Connect with us

PRINCIPALES

El mayor y más caro portaaviones de la historia: El USS Ford está listo

El viaje inicial llevará al primer portaaviones de la clase Ford por el océano Atlántico, donde se espera que haga una escala en el extranjero.

Tras años de retrasos, por no hablar de los sobrecostes, el nuevo superportaaviones de la Marina de los Estados Unidos está por fin listo para su despliegue inaugural. Sin embargo, el USS Gerald R. Ford (CVN-78), que lleva el nombre del 38.º presidente de los Estados Unidos, no participará en una gira mundial como el portaaviones insignia de la Marina Real, el HMS Queen Elizabeth.

Al menos no este año.

En cambio, el mayor y más caro buque de guerra jamás construido probará las aguas con algunos cruceros más cortos.

El viaje inicial llevará al primer portaaviones de la clase Ford por el océano Atlántico, donde se espera que haga una escala en el extranjero.

“Vamos a navegar en alta mar con nuestros socios”, dijo el oficial al mando del USS Gerald R. Ford, el capitán Paul Lanzilotta, a USNI News esta semana.

https://googleads.g.doubleclick.net/pagead/ads?client=ca-pub-5930497139704672&output=html&h=280&slotname=2414048146&adk=4125741407&adf=2870536439&pi=t.ma~as.2414048146&w=336&lmt=1664719362&rafmt=12&format=336×280&url=https%3A%2F%2Fisraelnoticias.com%2Fmilitar%2Fel-mayor-y-mas-caro-portaaviones-de-la-historia-el-uss-ford-esta-listo%2F%3F_unique_id%3D633996af6c1ea&wgl=1&uach=WyJBbmRyb2lkIiwiOS4wLjAiLCIiLCJTTS1BNTA1RyIsIjEwNS4wLjUxOTUuMTM2IixbXSx0cnVlLG51bGwsIiIsW1siR29vZ2xlIENocm9tZSIsIjEwNS4wLjUxOTUuMTM2Il0sWyJOb3QpQTtCcmFuZCIsIjguMC4wLjAiXSxbIkNocm9taXVtIiwiMTA1LjAuNTE5NS4xMzYiXV0sZmFsc2Vd&dt=1664719361434&bpp=4&bdt=736&idt=1278&shv=r20220928&mjsv=m202209260101&ptt=9&saldr=aa&abxe=1&cookie=ID%3Dd6dc3a45c59d4946-22100c77ed7b0089%3AT%3D1649086236%3ART%3D1649086236%3AS%3DALNI_MZasAj6BeRfeCw7lMTNMNumRAe_Zg&gpic=UID%3D000005be15f3b07a%3AT%3D1652956647%3ART%3D1664718533%3AS%3DALNI_MZo54S5PWYlN0PMa55lrqAfowfVxg&prev_fmts=0x0%2C336x280&nras=1&correlator=3914216042505&frm=20&pv=1&ga_vid=443534871.1649086235&ga_sid=1664719362&ga_hid=1301083332&ga_fc=1&u_tz=-240&u_his=2&u_h=892&u_w=412&u_ah=892&u_aw=412&u_cd=24&u_sd=2.625&dmc=4&adx=38&ady=1796&biw=412&bih=756&scr_x=0&scr_y=71&eid=31069961%2C42531705%2C31068920&oid=2&pvsid=3138793667761289&tmod=533384122&uas=0&nvt=3&ref=https%3A%2F%2Ft.co%2F&eae=0&fc=1920&brdim=0%2C0%2C0%2C0%2C412%2C0%2C412%2C756%2C412%2C756&vis=1&rsz=%7C%7CeEbr%7C&abl=CS&pfx=0&fu=256&bc=31&ifi=3&uci=a!3&btvi=2&fsb=1&xpc=RTaeWfX1YZ&p=https%3A//israelnoticias.com&dtd=1305

“Vamos a operar de forma concertada con ellos. Queremos interoperabilidad, queremos intercambiabilidad con nuestros socios”, añadió el capitán Zanzilotta. “Así que nuestros socios de la OTAN que navegan con nosotros, vamos a trabajar con ellos todos los días, todas las noches. Eso es lo que significa operar en alta mar. Vamos a aprender lecciones con ellos. Vamos a desarrollar las tácticas que la clase Ford pone sobre la mesa, a ver qué tenemos, qué áreas hay que mejorar”.

Y continuó: “Siempre va a haber áreas que mejorar”.

La Armada también ha descrito el crucero como un “despliegue de servicio”, mientras que el mando y el control del grupo de ataque del portaaviones están bajo el mando del Vicealmirante Daniel Dwyer, comandante de la 2.ª Flota de Estados Unidos. Durante este tiempo, el portaaviones participará en ejercicios conjuntos con los aliados de la OTAN, entre ellos Francia y Alemania, así como el probable futuro miembro de la OTAN, Suecia. Estos ejercicios incluirán ejercicios de guerra antisubmarina (ASW) y otros que pondrán a prueba la preparación del portaaviones, y su capacidad para trabajar junto a los buques navales asociados.

La elección del “lugar” para estos ejercicios conjuntos no debería sorprender.

“El Atlántico es una zona de interés estratégico”, dijo el vicealmirante Daniel Dwyer a través de un comunicado. “Nuestro principal objetivo es contribuir a una región atlántica pacífica, estable y libre de conflictos a través del poder naval combinado de nuestros aliados y socios”.

La 2.ª Flota de la Armada de EE. UU. supervisa los buques de guerra estadounidenses que se despliegan entre la costa este de EE. UU. y el mar de Barents, frente a las costas de Noruega y Rusia. En los últimos años, Estados Unidos ha intensificado su atención en el Atlántico Norte después de que los militares rusos intensificaran sus operaciones a un ritmo que no se veía desde el final de la Guerra Fría, informó Associated Press.

No va solo

El USS Gerald R. Ford estará bien acompañado. Se hará a la mar como buque insignia del Grupo de Ataque de Portaaviones 12 (CSG-12), que incluirá el Ala Aérea de Portaaviones 8 (CVW-8), junto con los “sabuesos grises” del Escuadrón de Destructores 2, el USS Thomas Hudner (DDG-116), el USS Ramage (DDG-61) y el USS McFaul (DDG-74). Además, el crucero de misiles guiados de clase Ticonderoga USS Normandy (CG-60), el carguero de clase Lewis y Clark USNS Robert E. Peary (T-AKE-5) y el petrolero de clase Henry J Kaiser USNS Joshua Humphreys (T-AO-188) también forman parte del CSG-12.

Sin embargo, el Ford no llevará su ala aérea de portaaviones completa para el crucero, y en su lugar tendrá ocho escuadrones a bordo, incluyendo F/A-18 E/F Super Hornets, MH-60R Seahawks, MH-60S, y EA-18G Growlers.

“Todos los tipos y modelos de aviones están representados en nuestro despliegue”, añadió Lanzilotta. “Algunos de esos escuadrones no están saliendo con todos los aviones que normalmente tendrían, por ejemplo en el George. H. W. Bush, que está desplegado. Pero se está acercando a un ala aérea completa”.

El crucero multinacional incluirá un total de 17 buques y un submarino de nueve países: Francia, Dinamarca, Finlandia, España, Países Bajos, Suecia, Canadá, Estados Unidos y Alemania. Se espera que el portaaviones ejecute ocho fases distintas a lo largo de este despliegue en servicio. En ellas navegará con seis buques aliados, así como con el grupo de ataque del portaaviones, el apoyo naval estadounidense y los destructores, y en esas ocho fases distintas, llevará a cabo ejercicios de navegación del grupo de ataque, ejercicios de defensa aérea, conocimiento del dominio marítimo, ataque marítimo de largo alcance, operaciones marítimas distribuidas, ejercicios de guerra antisubmarina, así como integración naval.

Este corto crucero ha sido descrito como un “tipo de paso” para ayudar al portaaviones y a su tripulación a prepararse para el primer despliegue real del próximo año.