Connect with us

COVID-19

Detectan el primer caso de un recién nacido con anticuerpos al virus SARS-CoV-2

El lactante nació con inmunoglobulinas IgG, uno de los cinco anticuerpos que el organismo fabrica para las defensas.

Un grupo de científicos de la Universidad Atlántica de Florida ha informado el primer caso de un recién nacido con inmunidad a la COVID-19, tras la administración de la madre de la vacuna Moderna a las 36 semanas de gestación, sin previa infección del virus, según consta el estudio publicado en medRxiv. El lactante nació con inmunoglobulinas IgG, uno de los cinco anticuerpos que el organismo fabrica para defenderse de patógenos.

Los investigadores explican que tomaron una muestra de sangre del cordón umbilical inmediatamente después del nacimiento y antes de la salida de la placenta con 0,5 ml extraídos para el suero, el cual lo enviaron para la prueba de anticuerpos contra la proteína Spike del SARS-CoV-2.

Luego, “la madre que ha estado amamantando exclusivamente, recibió la segunda dosis de la vacuna de Moderna durante el período posparto, según el cronograma del protocolo de vacunación de 28 días”, detalla la publicación.

El resultado fue la detección de anticuerpos de sangre inmunoglobulina G a un nivel de 1,31 unidades por mililitro. “Este inmunoensayo de electroquimioluminiscencia (Eclia) utiliza una proteína recombinante que representa el RBD (dominio de unión al receptor) del antígeno S para la determinación cuantitativa de anticuerpos contra el SARS-CoV-21″, argumentan los expertos.

Paso de anticuerpos de la COVID-19 por la placenta

Los investigadores señalan que la vacunación materna contra la influenza y la TDaP (tétanos, difteria, tos ferina) ha sido “bien” estudiada en términos de seguridad y eficacia para la protección del recién nacido mediante el paso de anticuerpos por la placenta y que esperan que contra la COVID-19 suceda lo mismo.

“Existe una necesidad importante y urgente de investigación con respecto a la seguridad y eficacia de la vacunación contra el SARS-CoV-2 durante el embarazo. Sin embargo, aún se desconoce la eficacia protectora en los recién nacidos y el momento ideal de la vacunación materna; se necesitan, por ejemplo, más estudios para cuantificar la cantidad y duración de anticuerpos neutralizantes virales presentes en los bebés”, sentencian los autores.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

COVID-19

Un estudio revela vacunas Pfizer y Moderna podrían ofrecer protección durante años

Las vacunas fabricadas por Pfizer-BioNTech y Moderna desencadenan una reacción inmune persistente en el cuerpo que puede proteger contra el coronavirus durante años, informaron científicos el lunes.

Los hallazgos se suman a la creciente evidencia de que la mayoría de las personas inmunizadas con las vacunas de ARNm pueden no necesitar refuerzos, siempre que el virus y sus variantes no evolucionen mucho más allá de sus formas actuales, lo cual no está garantizado. Es posible que las personas que se recuperaron de Covid-19 antes de ser vacunadas no necesiten refuerzos incluso si el virus realiza una transformación significativa.

“Es una buena señal de cuán duradera es nuestra inmunidad a esta vacuna”, dijo Ali Ellebedy, inmunólogo de la Universidad de Washington en St. Louis que dirigió el estudio, que se publicó en la revista Nature.

El estudio no consideró la vacuna fabricada por Johnson & Johnson, pero el Dr. Ellebedy dijo que esperaba que la respuesta inmune fuera menos duradera que la producida por las vacunas de ARNm.

El Dr. Ellebedy y sus colegas informaron el mes pasado que en las personas que habían sobrevivido al Covid-19, las células inmunes que reconocen el virus permanecían en la médula ósea durante al menos ocho meses después de la infección. Un estudio de otro equipo indicó que las llamadas células B de memoria continúan madurando y fortaleciéndose durante al menos un año después de la infección.

Con base en esos hallazgos, los investigadores sugirieron que la inmunidad podría durar años, posiblemente toda la vida, en personas que fueron infectadas y luego vacunadas. Pero no estaba claro si la vacunación por sí sola podría tener un efecto igualmente duradero.

Después de una infección o una vacuna, se forma una estructura especializada llamada centro germinal en los ganglios linfáticos. Esta estructura es una especie de escuela de élite para las células B.

Cuanto más amplio sea el rango y más tiempo tengan estas células para practicar, es más probable que sean capaces de frustrar las variantes del virus que puedan surgir.

Después de la infección con el coronavirus, el centro germinativo se forma en los pulmones. Pero después de la vacunación, la educación de las células tiene lugar en los ganglios linfáticos de las axilas, al alcance de los investigadores.

El equipo del Dr. Ellebedy descubrió que 15 semanas después de la primera dosis de vacuna, el centro germinal todavía estaba muy activo en los 14 participantes y que la cantidad de células de memoria que reconocían el coronavirus no había disminuido.

“El hecho de que las reacciones continuaron durante casi cuatro meses después de la vacunación, es una muy, muy buena señal”, dijo el Dr. Ellebedy. Los centros germinales suelen alcanzar su punto máximo una o dos semanas después de la inmunización y luego disminuyen.

“Por lo general, de cuatro a seis semanas, no queda mucho”, dijo Deepta Bhattacharya, inmunóloga de la Universidad de Arizona. Pero los centros germinales estimulados por las vacunas de ARNm están “todavía funcionando, meses después, y no hay mucha disminución en la mayoría de las personas”.

El Dr. Bhattacharya señaló que la mayor parte de lo que los científicos saben sobre la persistencia de los centros germinales se basa en la investigación con animales. El nuevo estudio es el primero en mostrar lo que sucede en las personas después de la vacunación.

Los resultados sugieren que una gran mayoría de las personas vacunadas estarán protegidas a largo plazo, al menos, contra las variantes existentes. Pero los adultos mayores, las personas con sistemas inmunológicos débiles y aquellos que toman medicamentos que inhiben la inmunidad pueden necesitar refuerzos; Es posible que las personas que sobrevivieron al Covid-19 y luego fueron inmunizadas nunca los necesiten.

Es difícil predecir exactamente cuánto tiempo durará la protección de las vacunas de ARNm. En ausencia de variantes que eviten la inmunidad, en teoría, la inmunidad podría durar toda la vida, dijeron los expertos. Pero el virus está evolucionando claramente.

Continue Reading

Trending