Connect with us

OPINONES

Sumner nos denigra. Por Julio Martínez Pozo

Por Julio Martínez Pozo

eltribunaldelatarde@yahoo.com.-

A diario, para llegar a mi oficina, hago un giro en U, en la intersección de las avenidas Winston Churchil con Charles Summer, mal escrito porque el nombre que se pretende homenajear, no es apellido verano en inglés sino Sumner, preguntándome si ese caballero merece estar colocado en el altar en que lo tenemos los dominicanos.

Pensadores tan respetables como don Américo Lugo, que en su momento no dispusieron de toda la información sobre el personje contribuyeron a que lo recordásemos como la gran cosa, pero deberá llegar el momento en que una avenida tan transitada ate la referencia a alguien más digno.

Escribió don Américo que “Carlos Sumner es el más idealista de los hombres públicos estadounidenses y la gloria política más pura de los Estados Unidos. Es el último de los puritanos, pero es también el último vástago de los colonizadores ingleses…es el verdadero redentor político de la raza negra de los Estados Unidos”.

El licenciado Bernardo Vega, del que soy devoto, no necesariamente como encuestador ni opinante de la actualidad, sino como investigador histórico, entre su catálogo de obras tiene una que lleva por título “La cuestión racial y el proyecto dominicano de anexión a Estados Unidos”, en la que sustenta que “es indudable que el libro de Sumner Welles, La Viña de Naboth, influyó sobre el insigne dominicano (se refiere a Lugo) quien, al igual que todos los dominicanos de la época desconocía tanto los otros discursos de Sumner, como los verdaderos propósitos tras sus ideales”.

En la más completa biografía que haya leído hasta este momento de Buenaventura Báez, a quien conocí en los folletos de estudios sociales que escribió Juan Bosch para los círculos de estudios del PLD; en escritos de Emilio Rodríguez Demorizi; en referencias de Pedro Mir y Roberto Cassá, así como en una obra de Adriana Mu-kien A Sang-Ben; José Báez Guerrero sostiene que “Summer fue un confesado amante de todo lo haitiano y esa pasión cegó su entendimiento de cualquier asunto dominicano”.

En esa obra se hace eco de la sugerencia de un amigo que plantea que “alguna agencia de viajes debería organizar giras a Washington para que dominicanos deseosos de ciudadanía estadounidenses -pero condenados a la vida en nuestro paraíso caribeño- se orinen el la tumba de Sumner, quien denigró reiteradas veces a Santo Domingo diciendo ante el Senado que “no debemos absorber ni anexar esos países negros, con todas sus lacras y enfermedades físicas y espirituales, sino dejarlos ser entes independientes, para que sigan por su cuenta experimentando con su auto gobierno”.

No fue por respeto a la soberanía de RD, ni por amor al pueblo dominicano que la trilogía que integró junto a sus colegas senadores Carl Schulz y Fernando Wood, se opuso al pacto de anexión que encaminaban los presidentes Ulises Grant y Buenaventura Báez, sino al pésimo concepto que tenían sobre nuestros ancestros a los que consideraban “degenerados en grado sumo, estando principalmente compuestos por una raza cuya sangre tiene dos tercios de africano nativo y un tercio de criollo español… Esta es una mezcla completamente incapaz de asimilar la civilización y descalificada bajo cualquier circunstancia posible de hacerse ciudadano de los Estados Unidos”.

Sumner y sus aliados sustentaban que “los dominicanos no tienen nada en común con nosotros, ni el lenguaje ni los hábitos, ni las instituciones, ni las tradiciones, ni forma de pensar y si siquiera un código moral”.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

OPINONES

El nuevo partidarismo en la República Dominicana

El proceso de cambio en las plataformas partidarias de la República Dominicana es extraño, pero las siglas de los partidos tradicionales en el año 2020 quedó en el pasado.

Este proceso inicio de manera concreta con la extrategia que se realizó desde los gobiernos del Partido de la Liberación (PLD), de absorber a los Partidos tradicionales, cuya estrategia inició con el Partido Reformista y continuó con la recogida de todos los Partidos aliados del acuerdo de Santo Domingo y los aliados tradicionales del Balaguerismo.

Pero en el proceso de las elecciones del año 2008 inició el proceso de socavar las filas del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), su extrategia fue mantenerle dividos en temas de interés del Poder interno, que luego se convirtió en la salida de figuras locales hacía las arcas del Estado que terminaban en las filas del gobierno a través de movimientos o de manera directa en las filas del Partido de gobierno.

Las últimas elecciones de medio termino fueron la estocada final para la ruptura del PRD que desemboca en la división posterior a las elecciones del año 2012 que dieron como circunstancia la reestructuración del Partido (ASD), Alianza Social Dominicana, al Partido Revolucionario Mayoritario hoy Moderno (PRM).

Todo esto se hizo en un período tan rápido que no a permitido hasta el momento hacer análisis de la profundidad al respecto de este fenómeno en nuestro país debido a que en los tres partidos tradicionales terminaron aliados en circunstancias distintas entre sí, con alianzas contra producentes y con el único objetivo de solucionar situaciones de carácter particular de sus cúpulas y no por razones de interés nacional o de algún tema que realmente sea de interés que diera a esas alianzas.

La realidad de hoy es que tanto el Partido Reformista (PRSC), El Partido Revolucionario Dominicano (PRD) y ahora el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) pasan a ser Partidos de referencia historica y su influencia real en el país en el caso de los dos primeros y nos atrevemos a decir del último será tan pirrica que estarán luchando por ver cuál de ellos llegará al 05 sin redondeo, es decir, su influencia real en el electorado Dominicano concluyó en las elecciones del año 2020.

Ahora bien, el nuevo escenario partidista de nuestro país tiene un reciclaje efectivo en el PRM que pudo lograr por vez primera la salida real de la militancia de una organización tradicional a una nueva plataforma y lograr en tiempo récord la consolidación de fuerza Mayoritaria y el Poder Político total producto de la ruptura del tradicionalismo que tenía como figura viva y poderosa al hoy desgastado y atrapado PLD.

El surgimiento de una nueva Plataforma con el nombre de la Fuerza del Pueblo que estará tratando de aglutinar a las fuerzas del PLD en su ceno y al sector conservador en sus filas cosa que no pudo hacer en su primer intento, lo que deja abierto un sin número de posibilidades en relación a las nuevas fuerzas políticas que se estarán fraguando en nuestra democracia, el adiós a los viejos partidos deja interogantes muy interesante en nuestro proceso con el inicio de este nuevo ciclo que coincide con el inicio de una década veremos qué estará pasando en la lucha por el poder en nuestro país.

Continue Reading

Trending