Connect with us

PRINCIPALES

La NASA llevará a cabo la primera prueba de “defensa interplanetaria” del mundo

Por primera vez, cambiaremos de forma medible la órbita de un cuerpo celeste en el universo.

La misión estadounidense Prueba de Redirección de Asteroides Doble (DART, por sus siglas en inglées), la primera en el mundo que probará la tecnología para defender a la Tierra de posibles peligros de asteroides o cometas, impactará con su asteroide objetivo Dimorphos el 26 de septiembre, según informaron el lunes en una rueda de prensa los planificadores de la misión de la NASA y el Laboratorio de Física Aplicada (APL) de Johns Hopkins.

“Aunque el asteroide objetivo de DART no es una amenaza para nuestro planeta, esta prueba permitirá comprobar si la desviación de asteroides mediante una nave espacial de impacto cinético es una forma viable de responder a un futuro asteroide en curso de colisión con la Tierra en caso de que se descubra uno”, dijo el administrador asociado de la Dirección de Misiones Científicas de la NASA, Thomas Zurbuchen.

Dart es la primera nave espacial de su clase que navegará automáticamente hacia un asteroide objetivo y colisionará intencionadamente con él para cambiar el movimiento del asteroide de forma que pueda medirse con telescopios terrestres, dijo Zurbuchen.

Por primera vez, cambiaremos de forma medible la órbita de un cuerpo celeste en el universo. Hacerlo tiene claros beneficios para asegurar la capacidad de la humanidad de desviar cualquier asteroide potencialmente amenazante en el futuro”, dijo el director del APL, Bobby Brown, a los periodistas.

DART proporcionará datos importantes para ayudar a prepararse mejor para un asteroide que pueda suponer un peligro de impacto para la Tierra, si alguna vez se descubre uno, dijo la NASA en un comunicado.

El asteroide Dimorphos forma parte de un sistema binario de asteroides con Didymos, que consiste en una pequeña luna (Dimorphos) que orbita alrededor del cuerpo mayor (Didymos). Dado que los dos asteroides no amenazan a la Tierra, fueron elegidos como objetivo de la misión DART de la NASA.

Nuevos hallazgos

“Al contrario de lo que uno podría imaginar al imaginar un asteroide, las pruebas directas de las misiones espaciales como la sonda Hayabusa2 de la agencia espacial japonesa (JAXA) demuestran que un asteroide puede tener una estructura interna muy suelta -similar a un montón de escombros- que se mantiene unida gracias a las interacciones gravitatorias y a pequeñas fuerzas de cohesión”, afirma la autora principal del estudio, Sabina Raducan, del Instituto de Física y del Centro Nacional de Competencia en Investigación PlanetS de la Universidad de Berna.

Esto podría cambiar drásticamente el resultado de la colisión de DART y Dimorphos, prevista para el próximo mes de septiembre”, señala Raducan.

Chaitanya Giri, consultor de tecnología espacial del Sistema de Investigación e Información para Países en Desarrollo (RIS), explicó a EurAsian Times que los asteroides binarios Dimorphos-Didymos han sido estudiados durante mucho tiempo, y Didymos, el mayor de los dos, tiene “propiedades de reflexión en la superficie que indican que es un asteroide pétreo (tipo S)”.

“Ahora, los asteroides de tipo S también pueden ser montones de escombros. El Hayabusa-2 de JAXA visitó un asteroide de tipo S, Itokawa. Era una estructura parecida a un cacahuete con densidades variables”, dijo Giri.

Sin embargo, Giri señaló que, a diferencia de Didymos, Itokawa no estaba acoplado a otro asteroide. Además, señaló que no todos los montones de escombros son iguales, ya que los escombros pueden tener una mineralogía diferente.

“Algunos (montones de escombros) pueden tener más cantos rodados y menos polvo, otros pueden tener más polvo y pocos cantos rodados, algunos pueden incluso tener rastros de hierro-níquel, contenido carbonoso y hielos”, dijo.

Otra cosa esencial que destacó Giri es que, en el caso de los asteroides binarios, a menudo se ha deducido que no difieren mucho en su composición, y basándose en ello, es probable que Dimorphos -sobre el que impactará la misión DART- no sea del todo diferente a Didymos.

“El equipo principal de investigación de DART también piensa lo mismo”, dijo Giri.

Por lo tanto, es probable que Didymos pueda estar hecho de materiales pétreos. Sin embargo, “no se podrá saber nada concluyente a menos que una nave espacial se acerque y realice una teledetección”, añadió Giri.