Connect with us

INTERNACIONALES

Estados Unidos sale de Afganistán, tras 20 años de guerra

La información fue dada a conocer por el jefe del Comando Central estadounidense, general Frank McKenzie

Estados Unidos dio este lunes por terminada su misión militar en Afganistán, tras 20 años de guerra, después de la salida de los últimos aviones con sus tropas.

Así lo anunció el jefe del Comando Central de EE.UU. (Centcom), general Frank McKenzie, en una rueda de prensa desde el Pentágono, en la que intervino de forma telemática.

“Estoy aquí para anunciar la culminación de nuestra retirada de Afganistán y el fin de la misión para evacuar a ciudadanos estadounidenses, nacionales de terceros países y afganos vulnerables”, comenzó el general.

McKenzie detalló que el último avión militar estadounidense, un C-17, despegó del Aeropuerto Internacional Hamid Karzai de Kabul este lunes a las 15.29 horas de la costa este de EE.UU. (19.29 GMT).


En ese último vuelo, viajaba el embajador de EE.UU. en funciones, Ross Wilson.

“Ahora el último dron está despejando el espacio (aéreo) sobre Afganistán”, dijo el jefe del Centcom.

McKenzie agregó que, pese a que el repliegue castrense se ha completado, todavía continúa la misión diplomática para garantizar que más ciudadanos de EE.UU. y que “los afganos aptos” que quieran marcharse puedan hacerlo.

“La retirada de esta noche significa el fin del componente militar de la evacuación, pero también el final de la misión que comenzó hace casi 20 años en Afganistán, poco después del 11 de septiembre de 2001”, apuntó.

El general recordó que fue “una misión que puso fin a Osama bin Laden, junto con sus colaboradores de al Qaeda”.

“No ha sido una misión barata. El costo han sido 2,461 soldados estadounidenses y civiles muertos y más de 20,000 heridos”, remarcó.

Explicó que desde el pasado 14 de agosto, un día antes de que los talibanes tomaran Kabul, más de 79,000 civiles han sido evacuados en vuelos militares de EE.UU. desde el Aeropuerto Internacional Hamid Karzai, entre los que hay 6,000 estadounidenses.

Junto con los vuelos de la coalición internacional, la cifra asciende a más de 123,000 civiles evacuados.

Estos números no incluyen los más de 5,000 soldados -5,800 según datos del Pentágono de la semana pasada- desplegados en las últimas semanas para asegurar la protección del aeropuerto durante las evacuaciones y que han sido ya sacados del país.

Pese a completar la retirada, McKenzie aseguró que EE.UU. “siempre” se reservará el derecho a atacar blancos de Al Qaeda o del grupo terrorista Estado Islámico (EI) si es necesario.

De esta manera, EE.UU. pone punto final a su repliegue de Afganistán dentro del plazo fijado por el presidente, Joe Biden, que puso el 31 de agosto como fecha límite para terminar la salida del país.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

INTERNACIONALES

Biden anuncia nuevo mandato de vacunación contra COVID-19

WASHINGTON  — En sus acciones y palabras más enérgicas hasta la fecha en la pandemia de coronavirus, el presidente Joe Biden anunció el jueves nuevos requerimientos federales de vacunación contra el COVID-19 que afectan a cerca de 100 millones de estadounidenses, con el propósito de incrementar las inoculaciones y frenar la propagación de la variante delta.

En declaraciones desde la Casa Blanca, Biden criticó duramente a los cerca de 80 millones de estadounidenses que aún no se han vacunado, pese a los meses de disponibilidad de vacunas y de incentivos.

“Hemos sido pacientes. Pero nuestra paciencia se está agotando, y su negativa (a vacunarse) nos ha costado a todos”, aseveró. La minoría que aún no está vacunada “puede causar mucho daño, y lo está causando”.

Las reglas obligan a todos los empleadores con más de 100 trabajadores a exigirles que se vacunen o se sometan a pruebas diagnósticas semanalmente, una medida que afecta a unos 80 millones de estadounidenses. Y los cerca de 17 millones de trabajadores en instalaciones sanitarias que reciben servicios federales de los planes de salud Medicare y Medicaid también tendrán que estar completamente vacunados.

Además, Biden se apresta a firmar un decreto para obligar a que se vacunen todos los empleados del poder ejecutivo y de los contratistas que hacen negocios con el gobierno federal, sin posibilidad de optar por la realización de pruebas. Eso abarca a varios millones de trabajadores más.

El presidente anunció los nuevos requerimientos en un mensaje emitido por la tarde desde la Casa Blanca, parte de un nuevo “plan de acción” para hacer frente al rebrote más reciente de contagios de coronavirus y al ritmo ralentizado de la vacunación contra el COVID-19, lo cual ha generado dudas entre la población respecto a su manejo de la pandemia.

Hace apenas dos meses, Biden declaró prematuramente la “independencia” de la nación frente al virus. Ahora, pese a que más de 208 millones de estadounidenses han recibido al menos una dosis de la vacuna, Estados Unidos registra un aumento de aproximadamente 300% en contagios nuevos de COVID-19 al día, alrededor de 2,5 veces más hospitalizaciones y cerca del doble de decesos en comparación con las misma época del año pasado.

“Estamos en una etapa difícil y podría durar un tiempo”, comentó Biden sobre el estado actual de la pandemia.

Después de meses de valerse de promociones para incrementar las tasas de vacunación, Biden está adoptando una medida mucho más firme, y sus asistentes culpan a la población que no ha recibido las inyecciones de un alza marcada de casos que está generando la muerte de más de 1.000 personas al día y hace peligrar la frágil recuperación económica.

Además de los requisitos de vacunación, Biden duplicará las multas federales para los pasajeros que se nieguen a usar mascarillas durante los vuelos o a mantener su rostro cubierto en instalaciones federales de conformidad con las normas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Biden anunció que el gobierno federal trabajará para aumentar el suministro de pruebas de coronavirus, y que la Casa Blanca ha conseguido concesiones de minoristas como Walmart, Amazon y Kroger para vender kits de pruebas caseras a precio de costo a partir de esta semana.

El gobierno también estaba enviando más ayuda federal para que las escuelas sigan operando de manera segura, incluidos más fondos para realizar pruebas. Y Biden solicitará a los inmuebles de ocio y entretenimiento de gran tamaño y arenas que requieran que la gente esté vacunada para poder ingresar, o de lo contrario muestre una prueba negativa del virus.

Continue Reading

Trending