Connect with us

INTERNACIONALES

EEUU empieza a recibir a solicitantes de asilo desde México

SAN DIEGO (AP) — Tras meses, e incluso años, de espera en México, quienes buscan asilo en Estados Unidos podrán entrar al país a partir del viernes a la espera de que los tribunales decidan sobre sus peticiones, revocando una de las políticas migratorias estrella de Donald Trump que el presidente Joe Biden prometió retirar.

El número de solicitantes de asilo que ingresarán inicialmente será muy limitado. El proceso arrancará el viernes en el paso fronterizo de San Diego, antes de expandirse al de Brownsville, Texas, el lunes y al de El Paso, también en Texas, el próximo viernes. Las autoridades estadounidense advirtieron a los migrantes que no vayan a la frontera con México, señalando que las 25.000 personas que se estima tienen casos activos dentro de programa “Permanecer en México” y varios cientos más que recurrieron fallos judiciales deben registrarse en un cibersitio que el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados lanzará a principios de la próxima semana.

Por otra parte, la Organización Internacional para las Migraciones, la agencia migratoria de la ONU, tiene previsto realizar pruebas de detección del COVID-19 a los solicitantes de asilo y pondrá en cuarentena durante 10 días a todo aquel que dé positivo antes de entrar a Estados Unidos.

El viernes es un día clave para el desmantelamiento de una de las políticas estrella de Trump para disuadir a la gente de buscar protección frente a la persecución, y para devolver al sistema de asilo estadounidense a la fórmula con la que funcionó durante décadas. Pero hay algunas dudas sin respuesta, como la forma en la que regresarán a la frontera los centroamericanos que volvieron a sus países.

Tampoco está claro cuánto tiempo llevará resolver los más de 25.000 casos activos del programa de Trump con la norma de que los primeros serán los más antiguos. Las autoridades señalaron que dos de los pasos fronterizo pueden gestionar hasta 300 personas al día cada uno, y el tercero, más pequeño, admitirá a menos, pero comenzarán muy por debajo de esa cifra.

Biden está cumpliendo rápidamente su promesa electoral de cancelar esta política, cuyo nombre oficial es “Protocolos de Protección de Migrantes”, que según el gobierno de Trump era fundamental para revertir el aumento de llegadas de solicitantes de asilo, que alcanzó su pico en 2019. Pero este programa expuso también a los migrantes a la violencia en las ciudades fronterizas mexicanas y les dificultó encontrar abogados y comunicarse con los tribunales sobre sus casos.

Alrededor de 70.000 solicitantes de asilo formaron parte del programa desde que comenzó en enero de 2019. Aquellos cuyos casos fueron desestimados o denegados no pueden optar a volver al país, pero los funcionarios estadounidenses no descartaron algún tipo de ayuda más adelante.

El gobierno de Biden, que dejó de inscribir a los recién llegados en su primer día como presidente, dijo la semana pasada que las personas con casos de asilo activos serían liberados en territorio estadounidense con citaciones para comparecer ante cortes migratoria lo más cerca posible de su destino final. Esto supuso un gran alivio para quienes optan a esta protección, mientras que Washington y la ONU pidieron que no haya llegadas masivas a la frontera.

Cerca de 100 personas esperaron durante horas el miércoles en Tijuana, México, en el cruce fronterizo con San Diego antes de que un agente migratorio mexicano respondiese sus preguntas sobre el cambio de política.

Edwin Gómez, quien contó que su esposa y su hijo de 14 años fueron asesinados por bandas en El Salvador al no poder pagar las tarifas de extorsión de su taller de autos, estaba ansioso por reunirse con su hija de 15 años en Austin, Texas. Ella ya tiene asilo y vive con familiares.

“Nunca pensé que esto fuese a pasar”, dijo Gómez, de 36 años, con una sonrisa.

Al otro lado de la frontera del río Bravo, la salvadoreña Enda Marisol Rivera y su hijo de 10 años llevan toda la semana soportando las gélidas temperaturas acurrucados bajo pilas de mantas donadas en su tienda improvisada con lonas. La estufa de gas propano se congeló, dijo. A pesar de las dificultades causadas por la ola de frío polar que sacudió Texas y el norte de México, Rivera estaba animada y seguía de cerca las noticias.

Ella y su hijo están entre los alrededor de 1.000 migrantes que viven en un campamento de tiendas instalado en un extenso parque al sur del río Bravo, en la ciudad mexicana de Matamoros. Unos 850 de ellos han solicitado asilo y se les dijo que debían esperar en México a conocer la fecha de su juicio. Muchos rechazaron esta semana los ofrecimientos para trasladarse a albergues en la ciudad por temor a perder su ocasión para ingresar en Estados Unidos si no están cerca de la frontera. El intenso frío es solo otro obstáculo en el camino de quienes huyeron de la violencia en sus países y viven en el limbo. Algunos llevan esperando más de dos años.

Rivera tenía la esperanza de poder cruzar al país, donde podría vivir con su hermana en Los Ángeles mientras su caso avanza en los tribunales.

Organizaciones no gubernamentales, incluyendo Jewish Family Service de San Diego y Global Response Management, que trabaja en Matamoros y Brownsville, tendrán un papel crucial en la organización de alojamiento temporal y del transporte una vez que los migrantes ingresen a Estados Unidos.

“Este problema lleva años gestándose y están tratando de hallar soluciones, pero están enfrentando las cosas que surgen en tiempo real”, dijo Andrea Leiner, vocera de Global Response Management, que ha estado proporcionando atención médica en el campamento de Matamoros. “Creo que necesitamos tener un poco de paciencia y dar margen para que esto se arregle mientras todos los actores implicados ponen en marcha sus planes par empezar a hacer esto de forma segura y eficaz”.

Pero añadió que todo el mundo está nervioso, especialmente los solicitantes de asilo.

“La gente está increíblemente esperanzada de que esta sea su oportunidad para cruzar, pero también hay mucha ansiedad y medio a que, de alguna forma, si hacen algo incorrecto y no están en el lugar adecuado en el momento adecuado les pueda dejar fuera”, agregó Leiner.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

INTERNACIONALES

Emma Coronel habría intentado una tercera huida del Chapo

Información del FBI revela que intentó que trasladaran a su esposo a la cárcel del Altiplano, de donde ya se había escapado en 2015.

México. Documentos de autoridades mexicanas y estadounidenses revelaron este miércoles el intento fallido de Emma Coronel, detenida en Estados Unidos, para una última y tercera huida de su esposo, Joaquín “El Chapo” Guzmán, tras su arresto en 2016.
La información del Buró Federal de Investigaciones (FBI) afirma que Coronel pagó $2 millones al funcionario mexicano encargado del sistema penitenciario para revertir la transferencia del Chapo al penal de Ciudad Juárez desde la cárcel del Altiplano, de donde el capo se fugó en 2015.
En el documento, el agente especial Eric S. McGuire asegura que Coronel dio $1 millón a una persona identificada como “testigo colaborador 1” para adquirir una propiedad cercana al Altiplano, en el estado de México, donde el Chapo pasó la primera etapa de su último arresto.

“Tras la transferencia de Guzmán, según el testigo colaborador 1, Coronel le dijo que ella y otras personas estaban intentado facilitar el regreso de Guzmán a la prisión del Altiplano, donde un escape sería posible”, indica el texto.
Coronel, arrestada el lunes en el estado de Virginia, afronta una pena mínima de diez años de cárcel y una máxima de cadena perpetua, además de una posible multa de $10 millones, si resulta culpable del cargo criminal de narcotráfico en su contra.
La acusación del FBI indica que la mujer, una “influencer” de 31 años, ayudó a coordinar la operación del Cartel de Sinaloa mientras Guzmán estuvo detenido de 2014 a 2015 en el Altiplano, tras su segunda captura.
La investigación reveló que Coronel ayudó a organizar la segunda fuga del Chapo junto a los hijos del capo, entre ellos Ovidio, el más conocido.
Por ello, según reveló este miércoles el diario mexicano Milenio, funcionarios penitenciarios trasladaron a Guzmán de la cárcel del estado de México a la de Ciudad Juárez, en la frontera con Estados Unidos, ante la sospecha de una nueva fuga.
El medio accedió a un estudio del suelo del penal del Altiplano que identificó al menos cinco indicios de túneles, por lo que las autoridades movieron al Chapo a Ciudad Juárez, donde el suelo dificulta la excavación de un túnel.
Los funcionarios también contaron al diario que sólo le permitían una visita por mes a la esposa, quien acudió tanto al penal del Altiplano como a Ciudad Juárez.

Como recordó el FBI, el Chapo nunca pudo salir de la cárcel de Ciudad Juárez y se concretó su extradición en 2017 a Estados Unidos, donde una corte en Nueva York lo sentenció a cadena perpetua en 2019 por narcotráfico.
El primer arresto del Chapo ocurrió en 1993 y en 1995 se le transfirió a la ahora cerrada cárcel de Puente Grande, de donde se fugó en enero de 2001 al sobornar a los custodios.
Aunque durante años se ha señalado a Emma Coronel de participar en los negocios de su marido, hasta el momento nunca se la había investigado directamente.

Continue Reading

Trending