Connect with us

OPINONES

Este domingo se cumplen 53 años del asesinato de Martin Luther King

Este domingo se cumplen 53 años del asesinato de Martin Luther King, el célebre pastor y activista estadounidense que dio su vida en su lucha por la igualdad de de derechos para los afroamericanos. El 4 de abril de 1968, el doctor King fue muerto de un disparo en la cabeza cuando se encontraba en el balcón de un motel en Memphis, a donde había viajado para apoyar a basureros locales que estaban en huelga. Su historia de vida y el movimiento no violento contra la discriminación racial que encabezó han sido muy retratados en el cine. Quizás la películas más lograda sea Selma: el poder de un sueño, el drama dirigido por Ava DuVernay que cuenta cómo se gestaron las multitudinarias marchas desde Selma a Montgomery que cambiaron la historia de Estados Unidos para siempre.

La película comienza justo después de que Luther King (interpretado por David Oyelowo) recibe el Premio Nobel de la Paz el 10 de diciembre de 1964 en la Universidad de Oslo (Noruega) por su resistencia no violenta a la discriminación racial y su impulso a la aprobación de la Ley de Derechos Civiles en Estados Unidos. Con 35 años, se convertía así en el galardonado más joven en la historia del premio.

Sin embargo, su lucha estaba recién comenzando. Todavía le quedaba mucho por hacer para alcanzar la igualdad de hombres y mujeres afroamericanos, en particular en lo que respectaba al derecho a voto. El sufragio universal en aquel entonces era un derecho que solo tenían los estadounidenses blancos.

La historia cuenta los esfuerzos que llevó adelante Luther King y sus seguidores para permitir que los afroamericanos pudieran registrarse para votar en las elecciones locales, estatales y federales. Para eso, el activista debió lidiar con la oposición del Gobierno estadounidense, encabezado por el presidente demócrata Lyndon Baines Johnson (Tom Wilkinson), quien pese a comprender las preocupaciones de la comunidad afroamericana y tras la aprobación de la Ley de Derechos Civiles, aún creía que no estaban dadas las condiciones para continuar otorgando más derechos porque, sostenía, tenía otros proyectos importantes primero. Al mismo tiempo, el FBI acusaba a Luther King de comunista y le informaba a Johnson de cada paso que daba el pastor.

A la reticencia de la Casa Blanca se sumaba también la del estado de Alabama y su gobernador, el republicano George Wallace (Tim Roth), que apoyaba el segregacionismo y no tenía ninguna intención de permitir el sufragio universal ni las manifestaciones de los afroamericanos para reclamar el derecho a voto. “Segregación ahora, segregación mañana y segregación por siempre”, fue su promesa al asumir su cargo en enero de 1963.

Pese a los obstáculos que se le iban presentando en el camino, Luther King logró visibilizar la situación de los afroamericanos y consiguió el apoyo necesario para liderar las marchas desde Selma a Montgomery (capital de Alabama) para exigir el derecho a voto. La gota que rebalsó el vaso fue el asesinato del activista Jimmie Lee Jackson a manos de policías que le dispararon durante una manifestación pacífica en Marion. La comunidad afroamericana quedó muy dolida y conmovida tras el incidente y se dispuso a marchar para hacer oír su voz.

Domingo sangriento

Lo acontecido en la marcha desde Selma es una herida que aún no cicatriza en la historia estadounidense. Sin la presencia de Luther King, el 7 de marzo de 1965 alrededor de 600 afroamericanos vestidos con ropa formal se dispusieron a cruzar el puente Edmund Pettus. Sin embargo, en el camino fueron interceptados y brutalmente atacados por las fuerzas de seguridad de Alabama con porras y gases lacrimógenos. Como resultado, decenas de personas debieron ser hospitalizadas.

Luther King se trasladó rápidamente a Selma para organizar una segunda marcha, que tras haber sido transmitida en vivo por televisión a todo el país, llegó a sensibilizar a una gran cantidad de ciudadanos blancos que decidieron unirse al movimiento de protesta. Cuando los manifestantes llegaron nuevamente al puente que dos días antes había sido testigo de la terrible brutalidad policial, el activista lideró al grupo de vuelta a la Iglesia porque entendió que antes de avanzar con la marcha debía asegurarse de conseguir la protección de una corte federal para poder hacerlo.

A la vista de los recientes hechos de violencia, y con la presión de la opinión pública, el presidente Johnson, en un discurso ante la Cámara de Representantes y el Senado, solicitó a ambas cámaras la promulgación de una ley de derecho al voto para los afroamericanos, que meses más tarde sería aprobada.

Con el compromiso de Johnson de proteger a los manifestantes, el 21 de marzo se inició la tercera y última marcha desde Selma a Montgomery. Los marchistas recorrieron 87 kilómetros a lo largo de la Ruta 80 de Estados Unidos, escoltados por miles de miembros de la Guardia Nacional de Alabama, agentes del FBI y alguaciles federales. Cuatro días más tarde, el multitudinario grupo llegó a destino y Luther King se paró en las escalinatas del Capitolio de Alabama para pronunciar un discurso con tintes mesiánicos que representó la culminación de una de las campañas más sangrientas de su movimiento, pero que resultaron claves para obtener el tan anhelado derecho a voto de los afroamericanos.

Selma: el poder de un sueño obtuvo dos nominaciones a los Premios Oscar de 2015, entre ellas a mejor película y mejor canción original, categoría en la que resultó ganadora por Glory, compuesta por John Stephens, Lonnie Lynn y Che Smith, e interpretada por el cantante John Legend y el rapero Common. La película se encuentra disponible para alquilar en la plataforma Amazon Prime Video.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

OPINONES

SAQUEO ILUSTRADO. Por Felipe Castro

Por Felipe Castro:

 

El nombramiento, del empresario Lisandro Macarrulla como Ministro de la presidencia, facilita el despojo diplomático de las pocas, empresas que precariamente le quedan al Estado Dominicano, ya que el mismo, es puente para la privatización y muro para la contención del desarrollo humano y social de los de abajo.

 

El alto empresariado, no disimula su intención de apropiarse de los medios productivos que generan riquezas, que aun están en poder del pueblo, tales como: Punta Catalina, Obra sobrevaluada en mas de un cuatrocientos porciento, construida con el dinero sacado a costa de la miseria del pueblo. Ahora tienen en carpeta la privatización del agua y la EGEHID, a través de la pseuda Alianza Publica Privada, empresa esta, que genera energía por medio de  la turbulencia provocada por la presión del agua, que produce energía sin déficit, cuyo cote de producción eléctrica es insignificante.

 

El desafortunado plan privatizador de ese Alianza Publico Privada, se evidencia en la tozudez de esa asociación empresarial, en mantener a sangre y fuego a Macarrulla, como Ministro de la Presidencia, sabiendo que existe una amplia campaña de cientos de Videos en las Redes Sociales y un repudio abismal de la sociedad contra el todopoderoso Ministro de la presidencia. Aderezado eso con los funestos precedentes de Faña y Kimberly Tavera, desvinculado del aparato estatal por la ocurrencia de simples rumores públicos; el primero sometido a la justicia, descargado y aun no ha sido repuesto.

 

El ítem de la privatización, solo ha servido, para hundir en la mas abyecta pobreza, a gran parte de la Sociedad; recordemos el proceso de privatización ejecutado por el ex presidente de la republica, Leonel Fernández, quien embauco a la sociedad privatizando la mayor parte de las empresas estatales incluyendo a la entonces Corporación Dominicana de Electricidad, que generaba electricidad de manera deficitaria, cuyo déficit no alcanzaba lo cien millones de dólares al año, siendo administrada por el estado. Sin embargo, a partir de su privatización; siendo administrada por el sector privado, su déficit en subsidio alcanza, los dos mil millones de dólares al año, pagado por el Estado, es decir mil novecientos millones de dólares por encima del anterior subsidio, cuyo monto no llegaba a lo cien millones de dólares.

 

El alto empresariado encabezado por el grupo Vicini, tiene desde el año 2005 al ministro de la presidencia Lisandro Macarrulla como instrumente para despojar a la Nación vía privatización de sus principales recursos económicos. Ese instrumento del alto empresariado, quien funge desde el año 2005, como presidente de Inversiones Turística San Souci, fue quien con bombos y platillos anuncio la construcción de la Isla Artificial en junio del año 2005 en pleno gobierno de Leonel Fernández quien le entrego a los Vicini a través de Macarrulla, toda la franja turística de San Souci, incluyendo las instalaciones donde se encuentra la Base de la Marina de Guerra.

En el mes septiembre del 2015, justo en el gobierno de Danilo Medina, Lisandro Macarrulla, como presidente del Proyecto San Souci, reunido con otros inversionistas en el edificio que alberga el Estado Mayor de la Armada Dominicana, anuncio una Gran Inversión Turística en Santo Domingo, que aún no ha iniciado.

 

La incidencia de Macarrullo en los gobiernos desde el 2005 hasta la fecha, es una muestra de cambio dirigida a pegarse con el que gobierna. Un cambio de paradigma, no es posible hacerlo, si los mecanismos para ese cambio están en poder de los que han creado lo que se quiere cambiar.

 

Permítanme citar un Aforismo, expresado por Rene de Descartes:

La ruptura con el pasado supone el establecimiento de un nuevo orden. Lo viejo no asimilado se desecha, lo viejo utilizable se transforma y se aglutina con lo nuevo. A iguales modelo en la reflexión, se obtendrían iguales resultados. En síntesis, haciendo lo mismo, con los mismos actores y métodos, el cambia es una quimera.

felipecastro23@hotmail.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Continue Reading

Trending