Connect with us

INTERNACIONALES

Mercenarios colombianos aceptan que asesinaron al expresidente de Haití, Jovenel Moise

Exmilitares colombianos presos en Haití aceptaron su responsabilidad en el asesinato del presidente de ese país, Jovenel Moise, en una acción perpetrada el pasado 7 de julio en su residencia en Puerto Príncipe en la que resultó herida su esposa, Martine, según informó este miércoles Caracol Noticias.Ese canal de televisión señaló que las declaraciones están en 15 horas de grabaciones de audio a las que tuvo acceso y en las que cuatro de los implicados narran su versión de lo que ocurrió ese día y en las horas siguientes al magnicidio.Los que hablan en los audios son identificados como el capitán retirado del Ejército Germán Rivera García, el subteniente retirado Jheyner Carmona, el sargento retirado Ángel Yarce Sierra y el soldado profesional retirado Naiser Franco Castañeda.Según los relatos obtenidos por Caracol Noticias, Joseph Felix Badio, exfuncionario del Ministerio de Justicia de Haití, fue quien dio a Rivera la orden de la operación que terminó con el asesinato de Moise.
En el audio, quien se presenta como Rivera, al que los otros exmilitares llamaban “Mike”, dice: “(Badio) dijo que había que matar a todos. Todos son los policías, la seguridad del presidente, todo el que se encuentre adentro de la casa, que había que matarlos”.
Carmona dijo por su lado que la orden que les dio “Mike” era la de que “tocaba entrar y matar a todo el mundo, tocaba matar a todos los policías, mejor dicho, que si había hasta mascota matar la mascota, que no podía haber ningún testigo”.
El sargento retirado añadió: “Nos vendieron la idea de que esa era la orden de captura, que era una orden de captura, pero ‘Mike’ nos dijo que tocaba pelar (matar) al presidente”.
La información de Caracol Noticias indica que el exsoldado Víctor Pineda Cardona fue quien disparó al presidente Moise, según lo atestiguó Franco Castañeda.
“Dicen que fue Pineda. Lo escucharon a él mismo. Está preocupadísimo, ese muchacho no tiene paz”, se escucha decir a quien se identifica como Franco en el audio.
FUGA FRUSTRADA
De otro lado, Caracol Noticias indicó que el asalto a la residencia de Moise duró alrededor de 30 minutos y que luego de asesinar al presidente los mercenarios buscaron dinero y objetos de valor.
Antes de la operación, dice el informe, les habían avisado que Moise tenía entre 18 y 45 millones de dólares en su casa, y en la habitación encontraron dos maletas y tres cajas al parecer cargadas de billetes.
El grupo cargó el dinero en vehículos y siguiendo el plan establecido se dirigieron al Palacio presidencial pues allá iba a tomar posesión el nuevo presidente de Haití, al que supuestamente debían proteger.
La retirada hacia el Palacio presidencial la coordinaba el sargento retirado del Ejército Duberney Capador, quien resultó muerto en los hechos, al igual que Miguel Guillermo Garzón y Mauricio Javier Romero.
“Capador nos llevaba para el Palacio, que porque en el Palacio nos iban a proteger, y estaba la Policía y nos iba a proteger”, narró quien dice ser Yarce.
Detalló que en el camino se encontraron con unos vehículos atravesados en la carretera por lo cual tuvieron que detenerse y bajarse.
Posteriormente la Policía haitiana les bloqueó el paso con camionetas y tanquetas, ante lo cual el grupo se refugió en una casa de la que fueron desalojados con gases lacrimógenos.
El magnicidio de Moise fue cometido, según las investigaciones, por un comando de 26 mercenarios que irrumpió en la residencia presidencial sin hallar resistencia por parte de las fuerzas de seguridad que custodiaban al mandatario.
Según los últimos datos de la Policía, 44 personas están detenidas, entre ellas 12 miembros de esa institución, así como 18 colombianos, en su mayoría militares retirados, y seis haitianos, tres de ellos nacionalizados estadounidenses.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

INTERNACIONALES

Biden anuncia nuevo mandato de vacunación contra COVID-19

WASHINGTON  — En sus acciones y palabras más enérgicas hasta la fecha en la pandemia de coronavirus, el presidente Joe Biden anunció el jueves nuevos requerimientos federales de vacunación contra el COVID-19 que afectan a cerca de 100 millones de estadounidenses, con el propósito de incrementar las inoculaciones y frenar la propagación de la variante delta.

En declaraciones desde la Casa Blanca, Biden criticó duramente a los cerca de 80 millones de estadounidenses que aún no se han vacunado, pese a los meses de disponibilidad de vacunas y de incentivos.

“Hemos sido pacientes. Pero nuestra paciencia se está agotando, y su negativa (a vacunarse) nos ha costado a todos”, aseveró. La minoría que aún no está vacunada “puede causar mucho daño, y lo está causando”.

Las reglas obligan a todos los empleadores con más de 100 trabajadores a exigirles que se vacunen o se sometan a pruebas diagnósticas semanalmente, una medida que afecta a unos 80 millones de estadounidenses. Y los cerca de 17 millones de trabajadores en instalaciones sanitarias que reciben servicios federales de los planes de salud Medicare y Medicaid también tendrán que estar completamente vacunados.

Además, Biden se apresta a firmar un decreto para obligar a que se vacunen todos los empleados del poder ejecutivo y de los contratistas que hacen negocios con el gobierno federal, sin posibilidad de optar por la realización de pruebas. Eso abarca a varios millones de trabajadores más.

El presidente anunció los nuevos requerimientos en un mensaje emitido por la tarde desde la Casa Blanca, parte de un nuevo “plan de acción” para hacer frente al rebrote más reciente de contagios de coronavirus y al ritmo ralentizado de la vacunación contra el COVID-19, lo cual ha generado dudas entre la población respecto a su manejo de la pandemia.

Hace apenas dos meses, Biden declaró prematuramente la “independencia” de la nación frente al virus. Ahora, pese a que más de 208 millones de estadounidenses han recibido al menos una dosis de la vacuna, Estados Unidos registra un aumento de aproximadamente 300% en contagios nuevos de COVID-19 al día, alrededor de 2,5 veces más hospitalizaciones y cerca del doble de decesos en comparación con las misma época del año pasado.

“Estamos en una etapa difícil y podría durar un tiempo”, comentó Biden sobre el estado actual de la pandemia.

Después de meses de valerse de promociones para incrementar las tasas de vacunación, Biden está adoptando una medida mucho más firme, y sus asistentes culpan a la población que no ha recibido las inyecciones de un alza marcada de casos que está generando la muerte de más de 1.000 personas al día y hace peligrar la frágil recuperación económica.

Además de los requisitos de vacunación, Biden duplicará las multas federales para los pasajeros que se nieguen a usar mascarillas durante los vuelos o a mantener su rostro cubierto en instalaciones federales de conformidad con las normas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Biden anunció que el gobierno federal trabajará para aumentar el suministro de pruebas de coronavirus, y que la Casa Blanca ha conseguido concesiones de minoristas como Walmart, Amazon y Kroger para vender kits de pruebas caseras a precio de costo a partir de esta semana.

El gobierno también estaba enviando más ayuda federal para que las escuelas sigan operando de manera segura, incluidos más fondos para realizar pruebas. Y Biden solicitará a los inmuebles de ocio y entretenimiento de gran tamaño y arenas que requieran que la gente esté vacunada para poder ingresar, o de lo contrario muestre una prueba negativa del virus.

Continue Reading

Trending