Connect with us

PRINCIPALES

Juez anula cancelación de visa de Novak Djokovic

Anthony Kelly, juez de la Corte de Circuito de Australia, anuló este lunes la decisión del gobierno de cancelar la visa del N°1 del mundo, y ordenó la liberación del tenista dentro de los 30 minutos posteriores a la decisión. Todas sus pertenencias, incluido su pasaporte, deben ser devueltas “tan pronto como sea razonablemente posible”, añade la orden.

(CNN) – El tenista No. 1 del mundo, Novak Djokovic, podrá defender su título individual masculino en el Abierto de Australia en Melbourne este mes, luego de que un juez anulara la decisión del gobierno de cancelar su visa y ordenara su liberación.

Luego de horas de deliberaciones, fallas técnicas y argumentos de ambas partes, el juez Anthony Kelly ordenó liberar a Djokovic de un centro de detención temporal en un hotel y que se le devolvieran sus pertenencias dentro de los 30 minutos posteriores al fallo del lunes.

El juez Kelly también ordenó al demandado en el caso, el Ministerio del Interior de Australia, que pague los costos legales de Djokovic.

Tras la decisión, un abogado del gobierno dijo que el Ministro de Inmigración de Australia se reserva el derecho de intervenir personalmente en el caso. Christopher Tran, en representación del gobierno, dijo que el ministro Alex Hawke conserva el poder ministerial para sacar a Djokovic del país, a pesar de la decisión del juez.

El fallo, realizado a través de un enlace de video en el Tribunal Federal de Circuito de Australia en Melbourne, se produce después de días de especulaciones y enfado público sobre si la estrella del tenis podría jugar en el Abierto de Australia, a pesar de no estar vacunado contra el COVID-19.

El serbio de 34 años voló a Australia el 5 de enero, solo para que le cancelaran la visa después de que la Fuerza Fronteriza de Australia considerara que su exención médica del requisito de que todas las personas que llegan al país estén completamente vacunadas contra el COVID-19 no era válida.

Enfrentado a la deportación y con sus esperanzas de ganar su Grand Slam número 21 en peligro, Djokovic lanzó un desafío legal.

Durante la audiencia, el equipo legal de Djokovic argumentó que había obtenido la exención médica requerida para viajar a Australia y eludir las restricciones de vacunación por COVID-19. Esa exención se había concedido con el argumento de que Djokovic tenía inmunidad natural tras haberse contagiado de COVID-19 en diciembre, argumentó su defensa.

Djokovic, quien anteriormente expresó su oposición a las vacunas contra el COVID-19 y los mandatos de vacunas, no estaba vacunado cuando llegó a Australia. En su fallo, el juez señaló que si Djokovic hubiera sido deportado, se le habría prohibido la entrada a Australia durante tres años.

El caso atrajo la atención mundial y provocó la ira tanto de sus partidarios como de sus críticos, y algunos dijeron que su caso muestra que las celebridades reciben un trato especial cuando se trata de las duras reglas de COVID-19 de Australia, que han dejado familias separadas durante años, y otros que creen que las restricciones del coronavirus están invadiendo sus libertades civiles.

La situación de Djokovic también ha puesto de relieve la difícil situación de los solicitantes de asilo en Australia, con decenas de refugiados dentro del mismo hotel que Djokovic que han estado encerrados durante años y que se enfrentan a una detención indefinida bajo las estrictas normas de inmigración de Australia.

Los argumentos

Los argumentos tanto de la defensa como del gobierno se centraron esencialmente en las pautas emitidas por un grupo asesor del gobierno federal llamado Grupo Asesor Técnico Australiano sobre Inmunización (ATAGI).

Nick Wood, abogado principal que representa a Djokovic, argumentó que el consejo de ATAGI establece que una infección pasada de COVID-19 proporciona al menos seis meses de protección natural, “y por lo tanto puede considerarse una exención temporal a la vacunación”.

Dijo que Djokovic entendió que el gobierno le había dado la aprobación para venir a Australia, y había hecho repetidos llamados a las autoridades federales en Melbourne de que “había hecho absolutamente todo lo que sabía que se requería para ingresar a Australia”.

“Cualquier persona razonable entendería, y él entendió, que había marcado absolutamente todas las casillas”, agregó Wood.

Los abogados de la ministra del Interior de Australia, Karen Andrews, defendieron la decisión de la Fuerza Fronteriza de Australia de deportar a Djokovic, argumentando que la estrella del tenis no proporcionó ninguna razón médica por la que no pudiera vacunarse contra el COVID-19.