Connect with us

Salud

Un estudio de ADN reveló que el coronavirus afectó al este de Asia hace más de 20.000 años

La lucha de la especie humana contra las pandemias no es nada nuevo; sin embargo, gracias a una nueva investigación, se descubrió que la batalla contra el COVID-19 es más antigua de lo que sospechamos.

Nuestro planeta está de cabeza producto de la pandemia de Covid-19, lo que ha enfatizado la vulnerabilidad de las poblaciones humanas a las nuevas presiones virales, a pesar de la enorme cantidad de herramientas biomédicas que tenemos disponibles actualmente.null

Durante los últimos 20 años, el coronavirus nos atormentó en múltiples ocasiones y brotes con una amenaza pandémica. No podemos olvidar las epidemias de SARS, MERS y, por supuesto el Covid en sus múltiples variantes. Pero esta batalla es mucho más antigua de lo que sospechamos en un primer momento.

Lo cierto es que el virus está entre nosotros hace milenios, según lo sugiere una nueva investigación.

Un equipo de científicos de Australia y Estados Unidos encontró evidencia de una epidemia de coronavirus que estalló hace más de 20.000 años en el este de Asia, según un estudio publicado en la revista científica Current Biology.

En el artículo se indica que los investigadores estudiaron los genomasde más de 2500 personas de 26 poblaciones diferentes de todo el mundo.

Luego de cruzar los datos, identificaron que la primera interacción del genoma humano con los coronavirus dejó huellas genéticas en el ADN de las personas que habitan hoy en día en el este de Asia.

Según las cuentas de las autoridades, desde el inicio de la pandemia se han infectado 91.780 personas en el país, entre las que 86.689 han logrado sanar y 4.636 fallecieron. (Foto: EFE)Por: EFE Servicios

Los genomas que estudiaron contienen información evolutiva sobre humanos que se remonta a cientos de miles de años, dijo la autora principal, Yassine Souilmi, información que solo hemos aprendido a decodificar en los últimos años.

Los virus funcionan haciendo copias de sí mismos. Sin embargo, no tienen sus propias herramientas para realizar la duplicación. “Así que en realidad dependen de un anfitrión, y por eso lo invaden y luego secuestran su maquinaria para crear copias de sí mismos”, dijo Souilmi.

Ese secuestro de células humanas deja una marca que ahora podemos observar, ofreciendo evidencia concreta de aquello a lo que nuestros antepasados alguna vez estuvieron expuestos y que se adaptaron a los coronavirus.

En los genomas, los investigadores encontraron estas señales genéticas relacionadas con un coronavirus en cinco poblaciones diferentes ubicadas en China, Japón y Vietnam.

Los genomas humanos modernos contienen información evolutiva que se remonta a decenas de miles de años. (Foto: Adobe Stock).

La epidemia pudo haberse extendido más allá de estos países, agregó Souilmi, pero los datos no están disponibles en otras partes de la región, por lo que no hay forma de saberlo.

De estas poblaciones, Souilmi dijo que los investigadores encontraron que un grupo afectado desarrolló una mutación beneficiosa que ayudó a protegerlos del coronavirus. Aquellos con la mutación tenían “una ventaja” en la supervivencia, dijo, lo que significa que con el tiempo, la población estaba formada por más personas con la mutación que sin ella.

“Durante un largo período de tiempo, y a lo largo de la exposición, esto deja una marca muy, muy clara en los genomas de sus descendientes”, dijo Souilmi. “Y esa es la firma que realmente usamos para detectar esta antigua epidemia, y también el momento en que ocurrió”.

El estudio dijo que la plaga de coronavirus ocurrió por separado entre diferentes regiones y se extendió por el este de Asia como una epidemia.

Sin embargo, los científicos no saben cómo vivieron los pueblos antiguos a través de la epidemia, en parte porque no estaba claro si era algo estacional como una gripe, o bien algo continuo, como la pandemia de Covid-19, que infecta a las personas y sigue propagándose el tiempo.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Salud

Visita al oftalmólogo es la primera tarea antes de regresar a las clases

Prevenir. Una alarma temprana es que el niño se frote mucho los ojos, los entrecierre para tratar de ver mejor, y si lagrimea. Consejo. Reducir el tiempo que dura en pantallas.

SANTO DOMINGO.-Los estudios indican que el 80 % de las informaciones que recibe el cerebro es visual, mientras que los especialistas que estudian el impacto de los problemas relacionados a la vista en la educación de los niños sostienen que estos afectan directamente al modo en que aprenden a leer y escribir.null

En ese sentido, llevar a los niños al oftalmólogo, evitar el uso prolongado de las pantallas e identificar conductas anormales y no saludables de los pequeños con sus ojos, son de las primeras tareas que los padres deben anotar en su lista de deberes antes de que estos vuelvan a las aulas, sin importar la edad.

Señal de alerta

La oftalmóloga Judith Portorreal afirma que, aunque en la mayoría de las veces no hay indicador que muestre a los padres que el niño está necesitando lentes, porque tienen la capacidad de adaptación, debe encender una alarma temprana “que el niño se frote mucho los ojos, los entrecierre para tratar de ver mejor, si notamos que lagrimea y se acerca siempre a la pantalla”.

“Algo que están haciendo, sobre todos los más pequeños, es que en la tablet o celular amplían la imagen, estas acciones en general deben de llamar la atención de los padres, pero la mayoría de las veces no dan indicadores, de aquí la importancia de que el niño anualmente sea revisado por un oftalmólogo, en especial porque han estado tomando clases virtuales”, agrega la especialista.

Portorreal establece como tiempo prudente un año para revisar los ojos de los niños y así poder detectar de forma oportuna defectos refractivos durante el desarrollo de su visión, sin embargo, en caso de sea un niño que necesite lentes y empiece a quejarse, antes de completar el año, “los padres deben buscar apoyo en el oftalmólogo de forma inmediata”.

Para cuidar sus ojos

“Uno de los riesgos del tiempo prolongado frente a las pantallas es que se limita el desarrollo de la visión de profundidad en ellos”, en ese sentido, recomienda reducir el periodo que duran en las pantallas, tratar de sustituir la exposición frente a los aparatos electrónicos de cerca, como tables y celulares por la televisión, en especial para los que viven en apartamentos.

La especialista sostiene que “la luz solar juega un papel importante en el desarrollo normal de los ojos, cuando el niño nace, tiene el sistema visual inmaduro, éste completa su desarrollo después del nacimiento, generalmente a los 7 o 8 años de edad”.

Explica que lo recomendable es “sacar los niños a realizar actividades en el exterior como jugar pelotas, montar bicicletas, usar rompecabezas, entre otras salidas”.

Contactos

— Página web

La doctora comparte informaciones de afecciones visuales en su página web www.judithportorreal.com y para consultas y citas responde en el teléfono 809-792-4035

EL DÍA

Continue Reading

Trending