Connect with us

PRINCIPALES

Primer ministro de Reino Unido anuncia el fin de la obligatoriedad de la mascarilla

La población británica volverá a tener el próximo 27 de enero un nuevo «día de la libertad», como se le llamó al 19 de julio del año pasado, cuando el gobierno de Boris Johnson levantó todas las restricciones impuestas para atajar los contagios de Covid-19. No obstante, la aparición de la variante Ómicron obligó al Ejecutivo a poner en marcha su llamado ‘plan B’, que incluía la obligación de usar mascarilla en el transporte público y en otros sitios interiores, como tiendas y supermercados; la recomendación de trabajar desde casa a todas las personas que pudieran permitírselo y, la más polémica de todas, la necesidad de presentar un certificado de vacunación para poder ingresar a eventos multitudinarios o lugares de ocio, como las discotecas.

El primer ministro anunció sin embargo este miércoles que a partir de mañana estas restricciones se irán levantando de forma progresiva, empezando mañana con la vuelta al trabajo presencial y hasta llegar al día 27, cuando la mascarilla y el pasaporte Covid dejen de ser obligatorios. En una declaración ante los parlamentarios en la Cámara de los Comunes, el premier puntualizó también que los estudiantes de secundaria no tendrán que usar mascarillas en los colegios.null

Además, avisó de que quienes den positivo en un test de coronavirus muy pronto podrán dejar de hacer la cuarentena, posiblemente el 24 de marzo, aunque «podría ser antes» si los datos científicos son favorables. El gobierno reportó 108.069 nuevos casos diarios de Covid-19 este miércoles, la caída más significativa desde el comienzo de la ola Ómicron.

En una rueda de prensa posterior, el ministro de Sanidad, Sajid Javid, declaró que esta decisión forma parte del plan del gobierno para que la población aprenda a vivir con el Covid, y a que el Reino Unido está marcando el inicio de un «nuevo capítulo» de su lucha contra la pandemia. Javid se felicitó porque el Reino Unido es el país europeo «con más personas vacunadas», y porque pese al elevado número de casos, «tomó un camino diferente» al de otras naciones al evitar medidas más estrictas.

El anuncio de Johnson, según fuentes de Westminster citadas por la prensa local, forma parte de su plan para mantenerse en el cargo en un momento en el que se enfrenta no solo a las exigencias de que renuncie por el escándalo de las fiestas en Downing Street, sino a una absoluta debacle de su imagen en las encuestas. Keir Starmer, líder de los laboristas, dijo que apoya la decisión siempre que esté respaldada por la evidencia científica y aseveró que Johnson debe «asegurarle al público que está actuando para proteger su salud, no solo su trabajo».