Connect with us

Salud

Empresa israelí produce sangre en laboratorios sin necedidad de donantes

La pandemia de COVID-19 agravó una crisis médica ya problemática: la escasez de sangre en los centros médicos. Con los hospitales al límite de su capacidad y los posibles donantes de sangre en cuarentena en sus casas estos últimos años, las donaciones de sangre disminuyeron cuando más se necesitaban. A medida que los procedimientos médicos cotidianos quedaban relegados a los pacientes del COVID-19, se producía un retraso en los tratamientos.

La empresa israelí RedC Biotech pretende paliar la escasez de sangre desarrollando en un laboratorio glóbulos rojos universales que puedan emplearse para los pacientes sin necesidad de un donante.

Sus glóbulos universales producidos en laboratorio siguen un proceso científico exacto. En primer lugar, los científicos crean un “banco de células maestras” tomando células madre de un donante con sangre universal O negativo. A continuación, las células madre se cultivan a una concentración muy alta, donde se someten a la diferenciación (el proceso por el que las células madre se convierten en sus células objetivo), y se propagan (multiplican).

El fundador y director general de RedC, Ari Gargir, explica que este proceso es bastante similar a la forma en que se crea la carne cultivada, o cultivada en laboratorio. “Las empresas de carne cultivada toman una célula madre de una vaca y la convierten en los componentes de un filete -músculo, tejido conectivo y grasa- y componen el filete. Nosotros tomamos una célula madre humana, de un donante universal, y la convertimos en un glóbulo rojo”.

Empresa israelí produce sangre en laboratorios sin necedidad de donantes
El fundador de RedC Biotech, Ari Gargir, recibe el primer lugar en los Premios Aviram: competencia Tech for Humanity. Cortesía.

“Se calcula que hay al menos 100 millones de unidades de sangre que escasean en todo el mundo”, explica Gargir a NoCamels en una entrevista con Zoom. “Pero esta gran y problemática escasez no influye de la misma manera en todos los países del mundo”.

Gargir quedó fascinado con este problema en 1990, cuando se lesionó en un accidente de parapente en los Altos del Golán y necesitó una transfusión de sangre.

Para que un país tenga un suministro saludable de transfusiones de sangre, alrededor del tres por ciento de la población debe ser donante, explica Gargir. En Occidente, esto es más o menos así, pero en otros países sólo dona alrededor del uno por ciento, lo que deja a algunos países con un gran déficit de sangre.

“En todo el mundo hay unos 120 millones de transfusiones de sangre que se donan cada año”, dice Gargir. “La mayoría de ellas se realizan en regiones de altos ingresos. Pero el problema está sobre todo en las regiones de bajos ingresos. Concretamente en el África subsahariana, donde hay mucha anemia falciforme, accidentes y problemas en los partosMillones de personas mueren cada año a causa de transfusiones de sangre insuficientes e inadecuadas”.

Además, el mal tiempo, las fiestas nacionales y las enfermedades contribuyen a la escasez de donaciones. En el caso de COVID-19, los hospitales se vieron obligados a cancelar operaciones que no ponían en peligro la vida debido a la escasez de sangre.

RedC Biotech reducirá este desequilibrio mediante la producción masiva estandarizada y el escalado, facilitando y abaratando la producción y el transporte de sangre a escala mundial.

“Lo más importante es que la producción se realizará en una fábrica -en una instalación de producción- y por eso se puede producir según la demanda y según una previsión para no caer en la escasez”, dice Gargir. “Sabes que esta temporada vas a necesitar más sangre, que esta otra vas a necesitar menos, y eres capaz de planificar tus necesidades”.

La empresa recibió recientemente elogios internacionales cuando obtuvo el primer puesto en el evento inaugural “Aviram Awards- Tech for Humanity”, un concurso de presentaciones en vivo organizado por la Aviram Family Foundation y Forbes, que tuvo lugar en Dubai en marzo. El concurso premió a las startups más prometedoras de Oriente Medio y el Norte de África que combinan un gran negocio con un fuerte impacto en la humanidad. Gargir y RedC Biotech se llevaron a casa un gran premio de 500.000 dólares y la oportunidad de ser tutelados por el empresario israelí Ziv Aviram, cofundador de Mobileye OrCam.

Empresa israelí produce sangre en laboratorios sin necedidad de donantes
Bolsa de sangre RedC Biotech. Cortesía.

Gargir dice a NoCamels que el premio ayudará a “la exposición y el reconocimiento que ayuda a crear diálogos con potenciales inversores y colaboración”.

De tesoro nacional a producto farmacéutico

El objetivo de RedC Biotech también es reducir dos componentes esenciales de las transfusiones de sangre que dificultan el ritmo de la demanda: el coste y las necesidades de infraestructura.

“En los países occidentales, el coste de una transfusión de sangre es de hasta 200 dólares por persona”, afirma Gargir. “Sin embargo, hay muchos costes adicionales que se producen. Por ejemplo, hay que hacer pruebas cruzadas cuando se hace una transfusión de sangre a una persona. Hay que hacer pruebas para asegurarse de que la sangre será compatible… Esto puede suponer entre 200 y 400 dólares más, por lo que el coste real [de una transfusión de sangre] puede ascender a 400 o 600 dólares”.

La infraestructura es también un gran obstáculo para la eficacia de las transfusiones de sangre en el sistema de donación actual. “Hoy en día, la sangre es un tesoro nacional”, dice Gargir. “Los países no trasladan la sangre de un lugar a otro, salvo en circunstancias extremas”.

Los sistemas de transfusión de sangre requieren una infraestructura avanzada, por lo que los países en desarrollo están en gran desventaja.

RedC Biotech planea resolver el problema de la infraestructura produciendo y analizando la sangre en fábricas regionales. Quieren reducir la necesidad de costosos equipos de análisis en cada centro de donación. Además, tener una “estructura de franquicia”, con centros de producción en todo el mundo, permitirá que cada país tenga un acceso más cercano a las donaciones de sangre. Gargir afirma que los planes futuros, como la refrigeración con energía solar y la creación de sangre liofilizada, pueden ayudar a cerrar aún más la brecha de infraestructura.

Calcula que pasarán unos cinco años hasta que el producto salga al mercado, y el coste objetivo de la empresa “es producir una transfusión de sangre a 50 dólares”. Aunque no hay duda de que RedC’s es un negocio rentable que tiene el potencial de revolucionar las transfusiones de sangre, el largo y arduo proceso científico merece la pena por otra razón:

“Sin ser demasiado poético, significa realmente salvar la vida de millones de personas”, dice Gargir. “Y entonces tendremos una importancia real en la medicina de todo el mundo”.

Continue Reading
Advertisement