Connect with us

INTERNACIONALES

Irán anuncia un accidente en la planta de enriquecimiento de uranio de Natanz

Un incidente ha afectado el sistema de distribución eléctrica de una de sus instalaciones nucleares justo el mismo día en que el Gobierno inauguró un nuevo proceso de centrifugación de uranio

Un incidente ha afectado el sistema de distribución eléctrica de una de las instalaciones nucleares iraníes justo el mismo día en que el Gobierno inauguró un nuevo proceso de centrifugación de uranio. Ocurrió en la planta de enriquecimiento de Natanz, en el centro del país. El mismo sitio que, el pasado julio, registró un incendio en una unidad de producción de centrifugadoras que Teherán denunció como un “sabotaje” atribuido a Israel, opuesta a las negociaciones entre Irán y EEUU de estos días. No han trascendido imágenes de las posibles afectaciones.

Según la agencia local Tasnim, el portavoz de la Organización de la Energía Atómica de Irán, Behrooz Kamalvandi, ha explicado que el “accidente” pasó el sábado por la mañana y que no se produjeron víctimas ni hubo escape de contaminación radioactiva. “La investigación para determinar las causas del incidente está en curso”, señaló el vocero de la entidad encargada del desarrollo nuclear iraní.

Precisamente este sábado, como ocurre anualmente por estas fechas, Irán exhibe sus últimos logros tecnológicos en materia atómica. Este sábado, el presidente Hasan Rohani inauguró los tests de “estabilidad mecánica” de las centrifugadoras nativas tipo IR-9, un modelo de última generación capaz de acelerar los procesos de enriquecimiento de uranio. También cortó la cinta, de forma virtual, de un nuevo centro de ensamblaje, que sustituye al siniestrado de forma misteriosa el pasado verano.

El pacto atómico de 2015, cuya demolición comenzó cuando EEUU retiró su firma y reimpuso sanciones a Irán -se ha dicho que Donald Trump envidiaba al predecesor que lo selló, Barack Obama, y lo abandonó porque pretendía lograr otro acuerdo más ventajoso-, permite a Irán enriquecer ciertas cantidades de uranio mediante centrifugadoras de primera generación IR-1, y testear modelos IR-4 e IR-5, bajo supervisión de la Organización Internacional de la Energía Atómica (OIEA).

Estos últimos pasos dados por Irán son, pues, repliegues del compromiso iraní con el acuerdo que Teherán justifica como una respuesta, permitida por el mismo texto del pacto, al adiós de EEUU y las sanciones. Sendas posturas estaban bajo negociación desde el martes pasado en Viena. Después de tres días de diálogo indirecto entre ambos países -con la UE de intermediaria – todas las partes se han dado un tiempo para consultas. A mediados de la próxima semana se reanudarán las conversaciones.

Los estadounidenses regresan de la capital austríaca alegando que pusieron sobre la mesa “una idea muy seria y demostrando un propósito serio de regresar al cumplimiento si Irán regresa al cumplimiento”, según dijo un funcionario a los medios. Pero la desconfianza persiste. La Casa Blanca teme que las pugnas internas en Irán obstaculicen los compromisos a adoptar por la contraparte; tras la experiencia con Trump, Irán quiere garantías de cumplimiento futuro.

SANCIONES

Además, la delegación iraní insiste en la idea de que EEUU levante todas las sanciones de un plumazo -más de 1.500-, y pueda comprobarlo a la práctica -algo que fuentes en Irán prevén que dure al menos tres meses- antes de que ellos reviertan todas las medidas nucleares adoptadas. Por contra, los negociadores de EEUU han dado a entender que prefieren abordar por el momento sólo ciertos paquetes de sanciones a levantar.

En medio de estas discusiones, las primeras desde 2017 que cuentan con la participación de Irán y EEUU, han irrumpido las últimas medidas nucleares emprendidas por Irán este sábado -una ley aprobada por el Parlamento, de mayoría de la línea dura, tras el asesinato del científico Mohsen Fajrizadeh, obliga al Ejecutivo a adoptarlas- y un arreciamiento de la guerra a la sombra que mantienen iraníes a israelíes desde hace meses.

Aunque Israel no se pronuncia respecto a este tipo de incidentes, e Irán no siempre opta por señalar directamente a su adversario, se cree que Israel estuvo detrás de la explosión e incendio que inutilizó el centro de ensamblaje de Natanz, escenario, ayer, de la inauguración de operaciones de una cascada de 164 centrifugadoras tipo IR-6 para enriquecer uranio, así como de dos cascadas más experimentales -30 de centrifugadoras IR-5 y otras 30 IR-6S-.

Los medios estatales, que también dieron cuenta de la noticia de que Irán había aumentado hasta los 55 Kg sus reservas de uranio enriquecido al 20% -el pacto nuclear no permite superar el 3,67% de riqueza y una bomba atómica requeriría enriquecer al 90%- no mostraron imágenes del momento de la inyección de hexafluorido de uranio dentro de las cascadas, aunque sí conectó con los ingenieros de la planta, quienes aseguraban que el proceso había comenzado.

Ahora se sabe que todo esto ocurrió el mismo día del incidente con el sistema de alimentación, sin que Irán haya señalado responsables. Israel fue sospechosa hace cuatro días, cuando un buque iraní cumpliendo tareas de seguridad en el Mar Rojo sufrió el impacto de minas en su casco. La mayoría de observadores conecta este último suceso con los esfuerzos israelíes de imposibilitar la diplomacia entre EEUU e Irán.

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply