lograr la liberación de los ciudadanos de su país.

Psaki no quiso ofrecer más detalles sobre las gestiones del FBI y la cartera de Exteriores estadounidense, y se limitó a señalar que la embajada de Estados Unidos en Puerto Príncipe se está coordinando con las autoridades locales para poner fin a este secuestro.

El domingo, un portavoz del Departamento de Estado confirmó a Efe el rapto de 17 personas, entre ellas 16 estadounidenses, en Haití.

El grupo fue secuestrado este sábado cuando viajaba en autobús después de visitar un orfanato, y está compuesto por cinco niños y doce adultos de la organización de misioneros Christian Aid Ministries, con sede en el estado de Ohio, en el medio oeste de Estados Unidos.

Así lo confirmó esa asociación en un comunicado el domingo, en el que precisó que, de los secuestrados, 16 son estadounidenses y uno es canadiense, y que, de los 12 adultos, 7 son mujeres y 5 hombres.

Fuentes policiales citadas por el diario The New York Times responsabilizaron del secuestro a la banda armada 400 Mawozo, que lleva años sembrando el terror en los suburbios de Puerto Príncipe y que controla parte de la localidad de Ganthier, donde se produjo el rapto.

La banda ha puesto el foco recientemente en las iglesias y los grupos religiosos, y en abril pasado secuestró a 10 personas, entre ellas varios religiosos, dos de ellos franceses, que fueron liberados a finales de ese mes en un caso que precipitó la dimisión del entonces primer ministro haitiano, Joseph Jouthe. Justo después del secuestro del sábado, uno de los rehenes estadounidenses pidió ayuda en un mensaje publicado en un grupo de WhatsApp, aseguró al diario The Washington Post una fuente familiarizada con lo ocurrido.

Continue Reading

Trending