Connect with us

PRINCIPALES

Muere el ex presidente de Argentina Carlos Menem

Carlos Menen, quien fuera presidente de Argentina durante gran parte de la década de 1990, murió este domingo a los 90 años.

Menem había estado internado desde hace dos meses en el sanatorio Los Arcos, en Buenos Aires, por una infección urinaria.

Anteriormente, el expresidente argentino, que dirigió el destino de su país entre 1989 y 1999, también había pasado un par de semanas en el Instituto del Diagnóstico y Tratamiento, por una neumonía bilateral.

El pasado 13 de junio de 2020 un equipo médico le diagnosticó una neumonía severa, que en las últimas semanas empeoró debido a la diabetes que también padecía.

Uno de sus rasgos más característicos cuando era presidente eran sus patillas, prolongadas por las mejillas, mitad blancas mitad negras, crespas y pobladas.

Las llevaba para imitar a su caudillo favorito, el prócer Facundo Quiroga, y eran emparejadas a diario por un peluquero que llegó a tener asiento fijo en el avión presidencial.

Frondosas, excéntricas, exageradas, se puede decir que las patillas del exmandatario argentino Carlos Saúl Menem fueron un reflejo de su carácter extraordinario, un carácter que materializó por una década, la de 1990, el sueño argentino de vivir en el mejor de los mundos: el más divertido, el más auténtico, el más pomposo.

Oriundo del lejano noroeste del país, La Rioja, en 1995 Menem se convirtió en el primer presidente en ser reelegido en 50 años.

En su primer gobierno forjó un boom económico; en el segundo, una crisis traumática.

Abogado, gobernador y senador, el riojano estuvo dos veces preso durante los regímenes militares de los años 70 y 80 y fue dos veces condenado por casos de corrupción y tráfico de armas. Evitó la cárcel por la inmunidad parlamentaria y, en los últimos años, fue absuelto.

Le decían “el turco”, en referencia a sus raíces sirio-libanesas, raíces que definieron su familia, su personalidad e incluso su vida privada, tantas veces protagonista de la prensa sensacionalista.

Peronista con todas las letras

Menem es una de las respuestas a esa pregunta que apasiona a politólogos del mundo sobre qué es el peronismo.

Una respuesta, cómo no, compleja, porque aunque resume con precisión al movimiento, también complejiza la definición de la corriente política más importante de la historia de Argentina.

Fue al mismo tiempo un político populista y de derecha, pro-Estados Unidos y patriotero, católico y musulmán, que fue perseguido por el régimen militar pero luego indultó a los represores y primero se alió pero luego hostigó a los guerrilleros montoneros.

Como Juan Domingo Perón, presidente al que conoció, admiró y alguna vez criticó, Menem usó la contradicción como herramienta política: prometió no honrar la deuda pero la pagó, ofreció reclamar las islas Malvinas/Falklands pero negoció con Reino Unido, privatizó empresas pero se jactaba de ser nacionalista.

Carlos Menem

Pie de foto,

Menem fue, desde niño, un admirador de Juan Domingo Perón.

Pero lo que para muchos es contradicción, para el peronismo es adaptación a los vaivenes de la política y la vida. Lo escribió Menem en 1988 en una “Carta abierta a la esperanza”: “Siempre sostuve que el gesto más noble del político consiste en poner un oído en el corazón del pueblo y otro en la voz de Dios para escuchar con humildad el mandato de los tiempos”.

No está del todo claro, sin embargo, a quién escuchaba cuando decidió privatizar la petrolera y la aerolínea estatales, desmantelar los ferrocarriles o endeudar a un país históricamente incapaz de saldar sus déficits.

El modelo económico que impulsó era una paradoja en sí: capitalismo salvaje de la mano de Estados Unidos en nombre de un movimiento político que luchaba —o lucha— a favor de los pobres y en contra de la oligarquía.

Desreguló los mercados, redujo pensiones y aumentó impuestos y servicios sin la resistencia, o más bien con el apoyo, de los principales perjudicados.

Menem, con el discurso peronista antisistema, fue tal vez el sacudón más importante que ha habido dentro del movimiento.

Saltar contenido de YouTube, 1

Título del video,Advertencia: El contenido de sitios externos y terceras partes puede contener publicidad

Fin del contenido de YouTube, 1

El mejor y peor gobierno

Muchos consideran que, por sí solo, su primer gobierno, entre 1989 y 1995, fue el mejor de los últimos 40 años en Argentina: eliminó la hiperinflación, estabilizó la política, promovió el consumo y la apertura, recibió apoyo internacional y generó consenso nacional para cambiar la Constitución.

Pero su segundo mandato es, al tiempo, visto como uno de los peores de la historia nacional: la corrupción política y judicial se desbordaron, los escándalos del presidente fueron vergüenza internacional y el modelo económico, basado en la paridad entre el dólar y el peso —la llamada “convertibilidad”—, probó ser una ficción que eventualmente desataría la peor crisis económica en décadas, en 2001.

Aunque la justicia aún investiga lo sucedido, hay en Argentina quienes creen que una de las contradicciones de Menem —ser árabe pero mantener una fuerte relación con Israel— tuvo que ver con los dos fatales atentados a organizaciones judías en Buenos Aires en los años 90: las voladuras de la Embajada de Israel y de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA).

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PRINCIPALES

Luis Abinader impulsará un referéndum para decidir sobre las tres causales

El presidente de la República Dominicana, Luis Abinader, aseguró este lunes que su Gobierno está trabajando en un proyecto de ley para aprobar la celebración de un referéndum para que sean los dominicanos los que decidan sobre la despenalización del aborto, un asunto que “divide a la población” del país.

“Yo estoy a favor, pero es una decisión que implica muchos temas, no solo de salud, también religiosos”, dijo el presidente dominicano en una entrevista este lunes en Madrid con la presidenta de la Agencia EFE, Gabriela Cañas.

Abinader se encuentra de visita oficial en España antes de viajar a Andorra, donde el próximo miércoles se celebra de manera semipresencial por la pandemia del coronavirus la Cumbre Iberoamericana.

Antes de ese viaje participó en una Tribuna organizada por EFE y la Casa de América, donde reiteró su apoyo a la despenalización del aborto en su país, un asunto polémico desde hace años en República Dominicana, y que fue uno de sus baluartes durante la campaña electoral que le llevó a la presidencia.

La República Dominicana es uno de los seis países de América que mantienen una prohibición total del aborto, junto con El Salvador, Honduras, Nicaragua, Haití y Surinam.

Sin embargo, organizaciones han denunciado que en el país caribeño se practican miles de abortos al año de forma clandestina, poniendo en riesgo la vida de las mujeres.

Diversos sectores reclaman al Congreso Nacional incluir el aborto en el Código Penal cuando la vida o la salud de la mujer se encuentra en peligro, cuando el feto es incompatible con la vida extrauterina y cuando el embarazo es producto de una violación.

Sin embargo, otros sectores sugieren excluir el tema del Código Penal e incluirlo en una ley especial, mientras que un tercer grupo opina que se someta a un referéndum.

De momento, la decisión está en manos del Congreso dominicano y de la posibilidad de la celebración de ese referéndum.

Abinader reconoció la elevada tasa de mortalidad materna que tiene el país, pero alegó que una de las causas tiene que ver con el ‘tema haitiano’ y ‘el sentido de humanidad con el que lo hemos tratado’.

Recordó en ese sentido que el 29% de las camas de las maternidades de República Dominicana están ocupadas por mujeres haitianas, debido a la ausencia de hospitales en Haití.

“El 48% de la mortalidad materna en República Dominicana corresponde a haitianas, también porque no han tenido acceso a consultas médicas previas’, subrayó.

El presidente dominicano explicó que ese es un asunto que han tratado con su homólogo de Haití, Jovenel Moïse, y se decidió construir hospitales en la frontera, en el lado haitiano ‘para poder atenderlas allí, y poder descargar los nuestros”. EFE

Continue Reading

Trending